Lesiones del pie y sus cuidados

Dolor de pies

Los pies no sólo soportan el peso de todo el cuerpo, sino que también lo trasladan. Ciertas situaciones puede ocasionar dolor de pies, evítalas con automasajes y estiramientos entre otros consejos de fisioterapeutas.
Dolor de pies
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Los pies son zonas sensibles a lesiones, debido a que son ellos los que tienen que recibir la carga del resto del cuerpo, por lo que resulta común encontrar que las personas tengan dolor en alguna de sus áreas. Estos dolores de los pies deben ser evaluados por parte de un médico, ya que existen múltiples causas que pueden afectar a sus tejidos, destacando entre sus patologías artrosis, artritis reumatoide, gota, espondilitis anquilosante, fascitis plantar y metatarsalgia. Entonces, debido a su prevalencia en la población es que resulta importante describir cada uno de sus rasgos dependiendo de la causa principal, así como su diagnóstico y tratamiento.

Datos anatómicos relevantes

La anatomía de los miembros inferiores puede resultar complicada cuando no se estudia por separado, por lo tanto es importante que se describan por regiones, siendo en el caso del pie una de las áreas más complejas por sus diferentes estructuras.

Anatomía de los pies

Anatomía de los piesEn comparación con las otras áreas de las extremidades inferiores, el pie es la que contiene mayor cantidad de huesos, los cuales se clasifican en falanges, metatarsos y los que pertenecen al tarso, siendo en total 26 estructuras óseas que se encargan de darle soporte al resto de las piernas. Además, de los tejidos óseos mencionados también se localizan otras partes que son importantes mencionar porque son igual de relevantes para lograr la marcha.

Destacando entre ellos los mencionados a continuación:

  • Ligamentos: ligamento calcáneo escafoideo plantar, cuboideo, calcalneofibular, calcaneocuboideo, entre otros.
  • Músculos intrínsecos: pedio, abductor del quinto dedo, flexor corto de los dedos, lumbricales, abductor del dedo gordo, flexor corto del dedo gordo, interóseos plantares y dorsales.
  • Fascia.
  • Tendones de los músculos que se originan en las piernas.
  • Bóveda plantar: es la porción de la planta del pie que tiene forma de arco y que es sostenida gracias a la presencia de los tejidos blandos que transitan por al zona.
  • Huesos del tarso: son llamados como cuboides, calcáneo, tres cuñas, escafoides o navicular y astrágalo.
  • Metatarso: son 5 estructuras alargadas.
  • Falanges: corresponde a la región de los dedos y cada uno tiene tres huesos, con excepción del dedo gordo que tiene solo dos.

Fases de la marcha

La marcha es una actividad compleja que realizamos diariamente gracias a nuestros miembros inferiores y sus movimientos fisiológicos, por lo que a nivel de la biomecánica tiene una serie de pasos que deberían cumplirse para que sea considerada normal. Entonces, las fases de la marcha puede ser dividida básicamente en dos partes, la parte en la que ocurre el soporte por ambas plantas de los pies alternadamente, y la segunda que es el balanceo.

Así mismo, puede ser dividida llamada según el tipo de apoyo, en fase de contacto, fase de apoyo medio y la última que corresponde a la propulsión, resultando en cada una de ellas la intervención de un área diferente.

Fases de la marcha

Función de los pies durante la marcha

Cada hueso, articulación, músculo, tendón y ligamento que se localiza en el pie, colabora en una fase distinta de la marcha, para así lograr una caminata balanceada y equitativa, por lo que la tarea de cada una de sus partes se describe de acuerdo a la fase, resultando de la siguiente manera:

  1. Fase de contacto: es cuando interviene el talón ya que este contacta con el suelo, ocasionando que luego se active la articulación subastragalina, la articulación mediotrasiana e incluso algunos ligamentos con la aponeurosis plantar.
  2. Fase de apoyo medio: aquí es donde trabajan el calcáneo y el astrágalo, realizando un cambio en el movimiento del pie, para lograr que comience la siguiente fase.
  3. Fase de propulsión: durante este proceso intervienen únicamente las dos articulaciones mencionadas en la primera parte de la marcha, mientras las demás zonas se mantienen sin activarse. 

Entonces, en conclusión todas las partes que componen a cada pie, son las que se encargan de moverse para poder lograr que se apoye el talón y luego la zona de los dedos y metatarsos.

¿Qué es un dolor de pies?

Los dolores de pies son términos que se utilizan en medicina para nombrar a todas aquellas experiencias que aumentan las sensaciones negativas en alguna región del pie, ya sea en el arco plantar, el talón, los metatarsos o en la parte superior, es decir en el dorso del mismo. Estas molestias pueden ser producto de deformidades, fracturas o simplemente por una inflamación de los tejidos, por lo que es necesario realizar una valoración detallada tanto de la forma como de su respuesta al experimentar la carga.

"La salud de los pies puede resultar afectada por múltiples patologías, destacando entre ellas las enfermedades reumatológicas"

¿Cuáles enfermedades afectan a los pies?

Son varias las enfermedades que alteran la biomecánica de las extremidades inferiores, y entre las que más afectan al pie, podemos mencionar los problemas articulaciones, los procesos inflamatorios, los esguinces, las fracturas, las deformidades del dedo gordo, tal como es el hallux valgus, las fascitis plantar, entre otras más.

Tipos de dolor de pies

Aunque un dolor de pie pueda parecer similar a otro, cada uno de ellos afecta a una región diferente y se acompaña de otras características clínicas, por lo que en la valoración se deben analizar cada una de sus partes poTipos de dolor de pier separado, incluyendo la apariencia, intensidad del dolor, limitaciones asociadas, problemas en la piel, deformidades, entre otras más. Siendo los mencionados a continuación los tipos de dolor con mayor relevancia:

  • Artritis y artrosis.
  • Hallux valgus.
  • Callos o durezas.
  • Dedos en garra.
  • Dedos en martillo.
  • Espolón calcáneo.
  • Alteraciones en el arco plantar: pie cavo y pie plano.
  • Fascitis plantar.
  • Sesamoiditis.
  • Neuroma de Morton.
  • Cansancio.
  • Artritis reumatoide.
  • Fracturas.
  • La gota.
  • Espondilitis anquilosante.

¿Qué otros síntomas se presentan con el dolor de pie?

Dependiendo de la causa que originó el dolor, también se pueden encontrar otros síntomas asociados, entre los que se incluyen limitaciones para realizar movimientos fisiológicos, poca amplitud articular, alteraciones en la marcha, deformidades óseas, exceso de tensión muscular, incapacidad para realizar actividades que conlleven mucho tiempo de pie, piel rojiza y áspera, inflamación e inestabilidad articular.

¿Por qué duelen los pies?

Como ya sabemos el pie es que se encarga de sostener al resto del cuerpo, pero además tiene la función de movilizar sus distintas partes para así lograr la marcha, bipedestación, saltos, correr y todas aquellas actividades que los involucran, es por eso que están propensos a sufrir no solo de lesiones sino también de cansancio y tensiones musculares. Entonces, la razón por la que duelen estas zonas, radica en que siempre están soportando el peso y no dejan de movilizarse en las actividades cotidianas, por lo que se cargan de exceso de tensión que terminan perjudicando algún tejido en específico.

"Muchas enfermedades pueden producir dolores en el pie, pero también se debe tomar en cuenta el cansancio muscular como un desencadenante"

¿Qué causa dolor de pies?

Las causas que abarcan los dolores de pie son muy variadas, ya que no todos afectan a las mismas estructuras anatómicas, por lo que pueden ir desde lesiones traumáticas, hasta exceso de peso, alteraciones en la circulación, presencia de cuadros inflamatorios, deformidades congénitas, problemas ortopédicos, enfermedades reumatológicas y únicamente problemas en la piel.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que una persona tenga dolor en el pie, son igual de variados que las causas, por lo que cada enfermedad o lesión puede tener un factor diferente. Sin embargo, en la siguiente lista se nombran de forma general:

  • Sobrepeso. El exceso de peso ocasiona que las articulaciones y los tejidos de los miembros inferiores se sobrecarguen y que además tengan que soportar aún más cantidad para lo que están diseñados.
  • Antecedentes familiares. Si una persona tiene un familiar directo con afectación de alguna zona del cuerpo, esta puede tener mayores probabilidades de tenerlo.
  • Uso inadecuado de calzado. Un zapato que no sea adecuado para el tipo de pie, puede ocasionar exceso de tensión.
  • Permanecer mucho tiempo en bipedestación o realizando actividades como correr.
  • Deformidades en los dedos.
  • Mala pisada.
  • Alteraciones en la marcha.
  • Otras enfermedades.
  • Poca flexibilidad.

¿Qué sirve para aliviar el dolor de pie?

Cuando el dolor es producto de cansancio o simplemente exceso de tensión en los músculos, existen múltiples formas de relajarlos. Entre las cuales se incluyen caminar descalzos en lugares con amortiguación, introducir las zonas en agua caliente, tomar un descanso de las actividades, evitar el uso de zapatos altos, tal como los tacones, realizarse automasajes y estirar las piernas completas.

Prevalencia e incidencia

Actualmente no existen estudios relacionados directamente con las personas que presentan dolor en los pies, ya que muchos no asisten a un centro asistencial por lo que tampoco son diagnosticados, sin embargo si se sabe que existe una alta prevalencia en la población en general, ya que gran cantidad de individuos permanecen de pie durante mucho tiempo, debido a la actividad laboral que realizan, lo cual conlleva a la aparición de malestares en los miembros inferiores.

¿Cómo es el diagnóstico del dolor de pie?

Aunque no existe un diagnóstico concreto cuando una persona presenta dolores en el pie, si se pueden realizar pruebas manuales y complementarias para poder determinar cual es el causante principal, y así poder establecer el tratamiento más indicado para las manifestaciones clínicas que presenta el paciente.

"Resulta necesario realizar varias pruebas para poder establecer el diagnóstico médico y así comenzar con el tratamiento correspondiente"

Pruebas complementarias

Las pruebas que realizan los médicos van a enfocarse de acuerdo a los síntomas y a los signos asociados, ya que existen enfermedades que aunque afectan a otros sistemas corporales, terminan generando alteraciones en zonas alejadas, tal como ocurre con los problemas vasculares que ocasionan interrupciones en la circulación de las áreas más distales. Por lo que entre las pruebas complementarias se incluyen las siguientes:

  • Radiografías. Se realizan cuando se evalúan deformidades y fractura.
  • Resonancias magnéticas. Cuando se sospecha de lesiones más internas, esta es la mejor manera de determinarla.
  • Exámenes de sangre. Se enfocan en determinar el estado de las hormonas y de las células sanguíneas en general.
  • Ecografía doppler. Ayudan a evaluar el sistema vascular y circulatorio.

Tratamiento médico del dolor de pies

El tratamiento al igual que el diagnóstico va a depender de la causa principal, por lo que debe ser descrito de forma separada para poder comprender todo lo que implican sus intervenciones. Es por eso que a continuación se describen las patologías más relevantes con su respectivo tratamiento:

  1. La gota: esta alteración se produce por exceso de ácido úrico en las articulaciones, por lo que sus métodos incluyen administración de medicamentos, vendaje funcional y la colocación de ortesis.
  2. Artrosis: se administran fármacos para aliviar el dolor y se deriva a terapia física para su rehabilitación.
  3. Artritis reumatoide: se administran medicamentos para aliviar el dolor, así como también esteroides para controlar la inflamación y el trastorno autoinmune.
  4. Espondilitis anquilosante: se necesita de fármacos, órtesis, cambios de calzado y colocación de inyecciones para ayudar con los síntomas.
  5. Fascitis plantar: esta patología afecta a un gran grupo de personas y puede aparecer asociada con otras lesiones, en estos casos se necesita de fisioterapia.
  6. Sesamoiditis: a diferencia de las otras que requieren tratamientos más conservadores, esta entidad clínica produce inflamación en unas estructuras óseas que se localizan por debajo de los metatarsianos, por lo que el tratamiento puede llegar a ser quirúrgico.
  7. Espolón calcáneo: se comienza con técnicas no invasivas como las ondas de choque y ejercicio, pero existen ocasiones que se necesita de cirugía.

Procedimientos quirúrgicos

Anteriormente hemos mencionado en forma de resumen algunas patologías que requieren de otras técnicas más conservadores, sin embargo existen causantes de molestias en el pie que deben ser tratado mediante cirugías invasivas y mínimamente invasivas, debido a que son deformidades, tumores, fracturas o por la presencia de espolones. Por lo que entre los procedimientos quirúrgicos se incluye la cirugía percutánea para tratar el hallux valgus y la cirugía que elimina una porción de la uñas como tratamiento para las uñas encarnadas.

Medicamentos

Los fármacos que se administran incluyen dentro de sus objetivos el alivio del dolor, disminuir la inflamación y combatir procesos infecciosos, siempre con la finalidad de lograr aumentar la movilidad y disminuir las limitaciones productos de las lesiones en los pies. Por lo que los medicamentos incluyen antiinflamatorios, esteroides y AINES.

"Cuando la salud de los pies resulta afectada se debe asistir al médico y a rehabilitación de ser necesario"

Tratamiento de fisioterapia del dolor de pies

Las técnicas utilizadas en fisioterapia son muy variadas, ya que dependen de los síntomas, limitaciones y las disfunciones, por lo que entre ellas se destacan las mencionadas a continuación:

  • Uso de órtesis. Estas van a variar de acuerdo a la deformidad y a la zona afectada, por lo que también se agregan cambios al calzado.
  • Ejercicios para trabajar la marcha y todas sus alteraciones.
  • Consejos y recomendaciones para evitar que las lesiones se incrementen o vuelvan aparecer.
  • Automasajes únicamente con las manos o también se pueden incluir implementos como las pelotas sensoriales.
  • Ejercicios de propiocepción, equilibrio y coordinación.
  • Ejercicios de fortalecimiento para los músculos débiles.
  • Estiramientos para aumentar la flexibilidad.
  • Ejercicios para trabajar la estabilidad.
  • Ultrasonidos terapéuticos.
  • Electroterapia.
  • Punción seca.
  • Ondas de choque.

Ejercicios, automasajes y otras recomendaciones para los dolores de pie

La fisioterapia incluye dentro de sus intervenciones una variedad de técnicas que se enfocan en tratar no solo las lesiones musculares y esqueléticas, sino también el cansancio que presenta el cuerpo después de una jornada laboral. Es por eso que en nuestro canal de youtube de FisioOnline podrás encontrar información relacionada con consejos, ejercicios, automasajes y otras recomendaciones para aliviar el dolor.

Consejos para pies cansados

Los pies cansados son comunes después de permanecer por mucho tiempo en una misma posición que conlleve la bipedestación, es por eso que en el siguiente vídeo encontrarás una variedad de consejos e información para aliviarlos.

Ejercicios y masajes como tratamiento para el dolor de pie

Cuando se presenta dolor en el pie, resulta necesario implementar una serie de intervenciones para aliviarlo, entre las cuales se encuentran los ejercicios, estiramientos y automasajes, los cuales podrás encontrar en el siguiente vídeo.

¿Qué puedo hacer para solucionar mi dolor de pies?

Muchas veces no sabemos que hacer para disminuir el malestar y el cansancio de nuestros músculos, por lo que resulta necesario aprender como lidiar con estas situaciones que resultan tan comunes en la población en general.

Diagnósticos comunes del dolor de pie

Como ya sabemos existen múltiples causas que originan dolor, por lo que es necesario tomar en cuenta todos aquellos diagnósticos que pueden desencadenar este tipo de molestias en las personas.

¿Cuál es el pronóstico de los dolores de pies?

Una vez que ya se estableció el diagnóstico y se ha comenzado con el tratamiento, existen buenas probabilidades de aliviar y eliminar al principal causante, por lo que el pronóstico siempre va a depender de las enfermedades, ya que por ejemplo las deformidades requieren de más tiempo de tratamiento que otras lesiones como la fascitis plantar. Sin embargo, sabemos que son molestias que a corto plazo pueden ser solventadas.

Dolor de pies