Lesiones de la rodilla y sus cuidados

Condromalacia Rotuliana

La condromalacia es, sin duda, uno de los problemas de rodilla más comunes. Puede aparecer a cualquier edad y genera dolor a nivel de la rotula, limitando la movilidad normal de la rodilla. Por lo general, su tratamiento es de tipo conservador.
Condromalacia Rotuliana
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Indice de Contenidos[mostrar]

Si cada vez que bajas las escaleras o te pones en cuclillas te duele mucho la cara anterior de la rodilla, especialmente después de estar sentado durante mucho tiempo, es probable que estés padeciendo condromalacia rotuliana. Esta enfermedad es un tipo de condropatía que afecta el cartílago que se encuentra posterior a la patela/rótula. A continuación, le mostraremos toda la información posible sobre el también conocido síndrome de dolor patelofemoral:

¿Qué es la Condromalacia Rotuliana?

La rodilla es una estructura compleja, formada por la conexión entre sí del fémur, la rótula/patela y la tibia, que permite doblar (flexión) y estirar la pierna (extensión). La cara posterior de la rótula y la cara anterior del fémur (articulación patelofemoral) están cubiertas con una capa protectora de cartílago hialino (formado por condrocitos), que además de actuar como un amortiguador, asegura que la rótula se deslice sobre el fémur durante el movimiento sin causar dolor. Cuando este tejido cartilaginoso entre la articulación patelofemoral se degenera o lesiona y causa dolor se denomina condromalacia rotuliana.

Cuando la degeneración o lesión del cartílago de la articulación patelofemoral ocasiona dolor frontal en la rodilla se denomina: condromalacia rotuliana..."

Aunque la primera descripción registrada sobre la clínica de esta patología de la rodilla, fue realizada por Budinger en 1908, quién describió la degeneración, erosión y reblandecimiento del cartílago hialino en la cara posterior de la rótula asociado a un traumatismo. El término más usado para referirse a esta patología: condromalacia rotuliana no fue introducido en la literatura médica hasta 1917 por Aleman y popularizado en 1927 por O. Koenig. Sin bien, resulta ser el término más usado, en la actualidad se considera que el término “condromalacia” no es el adecuado para referirse a esta afección, ya que el significado etimológico del mismo es "cartílago ablandado" y este cambio se ha comprobado que no está realmente correlacionado con el dolor rotuliano. Es por ello que en la actualidad se usan otros términos para indicar la presencia de esta lesión degenerativa, entre los que destacamos: condropatía rotuliana, rodilla del corredor y síndrome patelofemoral.

En la actualidad el término condromalacia rotuliana no se considera el más adecuado para referirse a esta afección,  sino el término condropatía rotuliana..."

¿Cómo se desarrolla la condromalacia rotuliana?

Si el tejido cartilaginoso y el tejido óseo subyacente de la articulación patelofemoral se frotan más de lo normal por una sobrecarga, un mal alineamiento, una biomecánica alterada o una carga incorrecta; la capa amortiguadora y protectora de cartílago se degenera, causando dolor e inflamación articular. Dado que el cartílago es avascular y no posee inervación nerviosa esta patología inicialmente no causa dolor en la rodilla. Sin embargo, si el daño y la erosión del cartílago es pronunciado, el mismo no puede seguir distribuyendo las cargas de manera uniforme, por lo que el hueso subyacente de la rodilla (rótula o fémur) se ve afectado, ocasionando dolor. El cartílago articular dañado puede repararse solo parcialmente, ya que el mismo en la edad adulta no puede reconstruirse totalmente.

condromalacia rotuliana

¿Cuáles son las etapas de la condromalacia rotuliana?

El desarrollo de esta patología es progresivo, por lo que presenta cambios degenerativos distintos en cada etapa de su desarrollo. Las etapas que nombraremos a continuación pueden ser detalladas a través de estudios de imagen como la resonancia magnética:

etapas o fases de la condromalacia rotuliana

  • Etapa 1: se evidencia el ablandamiento del cartílago y edema e inflamación articular.
  • Etapa 2: se evidencian defectos focales en el cartílago articular, debido a la separación de las capas cartilaginosas superficiales de las profundas. Además, pueden ser notables fisuras cartilaginosas sin extensión al hueso subcondral.
  • Etapa 3: se evidencian daños más profundos: fisuras, ulceración, fragmentación y fibrilación del cartílago que se extiende hasta el hueso subcondral, que afecta >50% de la superficie cartilaginosa. No se evidencia edema óseo y no hay exposición del hueso subcondral.
  • Etapa 4: constituye la última etapa de esta afección, aquí es notable el desgaste del espesor total del cartílago, formación de cráteres, erosiones, exposición total y eburnación del hueso subcondral. En ocasiones es notable la formación de osteofitos, la cuál ocurre en esta etapa.

Incidencia y prevalencia de la Condromalacia Rotuliana

Esta afección es considerada una de las causas más frecuentes de dolor anterior de rodilla en los jóvenes. En los Estados Unidos las condropatías rotulianas se consideran la causa número, con una incidencia tan alta como una de cada cuatro personas. Esta enfermedad se presenta más frecuentemente en mujeres que hombres, y esto se atribuye al aumento de los ángulos Q que presentan las mujeres (un ángulo Q normal en hombres es 14° y 17° en mujeres). Además, los adultos jóvenes activos que practican algún deporte con frecuencia, las personas que practican deportes de carrera y los obreros que aumentan el estrés en su articulación patelofemoral al subir escaleras repetidamente o al arrodillarse constantemente tienen una mayor incidencia de sufrir esta patología.

Síntomas y signos de la Condromalacia Rotuliana. ¿Cómo saber si la padezco?

Aunque el síntoma más destacable de esta lesión es el dolor anterior en la rodilla, este no está relacionado con el grado de degeneración articular, esto significa que una lesión agravada puede no presentar síntomas o doler muy poco, al igual que un leve grado de degeneración puede ocasionar importante dolor de rodilla. Otros signos y síntomas destacables en esta condropatía son:

  • Dolor detrás, al lado o debajo de la rótula.
  • Dolor que incrementa con el movimiento, especialmente al subir o bajar escaleras, al inclinarse o al agacharse y a veces al caminar.
  • Audible crepitación durante el movimiento.
  • Hinchazón en o debajo de la rótula 
  • Limitación de los movimientos de flexión y extensión debido al dolor o la tensión.

Un signo destacable de esta lesión es la aparición de dolor frontal de rodilla que aparece después de permanecer mucho tiempo sentado con las rodillas semiflexionadas, ya sea después de un viaje prolongado en carro o avión y después de una función de cine o teatro. Además, esta enfermedad puede hacer que las rodillas cedan repentinamente, sobre todo al caminar sobre terreno irregular. Dado que esta afección frecuentemente afecta a ambas rodillas, generalmente los síntomas anteriormente mencionados a menudo aparecen en ambos lados 

¿Cuáles son las causas de la Condromalacia Rotuliana?

Debido a que diversas causas pueden estar detrás de una condromalacia rotuliana, los factores causales correspondientes no pueden determinarse en muchos casos. Si bien un factor frecuentemente asociado a la degeneración del cartílago de la articulación patelofemoral, resulta ser el envejecimiento, el dolor asociado a esta condropatía se presenta con mayor frecuencia en jóvenes que en adultos mayores; a pesar que estos últimos suelen presentar grados avanzados de degeneración en este cartílago, no suelen padecer los síntomas y molestias que presenta una persona joven. Las condromalacias rotulianas dolorosas sólo se desarrollan cuando existen factores de riesgo adicionales, tales factores pueden ser clasificados como:

Factores anatómicos o genéticos 

Ciertos factores anatómicos desestabilizan el correcto desplazamiento y la alineación de la rótula con respecto al surco femoral, conllevando al aumento de la presión en el cartílago por un contacto anómalo entre ambos huesos, tales factores son:

  • Malformaciones (rótulas demasiado pequeñas o deformadas).
  • Desalineaciones de las rótulas: rótula demasiado baja o demasiado alta.
  • Hiperlaxitud ligamentaria y muscular.
  • Genusvalgo.
  • Ángulo Q o ángulo del cuádriceps aumentado (relación geométrica entre la pelvis, la tibia, la rótula y el fémur).
  • Alteraciones en la pisada (pronación excesiva).

Factores funcionales o adquiridos

Ciertas situaciones y alteraciones (frecuentemente modificables) pueden ocasionar cambios en la superficie de cartílago de la rótula, tales como:

  • Atrofia o debilidad del vasto medial, que conlleva una desviación lateral de la patela.
  • Desequilibrios musculares adyacentes: la debilidad de los músculos alrededor de la cadera puede afectar indirectamente a la rótula, ya que estos músculos controlan la posición de la rodilla.
  • Entrenamiento inadecuado: el aumento indiscriminado y no proporcional al nivel de musculación, así como el exceso de deporte pueden incrementar la presión sobre cartílago de la art. patelofemoral. Algunos deportes pueden resultar más dañinos para las rodillas que otros, especialmente aquellos que implican saltos frecuentes o cambios bruscos de la dirección del movimiento como el fútbol americano, el voleibol o el tenis.
  • Actividades laborales físicamente estresantes: las personas que tienen que arrodillarse constantemente, mantenerse en cuclillas durante mucho tiempo o realizar actividades repetitivas que generen tensión en la articulación patelofemoral, tienen un mayor riesgo de padecer esta afección.
  • Trauma: inestabilidad causada por fractura de rótula, luxaciones rotulianas o lesión osteocondral.
  • Calzado inadecuado: los zapatos de tacón alto, que crean un mayor estrés en la articulación patelofemoral pueden ser una causa de condromalacia.
  • Sobrepeso: el exceso de peso corporal aumenta la carga y la tensión sobre la rodilla.

Prevención de la Condromalacia Rotuliana

Básicamente no se existen medidas profilácticas con las que se pueda prevenir directamente esta enfermedad. Sin embargo, es importante destacar que varios de sus factores causales son adquiridos, por lo que pueden ser prevenidos y evitados para no sobrecargar las rodillas, evitando así su deterioro. A continuación, te dejaremos una serie de útiles consejos para mantener y fomentar la salud de tus rodillas:

  • De ser posible seleccione actividades deportivas que no sean estresantes para las articulaciones del miembro inferior y que tengan un bajo riesgo de caídas y estrés (por ejemplo, natación, ciclismo).
  • Si practica algún deporte con regularidad, planifique períodos de relajación que sean suficientes para que su cuerpo descanse y se repare adecuadamente, si ya está presentando molestias en las rodillas haga uso de ayudas como rodilleras o vendajes que reduzcan la presión sobre la patela durante el entrenamiento y solicite asistencia profesional de un fisioterapeuta. 
  • Manténgase un estilo de vida móvil y activo, cada movimiento de la articulación promueve la distribución del líquido sinovial y, por lo tanto, el suministro de nutrientes al cartílago, evitando así su deterioro. 
  • Si practica deportes que impliquen ir cuesta arriba (montañismo, senderismo), haga uso de bastones de senderismo, ya que estos brindan apoyo adicional a las articulaciones inferiores al caminar cuesta abajo. 
  • Evite las actividades que impliquen mantener la misma posición de las rodillas por mucho tiempo (estar sentado, de pie).
  • Use zapatos planos y cómodos adaptados a su tipo de pisada, para aliviar los ligamentos de las rodillas.
  • Reduce el exceso de peso: cada libra que pierdes alivia la presión sobre tu rodilla.

5 consejos para la prevención de lesiones y el desgaste de rodilla (Artrosis)

Prevenir directamente la degeneración y las lesiones de los cartílagos solo es posible hasta cierto punto, ya este tejido por el envejecimiento puede naturalmente desgastarse y degenerarse progresivamente. Sin embargo, es posible retrasar o ralentizar el proceso degenerativo mediante algunas medidas, que te mostraremos en el vídeo a continuación:

Diagnóstico diferencial

El dolor en la cara anterior de la rodilla asociado a esta enfermedad puede ser provocado por otras entidades patológicas desarrolladas en las rodillas, siendo así, algunos de los diagnósticos diferenciales más notables de esta afección son:

¿Cómo se diagnostica la Condromalacia Rotuliana?

El diagnóstico de esta afección se basa en la recabación de información sobre las características del paciente y los síntomas que padece (anamnesis), el examen físico clínico y el análisis de estudios de imagen. 

Anamnesis

En la anamnesis, el médico o fisioterapeuta indaga sobre las características del dolor y los síntomas que ha tenido la persona afectada y los antecedentes médicos y traumáticos, realizando preguntas como:

  • ¿Lesión de rodilla previa al inicio del dolor?
  • ¿Hay dolores al iniciar movimiento y rigidez matutina?
  • ¿Siente bloqueada la rodilla?
  • ¿La rodilla cede por si sola al caminar?
  • ¿Pérdida general de fuerza en la articulación de la rodilla?
  • ¿Hay alguna restricción en la movilidad de la rodilla?
  • ¿Limitación en las actividades de la vida diaria?

También se indaga sobre la actividad laboral o deportiva del paciente, con la finalidad de determinar si la misma es fuente de estrés para la rótula.

Examen físico clínico

Durante el examen físico, el médico o fisioterapeuta realizada una valoración visual y palpatoria de la región dolorida, para verificar el estado de la articulación. Con este propósito el especialista moviliza la articulación patelofemoral y verifica si existe una falta de congruencia de la rótula con respecto al canal femoral, la presencia de signos inflamatorios, así como también se valora la movilidad y la estabilidad articular mediante la valoración de la fuerza muscular, amplitud articular y la marcha. Existen pruebas funcionales que son específicas para la detección de esta afección en las rodillas: 

  • Prueba o signo de Clarke: si la persona valorada refiere dolor a la resistencia del movimiento de la rótula es indicativo de condromalacia rotuliano.
  • Prueba de aprensión de la rótula: permite comprobar la estabilidad de la rótula y evidenciar un desplazamiento excesivo lateral.
  • Prueba de extensión forzada: si el paciente refiere dolor retropatelar durante una activación máxima de cuádriceps, es indicativo de esta lesión.

Pruebas de imagen

La anamnesis, el examen físico y las pruebas funcionales proveen importante información que no sólo permitirá establecer si la persona afectada presenta esta patología, sino también permite el diseño de un plan de tratamiento adecuado para el caso. Sin embargo, ninguna de ellas ofrece información sobre el estado del cartílago en la rodilla, es por ello que indica estudios de imagen tales como:

  • Radiografías o rayos X: Si el espacio articular se vuelve cada vez más estrecho, esto indica que el cartílago se está eliminando debido a una posición incorrecta o inflamación.
  • Resonancia magnética (RM): muestra con mayor exactitud el estado de la capa cartilaginosa de la art. patelofemoral.
  • Artroscopia: se trata de un método invasivo con el cuál se valora el estado de los cartílagos mediante la inserción de una cámara dentro de la articulación. En el mismo procedimiento el cirujano puede 

Signos radiológicos

En el siguiente video un profesional de salud experto en el análisis radiológico, te explicará los signos radiológicos más destacables en las radiografías de la rodilla en el caso de la condromalacia rotuliana:

Tratamiento médico para la Condromalacia Rotuliana

El tratamiento médico inicialmente en todos los casos (hasta los más agravados) es conservador, dentro de las instrucciones médicas para evitar que esta patología avance encontramos las siguientes medidas conservadoras:

  • Antinflamatorios y analgésicos: para reducir el dolor y la inflamación de la zona afectada.
  • Disminución y mantenimiento del peso: es recomendable que la persona afectada se encuentre en su peso ideal según su índice de masa corporal (IMC), para reducir el estrés sobre las articulaciones inferiores.
  • Fármacos condoprotectores (condroitina y glucosamina): tienen como función proteger y preservar el cartílago a largo plazo.
  • Suplementos vitamínicos: adicional a los últimos se indican el uso de colágeno, vitamina C, magnesio... 
  • Infiltraciones con ácido hialurónico o plasma rico (PRP): reducen las molestias, la rigidez y contribuye a la movilidad. 
  • Además, en el tratamiento conservador se busca mejorar la biomecánica de la rótula mediante ejercicios y entrenamiento específicos bajo la supervisión de un fisioterapeuta.  

Tratamiento quirúrgico

Los síntomas asociados a esta afección responden muy bien a las intervenciones anteriormente mencionadas, por lo cual el tratamiento quirúrgico es infrecuentemente. La cirugía se convierte en una opción si los síntomas son muy severos y si el abordaje conservador no ayuda a aliviarlos lo suficiente. Entonces es posible que se lleven a cabo alguna de las siguientes intervenciones:

  • Debridamiento del cartílago dañado (condroplastia): esta técnica se basa extirpar el cartílago articular dañado de la superficie. El éxito de esta técnica va a depender de la gravedad de la lesión.
  • Perforación: esta técnica consiste en la realización de pequeños agujeros en el cartílago dañado, con la intención de facilitar el crecimiento de tejido nuevo y de esta manera regenerar el cartílago.
  • Liberación del retináculo femoro-rotuliano lateral: si existe un importante problema de alineación de la rótula, este procedimiento permite que la rótula vuelva a una posición más normal y alivie la presión sobre la articulación patelofemoral.
  • Resección de adherencias y plicas sinoviales: estos procedimientos permiten mejorar el alineamiento patelofemoral alterado por la presencia de adherencias o plicas.
  • Distalización y medialización de la tuberosidad tibial anterior: en esta intervención el cirujano cambia de posición el punto de inserción ósea del tendón rotuliano, para cambiar la dirección en que el tendón tracciona de la rótula a través del surco femoral.
  • Trasplante autólogo de cartílago: en este procedimiento el cirujano retira parte del propio cartílago del paciente y la inserta en la zona dañada detrás de la rótula. Mientras el daño del cartílago afecte solo una de las dos superficies articulares (patela o fémur) esta técnica aún es posible.
  • Colocación de una prótesis patelo-femoral: esta intervención consiste en la sustitución de la articulación lesionada por un implante de polietileno y un implante metálico en el fémur: en el canal de deslizamiento rotuliano. Esta intervención sólo es una opción si la degeneración en esta articulación no se ha extendido a otras áreas de la rodilla.

Tratamientos de Fisioterapia para la Condromalacia Rotuliana

La fisioterapia cumple un importante papel tanto si el tratamiento médico seleccionado fuese conservador o quirúrgico. En ambos casos el abordaje fisioterapéutico está enfocado en disminuir el dolor y demás síntomas, y en normalizar la biomecánica alterada que originó en un principio esta patología. Para lograrlo, previo a cualquier intervención terapéutica el fisioterapeuta realiza una valoración biomecánica exhaustiva, con la finalidad de establecer las alteraciones tanto biomecánicas como funcionales presentes, y consecuentemente seleccionar los abordajes terapéuticos adecuados para el caso. 

Tratamiento conservador

En este caso el fisioterapeuta busca aliviar los síntomas, maximizar la fuerza y la función de las extremidades inferiores, y corregir los desbalances musculares presentes. Para lograrlo puede realizar las siguientes intervenciones:

  • Educación para el manejo del dolor.
  • Educación postural.
  • Modificación temporal de la actividad.
  • Agentes físicos: crioterapia y termoterapia.
  • Colocación de vendajes: técnica de McConnell o vendaje neuromuscular.
  • Liberación miofascial.
  • Ejercicios de fortalecimiento del cuádriceps (especialmente vasto interno) y los pelvitrocantéreos (especialmente abductores).
  • Ejercicios de estiramiento.
  • Ejercicios de equilibrio y propiocepción.
  • Electroestimulación.
  • Magnetoterapia.
  • Diatermia.

Rehabilitación post quirúrgica

Aunque el tiempo de inicio de la rehabilitación dependerá del tipo de cirugía realizada, los objetivos generales de un plan de rehabilitación posquirúrgico son proporcionar alivio o control del dolor, mejorar la función muscular y la flexibilidad, mejorar la alineación de la rodilla y lograr el retorno funcional. Para ello el fisioterapeuta realizará intervenciones tales como:

  • Educación para el manejo del dolor.
  • Educación postural.
  • Educación para manejo del inmovilizador (de ser el caso).
  • Agentes físicos: crioterapia y termoterapia.
  • Drenaje linfático manual (DLM).
  • Modificación temporal de la actividad.
  • Ejercicios progresivos de fortalecimiento del cuádriceps (especialmente vasto interno) y los pelvitrocantéreos (especialmente abductores).
  • Ejercicios de estiramiento.
  • Ejercicios de equilibrio y propiocepción.
  • Reeducación de la marcha.
  • Manejo de la cicatriz.
  • Electroestimulación.
  • Magnetoterapia.
  • Diatermia.

El tiempo de la rehabilitación y recuperación de los pacientes con tratamientos quirúrgicos a diferencia de los pacientes tratados conservadoramente, será más prologado y de desarrollo más lento, ya que el hueso y el tejido cartilaginoso intervenido necesita más tiempo para sanar antes de que se pueda ejercer demasiada tensión en la rodilla.

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para la Condromalacia Rotuliana

Esta visión terapéutica a la que llamamos Fisioterapia Integrativa – Fiit Concept está basada en la filosofía de la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental, este tipo de medicina establece que cada emoción concreta contribuye al desarrollo de una alteración de algún órgano o víscera en concreto, la presencia de esta alteración podrá repercutir negativamente en el tono muscular y sobre la biomecánica intervertebral, debido a la relación establecida por el sistema simpático y parasimpático. Adicionalmente otros factores causales muy importantes, pero poco tomados en cuenta como la nutrición y el mal manejo del estrés contribuyen a la instauración de una disfunción visceral que finalmente genere alteraciones en el sistema musculoesquelético.

Fisioterapia Integrativa – Fiit Concept

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:
Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa
Teniendo esto en claro, podemos afirmar que los factores ortopédicos como el aumento del ángulo Q, genusvalgo, dismetría de miembros inferiores, trastornos en la pisada o el entrenamiento excesivo, no son los únicos que favorecen la aparición de esta enfermedad. Además, existen otros factores que, aunque son muy frecuentes, no son tomados en cuenta, te hablamos de las disfunciones viscerales específicamente del intestino delgado cuando la condromalacia rotuliana afecta la rodilla derecha y disfunción del riñón cuando la condromalacia se presenta en la rodilla izquierda. Son varios los músculos que controlan y estabilizan el movimiento de la rótula/patela durante el movimiento, principalmente el vasto interno del cuádriceps que ejecuta una tracción interna de este hueso y el vasto externo por el contrario realiza una tracción externa, además intervienen otros músculos del muslo como el bíceps femoral y el tensor de la fascia lata, cuando uno de ellos actúa deficientemente se origina esta enfermedad, por lo que su origen siempre implica desequilibrio muscular.

Desde nuestra visión Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa la disfunción visceral del intestino delgado ocasiona condromalacia rotuliana derecha y la disfunción visceral del riñón condromalacia en la rodilla izquierda..."

Ahora bien, la disfunción visceral del intestino delgado, ocasiona un aumento del tono de la cadena muscular que tracciona la rótula/patela hacia afuera, esto quiere decir que aumenta el tono de bíceps femoral, tensor de fascia lata, vasto externo del cuádriceps y piramidal/pisiforme (rotador externo de la cadera), el aumento de tono muscular constante de este grupo muscular conlleva al agotamiento de los músculos estabilizadores internos, especialmente el vasto interno del cuádriceps, ocasionando finalmente el desequilibrio en el posicionamiento de la patela/rótula que fomenta la degeneración de su cartílago articular. Además, esta disfunción visceral del intestino delgado provocaría rigidez en el iliaco derecho y en la zona lumbar (especialmente de la 4° vértebra lumbar) por lo cual, en algunos casos, antes de iniciarse la condromalacia se presentan patologías en la zona lumbar (que aparentemente se han corregido) que acaban dejando un desequilibrio muscular que origina esta enfermedad en la rodilla derecha. 

Por otro lado, la disfunción del riñón ocasiona rigidez y bloqueos vertebrales de la columna lumbar alta, lo que conduce a inestabilidad de la zona lumbar baja, especialmente en el segmento L5-S1 y la sacroilíaca izquierda, así como también un aumento del tono de la cadena rotadora externa de la cadera izquierda (piramidal, bíceps femoral, vasto externo del cuádriceps), que altera la biomecánica de la rodilla, ocasionando la condromalacia de ese lado. Ambas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de la disfunción del intestino delgado y del riñón que originan la Condromalacia Rotuliana

  • Estrés: según la medicina oriental si esta enfermedad se presenta en la rodilla derecha, es producto de situaciones de estrés intensas que se manifiesten notablemente y que ocasionan ansiedad, ya que ellas acaban desestabilizando el equilibrio corporal y directamente el funcionamiento del intestino delgado mediante la conexión existente entre el sistema nervioso simpático y parasimpático. Ahora bien, si esta enfermedad se presenta en la rodilla izquierda, es debido a un estrés que es menos manifiesto, pero más constante y continuo acaba afectando con el tiempo la vitalidad del organismo y el funcionamiento renal.
  • Emociones: la emoción que directamente altera el funcionamiento renal es la crispación relacionada a situaciones de enfrentamiento y de rabias guardadas, las cuales si son mantenidas en el tiempo acabarán afectando la vitalidad del individuo, que según la medicina oriental afecta al riñón. Por otro lado, la condromalacia derecha puede deberse a emociones como la ansiedad y la preocupación (relacionadas a estados de crispación y de enfados), ya que estas alteran el funcionamiento del intestino delgado.
  • Factores nutricionales: la condromalacia derecha puede ocurrir debido al consumo de alimentos como alimentos acidificantes, grasas saturadas, carnes rojas, café, gaseosas o cacao, ya que estos resultan nocivos para el hígado y la vesícula los cuales afectan rápidamente al intestino delgado, sin embargo, otros alimentos alteran directamente el funcionamiento del intestino delgado, tales como los azúcares refinados y las harinas. Además, existen ciertos alimentos, que en particular afectar al riñón con las carnes rojas y procesadas, así como los alimentos manufacturados que contienen mucho ácido úrico y altos niveles de sal como los embutidos y los encurtidos. 

Todos estos factores influyen negativamente en el sistema musculoesquelético a nivel lumbar, originando rigidez en la zona lumbar alta y repercutiendo en la biomecánica de la columna lumbar alta y la sacroilíaca, lo que por ende ocasiona la instauración de esta patología como respuesta refleja ante estas disfunciones viscerales.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para la Condromalacia Rotuliana

  • Gestión del estrés: teniendo en cuenta que las situaciones de estrés ocasionan fatiga y pérdida de la vitalidad del sistema, es necesario establecer una programación del horario del sueño, así como la integración de técnicas que permitan la desconexión del trabajo y de ejercicios físicos aeróbicos que fomenten la relajación y permita recuperar la energía que esas situaciones estresantes provocan, con esto se evita que afecten al organismo.
  • Manipulación vertebral: es importante intervenir las áreas que estén desequilibrando el posicionamiento de la patela/rótula. En este caso, se tendrán que manipular la región lumbar alta, así como la articulación sacroilíaca. Al manipular las vértebras irritadas especialmente los segmentos L4-L5 y L5-S1, se incentiva la movilidad adecuada de estos segmentos y se induce un efecto regulador en el sistema nervioso y la médula espinal, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes de las disfunciones viscerales correspondientes. Además, que se normaliza la tensión de las cadenas musculares afectadas (vasto externo, bíceps femoral, piramidal y el tensor de la fascia lata).
  • Osteopatía visceral: considerando la fuerte relación de la disfunción visceral con esta enfermedad, es necesaria la aplicación de maniobras manuales específicas enfocadas en fomentar la movilidad y la motilidad del hígado, la vesícula biliar y el intestino delgado, favoreciendo además el funcionamiento de riñón.
  • Asesoramiento nutricional: la condromalacia patelofemoral puede ser tratada mediante la alimentación, para ello es necesario eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes que generen irritación o estrés refleja en estos órganos, alimentos como los mencionado anteriormente. Una correcta alimentación junto con un tratamiento de plantas medicinales anteriormente propuesto contribuye a la normalización de las funciones viscerales y que esta no refleje su disfunción en la región lumbar y por ende en las rodillas.
  • Biodescodificación: trata de que la persona afectada sea consciente de que ciertas situaciones estresantes y de conflicto con otras personas le está generando una afectación en el cartílago articular de la patela/rótula. Al ser consciente de esta relación hace que le afecte menos estas emociones y que las mismas no puedan alterar la biomecánica lumbar y pélvica. 
  • Plantas medicinales: consiste en la elaboración de un plan de tratamiento individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento renal y contribuya al correcto funcionamiento del intestino delgado.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para la Condromalacia Rotuliana

En nuestro canal de YouTube FisioOnline podrás encontrar variados vídeos diseñados por profesionales de la salud especializados en distintas áreas, que te mostrarán cómo aliviar las molestias en las rodillas que estén afectando tus actividades de la vida diaria, mediante ejercicios, automasajes, estiramiento y otras recomendaciones.

2 Cosas que debes saber sobre la condromalacia o condropatía rotuliana

Es mucha la información errónea que podrás encontrar en internet sobre esta patología, es por ello que te mostramos las dos cosas más importantes que debes conocer sobre esta afección antes de dar inicio a cualquier acción terapéutica para solucionarla:

Condropatía o artrosis de rótula. Diagnóstico y tratamiento de fisioterapia, médico y quirúrgico

Para la correcta resolución de esta patología es necesaria la combinación de intervenciones médicas y fisioterapeutas. Si deseas conocer cuáles son en cada caso, te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde un experto médico traumatólogo te explicará de manera breve y precisa los aspectos terapéuticos en cada caso:

Ejercicios para las Primeras fases de la rehabilitación postoperatorio de rodilla

Si el tratamiento seleccionado para tu caso, fue el quirúrgico, te brindaremos en el vídeo a continuación las directrices para realizar correctamente algunos ejercicios que te ayudarán en las primeras fases de la rehabilitación:

Tratamiento de la condromalacia rotuliana izquierda

Como ya hemos explicado, esta patología no sólo se origina por alteraciones mecánicas, ya que existen factores causales de origen visceral que pueden promover su aparición. Una vez aclarado esto, te mostraremos en el siguiente vídeo un tratamiento natural para resolver de manera efectiva esta patología cuando se desarrolla en la rodilla izquierda:

Tratamiento de la condromalacia rotuliana derecha

Teniendo en cuenta que la degeneración del tejido cartilaginoso puede darse en ambas rodillas, te mostraremos en el siguiente vídeo una alternativa terapéutica natural para la rodilla derecha lesionada: 

Pronóstico de la Condromalacia Rotuliana. ¿Cuánto tarda en curarse?

En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen poco tiempo después de que la rodilla se haya tratado de manera conservadora. Una remisión completa de los síntomas es posible después de unas pocas semanas (4 – 6 semanas). Además, el pronóstico es favorable si el paciente usa zapatos adecuados, evita la sobrecarga de las rodillas y mantiene suficiente descanso y protección. En los casos que el tratamiento haya sido quirúrgico, el periodo de recuperación puede ser de 2 a 6 meses, en estos casos se debe de igual manera tener presente el abordaje conservador, especialmente la fisioterapia si se quiere lograr una correcta recuperación.

La remisión o desaparición de los síntomas no implica que no puedan retornar a futuro..."

Sin embargo, se puede reducir el riesgo de que esto ocurra al tomar medidas de precaución, el paciente recuperado puede influir positivamente si se mantiene activo y continua con las recomendaciones terapéuticas establecidas. Con las precauciones adecuadas, existe la posibilidad de que ocurra una curación permanente. Para ello es importante una buena forma física, evitar el sobrepeso y mantener un estilo de vida saludable.

Condromalacia Rotuliana