Reuma

Puntos gatillo-Síndrome de Dolor miofascial

La recuperación del dolor miofascial y el tratamiento a los puntos gatillo es mucho más efectivo, cuando el paciente conoce qué cosas debe hacer y qué no, mientras sigue su tratamiento desde la fisioterapia
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Indice de Contenidos[mostrar]

Muchas veces habrás experimentado dolor muscular, que no sabes ni la causa ni como aliviarlo. Existen grandes cantidad de lesiones que se pueden presentar en estos tejidos, sin embargo cada uno tiene síntomas y signos clínicos característicos que permiten su identificación, es por eso que es importante destacar una de las posibles causas de tu dolor, siendo resaltante los puntos de gatillo y el síndrome de dolor miofascial, que si bien pueden parecer similares, cada uno tiene características diferentes.

Datos Anatómicos relevantes

Antes de definir todos los aspectos relacionados con los puntos de gatillo, es importante recalcar los tejidos que se encuentran involucrados en este tipo de lesión para poder entender cómo se afecta su funcionamiento. 

Músculos

Los músculos son tejidos compuestos de miocitos que se clasifican en varias categorías, pero en este caso es necesario mencionar su clasificación según las partes que la componen y de acuerdo a su acción.

anatomia de puntos de gatilloPartes de los músculos:

  • Cuerpo o vientre muscular, es la parte más prominente y central del músculo.
  • Extremos, son dos y se encuentran a cada lado.

Acción y función de los músculos:

  • Según su acción se dividen en agonistas y antagonistas, y en otro grupo denominado sinergista, es decir que trabaja en conjunto con otros.
  • De acuerdo a su función, podemos encontrar los que se encargan de flexión, extensión, abducción, aducción, rotación interna y externa.

Pero, ¿Cómo funcionan los músculos? Estos tejidos se componen además de las células, de otras estructuras como las miofibrillas, las proteínas actina, miosina y tropomiosina, los fascículos, y unas capas que dividen a las partes mencionadas anteriormente. Estas partes se activan mediante un impulso eléctrico que proviene de los nervios y que se transmite gracias a la unión neuromuscular, una vez que esto se da, se desencadena una serie de deslizamientos para producir la contracción muscular y luego enviarla hacia los tendones para ejecutar el movimiento final.

Fascia

Las fascia es un componente esencial para todos los demás órganos del cuerpo, ya que esta comprende un conjunto de células con capacidades elásticas y fibrosas, que además contiene colágeno, lo que permite crear una membrana capaz de envolver no solo a músculos sino a dar sostén a estructuras como los vasos sanguíneos, última capa de la piel y las vísceras. 

Destacando entre sus funciones facilitar el movimiento natural de las estructuras donde se encuentra, proteger a los distintos tejidos, disminuir la fricción y el roce, ser un medio de sostén y finalmente impedir la transmisión de las sustancias que se producen en casos de hematomas y procesos infecciosos.

Tendones

Los tendones son tejidos resistentes, conformados por colágeno y fibras, ya que estas deben transmitir la fuerza que proviene de los músculos para luego enviarla hacia los huesos. Es decir, que los tendones son los que conectan los músculos con las estructuras óseas.

¿Qué es un punto de gatillo?

Los puntos de gatillo son también llamados como puntos dolorosos, ya que el principal síntoma que producen es el dolor. Esta entidad clínica ha sido definida muchas veces, pero en realidad el primero en describirla fue un alemán que se percató de que los músculos podrían sufrir de unas zonas más sensibles que otras y que además al tocarlas se percibían más duras que el resto del tejido.

Tiempo después, aproximadamente a mediados de los años 1900 fue que se nombraron como “Trigger points” o lo que es lo mismo puntos de gatillo. En ese tiempo el tratamiento se basaba en la introducción de sustancias mediante una inyectadora, pero luego se dieron cuenta que las técnicas de masaje funcionaban para su alivio. 

Entonces, los puntos de gatillo son considerados como una zona de hipersensibilidad, que ocasiona dolor, rigidez, una banda tensa en el vientre muscular y además limitación de los movimientos que realiza el músculo afectado.

Clasificación de los puntos de gatillo

Los trigger points se pueden presentar de tres formas, y cada uno de ellos tiene características diferentes, que ayudan a su identificación. Es por eso que es necesario nombrarlos de forma separada:

  • Punto activo: es un dolor constante que se mantiene en el tiempo y que puede incrementar ya sea con la palpación o con el movimiento.
  • Punto secundario: son denominados de esa forma ya que se producen como una respuesta a la sobrecarga que generó el primer punto.
  • Punto satélite: se forman adyacentes a los puntos activos, pero a diferencia de estos, solo se manifiestan cuando se tocan.

¿Cómo saber si tengo un punto de gatillo?

Los puntos de gatillo pueden ser identificados por la persona, ya que lo primero que generan es dolor, acompañado de sensibilidad a la palpación. Además podrá experimentar dificultad para movilizar la región, ya que la contracción fisiológica del músculo se encuentra restringida. Otro factor a tomar en cuenta es la banda tensa que se percibe al palpar el vientre muscular, al igual que el dolor referido y el espasmo que se desencadena al tocarlo. 

“Muchas son las lesiones que pueden afectar a los músculos, sin embargo los puntos de gatillo y el síndrome de dolor miofascial son unos de los frecuentes en la población”

¿Dónde se encuentran los puntos de gatillo?

Estas lesiones son típicas en deportistas, pero también en aquellas que realizan trabajos en los cuales se debe mantener una posición por un tiempo duradero, por lo que son muchos los músculos que se pueden afectar. Resultando algunos más propensos que otros, ya que son los que se encargan de controlar la postura. Estos son los músculos conocidos como tónicos, y son los que generalmente más se afectan por la aparición de puntos dolorosos:

  • Cervical y cabeza: esternocleidomastoideo, esplenio, escaleno, elevador de la escápula, suboccipital, temporal, masetero, cervical posterior y semiespinal del cuello.
  • Hombro, tórax y espalda: supraespinoso, infraespinoso, romboides, iliocostal lumbar, trapecio y pectoral mayor.
  • Piernas: tibial anterior, cuádriceps, glúteos, aductores, gastrocnemio y peroneo lateral largo.
  • Brazos: músculos extensores de los dedos.

ubicacion de los puntos de gatillo

 ¿Por qué se producen los puntos de gatillo?

Estos puntos son característicos de los músculos, es decir que para producirse debió ser producto de una contracción sostenida de cierto grupo muscular, por lo que sus causas generalmente se relacionan con estos problemas. Siendo sus causas más frecuentes las mencionadas a continuación:

  • Posturas mantenidas por muchas horas, puede ser al dormir, trabajar o al realizar diferentes actividades cotidianas.
  • Movimientos repetitivos. Esta causa puede ser tomada en cuenta, sin embargo suelen ser el causante de distintas lesiones, por lo que debe ser analizado de manera detallada junto con todos los demás factores.

Factores de riesgo

Ya hemos mencionado cuales son algunos de los causantes de los puntos dolorosos, sin embargo existen otros factores que deben ser considerados, ya que aunque no lo producen directamente si pueden predisponer al tejido a estas lesiones. Esos factores son los siguientes:

  • Situaciones de estrés.
  • Alteraciones metabólicas que involucran al calcio.
  • Trastornos neurológicos.
  • Hipertensión arterial.

¿Cómo se previenen los puntos de gatillo?

Al ser lesiones de los músculos, estos pueden ser prevenidos mediante cambios en las rutinas de trabajo y de ejercicios, ya que estos puntos dolorosos son productos de contracciones prolongadas en el tiempo. Por eso es recomendable que se realicen estiramientos, automasajes, ejercicios de respiración y diversas actividades recreativas que permitan al individuo sentirse tranquilo y relajado. Y así mismo, se disminuya la tensión muscular ocasionada por mantener una misma postura.

Prevalencia de los puntos de gatillo

Los músculos son tejidos que se pueden lesionar de manera frecuente ya que son utilizados cada vez que realizamos actividades, ya sea de manera consciente o inconsciente. En el caso de los puntos de gatillo, estos pueden afectar a cualquier persona sin importar el sexo, sin embargo es más propenso que aparezca en los deportistas y en todas aquellas personas que laboran en una misma posición.  Asimismo, aquellos individuos que tienen trastornos motores y neurológicos, también pueden presentar este tipo de lesiones musculares.

Diagnóstico de los puntos de gatillo

Los puntos dolorosos cumplen ciertas características para que puedan ser considerados de esta forma, es decir que para poder establecer el diagnóstico es necesario que al evaluar la zona se observen las siguientes características:

  • Dolor repentino y referido.
  • Limitación en el movimiento.
  • En ocasiones se puede presentar aumento de la temperatura local.
  • Presencia de debilidad en el músculo.
  • Hipersensibilidad a la palpación.
  • Al palpar se percibe una banda tensa que es más prominente que el resto del músculo.
  • Espasmo en la región, como respuesta natural al ser tocado.

¿Qué es el síndrome de dolor miofascial?

El síndrome de dolor miofascial es un tipo de disfunción generalmente crónica que afecta al mecanismo natural de nervios y músculos, y que además se acompaña de punto de gatillo. Este concepto comenzó en 1980 pero en esa época era confundido con la fibromialgia, posteriormente los doctores de la época se fueron dando cuenta de las diferencias y es años más tarde que son diferenciados.

Este tipo de dolor produce mucha disconformidad en el individuo, ya que no solo afecta a las fibras del músculo, sino que además la fascia resulta comprometida. Por eso es que se denomina miofascial, mio-originario de músculos y fascial- tejido fascia.

“Es importante diferenciar los puntos de gatillo de un dolor miofascial que suele ser crónico”

¿Cuáles son los síntomas del dolor miofascial?

Además del dolor que es el síntoma característico de este síndrome, también la persona que lo padece puede identificarlo debido a la presencia de una serie de manifestaciones clínicas. Entre las cuales se encuentran:

  • Banda tensa en el vientre muscular, es decir un punto de gatillo.
  • Se produce dolor referido, es decir se manifiesta en una región distinta al origen.
  • Tensión muscular no solo en el tejido afectado, sino también en todos los que se encuentran cercanos.
  • Disminución de la fuerza del músculo.
  • Limitaciones para elongar el tejido.
  • El dolor se incrementa con golpes y lesiones directas en la zona afecta.
  • Aumento de la temperatura de la zona.
  • Incluso puede aparecer sudoración y acumulación de líquido.

¿Qué causa el síndrome de dolor miofascial?

Los síndromes son entidades clínicas, que se denominan de esa forma, porque no se tiene una causa concreta, y es lo mismo que ocurre con el dolor miofascial. Si bien es cierto, que no hay un factor determinante, si existen algunos que pueden predisponer que una persona tenga este tipo de dolor.

Factores de riesgo

Ya sabemos que el síndrome de dolor miofascial no tiene una causa exacta, más sin embargo si tiene factores que predisponen a un sujeto a su aparición. Esos factores a tomar en cuenta son los mencionados a continuación:

  • El sedentarismo: todas aquellas personas que no realizan ejercicio físico de manera regular, están predispuestas no solo a padecer de este síndrome, sino de muchísimas enfermedades que alteran al sistema musculoesquelético en general y a otros sistemas corporales como el corazón.
  • El estrés: está comprobado que todas aquellas situaciones que generan estrés, agobio, ira y preocupación, desencadenan una serie de procesos orgánicos que se pueden convertir en enfermedades. Tal como ocurre con este síndrome.
  • Ejercicios de alta intensidad: tal como ocurre con las personas que realizan deportes.
  • Lesiones traumáticas: los músculos y otros tejidos que mantienen la postura, al momento de un traumatismo responden con mecanismos de protección, y esos pueden producir este tipo de dolor.
  • Déficit nutricionales: la falta de nutrientes como las proteínas, vitaminas y minerales debilitan no solo a los músculos sino a gran cantidad de órganos, por eso las deficiencias alimentarias son causantes de forma indirecta de alteraciones del movimiento.
  • Trastornos del sueño: el insomnio y todos aquellos problemas que alteran los patrones del sueño, generan estrés y agotamiento, por lo que también es considera un factor.
  • Exceso de peso: siempre ha sido recomendable mantener un peso corporal adecuado, y esto no es algo solamente estético, ya que el cuerpo está diseñado para responder a ciertas demandas, cuando estas son mayores a la capacidad del cuerpo, encontraremos muchas alteraciones metabólicas que afectan a los tejidos.
  • Malas posturas: son unos de los principales desencadenantes de dolor muscular.
  • Enfermedades de vísceras abdominales.

Prevalencia del síndrome de dolor miofascial

Ya hemos mencionado que no existe una causa concreta, pero si diversos factores de riesgo, los cuales son los que hacen que una persona pueda sufrir más que otra del síndrome. Por lo tanto, es una patología que afecta a cualquier sexo, pero que sus edades de aparición son más comunes entre los 15 y los 50 años, ya que son los individuos que más actividades deportivas realizan.

30% de la población mundial presenta dolor muscular por lo menos una vez en su vida..."

Es decir, que el grupo que más se predispone es el adulto, sin tomar en cuenta el sexo ni la raza de la persona. Asimismo, es importante mencionar que según las estadísticas un 30% de las personas a nivel mundial presentan dolor muscular por lo menos una vez en su vida. Y en el caso de este tipo de dolor se estima que aproximadamente un 20% de los que asisten al médico reumatológo padecen de esta entidad clínica.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de dolor miofascial?

No existen pruebas concretas que determinen si una persona presenta síndrome de dolor miofascial, pero si se encuentran datos que pueden ayudar al médico a establecer un diagnóstico. Y para eso se pueden utilizar test manuales de la zona afectada, escalas visuales para identificar la intensidad y cronicidad del dolor, escalas como el de McGuill para reconocer los patrones y el tipo de dolor, así como electromiografía para detectar la funcionalidad del músculo.

Tratamiento médico

Una vez que se ha establecido el diagnóstico médico, ya sea puntos de gatillo o dolor miofascial, se pueden establecer los objetivos del tratamiento médico, y en general estos se enfocan en el alivio del dolor y la inflamación en caso de existir. Por lo tanto, las intervenciones médicas incluyen la administración de medicamentos analgésicos de forma oral o inyectada y derivación a fisioterapia para continuar con el tratamiento.

“El tratamiento de fisioterapia y el médico siempre buscan mejorar la funcionalidad y eliminar las restricciones del individuo”

Tratamiento de fisioterapia

La fisioterapia musculoesquelética se enfoca en este tipo de lesiones y problemas musculares, siempre con el objetivo de devolver la funcionalidad a la región afectada. Además en los objetivos de tratamiento se incluyen los siguientes ítems:

  • Aliviar del dolor y colaborar con la inflamación.
  • Disminuir la tensión muscular.
  • Aumentar el movimiento articular.
  • Fortalecer los músculos.
  • Incrementar la flexibilidad.
  • Enseñar cambios importantes en las rutinas, para evitar la aparición de nuevas lesiones. Los cuales pueden incluir cambios de almohada, colchón, ejercicios y postura.

Pero los objetivos anteriores solo se pueden lograr gracias a las distintas intervenciones de fisioterapia, las cuales varían de acuerdo a la patología, por eso se describen de forma separada.

¿Cómo tratar los puntos de gatillo?

El tratamiento de los puntos de gatillo se enfoca en la disminución de la tensión muscular, así como el dolor que esto genera, por eso la fisioterapia es la mejor opción para intervenir estos problemas tan comunes en la población. 

La terapia enfocada en eliminar las bandas tensas y con esto el dolor, va a necesitar de una serie de intervenciones terapéuticas, las cuales se describen de forma concisa en el siguiente párrafo:

  • Masajes y automasajes: puede utilizarse únicamente las manos o además incluir rodillas, palos de madera y pelotas con texturas. Con estas técnicas se logra aumento de la circulación en la zona, mayor cantidad de oxígeno, disminución de la tensión muscular y del dolor.
  • Estiramientos suaves: son un tipo de ejercicio necesario para evitar futuras lesiones y daños tisulares.
  • Termoterapia.
  • Punción seca.
  • INDIBA.
  • Ejercicios terapéuticos: incluyen fortalecimiento, flexibilidad y resistencia.

¿Cómo tratar el síndrome de dolor miofascial?

El tratamiento de fisioterapia del síndrome de dolor miofascial, puede parecer similar a los puntos de gatillo, pero no necesariamente se llevan a cabo de la misma manera. En este caso se pueden emplear igual automasajes, masajes, estiramientos, INDIBA y ejercicios terapéuticos.

A continuación se detalla información referente a una serie de técnicas que pueden ser utilizadas por el fisioterapeuta como tratamiento en este problema muscular:

  • Punción seca para estimular la reparación tisular y así aliviar el dolor del punto de gatillo.
  • Técnica de digitopresión, en el punto doloroso.
  • Cyriax. Es un tipo de masaje que busca eliminar el dolor.
  • Masaje con hielo. Es muy efectivo ya que no solo se logra el beneficio del masaje, sino también la de la crioterapia.
  • Ultrasonido terapéutico. Es especialmente utilizado, ya que ayuda al proceso inflamatorio.
  • Estiramientos suaves, no solo de la zona afectada sino más bien global, buscando abarcar varias articulaciones.
  • Termoterapia para proporcionar relajación y disminuir la rigidez que se puede conseguir en los tejidos. Más usado en episodios que han perdurado en el tiempo.

Aunque las técnicas descritas pueden generar múltiples beneficios, existen casos que no deben ser utilizados, porque pueden ocasionar más daño que bienestar. Esas situaciones deben ser consideradas por el fisioterapeuta y la única forma de detectarlas es mediante una anamnesis detallada del paciente.

Entre las contraindicaciones podemos destacar la osteoporosis, las fracturas no consolidadas, heridas abiertas, hematomas, procesos inflamatorios agudos que no se sepa la causa así como también traumatismos muy recientes, en los cuales no se ha comenzado el proceso de reparación tisular.

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para los Puntos gatillo - Síndrome de Dolor miofascial

El tratamiento Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa se encuentra basado en las investigaciones realizadas desde la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental), este tipo de medicina establece que el desarrollo de una alteración de algún órgano o víscera en es producto de una emoción en concreto, la presencia de esta alteración podrá repercutir negativamente en el tono muscular y en la biomecánica de algunos segmentos intervertebrales, debido a la relación establecida por el sistema simpático y parasimpático. Además, otros factores causales muy importantes, pero poco tomados en cuenta como la nutrición y el mal manejo del estrés también contribuyen a la instauración de una disfunción visceral que finalmente genere alteraciones en el sistema musculoesquelético. 

Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:

Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Una vez establecidas estas relaciones causales, podemos afirmar que no sólo los factores físicos o mecánicos comúnmente asociados a los puntos gatillo – síndrome de dolor miofascial (malas posturas, trabajos repetitivos, exceso de ejercicio) no son la única causa, también la disfunción visceral originada por la presencia de estrés, alteraciones nutricionales y emocionales pueden ser la causante de desequilibrios musculares que causen puntos gatillo.

Desde el punto de vista Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa los puntos gatillo que constituyen al síndrome de dolor miofascial se origina como consecuencia  de desequilibrios musculares que se provocan por disfunciones viscerales, los músculos afectados por los puntos gatillo y el lado en donde se presentan estos variarán según el órgano alterado:

  • Hígado (afecta lado derecho): zona cervical izquierda, romboides, supraespinoso, infraespinoso, suboccipitales,
  • Vesícula biliar (afecta lado izquierdo): zona cervical derecha, suboccipitales y ambos trapecios.
  • Estómago (afecta lado izquierdo): supraespinoso, infraespinoso, romboides.
  • Intestino delgado (afecta lado derecho): cuadrado lumbar, músculos pelvitrocantéreos.
  • Colon irritable (afecta lado izquierdo): cuadrado lumbar, pelvitrocantéreos.
  • Riñón (afecta lado izquierdo): pelvitrocantéreos en ambos lados (con predominio del lado izquierdo).
  • Vejiga: afecta ambos lados gemelos.

La alteración en el funcionamiento de estos órganos y vísceras se ve originada por distintas causas que a continuación te explicaré con detalle:

Causas de las disfunciones viscerales que originan los Puntos gatillo – Síndrome de Dolor Miofascial

Estrés: si las situaciones que generen estrés son constantes, supone para el cuerpo un estado de alerta patológico el cual puede desequilibrar potencialmente al organismo, ocasionando cansancio y fatiga generalizada que altera el correcto funcionamiento de distintos órganos y vísceras, esto es debido a la conexión existente entre el sistema nervioso simpático y parasimpático.

Alteraciones emocionales: la presencia de ciertas emociones puede alterar el funcionamiento de diversos órganos y vísceras, siendo cada uno sensible a una emoción distinta 

  • Hígado: ira, crispación, estrés.
  • Vesícula biliar: igual que al hígado, a la vesícula biliar la altera la ira, crispación y el estrés pero sobre todo en personas introvertidas.
  • Estómago: obsesión con el trabajo, híper-responsabilidad.
  • Intestino delgado: preocupación, ansiedad y sobre-análisis.
  • Riñón: miedo, inseguridad, estrés y desesperanza.
  • Vejiga: al igual que el riñón la vejiga se altera por el miedo, inseguridad, estrés y desesperanza.
  • Colon irritable: estrés, incapacidad de decir “ no “.

Alteraciones nutricionales: una inadecuada alimentación puede conducir a la alteración del funcionamiento visceral, ya que ciertos alimentos pueden resultar nocivos para el organismo y para determinados órganos y vísceras:

  • Hígado: cítricos, lácteos, chocolate, café, frituras, embutidos, carnes rojas y dulces.
  • Vesícula biliar: naranja, mandarina, lácteos, chocolate, café, frituras, embutidos, carnes rojas y azúcares.
  • Estómago: café, picantes, vinagre, naranja, mandarina, carnes rojas, embutidos, lácteos y alimentos acidificantes.
  • Riñón y vejiga: mantener una dieta acidificante a corto plazo puede repercutir en los órganos digestivos y alterar a su vez el funcionamiento del riñón y la vejiga. Adicionalmente existen ciertos alimentos, que en particular afectar al riñón con las carnes rojas y procesadas, así como los alimentos que contienen mucho ácido úrico y altos niveles de sal como los embutidos y los encurtidos.
  • Colon irritable: cereales con gluten, dulces, naranjas, café, chocolate y alimentos que ocasiones intolerancia o gases como los lácteos.

Todos estos factores influyen negativamente en el sistema musculoesquelético, originando desbalances musculares que conduzcan a la aparición de puntos gatillo y dolor miofascial en determinadas áreas. como respuesta refleja ante una disfunción visceral específica.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para los Puntos gatillo – Síndrome de Dolor Miofascial

  1. Manipulación vertebral: las alteraciones musculares que originan la formación de puntos gatillo, suelen estar influida por bloqueos articulares en diferentes niveles de la columna vertebral (cervical, dorsal, lumbar o sacroilíaca), debido a que cada órgano repercute en una zona muscular e intervertebral de la columna diferente, es por ello que es importante intervenir estas áreas con la finalidad de incentivar la movilidad adecuada de estos segmentos y de inducir un efecto regulador en el sistema nervioso y la médula espinal, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes de la disfunción visceral. Para obtener un tratamiento efectivo y normalizar la tensión muscular presente, es necesario combinar otros abordajes terapéuticos con la manipulación, tales como: ejercicios de estiramiento y punción seca. 
  2. Osteopatía visceral: consiste en la aplicación de maniobras manuales específicas enfocadas en fomentar la movilidad y la motilidad de la zona topográfica del órgano alterado.
  3. Plantas medicinales: trata de la elaboración de un plan de tratamiento individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento visceral. 
  4. Asesoramiento nutricional: algunas pautas alimenticias constituidas por la eliminación de la dieta todos los alimentos excitantes que generen irritación o estrés tales como los mencionado anteriormente. Una correcta alimentación junto con un tratamiento de plantas medicinales anteriormente propuesto contribuye a la normalización de las funciones viscerales y que esta no refleje su disfunción en alteraciones musculares que conlleven a los puntos gatillo y dolor miofascial.
  5. Gestión del estrés: programación del horario del sueño y técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación y le permita gestionar esas situaciones estresantes, para que no afecten al organismo. 
  6. Biodescodificación: trata de que el paciente y su entorno sea consciente de que ciertas situaciones de conflicto que guarda con otra persona y que ocasiona frustración e impotencia le está generando una disfunción visceral, con ser consciente de esta relación hace que le afecte menos estas emociones y que las mismas no repercutan en el sistema musculoesquelético.

Estiramientos, automasajes, punción seca y otras recomendaciones para tratar los puntos dolorosos

Además de las intervenciones mencionadas anteriormente, en nuestro canal de youtube de FisioOnline podrás encontrar una serie de vídeos, en los cuales se explica de una forma concisa algunas técnicas importantes para el alivio del dolor ocasionado por un punto doloroso.

Punción seca como tratamiento en los puntos de gatillo

Los beneficios que puede aportar la punción seca al tratamiento de los puntos dolorosos, son muy variados, por eso en el siguiente vídeo encontrarás información importante relacionada con esta técnica y el alivio del dolor de las bandas tensas.

Automasajes para alivio del dolor de las cefaleas ocasionadas por punto doloroso

Mediante técnicas de Automasaje como la digitopresión, se pueden lograr múltiples efectos positivos para eliminar la tensión muscular y el dolor de cabeza. Es por eso que encontrarás información en la que aprenderás como tratar este tipo de malestar.

Tratamiento con INDIBA para el dolor crónico

La tecarterapia es un tipo de tratamiento que ofrece efectos positivos para el alivio del dolor muscular y para distintas alteraciones musculoesqueléticas, por lo tanto puede ayudar en los pacientes que presenten puntos de gatillo y dolor miofascial.

Estiramientos 

Los estiramientos son un tipo de ejercicio usados por muchos, en este caso puede brindar beneficios relacionados con la disminución de la tensión muscular, el dolor y aumentando la flexibilidad que resulta tan importante para el cuerpo en general. Estos pueden ser combinados con los automasajes, pero es necesario obtener información antes de ejecutarlos, la cual podrás encontrar en el siguiente vídeo:

Pronóstico de los puntos de gatillo y del síndrome de dolor miofascial

Los puntos de gatillo son lesiones frecuentes que afectan la funcionalidad del músculo, sin embargo tienen un tiempo de duración variable, ya que no todos se presentan de la misma forma. Pudiendo permanecer el dolor solo algunos días (3 a 5 aprox), o en cambio mantenerse por más tiempo; así como también puede suceder que aparezcan de nuevo, sobre todo cuando no se tiene el cuidado adecuado ni se cumple el tratamiento.

Pero aunque la afectación de las fibras musculares no es severa, si debe mantener el ejercicio y las actividades de relajación, para evitar la aparición de otros puntos dolorosos, ya que múltiples factores pueden desencadenar la aparición del mismo.

Por otro lado, el síndrome de dolor miofascial, resulta ser una patología muchas veces crónica y que no se atiende a tiempo, generando más daño en los músculos y en la fascia que solo los puntos de gatillo. Por eso puede mantenerse por más tiempo que los otros, perdurando semanas. Pero, claro al realizar un tratamiento de fisioterapia adecuado y ejecutar los cambios recomendados por el terapeuta, se puede lograr una recuperación completa de la patología.

Puntos gatillo-Síndrome de Dolor miofascial