Cervicalgia o dolor cervical a lado derecho y su relación con el estrés y la crispación

Promedio: 3 (94 votos)
108628
1059
21

Si analizamos bien, en nuestra sociedad tan avanzada cada vez hacemos menos esfuerzo físico y aun así las lesiones en el sistema músculo-esquelético son cada vez más frecuentes: tendinitis, contractura e incluso lesiones graves como las hernias discales acechan día a día.

Con el avance de la tecnología los trabajos se han simplificado; sin embargo los niveles de estrés han aumentado, lo que nos lleva a pensar que la causa de estos dolores es el estrés. En éste video te explicamos qué relación existe entre el estrés y las crispaciones y la cervicalgia derecha.

¿Qué es una cervicalgia?

La cervicalgia no es más que dolor en la zona cervical. Este dolor puede venir acompañado de otros síntomas, como lo son una contractura de los músculos de cuello, dificultad o limitación para los movimientos del cuello, mareos y dolores de cabeza.

El problema de las cervicalgias es que, cuando son muy graves, pueden llegar a afectar los brazos debido a que muchas estructuras nerviosas que inervan los brazos salen de la cervical y su disfunción las afecta en igual medida: se presentan pérdidas de fuerza, pesadez, dolor, disminución de reflejos tendinosos y de la sensibilidad en el brazo, pero en realidad no son las estructuras del brazo la verdadera causa.

Causas de las cervicalgias 

Las cervicalgias son causadas por:

  • Malas posturas mantenidas, como la que debemos mantener para trabajar en un ordenador
  • Traumatismos o accidentes
  • Problemas de la articulación temporomandibular, como por ejemplo la maloclusión mandibular (que provocará una pensión involuntaria en los músculos del cuello, lo que a su vez provoca un bloqueo de las vértebras cervicales)
  • Por contracturas musculares y puntos gatillos miofasciales en trapecios y musculatura cervical
  • Enfermedades inflamatorias y degenerativas, como la artritis reumatoide. la espondilitis anquilosante o la artrosis cervical
  • Disfunciones viscerales.

Vamos a enfocarnos en la última causa: las disfunciones viscerales. Observa el siguiente video:

¿Qué es una disfunción visceral? 

En este video te explicamos con detalle qué es una disfunción visceral y cómo ésta repercute en el sistema músculo esquelético.

Como pudiste observar, la disfunción visceral es sencillamente el incorrecto funcionamiento de una víscera. Según la medicina oriental, las disfunciones son producto de alteraciones del flujo de energía: existen 5 grupos de órganos (órganos macizos y órganos huecos) en donde la energía fluye en un determinado orden, si éste orden se altera se produce la disfunción. El problema con las disfunciones es que se exteriorizan en el sistema músculo-esquelético, produciendo diversos trastornos.

Pero ¿qué disfunciones viscerales producen las cervicalgias hacia el lado derecho?

En este caso, las cervicalgias derechas son producidas por las alteraciones de hígado y vesícula biliar, aunque más del hígado que de la vesícula.

El hígado es de nuestros órganos más nobles. Se encuentra en el lado derecho del abdomen y tiene forma triangular. El hígado es nuestro principal filtro. Él recupera y degrada los tóxicos (tanto los que ingresan por vía externa como el alcohol como los que se producen de reacciones naturales del organismo como el amoníaco) y bacterias que encuentra en la sangre para que se vuelvan inofensivos antes de eliminarlos. Además, constantemente destruye os glóbulos rojos y blancos que envejecen (los glóbulos rojos son detruídos aproximadamente a los 3 meses de haber sido creados por la médula ósea roja, y los glóbulos blancos a los 2 o 4 días de haber sido creados también por la médula ósea y los ganglios linfáticos).

También neutraliza los medicamentos y los metaboliza una vez que produce sus efectos (para evitar las acumulaciones del medicamento), sintetiza de glúcidos, lípidos (como el colesterol y los triglicéridos), proteínas (como la albúmina o los factores de coagulación) y la bilis (sustancia que degrada las grasas durante la digestión) y almacena vitaminas (A, D, E y K, llamadas vitaminas liposolubles porque sólo se diluyen en grasas) y glucógeno (biomoléculas que funcionan como reserva de energía), para ser utilizados en caso de necesidad.

La vesícula biliar es un órgano que forma parte del sistema digestivo: un saco muscular pequeño que tiene forma de pera y que se ubica debajo del hígado. La vesícula biliar se encarga de almacenar y concentrar la bilis producida en el hígado que no se necesita de inmediato (la bilis es una sustancia que ayuda en la digestión para la degradación de las grasas que consumimos).

Tanto el hígado como la vesícula biliar se alteran por la mala alimentación, el estrés, la crispación, el enfado y las dificultades de adaptación.

Infografía: daños que el estrés provoca en el cuerpo a medio y largo plazo

Observa la siguiente infografía. Aquí encontrarás las alteraciones más frecuentes y que probablemente ya has escuchado produce el estrés en el cuerpo. No te olvides de seguir leyendo el artículo para que te informes además de los trastornos músculo-esqueléticos producto del estrés.

¿Qué alteraciones músculo-esqueléticas producen las disfunciones de hígado y vesícula biliar? 

Las alteraciones de la función del hígado y la vesícula producen una contractura de los músculos dorsales del lado derecho, a nivel de las escápulas. Esta contractura provoca el bloqueo de las vértebras dorsales hacia el mismo lado, que deriva a la zona cervical y al hombro derecho. Si el bloqueo vertebral se perpetúa el tiempo, la compresión constante de los discos intervertebrales (estructuras que se encuentran entre las vértebras) producirá una hernia discal a nivel cervical, con su posterior irritación nerviosa que extenderá el dolor no sólo a la zona interescapular y el cuello, sino también al hombro e inclusive al brazo, todo del lado derecho.

¿Qué tratamientos existen para la cervicalgia derecha? 

La fisioterapia puede tener éxito en la identificación y el tratamiento de trastornos músculo-esqueléticos como la rigidez de la zona dorsal derecha y el tratamiento de las contracturas que producen los bloqueos vertebrales.

Los tratamientos como la liberación de puntos gatillo en la espalda, cintura escapular y cuello, los estiramientos, los automasajes y la reeducación neuromuscular de estos grupos musculares pueden ser muy exitosos en la reducción o eliminación de los síntomas, pero no es un tratamiento completo; es necesario regular el funcionamiento del hígado y vesícula biliar.

Lo primero es la alimentación: modificar los hábitos alimenticios y eliminar alimentos dañinos para el hígado y la vesícula: las harinas procesadas, las grasas saturadas y grasas procesadas, el alcohol y los cítricos. En este caso, una limpieza de hígado y vesícula viene muy bien, y en el siguiente video te enseñamos cómo realizar una.

Alimentación, nutrición y limpieza para la disfunción de hígado y vesícula bilia

Te explicamos paso a paso en qué consiste una dieta para normalizar la función de hígado y vesícula biliar.

Otra ayuda para la regulación de la función del hígado y la vesícula biliar es la fitoterapia o tratamiento con plantas medicinales. Las plantas medicinales han sido el método de curación natural más popular y utilizada por todas las culturas, y éste saber tradicional se ha perfeccionado a lo largo del tiempo para buscar los principios activos y explicar en forma racional el uso terapéutico de la planta y su empleo. Las plantas medicinales tienen propiedades que ayudan a normalizar el funcionamiento de los órganos.

Su empleo trasciende sólo en beneficio de la salud, es mucho más económico y necesario reimpulsar en las sociedades actuales.

Para poder mantener esta mejoría en el tiempo debemos de acompañar siempre nuestro tratamiento de fisioterapia junto con de la toma de tres infusiones de plantas medicinales al día que te explicamos en los siguientes videos, de esta manera vamos a mejorar el funcionamiento del hígado, de la vesícula y del organismo en general ayudando a la eliminación definitiva de las molestias.

Todas las plantas medicinales para el hígado y vesícula biliar

Los tratamientos con plantas medicinales tienen una gran eficacia para reequilibrar disfunciones viscerales que pueden somatizar sobre diferentes músculos, tensiones y articulaciones, y provocar procesos inflamatorios, en general, sobre cualquier dolor. En éste video te enseñamos las plantas medicinales para normalizar la función del hígado y la vesícula biliar.

Por último, es indispensable incluir en el tratamiento la gestión de las emociones. Ser consciente de que existe un problema emocional y buscar el control del nivel de estrés y enfados puede ayudar mucho a la disminución de los síntomas.

En tu portal de Fisioterapia-Online encontrarás mucha más información ampliada acerca del estrés, las disfunciones viscerales y su repercusión en el sistema músculo-esquelético. Te animamos a que sigas leyéndonos.

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 3 (94 votos)

comentarios (21)

Comentario

Imagen de Administrador Fisioterapia
Administrador Fisioterapia

Muchísimas gracias por tu aportación, comentarios así nos ayudan a seguir esforzzándonos día a día.

 

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar