Encuentra tu clínica más cercana

Mapa de provincias de España A CORUÑA PONTEVEDRA OURENSE LUGO ASTURIAS LEÓN ZAMORA SALAMANCA CÁCERES BADAJOZ HUELVA SEVILLA CADIZ CANTABRIA PALENCIA VALLADOLID ÁVILA TOLEDO CIUDAD REAL CÓRDOBA MÁLAGA BURGOS SEGOVIA SORIA VIZCAYA GUIPUZCOA ÁLAVA LA RIOJA MADRID NAVARRA GUADALAJARA CUENCA ALBACETE JAÉN GRANADA ALMERÍA MURCIA HUESCA ZARAGOZA TERUEL CASTELLÓN VALENCIA ALICANTE LLEIDA TARRAGONA BARCELONA GIRONA SANTA CRUZ DE TENERIFE LAS PALMAS BALEARES CEUTA MELILLA
Otras patologías y lesiones

Sexualidad

La sexualidad juega un papel sumamente importante en la calidad de vida de una persona. La fisioterapia te ofrece técnicas y ejercicios que son de ayuda ante la aparición de lesiones o patologías que pueden afectar la sexualidad.

La sexualidad es mucho más que relaciones sexuales. Desde un punto de vista evolutivo, puede significar reproducción, sin embargo, la sexualidad tiene un significado muy amplio que va desde el deseo, la identidad y roles de género, comportamiento y los órganos sexuales y sensoriales que intervienen en el acto sexual y en la posibilidad de procreación, por lo que no se debe tomar como único significado el puro acto sexual. En el presente artículo tratamos de sintetizar todos los aspectos relacionados con la sexualidad para lograr comprenderla mejor:

¿Qué es la Sexualidad?

Su definición es muy amplia, si no vamos hacia su significado etimológico que proviene del latín “sexus” que denota la existencia de (al menos) dos géneros humanos para lograr la reproducción: masculino y femenino; enlazado a los sufijos “alis” que significa relación y “dad” que significa cualidad se puede decir que su significado es: característica o cualidad del sexo cada persona. La sexualidad engloba todo un abanico de características, sensaciones y acciones diferentes y es mucho más que un "simple" acto sexual o una función corporal que puede ser normal o alterada. La sexualidad acompaña a las personas durante toda la vida, pudiendo cambiar en cada etapa de nuestras vidas, es una necesidad básica esencial y parte de nuestra personalidad, sobre todo dentro de una relación sexual. Sin embargo, la sexualidad y el deseo de pareja también deben ser llevados por el amor, la conexión y el afecto y no deben reducirse al puro acto sexual. 

La sexualidad engloba todo un abanico de características, sensaciones y acciones diferentes y es mucho más que un "simple" acto sexual..."

En un sentido más amplio, la sexualidad significa todo lo que tiene que ver con la identidad de género, orientación sexual y los roles de género. Los cambios por los cuáles pasan los órganos sexuales en las etapas del crecimiento, así como la función de los órganos sensoriales, el cerebro como centro de control de la experiencia y el comportamiento sexual, juegan un papel esencial en términos de sexualidad. La comunicación y las relaciones (por ejemplo, cercanía, seguridad, confianza) forman parte de la sexualidad tanto como el placer y la posibilidad de procreación. En la antigüedad, la sexualidad sólo por placer era considerada pecado en algunas culturas que consideraban al sexo como un método exclusivo para concebir; tampoco existía la diversidad sexual por lo que la homosexualidad era socialmente inaceptable, mientras que, en algunas culturas como la griega, el sexo por placer, la prostitución y la homosexualidad eran socialmente aceptadas. Aunque en la actualidad sigan existiendo personas con formas de pensar que limitan la expresión sexual de otros, tener el conocimiento de esta desde una temprana edad, permite un mejor entendimiento, mayor seguridad y un desarrollo saludable de la misma durante su vida con otras personas, más allá de los rígidos estereotipos.

Desarrollo de la sexualidad ¿Cuándo comienza y cuando termina?

Su desarrollo es gradual y comienza desde el momento en que nacemos e interactuamos con otras personas:

  • Desde el nacimiento hasta los 2 años de edad: en las primeras semanas y meses de vida, el contacto físico es vital para el saludable desarrollo sexual de los niños. Si los padres tocan a su hijo, lo acarician y lo besan con ternura, éste experimenta calidez, amor y seguridad, porque percibe mucho a través de la piel. Algunos bebés buscan consuelo tirando de sus piernas hacia el cuerpo o gritando violentamente. De esta manera, el reflejo de excitación puede activarse a través de receptores profundos en los músculos. En las niñas, fluye más sangre hacia el tejido eréctil del clítoris y los labios vaginales externos e internos, en los niños hacia el tejido eréctil del pene. El niño percibe la sensación como agradable y puede aumentarla e intensificarla con el movimiento.
  • Niños de 2 a 6 años: a esta edad, las niñas y los niños se dan cuenta de sus propios desechos corporales. Examinan sus deposiciones y acompañan con curiosidad a los padres al baño. Están cada vez más interesados en el género de sus padres. Observan y descubren por qué mamá, papá o hermanos son diferentes y comienzan a reconocer que su sexo es como el de la mamá o el del papá. Los padres a menudo reconocen una diferencia de género en la ejecución de juegos infantiles de cada género como con objetos tales como muñecas o carritos, con los cuáles forman su propio ego, identidad sexual, a través del género.
  • Niños de 6 a 10 años de edad: en esta etapa de la vida, los niños comienzan a desligarse del estrecho vínculo que tenían con sus padres, siendo la relación con otras personas a su alrededor más importante. Por ejemplo, los niños escolares idealizan y adoran a su maestro e intensifican el contacto con sus compañeros. Hacen amistades o se enamoran de niños del mismo sexo o del sexo opuesto, y juegan con su rol de género a gusto al principio. Pero progresivamente los sentimientos de vergüenza se despiertan y los niños comienzan a cambiar su comportamiento habitual y a distanciarse. La mayoría de las niñas y niños se están dando cuenta gradualmente de que pueden desencadenar, aumentar y descargar su excitación por su cuenta. En esta fase, sería apropiado que los padres, incluso sin que el niño muestre un interés claro, leer libros para niños sobre educación de salud sexual y transmitirles lo que les parece importante para fomentar el desarrollo de su sexualidad.
  • Adolescentes entre 11 – 13 años de edad (adolescencia temprana): en esta etapa los cuerpos de niñas y niños cambian en poco tiempo sin que ellos puedan hacer nada a favor o en contra de tales cambios. Durante este período de agitación, los adolescentes se sienten divididos entre la infancia y la edad adulta, lo que puede desencadenar cambios de humor drásticos. Además, su sexualidad les impulsa hacia una fase de autoexploración (masturbación) acompañada de una mayor percepción de estímulos sexuales, que los impulsa a establecer una relación amorosa fuera de la familia.
  • Adolescentes entre 14 – 17 años de edad (adolescencia media): la autoestima es más inestable, y en esta fase los jóvenes buscan la cercanía de sus pares que les den confirmación y apoyo. Con respecto a sus órganos sexuales, estos se encuentran plenamente desarrollado y preparados para la reproducción, por lo cual el deseo sexual aumenta, por lo cual el desarrollo de las primeras relaciones sexuales no es infrecuente. 
  • Adolescentes entre 17 – 21 años de edad (adolescencia tardía): se podría decir que en esta etapa se ha completado el desarrollo de la sexualidad, tanto físicamente como psíquicamente. Por lo que se sienten con la seguridad de tener relaciones sexuales maduras y seguras con otra persona. La atracción ya no es derivada solamente de los institutos o impulsos, sino que además, existes otros aspectos que conllevan a entablar una relación (confianza, reciprocidad, seguridad, características sociales etc.). 

El desarrollo no termina ni en la etapa media de desarrollo, ni con la mayoría de edad. Sin duda, los jóvenes pueden centrarse en las etapas de desarrollo posconvencionales. Así como los adultos pueden quedarse atascados en los niveles de niños y adolescentes. Incluso como adultos, nuestro desarrollo sexual puede progresar más. Durante ciertos periodos que aparecen en la adultez, como la menopausia, se presentan variedad de cambios físicos. Y dependiendo de los cambios físicos y hormonales presentes, los factores sobre la sexualidad y la experiencia durante el sexo cambian.

El desarrollo de la sexualidad no termina ni en la etapa media de desarrollo, ni con la mayoría de edad..."

¿Qué órganos intervienen en la sexualidad?

Como comentamos la expresión de la sexualidad tiene muchas caras, cuando es expresada mediante el acto sexual, muchos procesos fisiológicos interactúan entre sí para lograr que tal evento ocurra satisfactoriamente. La expresión de la sexualidad mediante el acto sexual es posible mediante la interacción de diferentes hormonas, nervios, glándulas, órganos sexuales y la compleja integración de los estímulos que realiza el cerebro. 
Inicialmente las hormonas (testosterona, estrógeno, oxitocina, androstenona) juegan un papel importante, no solo aseguran la producción de óvulos y espermatozoides, además, estas células mensajeras aumentan el deseo, aumentan la sensación de placer, y nos hacen sentir eufóricos, preparando así a todo el organismo para el coito. Igual de importantes son las vías nerviosas que transmiten estímulos y señales desde los ojos, nariz, oídos, lengua, labios, piel, pene y clítoris al cerebro. Las señales se evalúan en la cabeza y se traducen en una sensación de excitación sexual. 
Además, mientras que algunas ramificaciones del sistema nervioso aumentan la frecuencia respiratoria y aceleran los latidos del corazón, otras hacen que los músculos del suelo pélvico de la vagina se contraigan o que los músculos del pene lo pongan rígido, aumente la llegada de sangre a los órganos sexuales (genitales) en cuestión de segundos durante el acto sexual, lo que hace que se hinchen. Aquí también entran en juego varias glándulas que producen y excretan secreciones como el líquido seminal; y que suministran o producen fragancias especiales para atraer a la pareja, llamadas feromonas.
Cuando estamos enamorados o atraídos por otra persona: su mirada intensa, su aroma tentador o un pensamiento sobre esa persona, resultan ser estímulos simples que son suficientes para poner en marcha todos los procesos de nuestro cuerpo, hasta que la excitación física alcance su clímax y conlleve al orgasmo.

¿Qué es el suelo pélvico?

Existen un grupo de músculos que permiten que el acto sexual se lleve a cabo, pero este grupo muscular no sólo se ocupa de cumplir esa función, además, brinda la estabilidad necesaria para mantener otras funciones viscerales en óptimo desarrollo. Conoce en el siguiente vídeo cuales son estas funciones y como son desarrolladas por el suelo pélvico:

¿Qué factores influyen en el desarrollo de la sexualidad?

Los comportamientos sexuales y nuestra experiencia personal se basan en la fluida interacción de variedad de factores internos (como los que mencionamos previamente) y externos tales como:

  • Factores físicos como la sensación del tacto, la excitabilidad sexual, el propio sentimiento corporal y la interacción de las hormonas. Ciertas patologías, el uso de medicamentos, el consumo de alcohol, de cigarrillos o drogas influyen en el desarrollo de estos factores físicos y pueden conducir a disfunciones sexuales.
  • Factores mentales si estamos estresados, enamorados, molestos o equilibrados; si tenemos miedo al fracaso, inseguridad o expectativas y presiones demasiado altas para expresar la sexualidad, por ejemplo: sufrir si no hay experiencia sexual.
  • Factores sociales, es decir, el entorno, la cultura y la sociedad, (por ejemplo: la crianza recibida desde casa), si hablas de tus experiencias sexuales, deseos y problemas (con tu pareja), si el sexo es tolerado socialmente antes del matrimonio (según tus creencias), si te muestras libremente en público, si has sido recibido educación de salud sexual en la escuela o si todo esto es un tema tabú.

Cuánta sexualidad o lo que uno percibe como sexualmente estimulante depende en última instancia de la educación y la cultura en la que uno creció, algunos ejemplos son: el hecho de que los hombres en China encuentran extremadamente sensuales los pies de sus posibles parejas sexuales, mientras que en Europa los senos son muy importantes, otro ejemplo es que, en África, las nalgas o glúteos juegan un papel importante en la atracción sexual. Pero también los modelos a seguir y los estándares dados en los medios de comunicación sobre quién y qué es sexualmente atractivo (y qué no lo es) resultan ser factores que dan forma a la conciencia social y personal de la sexualidad. 

¿Qué es la orientación sexual?

La orientación sexual significa el sexo por el que alguien se siente atraído sexualmente con sus sentimientos y deseos. Las orientaciones sexuales básicas incluyen la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad y, para muchos expertos sexólogos, también la pansexualidad y la asexualidad.

Heterosexualidad

La heterosexualidad significa que alguien se siente atraído por personas del sexo opuesto. Debido a que esta orientación es tan común, durante mucho tiempo en algunas culturas se la ha considerado una orientación "normal".

Homosexualidad

Alguien se siente atraído sexualmente por personas del mismo sexo (homo significa literalmente: igual). En el lenguaje común, el término "gay" se ha establecido para la homosexualidad masculina y "lesbiana" para la mujer. En el pasado, las tendencias y acciones homosexuales se consideraban patológicas y se tipificaban como delito en muchos países. Hoy, tanto en la medicina como el sistema legal se entiende a la homosexualidad como una variante normal de la orientación sexual, que también se puede encontrar en todas las culturas de la humanidad.

Bisexualidad

Interés sexual por personas de ambos sexos (masculino y femenino). La mayoría de los bisexuales manifiestan una preferencia por un género. También son consideradas personas bisexuales a las personas con una orientación fundamentalmente heterosexual que también tienen experiencias homosexuales a lo largo de sus vidas. Así como existen personas interesadas en su mismo sexo durante su juventud y que no lo están todavía en la edad adulta.

Pansexualidad

La pansexualidad significa que alguien se siente atraído emocional y sexualmente y puede enamorarse de personas de cualquier género. A diferencia de las personas bisexuales, además de hombres y mujeres, también ser transgénero, intersexual y hermafrodita. El deseo, sin embargo, solo se relaciona con los humanos adultos, por lo que no se extiende más allá de los límites de edad o especie.

Asexualidad

La asexualidad se refiere a la ausencia de cualquier deseo de interacción sexual. La asexualidad ahora se considera la cuarta forma de orientación sexual junto con la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad. Los asexuales no están interesados en el sexo, pero como todas las demás personas pueden tener una libido generalizada, es decir, una ocurrencia espontánea de excitación o la necesidad de masturbarse. La asexualidad tampoco descarta la asociación y las atracciones románticas. Muchos asexuales desean las relaciones sobre una base generalmente puramente platónica. 

¿Qué es la diversidad sexual?

Es un término que engloba las diferentes expresiones de la sexualidad, las cuales van más allá de la idea tradicional de hombre-mujer y cómo relaciona su cuerpo en un contexto especifico. En la siguiente infografía podrás observar las diferentes expresiones de la sexualidad y su significado:

Diversidad sexual

Disfunción sexual: ¿qué es?

En ocasiones la expresión de la sexualidad puede verse alterada por una disfunción sexual, la misma puede ocurrir en diferentes etapas de la respuesta sexual, como trastornos del deseo sexual, excitación sexual (disfunción eréctil), coito doloroso (dispareunia, vaginismo) u trastornos del orgasmo (ausencia después de una etapa de excitación o anorgasmia). Afectan tanto a hombres como a mujeres. Un ejemplo en los hombres son los orgasmos prematuros (eyaculación precoz) y la disfunción eréctil; mientras que las mujeres pueden experimentar dolor durante las relaciones sexuales, por ejemplo, como resultado sequedad vaginal, cambios hormonales (por la menopausia, el embarazo o la lactancia), vaginismo o asociada a una enfermedad de transmisión sexual.

¿Qué causa una disfunción sexual?

La disfunción sexual puede tener causas físicas, sin embargo, los factores interpersonales, psicológicos y los conflictos internos son los más frecuentes. Esto incluye, por ejemplo, la “insatisfacción” con la pareja, que también se puede expresar a nivel sexual. La disfunción sexual puede estar asociada con altos niveles de estrés psicológico, miedo al fracaso y desconfianza que pueden hacer que se sienta inseguro, llevar a comportamientos temerosos y de evitación del acto sexual. Otras cargas y circunstancias psicológicas y sociales representan una influencia negativa significativa, que van desde estrés, falta de información, ideas poco realistas sobre el sexo, hasta experiencias sexuales traumáticas en el transcurso de la vida (por ejemplo, abuso). También puede haber varias causas. Las causas físicas incluyen enfermedades del sistema cardiovascular o del metabolismo (desórdenes o deficiencias hormonales), así como también las trastornos mentales; estas disfunciones pueden ser influenciadas por el uso de drogas o sustancias dañinas para la salud como el alcohol.

¿Qué debo hacer para tener una sexualidad saludable?

Con todo lo anteriormente expuesto queda claro que la sexualidad no es sólo sexo, por lo que la prevención de patologías u embarazos no son las únicas medidas para lograr una sexualidad saludable. Teniendo en cuenta toda la variedad de factores que están implicadas, podemos decir que para lograr una sexualidad sana es necesario.

  • Explora tu cuerpo, conócelo y trata de amarlo tal y como es.
  • Para disfrutar la actividad de tu sexualidad es necesario identificar las zonas erógenas de tu cuerpo.
  • No permitas que creencias infundadas inhiban el desarrollo de tus relaciones sexuales.
  • Incentiva y alimenta tu autoestima, la expresión de la sexualidad no tiene tanto que ver con las características físicas, sino con la actitud con la que la desarrollas.
  • Comunica tus deseos, gustos y pon limites (si es necesario) a tu pareja.
  • Visita con regularidad el médico especialista en el cuidado de tus órganos sexuales, esto con la finalidad de prevenir el desarrollo de trastornos o enfermedades que entorpezcan la actividad sexual y reproductiva.

Ejercicios y otros autocuidados para la Sexualidad

Siempre buscamos las maneras de brindarte información sobre los principales y más fáciles métodos terapéuticos para mejorar tu salud y promover tu bienestar. Con ese objetivo tenemos variedad de vídeos informativos en nuestro portal FisioOnline en YouTube que te pueden ser de utilidad.

¿Cómo localizar, sentir y diferenciar los músculos del suelo pélvico?

Un suelo pélvico sano permite tener una mejor salud sexual, pero para tratarlo es importante que antes logres identificarlo, por ello te dejamos a continuación un vídeo con información sobre la ubicación de este grupo muscular, así como además, unas simples directrices y consejos que te ayudarán a conocer cada una de las estructuras que lo componen:

Fortalecer tu suelo pélvico - Ejercicios de Kegel para principiantes

Una vez detectadas las zonas a trabajar, te recomendamos ver en el siguiente vídeo, en donde obtendrás valiosa información sobre cómo realizar ejercicios de Kegel desde el nivel principiante. Estos ejercicios ayudarán en caso de padecer una disfunción como el vaginismo, ya que la realización de ellos favorece la normalización del tono muscular pélvico y aumenta la llegada de flujo sanguíneo a la zona, lo que repercute positivamente en la percepción del dolor y normaliza la contracción muscular en la vagina: 

Aprende 3 ejercicios hipopresivos para trabajar tu abdomen 

La salud de los músculos de la región pélvica puede verse mejorada por los ejercicios hipopresivos por lo cual te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde podrás observar y aprender cómo se realizan de manera adecuada estos ejercicios con unas simples y sencillas directrices dadas por un profesional fisioterapeuta:

Contenido relacionado con Sexualidad