Encuentra tu clínica más cercana

Mapa de provincias de España A CORUÑA PONTEVEDRA OURENSE LUGO ASTURIAS LEÓN ZAMORA SALAMANCA CÁCERES BADAJOZ HUELVA SEVILLA CADIZ CANTABRIA PALENCIA VALLADOLID ÁVILA TOLEDO CIUDAD REAL CÓRDOBA MÁLAGA BURGOS SEGOVIA SORIA VIZCAYA GUIPUZCOA ÁLAVA LA RIOJA MADRID NAVARRA GUADALAJARA CUENCA ALBACETE JAÉN GRANADA ALMERÍA MURCIA HUESCA ZARAGOZA TERUEL CASTELLÓN VALENCIA ALICANTE LLEIDA TARRAGONA BARCELONA GIRONA SANTA CRUZ DE TENERIFE LAS PALMAS BALEARES CEUTA MELILLA
Amenorrea fisioterapia

Amenorrea

Son variadas las medidas terapéuticas desde la fisioterapia que ayudan en caso de amenorrea, contribuyendo al restablecimiento del correcto proceso del período menstrual. A continuación, encontrarás algunas de ellas.
Amenorrea fisioterapia

Amenorrea

Cuando la regla no aparece se habla de amenorrea, esta puede presentarse en las mujeres durante el embarazo, lactancia o en la menopausia. Pero también otros factores como trastornos hormonales, deficiencias orgánicas, fallas alimenticias y el estrés, pueden provocar la ausencia del período o menstruación. A continuación, te brindaremos información detallada sobre las causas, el tratamiento médico y fisioterapéutico, así como otros temas sobre la amenorrea.

¿Qué es la Amenorrea?

El término amenorrea proviene de la combinación de las palabras griegas “α” que significa “sin”, “mēn” que significa mes y la palabra en latín “rrhoea” que significa flujo, todas en conjunto indica la no presencia de flujo menstrual. Tal término se empezó a utilizar en medicina desde 1795, a partir de la publicación “Trad. des Elemens de médecine pratique” hecha por el francés M. Cullen, en esta publicación se definía a la amenorrea como “una enfermedad en la que la regla fluye menos de lo habitual, o no fluye en absoluto, a pesar de que no hay embarazo”.

“Enfermedad en la que la regla fluye menos de lo habitual, o no fluye en absoluto, a pesar de que no hay embarazo” M. Cullen.

Sin embargo, en la actualidad no se describe tal afección como una enfermedad, si no como un síntoma caracterizado por la no presencia o la interrupción del período menstrual durante más de 90 días, que aparece en las mujeres como consecuencia de otro proceso fisiológico. En ausencia de la menstruación, se hace una distinción entre amenorrea fisiológica, primaria y secundaria.

Clasificación de la Amenorrea: fisiológica, primaria y secundaria

Esta afección de la salud femenina puede clasificarse en tres tipos según el origen de la ausencia de la menstruación, los cuáles son:

Amenorrea fisiológica

Esta se trata de la ausencia del periodo por procesos fisiológicos, por ejemplo, durante el embarazo, la lactancia materna, la menopausia y antes de la pubertad, o sea, antes de los 10 o 14 años.

Amenorrea primaria

Esta se refiere a la no aparición de la primera menstruación de una joven mujer en su adolescencia. El límite para el primer período es difícil de definir porque cada niña se desarrolla de manera diferente y en edades diferentes. Se ha especificado una edad de 9 o 15 años, dependiendo del nivel de desarrollo restante del cuerpo, sin embargo, puede ocurrir antes o después de ese período. Si hay amenorrea en una joven con más de 15 años y no se ha producido ningún otro cambio físico como el desarrollo de los senos o el vello púbico, esta es una forma de amenorrea primaria. La no ocurrencia del primer período menstrual hasta la edad de 15 años también se denomina menarquia tardía, en cuyo caso la definición es independiente del desarrollo físico restante.

Amenorrea secundaria

Finalmente, esta se refiere a la desaparición de los ciclos menstruales en mujeres que han tenido antes su ciclo menstrual con normalidad. Se puede determinar que se trata de amenorrea, cuando la ausencia de sangrado dura más de tres ciclos individuales o más de seis meses. La causa más frecuente de amenorrea secundaria es la gestación.

Incidencia y prevalencia de la Amenorrea

Descartando el embarazo, lactancia materna o menopausia, la prevalencia de la amenorrea es de 3-4%. En occidente la menarquía suele aparecer a los 15 años y la última menstruación suele darse entre los 47-50 años de edad. Dentro de su clasificación la incidencia en EEUU de la primaria es de menos del 1%, mientras que la secundaria es del 3-5% de las mujeres en edad de reproducción. Siendo el 50% de los casos del tipo secundario ocasionado por una alteración del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal (HHS) que acaba inhibiendo el eje hipotálamo-hipófisis-gónadas (HHG), si este es el caso también se le denomina amenorrea hipotalámica. En cuanto a la amenorrea inducida por el ejercicio ocurre en atletas con una frecuencia variable, pero la incidencia varía de 5 a 25%.

Síntomas y signos de Amenorrea. ¿Cómo saber si la padezco?

Si bien el significado de la palabra amenorrea ya indica el principal signo y síntoma de esta afección, o sea, la ausencia de la menstruación. Los siguientes signos y síntomas también se presentan en combinación con la ausencia del flujo o amenorrea:

  • Dolor de cabeza (cefalea, migraña) o perturbaciones visuales.
  • Cambios en el tamaño de los senos.
  • Secreciones lechosas de las mamas (galactorrea).
  • Fluctuaciones de peso (aumento o descenso).
  • Erupciones cutáneas o acné.
  • Aumento del crecimiento del vello en la cara.
  • Caída del cabello.
  • Sequedad vaginal.
  • Alteraciones en el tono de voz.
  • Molestias abdominales.
  • Alteraciones metabólicas como la osteoporosis.
  • Dolor durante las relaciones sexuales

Acerca de la menstruación…

Antes de hablar sobre los factores causales de la supresión del período menstrual, es necesario comprender un poco acerca de que trata este proceso fisiológico único en las mujeres.

Ciclo menstrual

La menstruación generalmente se origina mediante una delicada interacción hormonal que se forman inicialmente en el hipotálamo (un área en el cerebro). Las hormonas formadas allí (hormona liberadora de gonadotropina-GnRH) incitan a la glándula pituitaria para que produzcan gonadotropinas (hormona foliculoestimulante-FSH y hormona luteinizante-LH) las cuales estimulan a los ovarios. La producción real de hormonas sexuales (estrógenos, testosterona y progesterona) tiene lugar en los ovarios y en las glándulas suprarrenales. Estas hormonas sexuales actúan sobre el endometrio en el útero y son responsables del inicio y el final del sangrado. 

proceso hormonal en la menstruacion

La menstruación está controlada por la fina interacción hormonal en todos estos niveles. La razón de la ausencia del sangrado o amenorrea puede encontrarse en alguno de los niveles anteriormente mencionados: en el cerebro, en la glándula pituitaria o hipófisis, en los ovarios, en las glándulas suprarrenales o en el útero.

¿Qué causa la Amenorrea?

La ausencia del período tiene muchísimas posibles causas y hay varias formas en las que podemos clasificarlas, sin embargo, a continuación, los dividiremos según su clasificación, dado que la amenorrea fisiológica surge como parte de un proceso natural del cuerpo (embarazo, amamantamiento, menopausia), no es considerado una disfunción o enfermedad, por lo que la descartamos en esta descripción. Siendo así, las diferentes causas en la primaria y la secundaria son:

Amenorrea primaria

Este tipo ocurre principalmente debido a factores físicos y fisiológicos. Los más destacables son los siguientes:

  • Cambios en los cromosomas: ciertas alteraciones cromosómicas pueden llevar a que los ovarios no respondan a las señales hormonales del cerebro o que los órganos genitales no se desarrollen adecuadamente.
  • Cambios en el cerebro: existen formas especiales de tumores que se desarrollan en la infancia y alteran los circuitos de control hormonal en el cerebro. Los trastornos del desarrollo cerebral también pueden provocar la liberación de hormona por debajo de la estimulación. En este caso, se puede detectar poca hormona estimulante y pocos estrógenos en la sangre que pueden ocasionar una menarquia tardía.
  • Enfermedades generales: esto incluye todas las enfermedades que conducen a síntomas generales graves, como enfermedades del hígado, diabetes, leucemia, linfoma de Hodgkin y trastornos de la tiroides.
  • Cambios anatómicos en el área genital: si el útero no está completamente desarrollado, no puede ocurrir sangrado. Los trastornos de formación de órganos pueden tomar muchas formas diferentes: síndrome de Rokytansky, agenesia de vagina y disgenesia gonadal. Otro cambio anatómico que puede originar esta afección es un himen imperforado, ya que, si el mismo está completamente cerrado, la sangre se puede acumular y, por lo tanto, no puede drenarse.
  • Desequilibrios hormonales: un desequilibrio hormonal puede evitar que comiencen los períodos, tales como los que se dan en el síndrome de Cushing, el hipotiroidismo y el hipertiroidismo. 

Amenorrea secundaria

Aquí las causas pueden ser tanto psicológicas como físicas, desde nuestra visión Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa destacamos los efectos nocivos que puede tener una inadecuada alimentación y un mal manejo de emociones en las funciones de los órganos reproductivos femeninos como el útero. Teniendo esto en cuenta, las causas de la amenorrea secundaria son:

  • Trastornos de la hipófisis: los cambios en la glándula pituitaria pueden dejar de estimular el ovario. Los factores causales de esto pueden ser tumores en la glándula pituitaria, por un lado, o cambios debidos a trastornos circulatorios causados por una pérdida excesiva de sangre (por ejemplo, parto). Si no hay estimulación del ovario, no se acumula membrana mucosa en el útero y, en consecuencia, no se descompone ni sangra.
  • Trastornos emocionales y estrés: un desencadenante importante para esta afección es el estrés y las emociones. Estas pueden originarse por presión en el trabajo, durante viajes, toma de decisiones importantes o crisis familiares. Todavía no se ha aclarado por completo cómo influye exactamente estas situaciones en la producción de hormonas. Sin embargo, se ha determinado que el estrés tiene un efecto directo sobre el hipotálamo y, por lo tanto, puede hacer que disminuya la concentración de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), lo que interrumpe el ciclo. El estrés mental puede conducir a amenorrea, especialmente en mujeres que ya tenían un ciclo bastante irregular.
  • Deportes de alto rendimiento: el entrenamiento excesivo también significa estrés para el cuerpo y por lo tanto disminuye el nivel de GnRH.
  • Alimentación inadecuada: ocurre con una frecuencia cada vez mayor en jóvenes con enfermedades como la anorexia o la bulimia, las cuales ocasionan importante pérdida de peso. Si el cuerpo carece de los nutrientes que son importantes para un posible embarazo, la menstruación ya no se activa como un mecanismo de protección para el cuerpo, evitando de esta manera una mayor pérdida de nutrientes, además una dieta desfavorecedora con alto consumo de ciertos alimentos, puede favorecer el acúmulo de toxinas que afecten al útero.
  • El síndrome de ovario poliquístico: este síndrome altera la formación de hormonas en los ovarios y otros tejidos productores de hormonas. Entre otras cosas, se desarrollan pequeños quistes en los ovarios que afectan los ciclos menstruales y en este caso la ovulación a menudo está ausente.
  • Interrupción de los anticonceptivos: sobre todo en caso de uso de anticonceptivos inyectados, en raras ocasiones ocurre con las píldoras. La amenorrea post-píldora puede provocar una interrupción temporal de la menstruación, que puede durar unas semanas o hasta tres meses.
  • Consumo de medicamentos: los fármacos como suplementos hormonales, medicamentos contra el cáncer (quimioterapia), drogas psicotrópicas, antidepresivos, cortisona y los antihipertensivos afectan el equilibrio de prolactina en el cuerpo y, por lo tanto, también el ciclo femenino.
  • Daño al endometrio: las operaciones o algunas enfermedades pueden dañar el endometrio hasta tal punto que detiene los ciclos menstruales.
  • Amenorrea hipotalámica: este trastorno ocurre cuando el hipotálamo (una glándula en el cerebro) se ralentiza o detiene la liberación de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH).
  • Trastornos de la tiroides: estos alteran el equilibrio hormonal, tanto una tiroides hiperactiva como una hipoactiva pueden afectar el sangrado en la menstruación.
  • Menopausia prematura: los ovarios ya están agotados y disminuye el suministro de óvulos antes de los 40 años, por lo que ya no hay un período menstrual.
  • Tumores: tanto los tumores benignos como los malignos pueden causar la ausencia de la regla. Estos incluyen tumores en los ovarios, pero también en el cerebro, especialmente en el área del hipotálamo y la glándula pituitaria, que afectan la producción de hormonas.

Prevención de la Amenorrea

La prevención directa de esta alteración, realmente no es posible en la mayoría de los casos, sin embargo, en las amenorreas secundarias pueden prevenirse si se tratan las disfunciones que dan origen a estas alteraciones. Estas a menudo son originadas por factores emocionales y psicológicos en la mayoría de los casos, por lo que cualquier cosa pueda ayudarle a fortalecer su psique y volver a equilibrarla servirá como método de prevención. 

Esto incluye técnicas de relajación como el ejercicio mindfulness, estiramientos o meditación. La actividad física también es una buena manera de reducir el estrés asociado al origen de esta afección, porque favorece la regulación de hormonas en la sangre. Adicionalmente le recomendamos tomar descansos regulares, aprender a detectar las situaciones estresantes que alteren tu vida cotidiana y mantener una dieta equilibrada que fomente un índice de masa corporal saludable.

Ejercicio de relajación para cuerpo, mente y emociones

Para complementar todas estas recomendaciones te dejamos el siguiente vídeo en donde aprenderás sencillos ejercicios de relajación, que podrás realizar en la comodidad de tu casa y los cuáles te permitirán reducir la tensión y el estrés que estén afectando tu salud física y mental.

 

¿Cómo se diagnostica la Amenorrea?

Si no hay embarazo, el primer paso importante para la obtención de un diagnóstico es recopilar en la anamnesis datos como los antecedentes médicos y medicamentosos, la regularidad de los ciclos menstruales, hábitos y estilo de vida, hábitos alimenticios, su entorno privado y profesional, el estrés mental, actividades deportivas, así como también los síntomas y signos que esté presentando el paciente, estos datos pueden proporcionar los primero indicios sobre el origen de esta alteración. 

Seguidamente se procede a realizar un examen clínico y ginecológico, que también incluye un frotis vaginal y un examen de ultrasonido/ecografía para inspeccionar los órganos pélvicos. El examen hormonal es decisivo para el diagnóstico de trastornos de salud de este tipo, ya que con él se determinan la concentración de prolactina, estrógeno, FSH (hormona folículo estimulante) y LH (hormona luteinizante), así como otras hormonas en la sangre que influyen en el proceso menstrual. Esto le permite al ginecólogo determinar la causa o al menos establecer una dirección muy clara con respecto al trastorno causal. 

Otros exámenes pueden ser necesarios, si en la valoración se encontraron señales de la posible presencia de una alteración cerebral (tumor en el cerebro o en la glándula pituitaria), para confirmarlo serán necesarias pruebas imagenológicas como la de una tomografía computarizada del cráneo. Si la paciente sufre un trastorno alimentario como la anorexia u otros problemas psicológicos, un psiquiatra y un psicoterapeuta especializado generalmente realizan un diagnóstico adicional que contribuye al correcto desarrollo de la terapia posterior.

Tratamiento médico de la Amenorrea

Como habrás notado ya, son tan variados los factores causales de este síntoma, por ello no existe un solo tratamiento médico para la amenorrea en sí. El tratamiento de la enfermedad subyacente siempre es importante, este puede variar según el tipo de amenorrea y el curso de la enfermedad subyacente. El tratamiento médico de los factores causales primarios o genéticos consiste principalmente en reemplazar las hormonas faltantes con suplementos hormonales, para asegurar el desarrollo normal del proceso menstrual. 

En el caso del estrés u otros factores psicológicos, la reducción del estrés, la psicoterapia y el abordaje terapéutico por parte de un psicólogo, psiquiatra o psicoterapeuta es importante. Especialmente en caso de trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia, en donde uno de los objetivos es lograr un peso corporal normal para normalizar el período menstrual, en este caso también suele indicarse asesoría nutricional. Si se encuentra otro de los numerosos factores causales, por ejemplo, los tumores o las malformaciones de los órganos genitales, a menudo solo la cirugía ayudará en estos casos.

Tratamiento de Fisioterapia de la Amenorrea

Al igual que el tratamiento médico el abordaje terapéutico desde la fisioterapia será realizado de manera multidisciplinaria, ya que debido a la variabilidad de las causas que originan esta afección, así como los diversos síntomas, es necesario la atención en conjunto de distintos especialistas de salud para la obtención de un tratamiento y resultado satisfactorio en la mujer afectada. 

Una vez establecidos los factores causales de la pérdida de la menstruación y de la patología subyacente, se da inicio al diseño del abordaje terapéutico, para ello la fisioterapia cuenta con un amplio y diverso arsenal de técnicas y herramientas altamente eficaces, de las cuáles destacamos las siguientes:

  • Técnicas de relajación y ejercicios respiratorios de relajación.
  • Fortalecimiento de los músculos abdominales (gimnasia abdominal hipopresiva - GAH).
  • Relajación miofascial y masaje relajante.
  • Electroterapia.
  • Crenoterapia.
  • Dosificación de la actividad física.
  • Ejercicios de movilidad del suelo pélvico.
  • Liberación por presión manual de los puntos gatillo.
  • Termoterapia superficial y ultrasonido.
  • Educación postural.
  • Biofeedback.

Desde la visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa ofrecemos otros abordajes enfocados en la solución de los factores causales viscerales o emocionales que ocasionan la desaparición de ciclo menstrual, lo que asegura la normalización de dichos ciclos. Los abordajes usados desde esta visión son:

  • Manipulación visceral.
  • Fitoterapia y uso plantas medicinales enfocadas en la normalización del peso y el mejoramiento de las funciones viscerales del útero.
  • Control del estrés y cansancio.
  • Medidas higiénico-dietéticas con reducción de alimentos irritantes del útero como la cafeína, carnes rojas, el chocolate y las gaseosas.
  • Asesoría nutricional enfocada en la normalización del peso.

La elección de estos abordajes terapéuticos variará en cada caso, ya que los factores causales son diferentes en cada mujer.

Ejercicios, nutrición, plantas medicinales, remedios naturales y otros autocuidados para la Amenorrea

En nuestro canal de YouTube FisioOnline podrás encontrar infinidad de recomendaciones sobre variedad de trastornos de salud, los cuáles son realizados por expertos fisioterapeutas de distintas especialidades. A continuación, te dejamos una lista de vídeos realizados por profesionales en el tratamiento de alteraciones ginecológicas como la amenorrea.

Alimentación, nutrición y consejos dietéticos para la disfunción de útero

Teniendo en cuenta la fuerte relación que tiene la alimentación con el origen de esta alteración de la función ginecológica, te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde se ofrece información sobre la alimentación, nutrición y consejos dietéticos para la disfunción de útero:

Tratamiento para el dolor muscular y articular provocado por una alteración de útero y ovarios

En los casos que además de la alteración en los períodos menstruales, se presente molestias en la región lumbar o pélvica, te dejamos en el siguiente vídeo: información sobre esta alteración más tratamientos para aliviar el dolor muscular y articular provocado por una alteración de útero y ovarios:

Ejercicios de Kegel - Claves para fortalecer tu suelo pélvico

Adicionalmente, teniendo en cuenta los beneficios que tiene la actividad física controlada en la función de los órganos pélvicos, te recomendamos darle un vistazo al siguiente vídeo, con el cual aprenderás como realizar ejercicios del suelo pélvico que te ayudarán a aumentar la contractibilidad de dichos tejidos:

Pronóstico de la Amenorrea. ¿Cuál es la duración de la amenorrea?

La duración de las amenorreas varía según la causa que las ocasione, siendo así las amenorreas más comunes son las siguientes:

  • Amenorrea en el embarazo: dura hasta después del parto.
  • Amenorrea post píldora: puede durar de tres meses a un año.
  • Amenorrea por estrés: va a durar siempre y cuando se mantenga la situación que provoque estrés.
  • Amenorrea después del parto postparto y durante la lactancia: el tiempo de duración va a variar en cada mujer, por dos factores principalmente: primero cada mujer tiene tiempos de amamantamiento diferentes y segundo el procesamiento hormonal varía en cada caso. Según la OMS, aquellas mujeres que no amamantaron, en cuatro meses pueden recuperar sus ciclos menstruales con normalidad. Ahora bien, la ausencia de menstruación en las mujeres que amamantaron pueden durar de uno hasta dos años, pero como ya se ha mencionado esto varía en cada mujer. Otra cosa importante a destacar es que la amenorrea no es sinónimo de no ovulación, por lo que la probabilidad de quedar embarazada durante la amenorrea está presente.

Las amenorreas suelen tener un buen pronóstico si la enfermedad adyacente tiene cura, sin embargo, si la enfermedad que causa este síntoma es particularmente grave o es difícilmente curable, puede tener un pronóstico desfavorable.