Lesiones de lumbares y sus cuidados

Lumbago-Lumbalgia

El lumbago, o lumbalgia, un fuerte dolor producido en la zona baja de la espalda como consecuencia de una afectación en alguna de las estructuras que componen la columna vertebral lumbar. Es importante conocer más sobre esta patología y su tratamiento.
Lumbago-Lumbalgia

Indice de Contenidos[mostrar]

Si la parte baja de nuestra espalda pudiese hablar, nos revelaría la infinidad de factores que originan la lumbalgia como: desbalances musculares, enfermedades viscerales y lesiones traumáticas. Sin embargo, cómo esto no es posible, es necesario tener en cuenta al momento del diagnóstico todos los factores que puedan originarla. Para de esta manera encontrar el tratamiento médico y de fisioterapia adecuado para el caso. Conozca más acerca de esta dolencia en el siguiente artículo:

¿Qué es el Lumbago - lumbalgia?

El origen etimológico del término lumbalgia radica en la unión de dos palabras, una proveniente del latín “lumbus” que significa zona lumbar del raquis y la otra de origen griego “algos” que significa dolor, las cuales enlazadas hacen referencia al dolor de la zona lumbar de la columna. El lumbago al igual que el término anterior hace referencia a molestias en la región lumbar, pero a diferencia del anterior el término proviene de la palabra en latín “lumbāgö” que significa dolor en la región de los riñones. La parte baja de la espalda consta de innumerables nervios, variados músculos y ligamentos, y un total de cinco estructuras óseas (vértebras lumbares), esta compleja construcción es altamente resistente y flexible por lo que puede realizar varios cambios posturales y soportar la carga del segmento superior del cuerpo con facilidad. En el ámbito médico ambos términos, son usados hoy en día para indicar dolor o malestar lumbar.

Hipócrates (460 a. C. - 370 a. C.) fué el primero en usar el término lumbalgia.

Esta dolencia ha sido reportada por las primeras civilizaciones (egipcia y griega), siendo padre de la medicina Hipócrates (460 a. C. - 370 a. C.) el primero en usar el término lumbalgia. A partir de allí son muchos los estudios que se han realizado para determinar el origen de la misma, inicialmente se le vio asociada a espíritus malignos, posteriormente a la inflamación o daño a los nervios, trastornos del sistema nervioso y trastornos psicológicos. En la actualidad entendemos que el dolor no es sólo el síntoma de una afección estructural en la región lumbar, sino que va más allá de la actividad de las vías sensoriales que transmiten dolor y que se puede originar debido a factores emocionales, psicológicos y sociales. Por ello no es posible identificar una causa específica en cada caso. 

Clasificación

Podemos clasificar esta dolencia según la duración del dolor:

  • Lumbalgia aguda: el dolor puede reducirse hasta desaparecer después de unos días, durando hasta seis semanas, generalmente puede ser causada por períodos prolongados frente al computador en una postura dañina o debido al estrés psicológico y emocional.
  • Lumbalgia subaguda: el dolor persiste de seis a doce semanas.
  • Lumbalgia crónica: el dolor persiste por más de doce semanas. Por lo general, son signos de desgaste estructural. Puede ser subsecuente al dolor agudo si no se recibe tratamiento, o cuando se ve fomentado por una postura incorrecta por años, lo que consecuentemente puede desarrollar un daño.

Incidencia y prevalencia de la Lumbago - lumbalgia

La lumbalgia tiene una incidencia de 6,3 a 15,4% de un episodio por año. Se calcula que, a nivel mundial, alrededor del 40% de las personas pueden padecer esta dolencia en algún momento de sus vidas. Se presenta frecuentemente en personas entre los 20 y 40 años de vida, aumentando su prevalencia en personas mayores. El género femenino se ve afectado con mayor frecuencia contando, perteneciendo al 60% de los casos. Con respecto a esto, se estima que el 70% de las mujeres experimentan dolor de espalda durante el embarazo, siendo la tasa mayor cuanto más avanzado sea el embarazo. En Estados Unidos esta afección genera grandes gastos económicos, se estimó que era responsable de $90 mil millones en costos anuales de atención médica. Además, es responsable del 40% de todos los días de trabajo perdidos en los Estados Unidos.

Síntomas de la Lumbago - lumbalgia. ¿Cómo se si lo padezco?

El principal síntoma como su nombre lo indica es el dolor focalizado en la columna lumbar, pero este en ocasiones puede presentarse combinado con una restricción del movimiento, tensión y notables espasmos o calambres en los músculos lumbares. Cuando el dolor se irradia hacia una pierna, es indicativo de irritación o daño a los nervios, por lo que se trata de una lumbociática y no de una lumbalgia, ya que el dolor de espalda baja está estrictamente separado del dolor de piernas relacionado con los nervios (ciática, cruralgia).

A menudo el dolor aparece después de un movimiento inadecuado que ejerza estrés sobre la parte baja de la espalda (cómo levantar peso desde el piso de manera inadecuado), también puede ocurrir durante o después de la práctica deportiva, especialmente en aquellos deportes que involucren movimientos repentinos, torsiones o sobrecargas axiales de la columna vertebral (tenis, golf, basquetbol, béisbol). En ambos casos hay una combinación de disfunción articular con movilidad reducida y significativa  alteración de tensión muscular de la región lumbar. En ocasiones pueden haber horas o días entre un desencadenante (si lo hay) y el episodio de dolor, aquellos que lo padecen lo describen como una sensación insoportablemente, tirante o punzante. Además, esta dolencia puede causar alteraciones del sueño, ya que impide que el afectado pueda conciliar el sueño.

¿Cuáles son las causas del Lumbago - lumbalgia?

Las causas relacionadas al origen de esta dolencia son variadas, sin embargo, pueden ser clasificadas en dos grupos: factores mecánicos y no mecánicos.

Factores causales mecánicos

causas de la lumbalgia o lumbagoEsta dolencia generalmente se origina por la combinación de factores mecánicos de origen musculoesquelético. La falta de armonía entre las estructuras que proporcionan movilidad y estabilidad a la región lumbar, ocasiona que algunos músculos se acorten, tensen o se debiliten, que los ligamentos se estresen, que las articulaciones vertebrales lumbares se bloqueen y que las fibras nerviosas se irriten. Por lo que un giro, una flexión o la extensión del tronco en combinación con estas situaciones puede ocasionar los síntomas. Debido a que las articulaciones sacro-ilíacas, tiene relación con la región lumbar, también un déficit en el movimiento de esta región puede ocasionar este tipo de dolencia.

La alteración de la armonía de la parte más baja del raquis puede ser promovida por variedad de factores mecánicos, de los cuales destacamos los siguientes:

  • Lesiones musculares (contracturas, esguinces o desgarros).
  • Movimientos repetitivos y unilaterales.
  • Mala postura.
  • Espondiloartrosis.
  • Espondilolistesis.
  • Traumatismos en la región lumbar.
  • Pinzamiento discal: aunque muchas personas confunden la lumbalgia con un disco herniado o responsabilizan a la hernia discal del lumbago. Los discos intervertebrales lumbares rara vez tienen la culpa del dolor especifico en la región lumbar, sin embargo, el abultamiento de los discos intervertebrales es responsable de la mayoría de los casos de dolor en la región más baja de la espalda que se irradia hacia la pierna.

Factores causales no mecánicos

La parte más baja de la columna vertebral no sólo mantiene relación con estructuras del sistema musculoesquelético, ya que en sus adyacencias se encuentran importantes órganos y vísceras; por lo que no es de extrañar que las disfunciones de estas últimas ocasionen dolor referido en la espalda baja. Los factores causales no mecánicos son:

  • Disfunciones viscerales.
  • Enfermedades renales.
  • Estrés.
  • Obesidad.
  • Alteraciones en órganos pélvicos (amenorrea, prostatitis, la endometriosis o la enfermedad inflamatoria pélvica crónica).
  • Trastornos vasculares (aneurisma de la aorta abdominal).

Es necesario destacar, que en muchos casos no siempre es posible encontrar un desencadenante o causante específico. 

Prevención del Lumbago - lumbalgia

Una persona con músculos lumbares fuertes y flexibles es menos susceptible a padecer de esta dolencia. Por lo tanto, es posible prevenirla o al menos reducir el riesgo de que aparezca con la ejecución de ejercicios o cualquier actividad física que involucren la región lumbar. Esta medida es especialmente necesaria para aquellas personas que trabajan debido a su trabajo pasan mucho tiempo sentadas. Ya que los músculos responsables del soporte de la columna vertebral se ven principalmente afectados por el sedentarismo. Otras medidas que ayudan a que los lumbares estén más relajados y menos vulnerables a padecer de esta dolencia son: 

  • Mantener un peso corporal saludable (el sobrepeso pone más estrés sobre las estructuras lumbares).
  • Ejercicios lumbares de estiramiento.
  • Tratar de levantar los objetos pesados a través del movimiento de las piernas y no con el de la espalda.
  • Manejo del estrés (ejercicios de relajación).
  • Integración de medidas ergonómicas al sitio de trabajo, que aseguren que la persona que está sentada o de pie pueda equilibrar regularmente su postura y evitar el estrés unilateral en la región más baja de la espalda.

Para los practicantes de alguna actividad deportiva, es importante no exagerar en el entrenamiento, así como calentar y estirar los músculos, incluidos los de la espalda, antes de cualquier actividad deportiva. Finalmente, también te recomendamos prestar atención a la calidad de tu colchón, ya que no debe ser ni muy dura ni muy blanda. 

5 Ejercicios fáciles para Lumbares | GUIA PARA PRINCIPIANTES

Si no sabes cómo iniciar el fortalecimiento de los músculos lumbares, te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde aprenderás fáciles pero potentes ejercicios que te permitirán acondicionar los lumbares y mejorar la salud de tu espalda:

¿Cómo se diagnostican el Lumbago - lumbalgia?

Aunque en el diagnostico se intenta averiguar cuáles son los posibles factores que estén desencadenado dolor, actuales investigaciones han arrojado información que sugiere que no es posible o necesario identificar la fuente específica de dolor en el tejido para el tratamiento efectivo del dolor de espalda mecánico. En cambio, un enfoque personalizado en las características del paciente parece ser de gran ayuda en estos casos. Para que el médico o fisioterapeuta obtenga estas características, el mismo tendrá que llevar a cabo determinadas pruebas que inician con la anamnesis, que además de los datos personales contendrá las respuestas de las siguientes preguntas:

  • ¿Dónde exactamente es el dolor?
  • ¿Cuándo empezó el dolor?
  • ¿Cuánto dura el dolor?
  • ¿Qué situaciones cree que detonen en concreto el dolor?
  • ¿Los dolores se limitan localmente o se irradian a otras partes del cuerpo (como la pierna)?
  • ¿Cuál es el curso temporal del dolor (durante el día, por la noche)?
  • ¿Tiene alguna otra molestia (como trastornos sensitivos en las piernas, incontinencia urinaria o fecal, etc.)?
  • ¿Has tenido antes dolor en la parte baja de la espalda?
  • ¿Sufre de una enfermedad psiquiátrica (como la depresión)? ¿Tiene estrés, miedo o a menudo te sientes tenso o con exceso de trabajo?

El estado mental del paciente es importante valorarlo durante el diagnóstico porque este es uno de los factores que puede promover esta dolencia en los lumbares. Esto incluye la depresión, el estrés y la ansiedad e incluso aquellos pacientes que perciben su propia situación como catastrófica, que se sienten desesperanzados o que son amables con la exageración.

Examen físico

Después de la anamnesis, el especialista examinará al paciente, con el objetivo de descartar condiciones potencialmente peligrosas, como discos herniados. Además, examina la forma y postura de la espalda, se verifica la movilidad de la columna, la fuerza muscular y la amplitud articular, y se palpa los músculos de la espalda en busca de puntos de gatillo y de tensión. Si el dolor se irradia hacia la pierna, se realiza una prueba de provocación (bien sea la prueba de elevación de la pierna recta o prueba Lasègue) con la finalidad de detectar la presencia compresiones nerviosas provenientes de una hernia o protrusión discal lumbar.

¿Qué pruebas y estudios adicionales son necesarios?

Aunque generalmente la anamnesis y el examen físico son suficientes para aclarar los desencadenantes de esta dolencia. Sin embargo, cuando se sospecha que hay indicios de una causa más grave o que se sospeche que la dolencia esté relacionada con los órganos y vísceras adyacentes a la región lumbar, serán necesarias otras pruebas diagnóstico como: rayos X para descartar lesiones óseas, resonancia magnética (RM) para descartar lesiones discales o en otros tejidos blando y tomografía computarizada (TC) para descartar lesiones o enfermedades de los órganos y vísceras contenidos en la caja abdominal. Ya que una enfermedad o disfunción en estos órganos pueden estar causando dolor irradiado a la región lumbar. Estos estudios también son indicados cuando el intenso dolor persiste o empeora durante más de cuatro-seis semanas a pesar de un tratamiento adecuado.

Tratamiento médico para el Lumbago - lumbalgia

Dado que el dolor es el principal síntoma, el tratamiento médico inicial será enfocado en la analgesia de este, para ello la mayoría de los médicos indican medicamentos analgésicos como el paracetamol y antiinflamatorios no esteroideos como el diclofenaco. Además, debido a que el origen de esta dolencia se ve asociado con disfunciones musculares se indican también relajantes musculares. Si no se minimiza la dolencia, algunos médicos indican el uso a corto plazo de opioides como la morfina. Cuando la dolencia está asociada a enfermedades mentales los antidepresivos pueden ser efectivos para combatir la dolencia, por lo que también son indicados. Se suele indicar combinado con la terapia farmacológica el uso de órtesis lumbares o corsés para estabilizar el movimiento.

En la actualidad, no se recomienda la terapia farmacológica, ya que la mayoría ocasiona efectos secundarios relacionados a la prolongación de la dolencia. En cambio, se sugieren consejos y abordajes terapéuticos no farmacológicos, como la fisioterapia, órtesis, el ejercicio terapéutico, termoterapia y la terapia manual.

Tratamiento de Fisioterapia para el Lumbago - lumbalgia

El objetivo del tratamiento fisioterapéutico es la analgesia del dolor para lograr reactivar las funciones alteradas por la presencia del mismo. Para ello el abordaje más efectivo es el ejercicio terapéutico, por el contrario, el reposo y la inmovilidad son los promotores de esta dolencia. Después de valorar el estado funcional y de salud del paciente, el fisioterapeuta procede a diseñar el plan de tratamiento adecuado para su caso, haciendo uso en su intervención, de técnicas y herramientas como las siguientes:

  • Educación para el dolor.
  • Agentes físicos (termoterapia, ultrasonido, onda corta, crioterapia…)
  • Electroestimulación o uso de TENS.
  • Educación y gimnasia postural.
  • Ejercicios de fortalecimiento de los músculos lumbares.
  • Ejercicios de flexibilización de la región lumbosacra.
  • Ejercicios de potenciación del Core.
  • Terapia manual.
  • Manipulación vertebral.
  • Técnicas de relajación miofascial.
  • Acupuntura.
  • Técnicas de relajación según Jacobson.

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para la Lumbalgia o Lumbago

Es necesario aclarar algunos conceptos que constituyen el Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, es una visión terapéutica en la cual mantenemos que no sólo las afecciones musculoesqueléticas se ven originadas desde el ámbito físico o mecánico (traumatismos, malas posturas, sobre entrenamiento o falta de ejercicio), sino que además existen otros factores causales que frecuentemente no son tomados en cuenta, pero en ocasiones constituyen la causa principal de su aparición, hablamos del estrés, las alteraciones nutricionales y emocionales. Esta visión se encuentra basada en la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental), la cual ha estudiado como una disfunción visceral puede ocasionar alteraciones en el sistema articular y musculoesquelético debido a la conexión establecida por el sistema simpático y parasimpático. Siendo estas disfunciones viscerales desarrolladas por la influencia de factores emocionales, nutricionales y por la presencia de estrés.

Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:
Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa 
Ya aclaradas las bases de nuestra visión terapéutica podemos afirmar que la lumbalgia no sólo se produce por factores físicos o mecánicos (malas posturas, trabajos repetitivos, exceso de ejercicio o sedentarismo) mencionados anteriormente en este artículo, sino que además puede verse influida por la presencia de estrés, alteraciones nutricionales y emocionales pueden ser los causantes. Desde el punto de vista Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa la lumbalgia se origina como consecuencia de una disfunción visceral del riñón, la vejiga, los órganos sexuales (útero-ovarios y próstata) y del intestino, sobre todo en aquellas lumbalgias o lumbagos crónicos que están presentes durante mucho tiempo y que son muy difíciles de tratar con los tratamientos convencionales. 

Desde el punto de vista Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa la lumbalgia se origina como consecuencia de una disfunción visceral del riñón, la vejiga, los órganos sexuales (útero-ovarios y próstata) y del intestino.

Cuando alguno de los órganos y vísceras mencionados anteriormente presenta una alteración en su funcionamiento, puede ocasionar de manera refleja rigidez en la zona dorsal baja, lumbares altos y pelvis, conduciendo a una parte baja de la espalda hipermóvil e inestable que acabará en bloqueos vertebrales y desbalances musculares de la parte más baja de la columna vertebral y la región pélvica, lo cual aumentará la presión sobre el disco intervertebral que consecuentemente termina por provocar la aparición de dolor en los lumbares. 
Ahora bien, por un lado, una disfunción en los riñones puede producir herniaciones hacia el lado izquierdo de ciertos discos intervertebrales lumbares (L4-L5, L5-S1). Mientras una falla en el funcionamiento de la vejiga suele contribuir a la aparición de una hernia izquierda L3-L4. Tanto el útero-ovarios como la próstata pueden provocan un aumento notable de la presión discal hacia el lado derecho (L5-S1). Finalmente, el intestino delgado origina una hernia hacia el lado derecho muy específica de la L4-L5, allí también se ve asociado el colon irritable que va a provocar una hernia discal hacia el lado izquierdo (L1-L2, L5-S1).
Una vez aclarado esto, podemos decir que una lumbalgia derecha es producido por la disfunción del intestino delgado y la disfunción del útero-ovarios o próstata, depende del caso. Mientras que la lumbalgia izquierda está asociado a la disfunción visceral de riñón, vejiga y del colon irritable. Esta disfunción puede originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de las disfunciones viscerales que originan la Lumbalgia o Lumbago

Factores causales de la disfunción en riñón, vejiga y colon irritable que conduce a una Lumbalgia o Lumbago izquierdo:

  • Estrés: un estado de alerta patológico que induce un desequilibrio simpático y parasimpático es ocasionado por situaciones de estrés, lo que conlleva al agotamiento de los sistemas afectando directamente a la vejiga, al riñón conduciendo también a un colon irritable acompañado de diarreas y estreñimiento.
  • Alteraciones emocionales: la emoción que directamente altera el funcionamiento renal es el miedo, la inseguridad, la desesperanza y la falta de autoestima. Además, ciertos factores externos alteran el funcionamiento de estos órganos como: la época de año fría y húmeda (invierno). En caso de un colon irritable este puede verse originado en individuos con baja autoestima que desean ganarse el afecto de los demás, siendo excesivamente colaboradores (hasta el punto de la esclavitud) a los que le cuesta decir no a los demás, o sea a las exigencias de las demás personas bien sea amigos, familia o compañeros de trabajo.
  • Alteraciones nutricionales: mantener una dieta acidificante a corto plazo puede repercutir en los órganos digestivos y alterar a su vez el funcionamiento del riñón y vejiga. Adicionalmente existen ciertos alimentos, que en particular afectar al riñón con las carnes rojas y procesadas, así como los alimentos que contenga mucho ácido úrico y altos niveles de sal como los embutidos y los encurtidos. En cuanto al colon irritable, éste puede generar como consecuencia del consumo de alimentos que ocasiones intolerancia o gases como los lácteos. 

Factores causales del intestino delgado y la disfunción del útero-ovarios o próstata que conduce a una Lumbalgia o Lumbago derecho:

  • Estrés: si las situaciones que generen estrés son constantes, supone para el cuerpo un estado de alerta patológico el cual puede desequilibrar potencialmente a la vesícula biliar, al hígado y al estómago, estos órganos acaban de manera bastante rápida afectando el funcionamiento del intestino delgado conduciendo a la aparición de diarreas y estreñimiento, debido a la conexión existente entre el sistema simpático y parasimpático. Con respecto al útero-ovario o próstata estos pueden también verse afectados por el cansancio generado por situaciones de estrés.
  • Alteraciones emocionales: el intestino delgado es altamente sensible a la ansiedad y la preocupación. Ahora bien, los miedos, la falta de autoestimas y las inseguridades relacionadas con la maternidad o con situaciones que afecten su femineidad (maltratos por parte de la pareja en un proceso de divorcio o separación) repercuten en los ovarios-útero. Mientras que la próstata es altamente sensible a emociones como el miedo, la falta de autoestima y la inseguridad relacionada a las situaciones que afecten la masculinidad (por ejemplo, infidelidades de la pareja).
  • Alteraciones nutricionales: el consumo de alimentos como café, gaseosas o cacao resultan nocivos para el hígado lo que afecta indirectamente al intestino delgado, sin embargo, otros alimentos alteran directamente el funcionamiento del intestino, tales como el azúcar y las harinas por lo que puede alterar su funcionamiento.

Al fin y al cabo, todos estos factores influyen negativamente en el sistema musculoesquelético a nivel lumbar, originando tensión en los músculos lumbares, rigidez en la región dorsal baja, lumbar alta y pelvis, conduciendo a una zona hipermóvil e inestable que acaba dañando al disco intervertebral lumbar, lo que por ende ocasiona la instauración de esta dolencia bien sea del lado derecho o izquierdo con respuesta refleja ante estas disfunciones viscerales.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para la Lumbalgia o Lumbago

  1. Osteopatía visceral: consiste en la aplicación de maniobras manuales específicas enfocadas en fomentar la movilidad y la motilidad los órganos y vísceras comprometidos.
  2. Manipulación vertebral: debido a que cada órgano repercute en una zona muscular e intervertebral de la columna, es importante intervenir estas áreas. En este caso, se ven afectadas la región dorsal baja, así como la lumbar, al manipular las vértebras irritadas, se incentiva la movilidad adecuada de estos segmentos y se induce un efecto regulador en el sistema nervioso y la médula espinal, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes de las disfunciones viscerales correspondientes.
  3. Plantas medicinales: consiste en la elaboración de un plan de tratamiento individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento de los riñones, los órganos sexuales (útero-ovarios y próstata), el intestino delgado, así como también disminuya los síntomas del colon irritable.
  4. Asesoramiento nutricional: eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes que generen irritación o estrés refleja en estos órganos, alimentos como los mencionado anteriormente. Una correcta alimentación junto con un tratamiento de plantas medicinales anteriormente propuesto contribuye a la normalización de las funciones viscerales y que esta no refleje su disfunción en la región lumbar.
  5. Gestión del estrés: programación del horario del sueño y técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación y le permita gestionar esas situaciones estresantes, para que no afecten al organismo.
  6. Biodescodificación: trata de que el paciente sea consciente de que ciertas situaciones estresantes y de conflicto con otras personas le está generando una lumbalgia crónica muy rebelde, con ser consciente de esta relación hace que le afecte menos estas emociones y que las mismas no puedan alterar la biomecánica lumbar.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para el Lumbago - lumbalgia

En nuestro portal de YouTube FisioOnline añadimos vídeos con recomendaciones terapéuticas para tratar las principales patologías y disfunciones que desmejoran la calidad de vida de nuestros pacientes. En caso de presentar lumbalgia te recomendamos ver los vídeos que te dejaremos a continuación, ya que en ellos podrás encontrar importante información de la mano de fisioterapeutas especializados en distintas áreas, los cuales de forma breve y amena te brindarán diferentes consejos y recomendaciones para combatir este malestar.

Ayuda mediante fajas lumbares

Si bien el reposo no es una alternativa terapéutica, el uso de órtesis pueden ayudarle a reducir la molestia y a iniciar el movimiento de manera más fácil. Si no sabes cómo usarla te recomendamos ver el siguiente vídeo:

Ejercicio de relajación de lumbares con pelotas para lumbagos/lumbalgias

La musculatura de la parte más baja de la columna vertebral suele estar contracturada, por lo que es la principalmente involucrada en esta afección por lo que es importante mantener flexible, para lograrlo te dejamos a continuación un ejercicio fácil de realizar, que te permitirá flexibilizar la región más baja de tu espalda, reduciendo así los dolores lumbares.

Tratamiento con ejercicios, estiramientos y masajes

Como ya hemos comentado, el movimiento y la movilización de los tejidos lumbares es la mejor alternativa terapéutica para tratar este tipo de dolencia. Por lo que te mostramos en el siguiente vídeo ejercicios, estiramientos y masajes para reducir las molestias lumbares:

Tratamiento para la lumbalgia izquierda

No sólo existen factores causales mecánicos, es por ello que es importante tratar las disfunciones viscerales que estén ocasionado molestias en el lado izquierdo. En el siguiente vídeo te mostramos un tratamiento natural que puedes realizar desde la comodidad de tu hogar:

Tratamiento para la lumbalgia derecha

Teniendo en cuenta que otras disfunciones están relacionadas a la dolencia del lado derecho, te mostramos en el siguiente vídeo un tratamiento natural que te ayudará a restablecer las funciones de los órganos y vísceras alterados:

Pronóstico del Lumbago - lumbalgia. ¿Cuánto tarda en curarse?

La duración del dolor varía de un caso a otro y de una persona a otra. Pueden transcurrir varias semanas hasta que desaparezcan todos los síntomas, pero el dolor agudo en la mayoría de los casos logra resolver en pocos días. La duración de los síntomas puede reducirse mediante ejercicios específicos y con ayuda de la fisioterapia.

En los casos que hayan padecido esta dolencia durante un largo período de tiempo (más de seis semanas), la mejoría de las molestias generalmente es más lenta y con progresos menos notables, sin embargo, las disfunciones y los síntomas relacionados con esta afección se disminuyen al mínimo con algunos meses de tratamiento. 

Cualquier persona que haya padecido este tipo de dolencia debe estirar la espalda después de haber permanecido sentado durante mucho tiempo y antes de levantar o cargas objetos pesados. Con la finalidad de reducir el riesgo de padecer nuevamente esta dolencia. Además, se deben continuar con las medidas indicadas por el fisioterapeuta.

Lumbago-Lumbalgia