Lesiones de dorsales y sus cuidados

Dorsalgia

La dorsalgia es el dolor que se percibe a nivel de la columna dorsal en la parte posterior de la espalda, es bastante común y afecta a todos al menos una vez en la vida. Por eso es importante conocer su tratamiento
Dorsalgia

En contraste con la lumbalgia o la cervicalgia, la dorsalgia rara vez es causada por cambios patológicos en los discos intervertebrales. La razón es que, en la parte media de la espalda, la espina tiene poca movilidad. Sin embargo, la relativa rigidez de la columna torácica también significa que una postura forzada e incorrecta puede conducir rápidamente al dolor por el exceso de trabajo en la zona. La mala postura, por tanto, es una de las causas de dorsalgia, conoce cuales otras hay y obtén mayor información sobre esta afección en el siguiente artículo:

¿Qué es la Dorsalgia?

El origen etimológico del término dorsalgia radica en la unión de dos palabras, una proveniente del latín “dorsum” que significa espalda y la otra de origen griego “algos” que significa dolor, las cuales enlazadas hacen referencia al dolor de espalda. Este término en el ámbito médico es usado para indicar la presencia de dolor en la columna dorsal.

¿Qué es la columna vertebral dorsal?

La columna dorsal, también llamada torácica es la segunda sección de la columna vertebral y se encuentra entre la cervical y lumbar. Comienza después de la séptima vértebra cervical que se une con la primera de un total de doce vértebras torácicas (T1-T12). Después de la 12a vértebra torácica comienza la zona lumbar.

columna dorsal o torácicaLos procesos espinosos de las vértebras se encuentran uno encima del otro debajo de la piel de la espalda media; en personas delgadas estos son visibles y palpables fácilmente.

Las vértebras torácicas son más fuertes que las vértebras cervicales y se vuelven más fuertes y más estables mientras más abajo están, debido a la creciente carga corporal que descansa sobre ellas.

Vistas de lado, las vértebras torácicas superiores e inferiores tienen un diámetro mayor que las del medio.

Los cuerpos vertebrales son ligeramente más altos en la parte delantera que en la parte posterior y la superficie frontal que mira hacia el pecho está ligeramente ahuecada.

A diferencia de la zona cervical y lumbar, la región dorsal de la espina se articula lateralmente con otras estructuras óseas: las costillas.

Estas articulaciones llamadas costovertebrales permiten que el tórax se mueva en cada respiración y contribuye a la protección de importantes órganos (pulmones, corazón). 

¿Cuáles son los músculos dorsales?

La espina dorsal está protegida por variedad de músculos, los cuáles son los culpables de la dorsalgia en la mayoría de los casos. Ya que estos músculos por diversos factores están propensos a sufrir de contracturas musculares. En la siguiente infografía podrás observar los músculos más destacables de la media espalda (romboides, músculos espinales dorsales, angular de la escápula, trapecios):

musculos dorsales

Clasificación de la dorsalgia

Podemos clasificar al dolor dorsal según la duración del dolor y su etiología, siendo estas las siguientes:

  • Dolor dorsal agudo: dura menos de 6 semanas. Pueden tener causas específicas con un desencadenante del dolor exactamente identificable o pueden ocurrir de manera no específica.
  1. Dolor dorsal agudo inespecífico sin causa estructural: no tiene una causa clara. El desarrollo de este dolor en la espalda se basa en varios factores desencadenantes, a menudo físicos (mala postura) o psicológicos (estrés, ansiedad). No existe una causa estructural para el dolor de espalda en forma de daño o lesión que pueda determinarse en una radiografía o resonancia magnética, pero generalmente hay una causa funcional en el sentido de espasmos o contracturas musculares o un desbalance de los músculos en el área de la zona vertebral.
  2. Dolor dorsal agudo específico: esto contrasta con el dolor de espalda agudo inespecífico. Es originado por lesiones o enfermedades identificables: caídas, accidentes laborales o deportivos y cambios orgánicos como artrosis. El daño estructural interno también es posible, como una fractura por osteoporosis o una hernia de disco.
  • Dolor dorsal subagudo: permanece durante 6-12 semanas. Son menos graves que el dolor de espalda agudo. Tanto en el tipo agudo y subagudo, hay pocas razones para una cirugía.
  • Dolor dorsal crónico: dura de 12 semanas a varios años. Hay una serie de comportamientos y actitudes que promueven que un tipo agudo se convierta en crónico inespecífico. El estrés y las demandas posturales excesivas, ya sea en el entorno laboral o familiar a menudo conducen a la cronificación del dolor. Aquellas personas afectadas por la dorsalgia que dejan que los dolores restrinjan su movimiento y que adoptan posturas protectoras para evitar el dolor, tienen muchas más probabilidades de volverse dorsalgias crónicas que las personas que hacen esfuerzos para movilizarse aún con dorsalgia.

Incidencia y prevalencia de la Dorsalgia

La prevalencia de la dorsalgia hoy en día ha estado en aumento por la variedad de malas posturas que adoptamos en el día a día. En cuanto a la duración del dolor de esta afección la misma oscila entre 4.0-72.0% (en cualquier momento), 0.5-51.4% (7 días), 1.4-34.8% (1 mes), 4.8-7.0% (3 meses), 3.5-34.8% (1 año) y 15.6-19.5% (de por vida). Este tipo de algias afecta más frecuentemente a niños y adolescentes del género femenino.

Síntomas de la Dorsalgia. ¿Cómo se relaciona con otras alteraciones?

El dolor en la zona media de la espalda es el síntoma característico de la dorsalgia, sin embargo, son variados los síntomas que acompañan ésta lesión y los mismos van a depender del origen desencadenante. Los síntomas que podemos destacar en caso de una Dorsalgia son:

  • Dolor agudo y punzante en uno de los lados de la espalda. 
  • Espasmos musculares en la zona dorsal.
  • Hormigueo o sensación de pinchazos en la espalda media.
  • Fatiga durante el día.
  • Dolor sordo y constante entre los omóplatos (escápulas/paletas) más frecuente a última hora del día inclusive durante el reposo.
  • Dolor durante los movimientos que involucran la columna torácica.
  • Puntos de gatillo en la región dolorosos a la palpación.
  • En algunos casos, presencia de dolores en la región dorsal durante una respiración forzada.

Algunos síntomas hacen sospechar la presencia de algunas alteraciones o enfermedades específicas más graves que una afección muscular. A continuación, describimos las más destacables:

  • Neumotórax: dolor dorsal agudo junto a la espina con dificultad para respirar y toser.
  • Úlceras pépticas: dorsalgia en la parte más baja de la zona torácica, que se presenta con el ayuno y mejora al comer y beber.
  • Patologías cardíacas: dorsalgia con opresión en el pecho, en ocasiones también se presenta dolor en el hombro izquierdo.
  • Neumonía: dorsalgia punzante entre las escapulas, que aumenta cuando se inhala o se tose, pero no con el movimiento. 
  • Neuralgia intercostal: dolor punzante hacia un costado de lado de la columna dorsal, que se aumenta con movimientos y durante la respiración (inhalación).
  • Lesiones o patologías vertebrales torácicas: dolor sordo y fastidioso a uno de los lados de la región torácica, que disminuye al acostarse, en ocasiones se puede presentar entumecimiento y hormigueo en zonas lejanas a la columna.

¿Cuáles son las causas de la Dorsalgia?

Los cambios congénitos y adquiridos son factores causales de la dorsalgia, por ejemplo, en la llamada escoliosis idiopática, la columna está curvada lateralmente y las vértebras torácicas están retorcidas sobre su eje longitudinal lo que puede ser causante de dolor. De los factores adquiridos podemos destacar las alteraciones posturales, ya que estas consisten en desbalances musculares que conducen a la aparición de dolor. 

La lesión más frecuente en la espina es la hernia de disco, sin embargo, ocurre con menos frecuencia en la región torácica en contraste con la cervical y la lumbar. Esta lesión discal puede conducir a la compresión de la médula espinal y los nervios espinales, lo que consecuentemente puede ocasionar dolor dorsal. En ocasiones, el dolor se debe a bloqueos en las vértebras torácicas influenciadas por contracturas o desbalances musculares. 
Otras causas asociadas

  • Síndrome de Scheuermann.
  • Calcinosis discales.
  • Cifosis.
  • Espondiloartrosis.
  • Aplastamientos no traumáticos de las vértebras.
  • Artritis reumatoide.
  • Ansiedad o estrés.
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Fractura (patológica o no) vertebral.
  • Fibromialgia.

Prevención de la Dorsalgia

Este tipo de algia es prevenible, ya que en la mayoría de los casos se origina por cambios degenerativos promovidos por alteraciones posturales. Teniendo esto en claro, las medidas enfocadas en la prevención del dolor en medio de la espalda son las siguientes:

  • Fortalecer la región cervicodorsal.
  • Reducción del estrés.
  • Mantener medidas ergonómicas en el lugar de trabajo y durante la actividad deportiva.
  • Evitar cargar objetos pesados.
  • Integrar actividad física a tu rutina.
  • En el caso de que sospeche que su colchón o la selección de almohadas le cause malestar dorsal, tratar de cambiarlos por un colchón ortopédico y una almohada con la altura adecuada para mantener la columna recta que le permita un sueño saludable.

¿Cómo se diagnostica la Dorsalgia?

Dado que existen diferentes causas para el desarrollo de esta afección, un cuidadoso historial médico (anamnesis) es n primer paso esencial. La entrevista va enfocada inicialmente en la profesión del paciente. Al conocer la profesión, ya se pueden identificar posibles factores causales que correspondan, además según los síntomas y las molestias que te esté refiriendo el paciente también es posible inferir el origen de la dorsalgia.

Seguidamente, el médico o fisioterapeuta procede a realizar un examen físico a profundidad que involucre valoración de la amplitud articular, palpación, valoración sensitiva y neurológica. Con los resultados del examen clínico es posible obtener un diagnóstico probable, sin embargo, para obtener uno certero es necesario realizar estudios de imagen como las radiografías, que permiten evidenciar el estado de las estructuras óseas. 

Por otro lado, la tomografía computarizada y la resonancia magnética también permite detectar si el origen del dolor en proveniente de un tejido blando como una herniación. Debido a los diferentes procedimientos de diagnóstico, el especialista puede y debe extraer información extensa porque con ello es posible establecer las medidas terapéuticas a tomar para solucionarlo.

Tratamiento médico para la Dorsalgia

El objetivo principal del tratamiento médico es solucionar las causas que conllevaron al dolor dorsal, primeramente, a través de la indicación de medicamentos analgésicos, relajantes musculares y antiinflamatorios cuyo objetivo es reducir la tensión ejercida por los músculos dorsales. En caso de que el abordaje terapéutico no surta el efecto deseado en la reducción de los síntomas, el siguiente paso es más invasivo y trata de inyecciones de anestésicos locales mediante terapia neural, las cuales aplicadas en el lugar correcto produce un alivio de la dorsalgia casi inmediato. Sin embargo, el efecto analgésico obtenido suele ser transitorio.

En caso de que el abordaje terapéutico no surta el efecto deseado en la reducción de los síntomas, el siguiente paso es más invasivo: inyecciones o cirugía.

La cirugía se convierte en opción si se ha identificado una causa clara que posiblemente pueda remediarse con una intervención quirúrgica. Por ejemplo, la cirugía puede ser una opción si el disco intervertebral está presionando un nervio. Sin embargo, este tipo de intervenciones en la columna dorsal puede conllevar notables riesgos. Por lo tanto, es importante sopesar cuidadosamente las ventajas y desventajas de la operación.

Tratamiento de Fisioterapia para la Dorsalgia

La fisioterapia a menudo se prescribe para solucionar la dorsalgia, porque se ha demostrado que puede apoyar y aliviar la columna de manera óptima. El objetivo principal a obtener desde la fisioterapia es la analgesia de los dolores, para ello se disponen de variedad de técnicas pasivas y activas. 

Otros objetivos importantes también para cumplir son el fortalecimiento de la musculatura dorsal, el aumento de la amplitud articular de la columna, la reducción del estrés, obtención de una correcta postura corporal y el retorno funcional a las actividades de la vida diaria. Teniendo esto en claro, las intervenciones fisioterapéuticas enfocadas en la recuperación del paciente con dorsalgia son:

  • Masaje Descontracturante: es posible obtener una relajación miofascial de las contracturas musculares dorsales que estén generando la dorsalgia, tales como los trapecios, romboides, elevadores de la escápula, paravertebrales dorsales.
  • Gimnasia postural: la obtención de una adecuada postura, disminuye la tensión sobre las estructuras anatómicas dorsales y por ende brinda analgesia frente al dolor. Además, aquí se le brinda información sobre ergonomía e higiene postural para que los pacientes la aplique en su día a día.
  • Ejercicio terapéutico: contribuye a la normalización de las fuerzas y las tensiones musculares que generan restricción de movimiento a nivel dorsal y desencadenan el dolor.
  • Punción seca: esta técnica manual elimina eficazmente los puntos gatillo miofasciales activos de los trapecios, elevadores de la escápula y romboides, lo que produce analgesia en la zona cervicodorsal.
  • Terapia manual: con ella se recupera la biomecánica vertebral lo que influye positivamente en el movimiento funcional de la región torácica.
  • Electroanalgesia: a través de ella se obtiene de manera rápida y efectiva la analgesia, frente al dolor.
  • Técnicas neurodinámicas: es un entrenamiento que realizado con ayuda del fisioterapeuta brinda a los nervios dorsales comprimidos un mejor deslizamiento por lo que pueden discurrir con mayor facilidad y sin desencadenar síntomas.

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para la Dorsalgia

El tratamiento está diseñado desde la visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, la cual tiene sus principios anclados en la filosofía de la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental), la cual afirma que las emociones pueden repercutir en el funcionamiento de órganos y vísceras, lo que conlleva a la aparición de alteraciones musculares y articulares, debido a la conexión existente formada por el sistema nervioso simpático y parasimpático. Pero esta filosofía no sólo afirma que las emociones pueden provocar una disfunción visceral, sino que existen otras que también pueden provocarla como las alteraciones nutricionales y el mal manejo del estrés que finalmente genere alteraciones en el sistema musculoesquelético como aumento del tono, rigidez y bloqueos intervertebrales.

Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:
Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa
Una vez aclarado esto, podemos afirmar que la dorsalgia no sólo se origina por factores físicos o mecánicos (las malas posturas, trabajos repetitivos, exceso de ejercicio y sedentarismo) nombrados en este artículo, sino que también pueden ocasionarlo la presencia de una disfunción visceral relacionada al estrés, alteraciones nutricionales y emocionales.

La dorsalgia desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, tiene una relación muy fuerte con la disfunción visceral, se origina como consecuencia de una disfunción visceral del estómago, hígado y la vesícula biliar, estos órganos pueden ocasionar cambios en la biomecánica de la región interescapular dorsal.

Ahora bien, la aparición de dorsalgia que predomina en el lado derecho es promovida específicamente por disfunciones en el hígado. Mientras que la que se orientan hacia el lado izquierdo son asociadas a disfunciones en el estómago. Ambas disfunciones conducen a bloqueos vertebrales a nivel dorsal que producen dolor y rigidez, además estos órganos pueden tensar la musculatura de la región dorsal, promoviendo la compresión de las articulaciones intervertebrales dorsales. Estas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de la disfunción del hígado, estómago y la vesícula biliar que originan la Dorsalgia

  • Alteraciones emocionales: la dorsalgia derecha está vinculada a una disfunción del hígado, ciertas emociones alteran a este órgano, el enfado, la crispación y la cólera presente pueden conducir a esta afección. Adicionalmente la dorsalgia izquierda puede ser ocasionada por una disfunción del estómago relacionada al exceso de responsabilidad y a la incapacidad de desconectar del trabajo en una persona con carácter responsable y ordenado.
  • Estrés: ciertas situaciones que generan estrés desencadenan en el cuerpo un estado de alerta patológico, el cual puede desequilibrar diferentes órganos, esto a causa de la conexión existente entre el sistema nervioso simpático y parasimpático, siendo los afectados en la dorsalgia el hígado, el estómago.
  • Alteraciones nutricionales: una inadecuada alimentación acompañada por consumo de alimentos que irriten el estómago o el hígado afectan su funcionamiento. Siendo los alimentos nocivos para estos órganos los siguientes: azúcares, fritos, café, gaseosas, carnes rojas, naranja, chocolates, embutidos o alimentos muy procesados, así como aquellos que generan ardor y acidez en el estómago.

Estos tres factores cada uno por su lado o en conjunto ocasiona alteraciones en el sistema musculoesquelético, originando rigidez en la región dorsal y bloqueos en las articulaciones dorsales, así como también desequilibrio en los músculos intervertebrales que por ende ocasiona la instauración de una dorsalgia.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para la Dorsalgia

  1. Manipulación vertebral: esta intervención está enfocada en tratar las repercusiones viscerales en la zona cervicodorsal que afecta indirectamente en las articulaciones intervertebrales dorsales, es importante intervenir manualmente las vértebras irritadas T4 y T5 (hígado), T6-T7 (estómago) y las vértebras cervicales (C5-C7). Pero también estas manipulaciones están enfocadas en restaurar la movilidad normal de la columna vertebral afectada, normalizando así la biomecánica alterada en la región dorsal e induciendo un efecto regulador en el sistema nervioso de estos órganos, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes del estómago, hígado y vesícula.
  2. Osteopatía visceral: consisten en técnicas manuales aplicadas en la ubicación topográfica de los órganos afectados en este caso el hígado, la vesícula biliar y el estómago, esto con la finalidad de fomentar la movilidad y la motilidad de estos órganos, lo que contribuye a la mejoría de sus funciones.
  3. Biodescodificación: hacer que el paciente se haga consciente de que una situación emocional le está provocando un problema físico, o sea la dorsalgia. El estar consciente de esta relación abre la puerta a que este tipo de emociones no afecten al cuerpo y por ende no contribuyan al desarrollo del dolor de la columna dorsal.
  4. Gestión del estrés: trata de la programación del horario del sueño y la implementación de técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación y la recuperación que necesita el cuerpo.
  5. Asesoramiento nutricional: enfocado en eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes y nocivos anteriormente mencionados, los cuales generan irritación o estrés en el hígado, el estómago y la vesícula biliar. Una correcta alimentación contribuye a la normalización de las funciones viscerales, en este caso del hígado o estómago, y que estos no den reflejo y aumento de tensión muscular en la zona dorsal de la espalda.
  6. Plantas medicinales: dosificación individual de un plan de tratamiento individualizado que constituido por plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento en el hígado, estómago.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para la Dorsalgia

En nuestro portal de YouTube FisioOnline añadimos vídeos con recomendaciones terapéuticas para tratar las principales patologías, dolores y disfunciones que desmejoran la calidad de vida de nuestros pacientes. En caso de presentar dorsalgia te recomendamos ver los siguientes vídeos:

Dorsalgia o dolor de espalda - Tratamiento con ejercicios, estiramientos y masajes

Primeramente, te dejamos en el siguiente vídeo, importante información basada en la fisioterapia, que te ayudará a reducir los síntomas de este tipo de algia tan común. Aprende a cómo realizar ejercicios, estiramientos y masajes en la zona dorsal a continuación.

 

Tratamiento de la dorsalgia izquierda

Cómo ya hemos destacado en la información de este artículo, existen tratamientos naturales enfocados en la solución de las causas para eliminar eficazmente los síntomas. En el siguiente vídeo aprenderás como tratar adecuadamente el dolor dorsal hacia el lado izquierdo:

 

Tratamiento de la dorsalgia derecha

La dorsalgia también se presenta en el lado derecha, si este es tu caso, logra aliviarla con el tratamiento que se presenta en el vídeo a continuación:

 

4 ejercicios de Pilates para aliviar dolor dorsal

El Pilates es una excelente disciplina, que no sólo sirve como método de entrenamiento sino también como método terapéutico, aprende algunos ejercicios que no sólo te ayudarán a obtener analgesia sino también que evitará que la dorsalgia vuelva:

Pronóstico de la Dorsalgia. ¿Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico está directamente relacionado con la causa del dolor de espalda, si su origen radica en disfunciones miofasciales producto de la malas posturas y estrés, su pronóstico suele ser favorable si toman las medidas terapéuticas y los cambios permanentes que sean necesarios en el estilo de vida.

El pronóstico está directamente relacionado con la causa del dolor de espalda.

Sin embargo, en el caso que las causas sean enfermedades o lesiones estructurales, afecciones neurológicas o reumáticas, el proceso de curación puede ser un poco tardío, mientras que se resuelve la patología causante. Muchos casos de dolor de espalda torácico inespecífico se resuelven en unas pocas semanas.

Dorsalgia