• Compártelo en Facebook
arriba
Me gusta
4016
77
2

La periostitis es la inflamación aguda del periostio o de la membrana de tejido que cubre el hueso, por lo general, se suele dar en la tibia y la zona más afectada va a ser el área situada entre el músculo tibial posterior y el sóleo. Existe que diferenciar el caso de la periostitis infecciosa, causada por una infección bacteriana que generalmente se trata con antibióticos o fármacos específicos para la patología del paciente.

CAUSAS DE LA PERIOSTITIS

Las personas que más frecuentemente, están afectadas de la periostitis son, en la gran mayoría de los casos, los corredores: los corredores o los velocistas, pero en algunos casos, la periostitis afecta a personas que practican otros deportes, y en general deportistas que corren mucho ya que hacen un uso excesivo de esta estructura en el interior posterior de la tibia.

La inflamación del periostio también puede ocurrir como resultado de un trauma directo sobre el hueso.

El músculo tibial posterior es un músculo cuya acción principal es la supinación, es decir, orientar la planta del pie hacia adentro, lo que supone una importante acción para el mantenimiento del equilibrio y la postura por esta razón las personas que más habitualmente sufren esta patología son aquellas en las que el pie se encuentra en pronación (la planta del pie se orienta hacia afuera). Esto es causado por la necesidad de mantener el músculo tibial posterior en tensión durante la fase dinámica de la carrera.

La periostitis afecta especialmente durante los períodos en los que el entrenamiento se hace más exigente, bien por aumento de la velocidad, de la distancia recorrida o por la vuelta al entrenamiento tras un periodo de pausa.

Otros factores que favorecen la aparición de la enfermedad son:

  • calzado inadecuado
  • correr en bajada
  • terreno de juego muy difícil (por ejemplo campos de fútbol muy embarrados tras una lluvia).
  • obesidad  

SÍNTOMAS DE LA PERIOSTITIS

El dolor puede empezar después de un traumatismo o una sobrecarga deportiva, por lo que los síntomas pueden variar.

Los atletas tendrán un dolor que comienza a baja intensidad y poco a poco va creciendo hasta hacerse insoportable y punzante, pudiendo llegar a producirse incluso por la noche.

El síntoma principal es dolor en la región central y el interior de la tibia, puede afectar tanto a una sola pierna como a las dos, aquí no sigue un patrón fijo y va a ser desencadenado por los movimientos de flexión plantar al correr y saltar, cuando se contrae el músculo tibial posterior. se siente mucho más intensamente, en reposo mejora, pero no supone una mejora definitiva. El dolor se acentúa al presionar sobre la zona inflamada. 

TRATAMIENTO DE LA PERIOSTITIS

En la fase aguda el mejor tratamiento es de crioterapia y reposo funcional, después de los primeros 2-3 días tienes que entender que lo más importante es eliminar la causa y no sólo los síntomas, de lo contrario se corre el riesgo de recurrencia a la reanudación de la formación, en este momento se tienen que empezar a buscar la causa y valorar si hay un pie en pronación o si el paciente tiene una marcada atrofia de los músculos sóleo y tibial posterior, o si fue por correr sobre suelo duro o por pendiente, al mismo tiempo, debe hacerse un exhaustivo estudio de la estática y la postura y corregir las posibles alteraciones.

Si la causa de la enfermedad es de tipo mecánico, es decir, la técnica de la carrera va a tener una gran importancia, de manera que la técnica también va a tener tener que ser estudiada y posiblemente modificarlo.

En la mayoría de los casos, la periostitis es causada por una tensión excesiva del tejido conectivo causado por un trauma anterior, tales como los esguinces de tobillo, caídas, etc., Estos eventos hacen que la alteración de las fibras de colágeno con la formación de tejido conectivo del músculo provoque la periostitis. 

RESUMEN DE LA PERIOSTITIS TIBIAL

  • La periostitis tibial es la inflamación del periostio de la tibia, que es la membrana de tejido conectivo que recubre el hueso.
  • Esta inflamación puede deberse a una sobrecarga, un trauma directo sobre la tibia, un mal calzado o un pie en pronación que fuerza el trabajo del tibial posterior cuya función es la supinación.
  • Los síntomas es dolor en la zona central e interior de la tibia.
  • El tratamiento de la periostitis de la tibia consiste en trabajar la causa de esta patología.

Comentarios

La periostitis tibial no existe, se confunde con un sindrome compartimental crónico. La evidencia científica asi lo dice.

Que tal, yo tengo esa molestia, no corro pero si brinco mucho, regularmente a los treinta minutos de comenzar mi rutina comienza el dolor, un desinflamatorio ayudaría, y gracias!

Añadir nuevo comentario