Lesiones de pelvis, cadera y pierna y sus cuidados

Sacroileitis

La sacroileitis genera un fuerte dolor a nivel de la espalda baja y los glúteos, y este dolor aparece debido a que existe una inflamación en la articulación sacroilíaca. Su tratamiento es variado y conviene estudiar cada uno de ellos.
Sacroileitis

Indice de Contenidos[mostrar]

Aunque es conocida como sacroileítis el término médico para hacer referencia al dolor sacroilíaco es sacroilitis. Ésta afección inflamatoria puede resultar muy incapacitante para quien la padece, pero ¿qué ocasiona la sacroileitis? ¿cómo se puede prevenir la sacroilitis? ¿cuál es el tratamiento médico para la sacroileitis? Obtén las respuestas a estas y otras interrogantes en el artículo a continuación:

Datos anatómicos relevantes…

La articulación sacroilíaca, también llamada sacro-ilíaca, es una articulación tipo anfiartrosis constituida por el sacro y el ilion, que conecta la columna vertebral más inferior (hueso sacro) con la pelvis (huesos iliacos) a través de fuertes ligamentos. El cuerpo tiene dos articulaciones sacroilíacas, una izquierda y otra derecha. Estas articulaciones no son muy flexibles, sólo tienen un rango mínimo de movimiento y se encargan de compensar la presión desde abajo generada por las piernas durante el movimiento y la carga desde la parte superior del cuerpo cuando se está de pie. Por lo tanto, tienen que soportar una gran carga y estrés, lo que aumenta el riesgo de desarrollo de artrosis y de aparición de fracturas, dislocaciones o inflamación crónica en la articulación.

Articulación sacroilíaca

Observa en la siguiente imagen cuál es la ubicación de las articulaciones sacro ilíacasy las partes anatómicas que la componen:

articulación sacroiliaca

¿Qué es la Sacroileítis?

Etimológicamente hablando el término sacroileitis o sacroilitis cuentan con el sustantivo “-ítis” que significa inflamación, lo que nos muestra que dicho término médico se usa para indicar la inflamación de la articulación sacroilíaca. En la sacroileitis el proceso inflamatorio no se origina exclusivamente dentro de la articulación, sino también en también en las estructuras periarticulares (ligamentos, músculos, nervios). 

El término sacroileitis o sacroilitis se usa para indicar la inflamación de la articulación sacroilíaca

Como ya hemos mencionado hay dos articulaciones de este tipo y se encuentran en la parte más baja de la espalda, es por ello que esta alteración patológica ocasiona dolor en esta zona y sus alrededores. No sólo causa dolor de espalda baja, sino también de nalgas o glúteos e incluso en algunos casos, esta dolencia puede extenderse a una o ambas piernas, por lo que es frecuentemente confundido con alteraciones nerviosas y radiculares. El dolor sacroilíaco se ve exacerbado por diversas actividades, como estar de pie o subir escaleras, lo que trae problemas a la hora de realizar diversas actividades de la vida diaria. 

Incidencia y prevalencia de la Sacroileítis

El dolor lumbar se considera una de las dolencias más frecuentes, tanto así que se ha estimado que el 90% de la población podría padecerla en algún momento de su vida. Aunque las causas de lumbalgia son variadas, se cree que el 10% al 25% de los casos presentan sacroileitis. La mayoría de estos casos resultan ser adultos mayores. Frecuentemente afecta a una de las articulaciones sacroilíacas, resultando en dolor unilateral en el 94% de los casos, con irradiación hacia la pierna en el 50% de los casos, 6% hacia la región superior de la columna lumbar y 2% hacia el abdomen. De las personas famosas afectadas por esta alteración inflamatoria destacamos al futbolista del Real Madrid Karim Benzema, quien obtuvo este diagnóstico en 2016.

Síntomas y signos de la Sacroileítis. ¿Cómo saber si la padezco?

Las personas con sacroilitis principalmente padecen de dolor en la articulación sacroilíaca afecta (en una o en ambas). El dolor sacroilíaco generalmente ocurre como un movimiento, por ejemplo: al doblar o girar el tronco. Incluso puede aparecer cuando camina, después de un esfuerzo físico prolongado o al estar sentado durante mucho tiempo en una determinada posición. Las características del dolor que padece los pacientes afectados son:

  • Ocurre especialmente en la noche o a primera hora en la mañana.
  • Cuando son bilaterales, un lado duele más que el otro. 
  • Disminuye al moverse (a diferencia del dolor de espalda con una causa diferente).
  • Normalmente se incrementa al subir escaleras.
  • Frecuentemente se irradia hacia la región lumbar, hacia el muslo o las piernas.
  • En estadios avanzados de la sacroileitis el dolor en la articulación sacroilíaca también ocurre al sentarse, pararse o al dormir.
  • Algunas personas pueden padecer dolor en la parte inferior del abdomen y en la región inguinal, que resulta por la tensión en el músculo psoas (músculo Iliopsoas).
  • Además del dolor, la persona afectada puede percibir tensión muscular lumbar y rigidez o bloqueo de la articulación sacroilíaca afectada, que es particularmente pronunciado en la mañana, pero que inicialmente mejora a lo largo del día con el movimiento.

¿Cuáles son las causas de la Sacroileítis?

Las fuerzas de tracción o compresión en el aparato ligamentoso de la articulación sacroilíaca son a menudo las responsables de esta afección. Estas surgen debido a varios factores, por ejemplo, una postura incorrecta, microtraumatismos repetitivos, levantar objetos muy pesados o tener sobrepeso. Las reacciones inflamatorias provocadas por estas fuerzas de tracción y compresión anómalas causan dolor y transmiten esta información al cerebro por la médula espinal a través de receptores de dolor (nociceptores). Los receptores del dolor articular sacroilíaco son particularmente activos en esta afección, por lo que es importante para el fisioterapeuta corregir las causas para reducir la actividad de los nociceptores. A menudo resulta difícil determinar exactamente qué causa esta afección, debido a los variados factores que pueden promoverla, de los cuáles destacamos:

  • Espondilitis anquilosante y artritis: esta enfermedad genera procesos inflamatorios en la columna que pueden afectar también las sacroilíacas. 
  • El embarazo: en el periodo de gestación se producen hormonas que aflojan los ligamentos que estabilizan la articulación, lo que puede desencadenar esta afección inflamatoria. Debido a que el aparato ligamentoso pierde estabilidad y la articulación sacroilíaca se vuelve hipermóvil y no es capaz de soportar las cargas de presión, por lo que los músculos de la espalda se sobretensan para distribuir esas cargar y estabilizar la articulación, esta situación es lo que conduce finalmente al dolor y la inflación.
  • Deformidades del hueso sacro: puede conducir a un contacto inadecuado dentro de la articulación sacroilíaca.
  • Desbalances musculares: una debilidad de los músculos abdominales y los glúteos o un acortamiento del músculo psoas, puede conducir a una alteración en los movimientos de la pelvis y la cadera, por lo que las articulaciones sacroilíacas son potencialmente vulnerables a sufrir movimientos excesivos.
  • Estrés emocional: en caso de estrés emocional severo, exceso de trabajo o sobrecarga mental, se puede desarrollar sacroileítis.
  • Procesos infecciosos

Factores de riesgo

  • Esfuerzo físico repetitivo de la región baja de la espalda causado por el deporte o el trabajo.
  • Movimientos bruscos y erróneos, por ejemplo, un paso al vacío en una caída.
  • Deformidades físicas, como escoliosis o dismetría de miembros inferiores.
  • Esfuerzo incorrecto debido a la inclinación de la pelvis como resultado de la artrosis de cadera.
  • Desbalances o desniveles en la columna vertebral (articulación temporomandibular o ATM mal posicionada, hipercifosis, hiperlordosis).
  • Luxación de la articulación de la cadera.
  • Fractura por estrés.
  • Sobrepeso.

Prevención de la Sacroileítis

Algunas de las causas asociadas a esta alteración no son prevenibles, sin embargo, algunos factores de riesgo pueden ser prevenidos para evitar el aumento de la tensión en estas articulaciones. Siendo así, les dejaremos algunas recomendaciones para evitar padecer de sacroileitis:

  • Mantener un peso saludable, evitando el exceso de peso.
  • Al levantar peso desde el suelo hágalo con la flexión de rodillas, manteniendo la columna recta.
  • Realizar estiramientos enfocados en la región más baja de la espalda y de la pelvis.
  • Si necesita estar sentado por largos períodos de tiempo, integre pausas activas, levántese y camine cada dos horas.
  • Realizar ejercicios de potenciación de la región media del cuerpo, especialmente en la zona lumbar.
  • Evitar las caídas sobre el sacro.
  • En caso de presentar desniveles en la columna y los miembros inferiores, acudir a un especialista ortopédico que le diseñe plantillas adecuadas para su caso.

Diagnóstico diferencial

Como ya hemos explicado la zona donde se desarrolla el dolor típico de sacroilitis guarda relación con otras importantes estructuras anatómicas, por lo que los signos y síntomas típicos de esta afección pueden ser confundidos con variedad de enfermedades o lesiones. Es por ello que durante el diagnóstico diferencial se deben tener en cuenta los siguientes diagnósticos:

¿Cómo se diagnostica la Sacroileítis?

Primero, el médico pregunta al paciente las características del dolor, la ubicación, la duración y la frecuencia del dolor, así como los posibles factores desencadenantes. Esto es seguido por un examen físico con inspección visual y palpación de la espalda baja, especialmente de la articulación sacroilíaca. En este examen el profesional de salud verificará la movilidad y la fuerza muscular de la columna vertebral inferior e inspeccionará la articulación sacroilíaca mediante pruebas provocativas con alto grado de sensibilidad, tales como:

  • Test de Gaenslen: resulta positivo si el paciente refiere dolor a la hiperextensión de la cadera ipsilateral y flexión contralateral.
  • Test de compresión sacroilíaca: evidencia una alteración en las articulaciones sacroilíacas, si la persona refiere dolor sacroilíaco durante la compresión lateral sobre las espinas iliacas anterosuperiores.
  • Test de Patrick o FABER (flexión, abducción y rotación externa): resulta positiva si la persona refiere el dolor típico de la sacroilitis durante la maniobra de flexión, abducción y rotación externa de cadera.
  • Sacral thrust test: resulta positivo si el paciente refiere dolor articular en las sacroilíacas ante la presión ventral del sacro.

Estudios adicionales

Si bien las pruebas manuales ponen en evidencia una alteración en la articulación sacroilíaca, sólo los estudios de imagenología pueden brindar la información necesaria para confirmar el diagnóstico de sacroilitis. La enfermedad se puede ver en una etapa temprana mediante estudios de resonancia magnética (RM), el proceso inflamatorio propio de la enfermedad se puede evidenciar en este estudio mediante la administración de agentes de contraste, con los que se suprime la representación del tejido adiposo y, por lo tanto, se logra un contraste. Los agentes de contraste se usan en la mayoría de los casos, pero no realmente necesarios. Además, mediante este estudio es posible realizar un correcto diagnóstico diferencial. 

Otro método de diagnóstico que frecuentemente usa los médicos son las inyecciones de anestésicos directamente en la articulación, este procedimiento se realiza bajo control de rayos X o tomografía computarizada (TC). Esta técnica hace posible evaluar si el dolor puede eliminarse durante la duración del efecto anestésico, lo que también sería una indicación clara de que la sacroileítis está presente. Dado que la sacroileítis puede originar producto de una enfermedad reumática o infecciosa, también se realizan análisis de sangre.

Tratamiento médico para la Sacroileítis

Incluso en los casos crónicos, los métodos conservadores inicialmente pueden proporcionar alivio del dolor y las molestias presentes. Este tratamiento está compuesto por la indicación de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), órtesis tipo cinturón para estabilizar las articulaciones sacroilíacas y apoyar la alineación pélvica, además el médico prescribe fisioterapia. En los casos que la dolencia resulte intolerable para el paciente, algunos médicos pueden infiltrar o inyectar medicamentos anestésicos o corticosteroides directamente en el aparato ligamentoso de la articulación sacroilíaca o en el espacio articular.

¿Cuál es el tratamiento quirúrgico en caso de sacroileitis?

Si el dolor sacroilíaco es intenso, constante y no se logra aliviar con las medidas anteriormente mencionadas, el tratamiento quirúrgico se convierte en una opción. Frecuentemente el abordaje quirúrgico consiste en una cirugía mínimamente invasiva de artrodesis en donde la articulación afectada, en donde el cirujano une permanentemente el sacro y el ilion, mediante varillas de titanio, logrando obtener la estabilidad de la carga sobre las articulaciones. Otra alternativa quirúrgica frecuentemente usada para brindar analgesia, es la neurotomía por radiofrecuencia, que consiste en la aplicación de calor (generado por radiofrecuencia) en los nervios espinales que transmiten el dolor desde las articulaciones comprometidas.

Tratamiento de Fisioterapia para la Sacroileítis

La región articular sacroilíaca puede verse particularmente estresada por las fuerzas de tracción o compresión provenientes de los músculos, ligamentos y fascia de la región lumbopélvica. Los desbalances y las sobretensiones provenientes de estas estructuras surgen particularmente por la falta de movimiento o por patrones de movimiento unilateral. Estos patrones de movimiento pueden ser modificados mediante medios fisioterapéuticos activos y pasivos. 
Inicialmente el objetivo de la fisioterapia es reducir la inflamación y brindar analgesia a la dolencia, seguidamente el objetivo es mejorar la movilidad, estabilidad e incentivar el movimiento adecuado en la región lumbopélvica. Para ello se realizan intervenciones tales como:

  • Educación para el manejo del dolor.
  • Educación postural.
  • Electroanalgesia o uso de TENS.
  • Ejercicios de neurodinamía.
  • Ultrasonido terapéutico.
  • Manipulaciones articulares y terapia manual de la columna lumbar y las articulaciones sacroilíacas.
  • Ejercicios de fortalecimiento y estabilización del Core.
  • Ejercicios de estiramiento.
  • Agentes físicos: termoterapia (uso de calo) y crioterapia (uso del frio).
  • Ejercicios del suelo pélvico.

La fisioterapia ofrece un tratamiento sin riesgos y sin efectos secundarios, que independientemente de la evolución en la que se encuentre la patología, puede brindar restauración de las funciones comprometidas y analgesia al dolor a largo plazo. En el caso de la sacroileítis, no se prohíbe el deporte o la actividad física, por el contrario, el fisioterapeuta recomienda realizar suficiente actividad física diariamente, ya que puede influir positivamente en el pronóstico de esta enfermedad. 

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para la Sacroileitis

Con la finalidad de lograr tratamientos efectivos hemos diseñado una nueva visión terapéutica llamada Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa la cual está basada en las investigaciones realizadas desde la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental), que establecen que el desarrollo de una alteración de algún órgano o víscera es producto de una emoción en concreto, siendo la presencia de esta disfunción visceral la que origina o facilita realmente una alteración del sistema musculoesquelético, ya que dichas alteraciones ocasionan un desbalance en el tono muscular y en la biomecánica de algunos segmentos intervertebrales, debido a la relación establecida por el sistema nervioso simpático y parasimpático. Pero no sólo las emociones pueden causar una disfunción visceral, otros factores causales muy importantes, pero poco tomados en cuenta como las alteraciones nutricionales y el mal manejo del estrés también pueden ocasionarla.

Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa 

Toda esta relación en la cual se encuentra basada nuestra visión terapéutica la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:

Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Ya aclarado que una disfunción visceral puede ocasionar alteraciones en el sistema musculoesquelético, podemos afirmar que no sólo los factores físicos o mecánicos comúnmente asociados a la sacroileítis (malas posturas, trabajos repetitivos, exceso de ejercicio) no son la única causa, también la presencia de estrés, alteraciones nutricionales y emocionales pueden ser los causantes.

Desde el punto de vista Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa la sacroileítis se origina como consecuencia de una disfunción visceral de riñón, colon irritable, intestino delgado y útero-próstata.

La disfunción de estos órganos facilita los bloqueos vertebrales de la zona lumbar y pélvica que provocan asimetrías musculares con tensión de los músculos lumbares que a su vez cambian la biomecánica lumbosacra originando la sacroileítis. Dependiendo de la disfunción presente se puede presentar un sacroileitis derecha o izquierda, por ejemplo, si hay disfunción del intestino delgado o útero-próstata se puede provocar una sacroileitis derecha, por el contrario, si hay una disfunción del riñón o un colon irritable se origina una sacroileitis izquierda. Estas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de las disfunciones viscerales que originan la Sacroileítis

Factores causales de la disfunción en riñón y colon irritable que conduce a una Sacroileitis izquierda:

  • Alteraciones emocionales: la emoción que directamente altera el funcionamiento renal es el miedo, la inseguridad, la desesperanza y la falta de autoestima. Además, ciertos factores externos alteran el funcionamiento de estos órganos como: la época de año fría y húmeda (invierno). En caso de un colon irritable este puede verse originado en individuos con baja autoestima que desean ganarse el afecto de los demás, siendo excesivamente colaboradores (hasta el punto de la esclavitud) a los que le cuesta decir no a los demás, o sea a las exigencias de las demás personas bien sea amigos, familia o compañeros de trabajo.
  • Estrés: un estado de alerta patológico que induce un desequilibrio simpático y parasimpático es ocasionado por situaciones de estrés, lo que conlleva al agotamiento de los sistemas afectando directamente al riñón conduciendo también a un colon irritable acompañado de diarreas y estreñimiento.
  • Alteraciones nutricionales: mantener una dieta acidificante a corto plazo puede repercutir en los órganos digestivos y alterar a su vez el funcionamiento renal. Adicionalmente existen ciertos alimentos, que en particular afectar al riñón con las carnes rojas y procesadas, así como los alimentos que contengan mucho ácido úrico y altos niveles de sal como los embutidos y los encurtidos. En cuanto al colon irritable, éste puede generar como consecuencia del consumo de alimentos que ocasiones intolerancia o gases como los lácteos. 

Factores causales del intestino delgado y la disfunción del útero-próstata que conduce a una Sacroileitis derecha:

  • Estrés: si las situaciones que generen estrés son constantes, supone para el cuerpo un estado de alerta patológico el cual puede desequilibrar potencialmente a la vesícula biliar, al hígado y al estómago, estos órganos acaban de manera bastante rápida afectando el funcionamiento del intestino delgado conduciendo a la aparición de diarreas y estreñimiento, debido a la conexión existente entre el sistema simpático y parasimpático. Con respecto al útero-próstata estos pueden también verse afectados por el cansancio generado por situaciones de estrés.
  • Alteraciones emocionales: el intestino delgado es altamente sensible a la ansiedad y la preocupación. Ahora bien, los miedos, la falta de autoestimas y las inseguridades relacionadas con la maternidad o con situaciones que afecten su femineidad (maltratos por parte de la pareja en un proceso de divorcio o separación) repercuten en el útero. Mientras que la próstata es altamente sensible a emociones como el miedo, la falta de autoestima y la inseguridad relacionada a las situaciones que afecten la masculinidad (infidelidades por parte de la pareja).
  • Alteraciones nutricionales: el consumo de alimentos como café, gaseosas o cacao resultan nocivos para el hígado lo que afecta indirectamente al intestino delgado, sin embargo, otros alimentos alteran directamente el funcionamiento del intestino, tales como las harinas refinadas y dulces manufacturados.

Al fin y al cabo, todos estos factores influyen negativamente en el sistema musculoesquelético a nivel lumbar, originando tensión en los músculos lumbares, rigidez en la zona dorsal baja, lumbar alta y pelvis, conduciendo a una zona hipermóvil e inestable que acaba dañando al disco intervertebral lumbar, lo que por ende ocasiona la instauración de una sacroileitis derecha o izquierda con respuesta refleja ante estas disfunciones viscerales.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para la Sacroileítis

  1. Biodescodificación: trata de que la persona sea consciente de que ciertas situaciones estresantes y de conflicto con otras personas le está generando una sacroileitis muy rebelde, con ser consciente de esta relación hace que le afecte menos estas emociones y que las mismas no puedan alterar la biomecánica lumbosacra.
  2. Gestión del estrés: programación del horario del sueño y técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación y le permita gestionar esas situaciones estresantes, para que no afecten al organismo.
  3. Osteopatía visceral: consiste en la aplicación de maniobras manuales específicas enfocadas en fomentar la movilidad y la motilidad los órganos y vísceras comprometidos.
  4. Manipulación vertebral: debido a que cada órgano repercute en una zona muscular e intervertebral de la columna, es importante intervenir estas áreas. En este caso, se ven afectadas la región dorsal baja, así como la lumbar, al manipular las vértebras irritadas, se incentiva la movilidad adecuada de estos segmentos y se induce un efecto regulador en el sistema nervioso y la médula espinal, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes de las disfunciones viscerales correspondientes.
  5. Asesoramiento nutricional: eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes que generen irritación o estrés refleja en estos órganos, alimentos como los mencionado anteriormente. Una correcta alimentación junto con un tratamiento de plantas medicinales anteriormente propuesto contribuye a la normalización de las funciones viscerales y que esta no refleje su disfunción en la región lumbar.
  6. Plantas medicinales: consiste en la elaboración de un plan terapéutico individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento de los riñones, los órganos sexuales (útero-próstata), el intestino delgado, así como también disminuya los síntomas del colon irritable.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para la Sacroileítis

Te presentamos a continuación algunos vídeos de nuestro canal de YouTube FisioOnline, los cuales pueden ayudarte a recuperarte de las molestias generadas por la sacroilitis. Cada uno de ellos fueron realizados por profesionales fisioterapeutas expertos en distintas áreas, para brindarte los mejores consejos terapéuticos como ejercicios, estiramientos, automasajes y algunos autocuidados.

Relajación de espalda sacro-craneal. reducir la tensión muscular y nerviosa.

La unión articular sacroilíaca puede verse especialmente beneficiada con el ejercicio de relajación craneosacral que te mostramos en el vídeo a continuación:

Dolor lumbar bajo o de cintura - Ejercicios, automasajes y estiramientos

La lumbalgia baja resulta ser uno de los síntomas más frecuentes en esta afección, es posible obtener analgesia mediante la ejecución de determinados ejercicios y estiramiento lumbares. Aprende a cómo realizarlos correctamente, con las directrices que te dará uno de nuestros profesionales fisioterapeutas en el vídeo a continuación:

 

5 ejercicios de Pilates para dolor lumbar

El Pilates resulta ser un método de entrenamiento altamente beneficios o para mantener y promover la salud de la espalda. Es por ello que te recomendamos realizar los siguientes ejercicios lumbares basados en el método Pilates:

 

Tratamiento de la sacroileitis o dolor sacroilíaco derecho

Como hemos explicado anteriormente en la información del presente artículo, esta afección en el lado derecho no sólo es causada por factores netamente mecánicos, ya que existen otras causas relacionadas a su origen (factores viscerales, emocionales y nutricionales) los cuales puedes eliminar mediante el tratamiento natural que te mostramos en el siguiente vídeo:

Tratamiento de la sacroileitis o dolor sacroilíaco izquierdo

Ahora bien, si tu dolencia se desarrolla en el lado izquierdo, el tratamiento natural que te mostramos en el siguiente vídeo es el indicado para ti:

 

Pronóstico de la Sacroileítis. ¿Cuánto tarda en curarse?

La sacroileítis puede resultar una enfermedad crónica y progresiva, lo que significa que una vez que se ha desarrollado, puede que no se cure por completo y tienda agravarse conforme pase el tiempo. Si bien inicialmente solo hay dolor en la parte baja de la espalda o en los glúteos, con el tiempo puede haber restricciones en el movimiento y consecuentes daños en la postura corporal.

El pronóstico de la sacroileítis depende principalmente del factor causal que lo haya provocado, por lo que no es posible determinar un tiempo especifíco para la obtención de mejoría.

El deterioro generalmente puede posponerse y ralentizarse mediante un tratamiento de fisioterapia temprano, regular y constante. A través de la fisioterapia es posible la obtención de un alivio inmediato con una notable mejoría, sin embargo, el éxito a largo plazo sólo es posible si el paciente continua con el plan de entrenamiento establecido por el fisioterapeuta y evita los factores que promovieron en un principio la inflamación articular.

Sacroileitis