Articulación metacarpofalángica

Definición

La metacarpofalángica o MCF es una unión que se forma entre la superficie articular de la base de cada falange proximal con la cabeza de los metacarpianos. Por lo tanto, en cada mano podemos localizar 5 articulaciones de este tipo.

Las manos al igual que los pies, debido a la gran cantidad de huesos que se encuentran en la región, podemos localizar más articulaciones que en otras áreas corporales. Entre las cuales podemos mencionar la MCF, intermetacapianas, carpometacarpianas y la mediocarpiana.

"Es la unión que se forma cuando comienza cada dedo"

¿Qué estructuras forman parte de la articulación MCF?

Las estructuras que se sitúan más proximales y que forman el principio de cada articulación son la cabeza de cada hueso metacarpiano, luego esta superficie ósea mencionada se une  con la cavidad glenoidea de la primera a la quinta falange proximal.

Pero además, de esos huesos, también forman parte de esta unión los ligamentos laterales y el transverso, la cápsula articular, y un tejido cartilaginoso que recubre la cavidad glenoidea de las falanges.

¿Qué tipo de articulación es la metacarpofalángica?

A diferencia de la metatarsofalángica que es tipo condílea, la MCF debido a su localización y a la funcionalidad que le proporciona al miembro superior, es clasificada como tipo enartrosis, es decir que realiza movimientos en todos los planos y ejes.

¿Qué movimientos realiza la articulación metacarpofalángica?

Ya que es una unión que es capaz de moverse en tres planos diferentes, está capacitada para moverse en todas las direcciones. Por lo que realiza movimientos de flexión, extensión, rotación, abducción y aducción.

"Puede lesionarse por fracturas, luxación, rizartrosis y artritis reumatoide"

¿Qué lesiones afectan a la articulación metacarpofalángica?

Como la MCF es una articulación perteneciente a la región de la mano, estas pueden resultar afectadas por múltiples factores, incluyendo desde patologías producto de desgaste hasta lesiones traumáticas. 

Entonces, es un área anatómica que es afectada generalmente por causas como artritis reumatoide, fracturas, luxación, artrosis y en el caso del pulgar por la rizartrosis. Pero aunque todas afectan a la misma área, todas se manifiestan de forma diferente, siendo semejante entre ellas la aparición de dolor, incapacidad funcional, debilidad en los músculos adyacentes y en muchas ocasiones deformidad ósea.