Lesiones de pelvis, cadera y pierna y sus cuidados

Trocanteritis- Bursitis trocanterea

La trocanteritis, o bursistis trocantérea, es bastante común en la mujeres y aparece por lo general luego de los 40 años. Es una lesión generalmente evitable, por lo que es importante que conozcas de qué se trata y cómo prevenirla.
Trocanteritis- Bursitis trocanterea
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Indice de Contenidos[mostrar]

Nuestras articulaciones cuentan disponen de pequeñas bolsas llamadas “bursas” las cuales permiten minimizar la fricción entre el tejido blando sobre el tejido óseo que ocurre durante el movimiento. La cadera también posee varias bursas, que pueden verse afectadas por los movimientos repetitivos y el sobreuso de la cadera, conduciendo a la Bursitis trocantérea o Trocanteritis. Conoce más acerca de esta afección frecuente en deportistas a continuación:

¿Qué es la Trocanteritis- Bursitis trocantérea?

Varios grupos musculares están anclados al trocánter mayor a través de tendones, principalmente el glúteo medio y el glúteo menor. Para absorber las fuerzas resultantes de los cambios de posición del muslo, la articulación de la cadera tiene variedad de bursas. Cuando se inflama la bursa ubicada en el trocánter mayor se le denomina bursitis trocantérea. Este proceso inflamatorio es la causa más frecuente de dolor lateral de cadera, que en ocasiones puede irradiarse hacia la parte baja del muslo y la rodilla. Estos síntomas de la bursitis en la cadera generalmente aumentan significativamente bajo estrés.

Bursitis trocantérea

Observa en la siguiente infografía la ubicación de las bursas afectadas por esta patología inflamatoria y cuáles son las estructuras anatómicas involucradas en dicho proceso patológico:

trocanteritis o bursitis trocanterea

Incidencia y prevalencia de la Trocanteritis- Bursitis trocantérea

El dolor de cadera es una causa frecuente de consulta médica, se estima que la prevalencia que presenta esta afección es del 15,0% y el 8,5% en mujeres, y del 6,6% y el 1,9% en hombres, por lo cual las mujeres presentan más frecuentemente hinchazón de la bursa trocantérea. Esta afección generalmente aparece a partir de los 20 – 40 años, y afectan particularmente a los atletas corredores de larga distancia, porteros de fútbol y en aquellos deportistas que están expuestos a altos grados de tensión en la cadera debido a su actividad deportiva.

Causas de la Trocanteritis- Bursitis trocantérea. ¿Por qué se produce la bursitis?

Con cada movimiento, los tendones y los músculos se deslizan uno sobre el otro, las bursas en el medio actúan como pequeños amortiguadores. Tan pronto como estos movimientos de deslizamiento se vean alterados o se presenta una lesión aguda en la zona, el equilibrio de este sistema se interrumpe y pueden ocurrir cambios inflamatorios en la bursa acompañados de dolor. La alteración de este equilibrio, se debe frecuentemente a situaciones que pongan en sobrecarga mecánica a los ligamentos, tendones y músculos en la articulación de la cadera, tales como:

  • Dismetría de los miembros inferiores.
  • Alteraciones de la biomecánica de la extremidad inferior, sacro y columna lumbar.
  • Deformidades en el pie (pie plano).
  • Obesidad.
  • Sobre entrenamiento. 
  • Traumatismos y caídas sobre la cara lateral de la cadera.
  • Posterior a intervenciones quirúrgicas que alteren la biomecánica de la articulación coxofemoral, tales como: reemplazo articular de cadera, amputaciones de miembros inferiores

Además, ciertas enfermedades y alteraciones subyacentes como las deformidades en la articulación coxofemoral y la rodilla, la artritis reumatoide o la gota también pueden promover la hinchazón de la bursa trocantérea. 

Síntomas y Signos de la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea. ¿Cómo saber que la padezco?

Los pacientes que padecen de una trocanteritis por inflamación de la bursa trocantérea suelen referir dolor lateral de cadera que se intensifica al mover la cadera y al descargar peso sobre la pierna. En algunos casos este dolor es difuso (puede irradiarse a la rodilla o las nalgas), mientras que otros casos se presenta muy localizado sobre la bursa afectada. La inflamación de la bursa en la articulación de la cadera suele ir acompañada de enrojecimiento e hinchazón visibles desde el exterior. En resumen, los signos y síntomas de la inflamación de la bursa trocantérea son:

  • Dolor constante o sensibilidad en la cadera en la cara lateral de la cadera que puede irradiarse por el muslo y hasta la rodilla.
  • Dolor a la palpación de la región lateral de la cadera.
  • Sensación de chasquidos en la región lateral de cadera durante la marcha.
  • Movimiento restringido de la articulación coxofemoral.
  • Dificultad para subir escaleras por la presencia de dolor.
  • Incomodidad para dormir acostado sobre un lado, por lo que la persona afectada puede padecer de alteraciones del sueño.
  • Dolor lumbar debido a las compensaciones del movimiento para evitar el dolor.

Prevención de la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea

En la mayoría de los casos, es posible prevenir esta afección mediante acciones que reduzcan el estrés sobre las bursas laterales de la cadera, las más recomendadas son las siguientes:

  • No mantenerse durante mucho tiempo sentado. 
  • Conservar un peso saludable.
  • Usar plantillas en el caso de presentar dismetría de los miembros inferiores o alteraciones en la pisada (pie plano). 
  • Evitar o reducir las actividades que sobrecarguen la articulación de la cadera.
  • Teniendo en cuenta que existe una importante relación entre el origen de esta afección y los desbalances musculares, es importante realizar ejercicio físico enfocado en mantener la fuerza y flexibilidad de los músculos de la cadera.

Diagnóstico diferencial

No solo la trocanteritis puede causar dolor unilateral en la cadera al acostarse de lado o al caminar, hay varias lesiones que pueden desencadenar estos síntomas. Las más destacables son:

¿Cómo se diagnostica la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea?

En la valoración diagnóstica el médico o fisioterapeuta inspecciona las áreas dolorosas, en caso de estar presente esta afección, las áreas sensibles a la presión se encuentran por encima de una protuberancia lateral en la cadera (trocánter mayor). Además, el especialista realiza un examen físico detallado para valorar: amplitud articular, fuerza muscular y la marcha.

La información obtenida no solo sirve para confirmar el diagnóstico, sino también para lograr diseñar un plan terapéutico adecuado para el caso.

El dolor lateral en la cadera cuando se separa la pierna extendida (movimiento de abducción) es otro hallazgo común en un diagnostico positivo. Sin embargo, sólo puede confirmarse mediante estudios de imagen como la ecografía/ultrasonido y la resonancia magnética, los cuáles evidencian el engrosamiento y la hinchazón de la bursa, así como calcificaciones. Una radiografía podría resultar útil en casos avanzados, ya que muestran si se han formado calcificaciones en las adyacencias de la bursa.

Tratamiento médico para la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea

En el tratamiento médico el alivio de la bursa irritada es lo primero, por ello la primera indicación del médico es el reposo de la articulación coxofemoral, el reposo no significa inmovilización, sino la pausa de las actividades deportivas o estresantes (durante al menos 4 semanas). Además, indica el uso de fármacos con efectos antiinflamatorios y analgésicos como el ibuprofeno, combinado con fisioterapia y terapia de ondas de choque para acelerar la regeneración de la estructura inflamada. Cuando el dolor ha disminuido, la persona afectada puede comenzar actividades deportivas de baja intensidad de manera progresiva, hasta alcanzar su anterior capacidad funcional, esto con ayuda y la supervisión de fisioterapeutas.

Si a pesar de estas intervenciones terapéuticas los síntomas no desaparecen, el médico puede perforar las bursas afectada con una jeringa y a través de ella inyectar fármacos antiinflamatorios (frecuentemente cortisona o corticosteroides).

¿Cómo es la cirugía de la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea?

Son muy pocos los casos que son tratados con cirugía, ya que esta afección suele resolverse mediante tratamientos conservadores. Sin embargo, sí hay daños tisulares importantes y los síntomas no desaparecen con las intervenciones anteriormente mencionadas, la cirugía puede ser inevitable. En este procedimiento el cirujano repara el problema subyacente y elimina la bolsa inflamada (bursectomía). Algunos médicos prefieren durante este procedimiento quirúrgico extirpar una parte del tendón que roza el trocánter mayor, mientras que otros prefieren alargar el tendón quirúrgicamente.

Tratamiento de Fisioterapia para la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea

La fisioterapia ofrece notables resultados en cuanto a la reducción del dolor y la inflamación de los pacientes diagnosticados con esta afección. Teniendo en cuenta que las causas que originan este malestar mayormente son biomecánicas (alteraciones articulares y musculares), el fisioterapeuta se encarga de devolver a la articulación de la cadera el equilibrio de fuerzas, evitando así un mayor roce sobre el trocánter mayor del fémur. Para lograr este propósito la fisioterapia dispone de variedad de modalidades terapéuticas tanto activas como pasivas, que permiten aliviar el dolor, reducir la hinchazón, mejorar la flexibilidad y fortalecer los músculos de la cadera. Las distintas modalidades terapéuticas suelen ser aplicadas por fases, una vez alcanzados los objetivos de una fase, se procede a realizar las intervenciones de la fase siguiente y así sucesivamente. 

Fase del tratamiento fisioterapéutico 

Aquí el objetivo principal es la resolución del dolor agudo y la inflamación presente en la cadera, para ello se llevan intervenciones tales como:

  • Educación para el manejo del dolor.
  • Educación postural más ergonómica.
  • Crioterapia.
  • Termoterapia.
  • Ultrasonido o diatermia.
  • Terapia con ondas de choque.
  • Electroterapia.
  • Vendaje neuromuscular.
  • Relajación miofascial.

Fase del tratamiento fisioterapéutico  

Una vez el dolor haya remitido o haya bajado en su intensidad, se procede a realizar intervenciones enfocadas en ganar amplitud articular sin dolor y en recuperar la fuerza muscular y funciones alteradas por el dolor. En esta fase el fisioterapeuta prescribe:

  • Ejercicios de flexibilización de la región glútea (estiramientos).
  • Ejercicios progresivos de fortalecimiento de la región lumbopélvica.
  • Ejercicios de propiocepción.
  • Entrenamiento de la coordinación y el equilibrio.
  • Reeducación de la marcha.

Fase del tratamiento fisioterapéutico

Ya en esta fase el paciente no refiere dolor durante movimiento que impliquen fuerza y amplitud articular. Es por ello, que el tratamiento se enfoca en la recuperación de todas las funciones presentes previas a la lesión, teniendo en cuenta que esta enfermedad predomina en deportistas, en esta fase el fisioterapeuta trabaja y corrige el gesto deportivo, ya que, si el mismo fuese biomecánicamente adecuado, la trocanteritis no ocurriría. Además, le enseñará al paciente algunas técnicas preventivas que le permita regresar de manera segura a sus antiguas actividades de la vida diaria sin el riesgo de sufrir una recaída.

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea 

El tratamiento Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa se encuentra basado en las investigaciones realizadas desde la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental), este tipo de medicina establece que el desarrollo de una alteración de algún órgano o víscera en es producto de una emoción en concreto, la presencia de esta alteración podrá repercutir negativamente en el tono muscular y en la biomecánica de algunos segmentos intervertebrales, debido a la relación establecida por el sistema simpático y parasimpático. Además, otros factores causales muy importantes, pero poco tomados en cuenta como la nutrición y el mal manejo del estrés también contribuyen a la instauración de una disfunción visceral que finalmente genere alteraciones en el sistema musculoesquelético.

Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:
Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa 
Una vez establecidas estas relaciones causales, podemos afirmar que los factores físicos o mecánicos comúnmente asociados a la trocanteritis – bursitis trocantérea (malas posturas, trabajos repetitivos, exceso de ejercicio) pueden verse facilitados por la presencia de una disfunción visceral asociada a estrés, alteraciones nutricionales y emocionales.

Desde el punto de vista Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa la trocanteritis se origina como consecuencia de la disfunción visceral del riñón, la vejiga, el colon irritable, el intestino delgado o en los órganos sexuales (útero-próstata).

Estos órganos cuando están en disfunción ocasionan bloqueos vertebrales lumbares, especialmente de la 5ª vértebra lumbar, que conduce a un desbalance de la musculatura lumbar y de la pelvis, caracterizado por espasmos y un aumento de la tensión muscular especialmente del músculo piramidal o piriforme, el cual consecuentemente altera la correcta biomecánica de la cadera y ocasiona la irritación de la bursa trocantérea. 
Este bloqueo de la quinta vértebra está influenciado por disfunciones viscerales, si la trocanteritis es derecha hay una disfunción del intestino delgado, así como del útero-próstata y si hay trocanteritis izquierda la disfunción es del riñón o por un colon irritable. Estas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de las disfunciones viscerales que originan la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea

Factores causales de la disfunción en riñón, vejiga y colon irritable que conduce a una Trocanteritis – Bursitis Trocantérea izquierda:

  • Estrés: un estado de alerta patológico que induce un desequilibrio simpático y parasimpático es ocasionado por situaciones de estrés, lo que conlleva al agotamiento de los sistemas afectando directamente a la vejiga, al riñón conduciendo también a un colon irritable acompañado de diarreas y estreñimiento.
  • Alteraciones nutricionales: mantener una dieta acidificante a corto plazo puede repercutir en los órganos digestivos y alterar a su vez el funcionamiento del riñón y vejiga. Adicionalmente existen ciertos alimentos, que en particular afectar al riñón con las carnes rojas y procesadas, así como los alimentos que contengan mucho ácido úrico y altos niveles de sal como los embutidos y los encurtidos. En cuanto al colon irritable, éste puede generar como consecuencia del consumo de alimentos que ocasiones intolerancia o gases como los lácteos. 
  • Alteraciones emocionales: la emoción que directamente altera el funcionamiento renal es el miedo, la inseguridad, la desesperanza y la falta de autoestima. Además, ciertos factores externos alteran el funcionamiento de estos órganos como: la época de año fría y húmeda (invierno). En caso de un colon irritable, el mismo puede verse originado en individuos con baja autoestima que desean ganarse el afecto de los demás, siendo excesivamente colaboradores (hasta el punto de la esclavitud) a los que le cuesta decir no a los demás, o sea a las exigencias de las demás personas bien sea amigos, familia o compañeros de trabajo.

Factores causales del intestino delgado y la disfunción del útero-ovarios o próstata que conduce a una Trocanteritis – Bursitis Trocantérea derecha:

  • Estrés: si las situaciones que generen estrés son constantes, supone para el cuerpo un estado de alerta patológico el cual puede desequilibrar potencialmente a la vesícula biliar, al hígado y al estómago, estos órganos acaban de manera bastante rápida afectando el funcionamiento del intestino delgado conduciendo a la aparición de diarreas y estreñimiento, debido a la conexión existente entre el sistema simpático y parasimpático. Con respecto al útero-ovario o próstata estos pueden también verse afectados por el cansancio generado por situaciones de estrés.
  • Alteraciones nutricionales: el consumo de alimentos como café, gaseosas o cacao resultan nocivos para el hígado lo que afecta indirectamente al intestino delgado, sin embargo, otros alimentos alteran directamente el funcionamiento del intestino, tales como las harinas refinadas y dulces manufacturado.
  • Alteraciones emocionales: el intestino delgado es altamente sensible a la ansiedad y la preocupación. Ahora bien, los miedos, la falta de autoestimas y las inseguridades relacionadas con la maternidad o con situaciones que afecten su femineidad (maltratos por parte de la pareja en un proceso de divorcio o separación) repercuten en los ovarios-útero. Mientras que la próstata es altamente sensible a emociones como el miedo, la falta de autoestima y la inseguridad relacionada a las situaciones que afecten la masculinidad (infidelidades por parte de la pareja).

Al fin y al cabo, todos estos factores influyen negativamente en el sistema musculoesquelético a nivel lumbar, originando tensión en los músculos lumbares, rigidez en la zona dorsal baja, lumbar alta y pelvis, conduciendo a una zona hipermóvil e inestable que acaba dañando al disco intervertebral lumbar, lo que por ende ocasiona la instauración de una Trocanteritis – Bursitis Trocantérea derecha o izquierda con respuesta refleja ante estas disfunciones viscerales.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para la Trocanteritis – Bursitis Trocantérea

  1. Gestión del estrés: programación del horario del sueño y técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación y le permita gestionar esas situaciones estresantes, para que no afecten al organismo.
  2. Plantas medicinales: consiste en la elaboración de un plan de tratamiento individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento de los riñones, los órganos sexuales (útero-ovarios y próstata), el intestino delgado, así como también disminuya los síntomas del colon irritable.
  3. Osteopatía visceral: consiste en la aplicación de maniobras manuales específicas enfocadas en fomentar la movilidad y la motilidad los órganos y vísceras comprometidos.
  4. Asesoramiento nutricional: eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes que generen irritación o estrés refleja en estos órganos, alimentos como los mencionado anteriormente. Una correcta alimentación junto con un tratamiento de plantas medicinales anteriormente propuesto contribuye a la normalización de las funciones viscerales y que esta no refleje su disfunción en la región lumbar.
  5. Manipulación vertebral: debido a que cada órgano repercute en una zona muscular e intervertebral de la columna, es importante intervenir estas áreas. Aquí se ven afectadas la región dorsal baja, así como la lumbar, al manipular las vértebras irritadas, se incentiva la movilidad adecuada de estos segmentos y se induce un efecto regulador en el sistema nervioso y la médula espinal, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes de las disfunciones viscerales correspondientes.
  6. Biodescodificación: trata de que el paciente sea consciente de que ciertas situaciones estresantes y de conflicto con otras personas le está generando una Trocanteritis – Bursitis Trocantérea muy rebelde, con ser consciente de esta relación hace que le afecte menos estas emociones y que las mismas no puedan alterar la biomecánica lumbar.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para la Trocanteritis- Bursitis trocantérea

En nuestro portal de YouTube FisioOnline, podrás encontrar importante información sobre el abordaje terapéutico de variedad de lesiones y patologías, mediante detallados y breves vídeos informativos realizados por profesionales en fisioterapia y rehabilitación, quienes te explicarán ejercicios, automasajes, estiramientos y otras alternativas terapéuticas para ponerle fin a tu en la cadera.

Trocanteritis o bursitis trocantérea: tres cosas que debe saber

Antes de iniciar cualquier acción terapéutica para esta afección de la cadera, te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde se expondrás de manera breve y detallada tres cosas importantes que se deben tener en cuenta para tener un resultado satisfactoria en el tratamiento de presente problema: 

Trocanteritis. Claves para el tratamiento conservador y quirúrgico

Aunque se trata de una afección frecuente en atletas y deportistas, no se trata de una lesión deportiva en sí. En el siguiente vídeo te proporcionaremos información clave sobre el tratamiento conservador y quirúrgico, que te permitirá seleccionar el abordaje terapéutico adecuado para tu caso:

Trocanteritis o bursitis trocantérea. Tratamiento con ejercicios, auto-masajes y estiramientos

El ejercicio físico, los estiramientos y las técnicas manuales de automasaje puede ofrecerte maravillosos resultados con respecto al dolor y los síntomas que ocasiona esta afección. Es por ello que te recomendamos ver el siguiente vídeo, en donde se te brindaran las directrices necesarias para realizar cada una de estas técnicas terapéuticas de manera adecuada:

Tratamiento de la trocanteritis derecha

Ya tenemos en claro que esta afección no sólo es provocada por la presencia de alteraciones mecánicas, sino que también puede ser provocada por la disfunción de órganos y vísceras. Es por ello que te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde encontraras el tratamiento natural ideal para tratar las disfunciones viscerales que estén ocasionando trocanteritis del lado derecho:

Tratamiento de la trocanteritis izquierda

Si por el contrario tu lado afecto es el lado izquierdo, el tratamiento natural cambia, por lo que te recomendamos ver el siguiente vídeo:

Pronóstico de la Trocanteritis- Bursitis trocantérea. ¿Cuánto tiempo dura la bursitis de cadera?

Se trata de una patología curable, sin embargo, el pronóstico en cada caso es variable y difícil de predecir. En el caso que el factor causal sea por sobreesfuerzo de la cadera, la trocanteritis se cura por completo después de unos días o semanas, mediante el tratamiento conservador compuesto por el reposo de la articulación y la fisioterapia.
Si la inflamación aparece después de una operación o si hay sospecha de una causa sistémica, el pronóstico de curación es más largo. Así como también, si el paciente no ha sido constante con la terapia o tiene una diagnóstico y tratamiento tardío. En estos casos, se puede desarrollar inflamación crónica, que suele ser frecuentemente resuelta con cirugía. La cirugía podría implicar complicaciones como daño nervioso, infecciones o movimiento restringido de la articulación afectada. Por ello es importante verificar si la cirugía ayudaría en su caso y agotar todos los tratamientos conservadores disponibles.