Lesiones de codo y sus cuidados

Dolor de codo

No sólo las tendinitis o bursitis ocasionan dolor de codo. Conoce cuales otras causas originan este dolor y aprende como tratarlas en la información que te brindan profesionales fisioterapeutas a continuación.
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

¿Quién no ha padecido de un insufrible dolor de codo? No solo los deportistas están expuestos a padecerlo, sino también amas de casa, músicos y aquellas personas que utilizan frecuentemente el ordenador. Muchas son las lesiones asociadas: epicondilitis, epitrocleitis, fracturas, bursitis, etc. Pero, ¿qué hay exactamente detrás de todos estos nombres? ¿cuál es la causa del dolor y qué puede hacer al respecto? Conoce las respuestas aquí.

¿Qué puede causar dolor de codo?

El dolor en el codo presenta causas muy diferentes, generalmente las más conocidas son el codo de tenista y de golfista, también llamado epicondilitis lateral y medial respectivamente. La presencia de dolor desmejora la capacidad funcional de quien lo padece; afectando incluso las actividades de la vida diaria. Las molestias varían desde un dolor leve, una sensación o presión incómoda hasta un dolor muy intenso e intolerable. Puede presentarse de manera aguda, es decir, de manera repentina o de manera crónica en el codo, es decir, como una sensación permanente de dolor que no se alivia o no desaparece por mucho tiempo. La lista de posibles causas de un codo doloroso es larga, a continuación, te hablaremos sobre las más comunes:

Epicondilitis o codo de tenista 

En los casos con dolor lateral de codo al estirar el brazo, es posible que exista la llamada epicondilitis lateral o epicondilopatía, coloquialmente llamada "codo de tenista". Los afectados por esta tendinopatía sienten dolor tipo presión en el área de la protuberancia ósea en el exterior del codo. 

¿Cómo se ve el codo de tenista o epicondilitis?

La también llamada epicondilopatía es un estado doloroso que se da por la irritación en la inserción del tendón de los músculos extensores de manos y dedos en la protuberancia llamada epicóndilo, esta irritación puede provocar en un principio inflamación por la presencia de microrroturas. Observa de que trata el codo de tenista en la siguiente infografía:
características del codo de tenista
El dolor en el codo y en el antebrazo a menudo se nota cuando se estira el antebrazo, aunque en los casos crónicos generalmente por el dolor ya no es posible estirarlo por completo. La mano del lado afectado por la epicondilitis también presenta una pérdida de fuerza de los músculos extensores, por lo que los afectados no pueden cerrar la mano con fuerza y realizar acciones como formar un puño, sostener una taza o realizar un agarre firme cuando se saluda dando la mano. Además, estirar los dedos contra la resistencia resulta bastante doloroso.
Una posible causa de la epicondilopatía es una sobrecarga debido a las actividades unilaterales realizadas con el codo (jugar tenis, planchar, operar el mouse del ordenador, tocar un instrumento, entre otras) o debido a una mala biomecánica que desestabilice la articulación.

Ejercicios indicados para la epicondilitis o codo de tenista

Si quiere saber cómo aliviar el dolor de la epicondilitis, te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde obtendrás información relacionada con esta afección y los ejercicios que puedes hacer en tu casa para tratarla:

Epitrocleitis o codo de golfista 

Cuando existe dolor en la zona interna del codo, es decir, en el área de la protuberancia ósea llamada epitróclea, es muy probable que sea debido a una epitrocleitis o epicondilitis medial (codo de golfista). Esta dolorosa tendinopatía es causada por la irritación de la inserción del tendón de los músculos flexores de las manos y los dedos.

En este caso el dolor en el codo se incrementa al hacer fuerza, al doblar la mano y la muñeca, y especialmente cuando desea realizar los movimientos contra la resistencia.

El cierre del puño también es doloroso. El "codo de golfista" es de menor aparición que el de tenista anteriormente mencionado y a menudo se observa en los deportistas que realizan movimientos de lanzamiento (beisbolistas, jugadores de balonmano, lanzadores de jabalinas o bala, jugadores de fútbol americano, etc.) ya que estos casos hacen un mayor uso de los músculos flexores del codo. Sin embargo, también ocurre, por ejemplo, en amas de casa y personas que usan constantemente el ordenador.

Epitrocleitis o codo de golfista. ¿Qué es y cuál es su tratamiento?

Una forma eficaz el tratamiento de los tendones afectados son los ejercicios y las medidas terapéuticas que te ofrece la Fisioterapia, es por ello que a continuación te dejaremos un vídeo descriptivo en donde se te explicará de manera detallada las acciones terapéuticas enfocadas en la obtención de analgesia en caso de epitrocleitis o epicondilitis medial:

Bursitis olecraniana o codo de estudiante

El dolor en la parte inferior del codo puede indicar la presencia de bursitis olecraniana, si está acompañada de un abultamiento en la punta del codo se puede confirmar que se trata de esta afección. La bolsa o bursa olecraniana está expuesta a cargas pesadas debido a la gran flexibilidad de la articulación del codo. Debido a que a menudo los estudiantes apoyan sus codos mientras estudian, el cuadro clínico de esta lesión se conoce también como el codo del estudiante, su origen se ve asociado a una presión permanente, el trauma o la sobrecarga del codo. Si la bursa está irritada, los procedimientos conservadores como los realizados desde la fisioterapia son suficientes, sin embargo, en algunos casos la solución puede ser quirúrgica. El dolor y la hinchazón se pueden tratar con la ayuda de fármacos antiinflamatorios y el uso de agentes físicos.

¿Cómo se ve la bursitis olecraniana?

Cuando la bursa inferior del codo se ve afectada, se hincha y además se vuelve muy dolorosa y sensible la palpación. Con la bursa inflamada el tejido está rojo y sobrecalentado al tacto, cambiando notablemente la forma externa del codo cómo podrás observar en la siguiente infografía:

ubicación de la bursitis de codo 

Lesiones del bíceps braquial (tendinopatías, roturas, microdesgarros, desinserciones)

En estos casos el dolor en el pliegue del codo no se presenta en un primer momento, ya cuando el mismo se presenta suele estar acompañado de la pérdida de fuerza al doblar el codo y girar o supinar el antebrazo. Si el caso es una rotura de bíceps braquial al momento de la lesión es posible escuchar o percibir un chasquido en la región del codo que está acompañado de un descenso del vientre del músculo.

En caso de tendinopatías o microdesgarros del bíceps el dolor suele aparecer al realizar flexión de codo.

Normalmente las causas de estos problemas en el tendón del bíceps suelen estar asociadas a una sobrecarga constante del tendón o a un accidente que ocasiona una excesiva demanda sobre el bíceps que el tendón no puede soportar.

Conoce las diferentes lesiones del Bíceps distal

El bíceps braquial abarca toda la zona anterior del brazo insertándose en la región proximal del antebrazo, el mismo cuenta con un tendón en su porción distal que facilita el movimiento de flexión del codo. Esta estructura está expuesta a variedad de lesiones, conoce cuáles son, así como sus características y tratamiento en el siguiente vídeo:

Fracturas de la cabeza del radio y traumatismos (luxaciones)

Golpes, choques, accidentes o magulladuras en el codo, provocan inicialmente un dolor punzante en el codo que tendrá una ubicación del dolor distinta depende del tejido lesionado. Las lesiones frecuentes son las fracturas de la cabeza del radio y las luxaciones de codo. Cuando el dolor en el codo se debe a la dislocación o luxación en la articulación, el codo ya no se puede mover y se observa mal posicionado. A menudo es causado por una caída sobre la mano con el brazo sobre estirado, este es el mecanismo lesionante que conduce a la luxación del codo.

Cuando el dolor en el codo se debe a la dislocación o luxación en la articulación, el codo ya no se puede mover y se observa mal posicionado

Un hueso fracturado en el área de la articulación también puede ser la causa del dolor de codo, una lesión ósea muy frecuente es la fractura de la cabeza del radio, que, dependiendo de la magnitud de la lesión ósea, puede ser notable externamente o no. En ambos casos las estructuras anatómicas desplazadas en el codo deben reposicionarse, esto puede ser mediante el tratamiento conservador o quirúrgico, la elección del mismo dependerá directamente de la magnitud de la lesión presente. La fisioterapia como método de tratamiento o método de rehabilitación evita que la articulación se endurezca y favorece la recuperación de la persona afectada por las fracturas de la cabeza del radio entre otros problemas de salud.

Fracturas de codo, radio y cúbito - Tratamiento y cuidados para su recuperación

De las lesiones traumáticas en codo, las que más frecuentemente se presentan son las fracturas bien sea del hueso radio o el hueso cúbito, la regeneración del tejido no implica que la recuperación de las funciones, por ello la rehabilitación y la fisioterapia juegan un papel muy importante para lograrlo. Conoce el siguiente vídeo cuál es el tratamiento para estas fracturas y que cuidados debes llevar para lograr la recuperación:

 

Lesión del nervio cubital

Teniendo en cuenta que una gran cantidad de tendones y nervios discurren por la articulación del codo, por lo que estas estructuras son unas de las primeras en dañarse ante una lesión o accidente. Cuando aparece un dolor punzante de codo como un corrientazo, acompañado de entumecimiento y hormigueos que se extienden hasta el cuarto y quinto dedo de la mano, es probable que exista una lesión en el nervio cubital del brazo. 

El nervio cubital se extiende desde el brazo hacia la mano debajo del codo e inerva los músculos y tendones que movilizan a los dedos, por lo que ante una neuropatía cubital se presentan trastornos y debilidad en el agarre.

Esta afección puede ser causada, por ejemplo, por lesiones menores repetidas debido al estiramiento excesivo de los nervios, acciones particularmente comunes en los deportes de lanzamiento (beisbolistas, jugadores de balonmano, lanzadores de jabalinas o bala, jugadores de fútbol americano, etc.). Los cambios óseos en la articulación que ocurren por enfermedades como la artrosis y artritis, disminuyen el espacio por donde discurre el nervio provocando su estrangulamiento, así como el deslizamiento fuera del surco óseo del nervio cubital puede conducir al dolor en el codo.

Estiramientos y movilización del Nervio Cubital.

Los ejercicios neurodinámicos permiten aumentar el desplazamiento de nervios con la finalidad de recuperar la movilidad y el funcionamiento de dicha estructura, lo que disminuirá el dolor y los síntomas ocasionados por el mismo. Aprende a cómo realizarlos de manera correcta con el vídeo a continuación:

 

Osteocondritis disecante (OCD)

Es la causa menos común relacionada al dolor de codo, esta enfermedad articular causa daño óseo y en el cartílago, y además de ocasionar dolorosos síntomas genera una importante restricción y rigidez en la articulación del codo. Esta enfermedad pasa por un proceso (una necrosis ósea aséptica) que ocasiona el desprendimiento de un fragmento del hueso de la superficie de la articulación, el mismo se mueve libremente dentro de la cápsula articular pudiendo bloquear la articulación.

Dependiendo de la ubicación del fragmento, la extensión o la flexión del codo puede verse afectada.

Esta enfermedad degenerativa es mucho menos común en el codo que en las articulaciones de la extremidad inferior (cadera, rodilla, tobillo). El desprendimiento de los fragmentos óseos puede ser causado por una falta de riego sanguíneo, por una lesión por caída (trauma, accidente, etc.). Así como también los microtraumas repetitivos pueden favorecer su aparición. Los jugadores jóvenes de béisbol o de tenis y los niños de 6-10 años frecuentemente son los afectados por esta enfermedad. Sin embargo, el cambio necrótico en el tejido óseo desde el cual se libera el fragmento óseo se debe principalmente a la sobrecarga de una articulación.

Si la osteocondritis disecante (OCD) ocurre en niños, la terapia quirúrgica generalmente no es necesaria, ya que la inmovilización y el entrenamiento terapéutico a retroceder los avances de la enfermedad y ayuda a sanar nuevamente el fragmento generado.

Ahora bien, si esta se presenta en pacientes mayores de 20 años, la cirugía es necesaria. Esta operación se puede realizar artroscópicamente y con ella se puede volver a fijar o eliminar el fragmento óseo según el tamaño, para evitar bloqueos y daños en la articulación.

Pasos a seguir en el tratamiento si tienes Osteocondritis disecante

No sólo la articulación del codo puede verse afectada, articulaciones como la rodilla y tobillo también pueden verse comprometidas por esta enfermedad articular. Obtén más información sobre la osteocondritis disecante en el siguiente vídeo, en el cual se ofrecen mayores detalles sobre cómo se origina, cuál es su sintomatología y cómo es posible tratarla:

Dolor de codo - ¿Qué puede ser?

Estas son algunas de las causas frecuentemente asociadas al dolor en el codo, sin embargo, existen otras, si deseas conocer cuáles son y si padeces alguna de ellas, te recomendamos darle un vistazo al siguiente vídeo en donde se ofrecerá información detallada de las posibles enfermedades y los diagnósticos frecuentes de esta dolencia:

Incidencia y prevalencia del dolor de codo

Entre los tipos de dolores más frecuentes encontramos que el dolor lateral de codo prevalece en la población con 1-3% y una incidencia de 4-7/1000 al año. Esta dolencia se ve relacionada a la interrupción del sueño, incapacidad para usar la mano y deterioro de la salud psicológica (ansiedad o depresión) lo que afecta consecuentemente el funcionamiento de las actividades de la vida diaria en el hogar o el trabajo.

En cuanto a las actividades deportivas la incidencia y la prevalencia del dolor en el codo son muy altas en el tenis, el béisbol y el softball con un porcentaje entre 12-17%.

De las personas afectadas por esta dolencia encontramos al beisbolista profesional Paul Goldschmidt quien en el presente años tuvo que dejar sus prácticas deportivas por referir esta dolencia.

Prevención del dolor de codo

Algunas causas de dolor en el codo no pueden prevenirse, por ejemplo, los signos de desgaste en la articulación ocasionados por la osteocondrosis disecante, difícilmente se pueden evitar. Sin embargo, en la mayoría de los casos existen algunos consejos y reglas sobre cómo prevenir el desarrollo de esta dolencia.

La primera medida de prevención es que la articulación no deba estresarse demasiado y, sobre todo, no de manera incorrecta con un mal gesto o técnica deportiva durante un período prolongado.

Por lo tanto, deportes como el tenis o el golf no deben practicarse en exceso. Si estas disciplinas deportivas causan dolor, no deben continuarse sin antes realizar cambios, como ajustar la técnica y la intensidad del entrenamiento, en ocasiones puede ser suficiente cambiar la raqueta o el palo de golf. Otras recomendaciones oportunas para prevenir esta dolencia son: 

  • Descansos durante el entrenamiento: el estrés permanente puede provocar tensión muscular que conlleve a la aparición de tendinopatías, por lo que es muy importante el uso.
  • Mantenga una postura adecuada: una postura erguida y la incorporación de ejercicios posturales a sus actividades deportivas, evitará la aparición de movimientos compensatorios que afecten la salud de los codos.
  • Evite movimientos monótonos y unilaterales: aprenda a levantar objetos distribuyen el peso en ambos brazos, manteniendo una muñeca recta y estable, con ello reducirá la tensión ejercida sobre la articulación.
  • Entrenamiento de la musculatura del antebrazo: realizar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento de la musculatura del antebrazo, previene la sobrecarga de los tendones que se originan en los codos.
  • Cambiar la posición de trabajo y de estudio de vez en cuando, integrando pausas activas para evitar estresar las estructuras articulares.

¿Cómo se diagnostica el dolor de codo? 

En muchos casos el examen físico, el movimiento y las pruebas funcionales, así como la información de la entrevista de anamnesis son suficientes para que el médico o fisioterapeuta determine la causa del dolor en el codo. Si no es así, o si hay dudas sobre el diagnóstico, se utilizan exámenes clínicos o de imagen adicionales según sea el caso.

Por ejemplo, las patologías en el tejido óseo, pueden demostrarse o excluirse como la causa del dolor mediante un examen de rayos X.

Un examen de ultrasonido o ecografía de la articulación del codo, ayuda a la detección de bursitis olecraniana. Ocasionalmente, es posible que se requiera resonancia magnética (RM) o tomografía computarizada (TM) para aclarar el diagnostico. La lesión del nervio cubital se puede determinar con la ayuda de electromiografía (EMG)
En caso de presentar derrame o inflamación articular, el médico puede extraer el líquido recogido por punción (artrocentesis) para examinarlo más de cerca en el laboratorio. Al mismo tiempo, esta punción alivia la tensión en la articulación y, por lo tanto, poder ser usado también como un método de tratamiento ya que tiene beneficios terapéuticos.

Tratamiento médico para el dolor de codo

La atención médica se efectúa tan pronto como se diagnostique la causa del dolor de codo, el médico especialista en el tratamiento de esta afección, el cual generalmente se trata de un cirujano ortopédico o traumatólogo, puede determinar el abordaje médico dependiendo de la causa. Algunos ejemplos de estas medidas terapéuticas son:

  • Un codo de tenista o de golfista (epicondilitis lateral o medial) generalmente se trata de forma conservadora inmovilizando y protegiendo la articulación con alguna órtesis. Adicionalmente, el médico también podrá indicar medicamentos para aliviar el dolor (como ácido acetilsalicílico, diclofenaco) en forma de tabletas o gel, las cuales ayudan contra esta dolencia. Las inyecciones de un anestésico con cortisona directamente en la articulación son una opción si las medidas anteriores no surten efecto. Finalmente, si no se logran obtener cambios significativos, se opera el brazo con codo de tenis o de golfista.
  • En caso de bursitis, los médicos suelen seleccionar un abordaje conservador, el mismo consiste en inmovilizar la articulación, la indicación de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos y, si en caso de una inflamación severa, una punción para extraer el líquido de la bursa se convierte en una opción. La cirugía es solo la última opción y la misma consiste en una resección completa de la bursa (bursectomía).
  • El dolor debido a una dislocación o luxación, requiere una reducción de la luxación mediante el ajuste profesional de las estructuras realizado por el traumatólogo.
  • El abordaje médico en caso de osteocondritis disecante es conservador, solo cuando aparecen cuerpos articulares libres o cuando se producen bloqueos articulares se realiza una cirugía.

¿Cómo es la cirugía del dolor de codo?

En la mayoría de los casos, se puede lograr una mejora permanente con la terapia conservadora, pero si esta no elimina adecuadamente la dolencia, se pueden considerar medidas quirúrgicas. Los siguientes métodos de tratamiento quirúrgico son los más indicados:

  • Artroscopia de la articulación afectada.
  • Osteotomía (corte de huesos o extracción de una parte ósea, por ejemplo, para el dolor causado por la artritis o osteoartritis).
  • Reemplazo articular (prótesis).
  • Una incisión transversal o longitudinal en el tendón afectado (tenotomía).
  • Denervación de los nervios en el área afectada. 
  • Extracción de bursas inflamadas (bursectomía).
  • Reparación del tendón en caso de rotura bíceps braquial.
  • Reducción y estabilización de fragmentos óseos mediante osteosíntesis en caso de fracturas del hombro.

Tratamiento de Fisioterapia para el dolor de codo

Una vez establecidas las causas que dieron origen a esta dolencia, el fisioterapeuta procederá a desarrollar un plan terapéutico adaptado a las características del paciente afectado, el cual está orientado a la solución de las causas y la analgesia de dolor y otros síntomas. Son variadas las técnicas y herramientas terapéuticas disponibles, las cuales son adaptadas y reforzadas desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia integrativa. A continuación, te nombramos los tratamientos terapéuticos más usados en caso del dolor de codo:

  • Terapia cognitivo conductual para el manejo del dolor.
  • Los ejercicios de estiramiento y flexibilización.
  • Ejercicios de Neurodinamia.
  • Crioterapia y termoterapia.
  • Relajación miofascial.
  • El ejercicio terapéutico.
  • EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular) 
  • Punción seca.
  • Kinesiotaping.
  • Gimnasia postural y reducación postural global (RPG)
  • Ondas de choque.
  • Fitoterapia y plantas medicinales.
  • Asesoría nutricional.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para el dolor de codo

Nuestro portal de YouTube FisioOnline tiene como objetivo principal suministrar información verificada por profesionales de salud expertos en distintas áreas, la cuál te ayudará a reducir los síntomas y las molestias que estén afectando tu salud y calidad de vida. En casos como estos te queremos enseñar como aliviar el dolor de codo.

Dolor de codo ¿qué puedo hacer para mejorarlo? Claves, consejos, tips y ejercicios

Sabemos que estas dolencias pueden resultar altamente molesto, por lo que muchos se preguntaran que pueden hacer por si mismos para reducirlo. Si es tu caso, en el siguiente vídeo te mostraremos las técnicas terapéuticas necesarias para aliviarlo, tales como: estiramientos, ejercicios y consejos para estas molestias.

Ejercicios neurodinámicos para el dolor de codo

La efectividad de los ejercicios neurodinámicos para la analgesia de este tipo de dolor, es indiscutible es por ello que te mostramos en el siguiente vídeo cómo realizarlos de manera correcta:

Dolor de codo - Cómo, cuándo y por qué usar órtesis

En ocasiones será necesario el uso de órtesis de codo, para reducir el dolor y las molestias en el mismo, descubre cuál es tu caso con ayuda del siguiente vídeo: 

Pronóstico del dolor de codo. ¿Cuánto tarda en curarse?

En dolor de codo producto de lesiones estructurales en la articulación suelen tener un buen pronóstico con los tratamientos adecuados. Por ejemplo, una tendinitis o tendinopatía puede durar unas semanas o algunos meses en reducir eficazmente sus síntomas, ahora bien, en caso de fracturas en alguno de los huesos que constituye el codo el tiempo de curación es mayor, aunque los síntomas pueden disminuirse en menor tiempo en algunos casos, esto depende de varios factores no sólo relacionados al tipo de fractura sino también de las características individuales del paciente.  
Ahora bien, si las causas que dan origen al malestar están relacionada a enfermedades sistémicas como la artritis o la osteocondritis, el tiempo de curación va a variar dependiendo de la evolución de la enfermedad asociada. Siendo de vital importancia en ambas situaciones la colaboración por parte del paciente afectado, sólo el cumplimiento de las medidas establecidas durante la terapia y el seguimiento de las mismas podrá lograr la erradicación del dolor en el codo.