Lesiones de hombro y sus cuidados

Tendinitis del supraespinoso

La tendinitis de hombro y supraespinoso es, sin duda, una de las lesiones más comunes del hombro. Genera un fuerte dolor que se agrava con el movimiento (sobre todo a la elevación), sus causas son variadas y su tratamiento es mayormente fisioterapéutico.
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Indice de Contenidos[mostrar]

“Oh no! Tengo tendinitis del manguito rotador” Seguramente habrás escuchado esta frase en alguno de tus conocidos, sin embargo, este diagnóstico no es del todo correcto, ya que en la mayoría de los casos el que está más expuesto a sufrir de tendinitis es el tendón del músculo supraespinoso. Sigue leyendo y descubre todo lo relacionado a la tendinopatía o tendinitis del supraespinoso:

¿Qué es la Tendinitis del supraespinoso?

Inicialmente es importante aclarar que en la actualidad el término “Tendinitis” no es utilizado para referirse médicamente a esta afección, debido a que recientes investigaciones han evidenciado que en este caso el tendón no es el que se inflama, sino las estructuras que los rodean, es por ello que es más adecuado denominarla tendinopatía. Una vez aclarado esto, ¿cuál es la estructura lesionada? No es más que el tendón, esta estructura se encuentra ubicada en la inserción del músculo supraespinoso (integrante del manguito rotador).

Anatomía del supraespinoso

El supraespinoso o supraspinatus es el principal responsable de elevar al brazo en abducción, especialmente desde un ángulo superior a 60 ° del cuerpo. Junto con otros tres músculos (infraespinoso, subescapular y redondo menor) forman el llamado “manguito de los rotadores”, Este grupo muscular contribuye también en la rotación de la parte superior del brazo (hacia dentro y fuera), pero su tarea más importante es estabilizar la articulación del hombro. Este músculo como puedes observar en la imagen se origina en la parte posterior del omóplato, específicamente en la fosa supraespinosa (supraspinous fossa) y se une a la cabeza del húmero a través de su tendón.

anatomía del supraespinoso

Debido a su ubicación, está más expuesto a sufrir por el estrés que los otros del manguito rotador, la inflamación puede ocurrir rápida y repetidamente en el área del tendón del músculo supraespinoso. La mayoría de las veces, tales inflamaciones resultan del uso excesivo de los músculos en el área del hombro, por ejemplo, al levantar cargas pesadas por encima de la cabeza o también debido a una carga incorrecta (elevación incorrecta del peso).

La sintomatología de la tendinopatía del supraespinoso son principalmente dolor punzante al levantar o girar el brazo, a veces acompañado de pérdida de fuerza y funciones motoras finas. 

Dado que el tendón del supraespinoso está anatómicamente cerca de la bursa y el techo del hombro (acromion), es particularmente susceptible a lesiones y, por lo tanto, una causa común de dolor en el hombro. Siendo asociado frecuentemente a tres cuadros clínicos en el hombro: síndrome de pinzamiento, calcificaciones y la rotura del manguito rotador, en el que el tendón del supraespinoso es el que rasga con mucha más frecuencia.

Si no es tratada y sigue evolucionando esta tendinopatía, el tendón supraespinoso se vuelve cada vez más delgado y menos resistente a los microdesgarros debido a las cargas constantes.

Esto se debe al desgaste natural del tendón y, en parte, a los cambios degenerativos que los factores extrínsecos provocan. Una vez que el tendón está tan "adelgazado" y “deteriorado”, puede suceder que cuando se use en exceso o se presenten accidentes mínimos, el mismo se rasgue o se rompa. A pesar de que esta lesión puede estar relacionada con un proceso degenerativo en cadena que conlleve a la lesión de otras estructuras, en el presente artículo hablaremos sobre sus factores causales, características sintomatológicas, así como también brindaremos una guía para su prevención y tratamiento mediante ejercicios y automasajes, entre muchas cosas más.

Incidencia y prevalencia de la Tendinitis del supraespinoso

Uno de los problemas más comunes del hombro es la lesión tendinosa del manguito rotador, afecta tanto a deportistas como a personas que realizan actividades repetitivas relacionadas con el trabajo o la vida diaria. Aunque la tendinopatía supraespinosa es una afección frecuente del hombro, hasta la fecha, el conocimiento definitivo de la patología asociada sigue siendo difícil de determinar.

Este tipo de tendinopatías representan más del 30% de las consultas musculoesqueléticas.

La tendinitis del supraespinoso es la causa más frecuente de hombro doloroso en la población. El 75% de las personas entre 40-50 años presentan este tipo de lesión.

Síntomas y signos de la Tendinitis del supraespinoso. ¿Cómo saber si los padezco?

Esta lesión es particularmente notable al presionar la punta superior del hombro, esta acción genera dolor al igual que realizar ciertos movimientos de los brazos (durante la rotación y abducción principalmente), también aparece dolor agudo al acostarse sobre el hombro afectado.  El dolor en el hombro, puede irradiarse desde la parte superior del brazo y el codo hasta llegar al antebrazo. Adicionalmente el afectado por esta lesión puede sentir claramente una pérdida de fuerza debido a la presencia de dolor en el brazo afectado.

El dolor en el hombro, puede irradiarse desde la parte superior del brazo y el codo hasta llegar al antebrazo.

Un aspecto destacable es la molestia que inicia en la mitad del arco de movimiento durante la elevación lateral del brazo, especialmente en un ángulo de 60° a 120°y desaparece hacia el final en la vertical a los 180°. Cuando se levanta el brazo hacia adelante, el dolor generalmente desaparece, esto es debido a que, en este ángulo, el tendón no roza la parte inferior del acromion, a diferencia de la elevación lateral del brazo.

¿Cuáles son las causas de la Tendinitis del supraespinoso?

Generalmente, se considera que esta tendinopatía puede generarse por muchos factores que variarán según sea el caso. La evaluación es primordial para diferenciar la causa involucrada y ofrecer un tratamiento óptimo y adecuado para solucionar la lesión. Siendo así, podemos dividir a los factores causales aquellos llamados internos que promueven la degeneración tendinosa desde adentro, y los llamados externos que promueve la aparición de esta lesión desde afuera. A continuación, les nombraremos los factores causales mayormente asociados:

Factores internos o intrínsecos:

  • Envejecimiento: disminuye las propiedades elásticas del tendón, volviendo vulnerable a la degeneración.
  • Pobre vascularización: el tendón del supraespinoso cuenta con una deficiencia de suministro sanguíneo, por lo que puede favorecer la inflamación en la zona.
  • Calcificaciones y cambios en la proliferación fibrovascular: asociados a una incorrecta alimentación con alto consumo de carnes rojas y embutidos, lácteos, dulces, que promueven la disfunción de los órganos que eliminan toxinas y realizan síntesis de macromoléculas, como el estómago, el hígado o la vesícula biliar.
  • Bloqueo cervical o tensión muscular refleja: asociada a disfunciones de los órganos y vísceras como el estómago, el hígado o la vesícula biliar. estos órganos son altamente sensibles a factores emociones y alimenticios. En caso de una tendinopatía aguda de lado derecho, esta se ve relacionada a un mal funcionamiento del hígado o vesícula biliar producto de emociones estresantes. En caso de una tendinopatía aguda izquierda, esta se ve relacionada a un mal funcionamiento del estómago producto de emociones estresantes y gastritis.
  • Genética: relacionado con la aparición de diferentes formas de genes de colágeno.

Factores externos o extrínsecos:

  • Lesiones directas o indirectas en el hombro.
  • Presencia de espolones o anomalías morfológicas acromio-claviculares.
  • Alteraciones anatómicas (un acromion excesivamente angulado).
  • Disfunciones biomecánicas que ocasionan un estrechamiento del espacio subacromial.
  • Rigidez articular y déficits de fuerza muscular en el hombro.
  • Alteraciones posturales.
  • Factores ocupacionales como trabajos o actividades deportivas que involucren levantar cargas pesadas con frecuencia o movimientos de rotación y elevación repetitivos.

¿Qué es la tendinitis de hombro o supraespinoso y cuáles son sus síntomas y causas?

Conoce más detalladamente sobre las causas que pueden provocar tendinitis en el supraespinoso en el siguiente vídeo:

 

Prevención de la Tendinitis del supraespinoso

Las disfunciones en el hombro solo se pueden prevenir de manera limitada. Las medidas preventivas de esta lesión consistente en crear músculos y tendones resistentes que le den al hombro suficiente espacio y libertad de movimiento. Para lograrlo es necesario un entrenamiento de musculación dirigido a los músculos del manguito rotador, acompañado de una buena postura de pie y sentado, adicionalmente se puede prevenir esta lesión evitando la tensión unilateral del hombro mediante las cargas en un solo brazo.

Una prevención óptima radica en la buena relación entre el movimiento y la relajación de los músculos del brazo y del hombro. 

Diagnóstico diferencial

El dolor originado en el tendón del músculo supraespinoso puede ser muy similar al de los siguientes síntomas y enfermedades, lo que puede conducir a resultados insatisfactorios en el diagnóstico si los puntos desencadenantes son la causa y no se tienen en cuenta en el tratamiento. Las patologías que se asocian con la tendinitis del supraespinoso y con la que hay que realizar diagnóstico diferencial son:

Además, de estas patologías es importante destacar la diferenciación de los puntos gatillo miofasciales en el hombro, ya que existe la posibilidad de que los puntos mencionados anteriormente generen dolor en paralelo y, por lo tanto, deben tratarse juntos.

¿Cómo se diagnostica la Tendinitis del supraespinoso?

El diagnóstico generalmente se puede hacer sobre la base del historial médico o la descripción por parte del paciente del curso de la lesión. Adicionalmente se realiza un exhaustivo examen físico, en donde se realizan las siguientes evaluaciones o pruebas:

  • Valoración de la postura y el posicionamiento del hombro, con la finalidad de detectar la presencia de desbalances que afecten la armonía del movimiento escapulo humeral.
  • Pruebas de la amplitud movimiento activo y pasivo del hombro, permite discriminar cual es el movimiento afectado y por ende la musculatura comprometida.
  • Pruebas musculares: permiten evidenciar los desbalances musculares y detectar los músculos que están promoviendo la inflamación del tendón del supraespinoso.
  • Evaluación palpatoria: se realiza presión sobre el punto de fijación del tendón afectado. Sin embargo, este método de examen no siempre es confiable, ya que no siempre se puede usar para especificar exactamente qué tendón está afectado. Sin embargo, es importante realizarlo en la valoración.

Pruebas manuales de provocación

Son pruebas específicas que desencadenan síntomas que evidencian la tendinopatía del supraespinoso y otras lesiones asociadas, las más usadas son:

  • Prueba de Hawkins: permite evidenciar un impingement o pinzamiento en el espacio subacromial mediante una rotación interna del hombro con el codo posicionado en 90°, si esta acción desencadena dolor la prueba resulta positiva.
  • Maniobra de Apley: consiste en la valoración de los movimientos rotatorios del hombro, en esta maniobra se indica al paciente que intente tocar el medio de las escápulas, tanto por encima del hombro y la cabeza (se valora abducción y rotación externa). como por debajo del hombro y la cabeza (se valora aducción y rotación interna).
  • Test de Yegarson: nos ayuda diferenciar una tendinopatía de la porción larga del bíceps de una del tendón del supraespinoso. El examen consiste en una supinación forzada que, de desencadenar dolor en la corredera bicipital, es indicativo de una tendinopatía de la porción larga del bíceps braquial.
  • Test de Jobe: esta prueba nos indica la presencia de una lesión en el músculo supraespinoso, de ser positiva la misma desencadena dolor al realizar un movimiento contra resistencia de elevación del brazo con el pulgar hacia abajo.

Todas estas acciones comprenden una importante valoración clínica, que brindan resultados que indican si el tendón del supraespinoso se ve afectado o no, además ofrece importante información que contribuye a una rehabilitación óptima.

Por lo general, un examen de rayos X de la articulación del hombro solo puede proporcionar información si la enfermedad ha existido durante mucho tiempo y haya formado pequeñas calcificaciones en el área del tendón.

Los estudios más frecuentemente usados son el ultrasonido o ecografía ya que muestra lesiones superficiales en los músculos o tendones, así como también la resonancia magnética ya que esta puede evidenciar procesos inflamatorios en estructuras tendinosas y permite realizar un diagnóstico diferencial en caso de otras lesiones.

Tratamiento médico para la Tendinitis del supraespinoso

Inicialmente el médico se enfocará en aliviar los síntomas para que el paciente puede realizar sus actividades con funcionalidad, para ello podrá indicar como tratamiento fármacos como el ibuprofeno, que tienen efectos antiinflamatorios y analgésicos. 

Si el dolor ha estado presente durante varias semanas o meses, algunos médicos pueden indicar como tratamiento inyecciones o infiltraciones de cortisona.

Este procedimiento no se lleva a cabo en el tendón en sí, sino en sus proximidades, ya que de lo contrario existe el riesgo de daños adicionales en el tendón. A corto plazo, la cortisona generalmente funciona bien para la tendinitis del supraespinoso, pero hay posibles efectos secundarios a considerar como la reducción del proceso inflamatorio propio del cuerpo, limitando así el proceso reparativo.

Tendinitis de hombro o supraespinoso infiltraciones

Si quieres conocer más acerca de las infiltraciones de cortisona y sus efectos a corto y largo plazo en la tendinitis del supraespinoso, te recomendamos que veas el siguiente vídeo en donde el experto fisioterapeuta Roberto Junquera hablará más a fondo sobre el tema:

Tratamiento de Fisioterapia para Tendinitis del supraespinoso 

Los objetivos del tratamiento fisioterapéutico para esta tendinopatía son aliviar el dolor, normalizar la biomecánica de la cintura escapular. y restaurar la función del hombro. Aunque inicialmente se necesita un periodo de descanso, el brazo no debe estar completamente inmovilizado, de lo contrario existe el riesgo de que la articulación del hombro se endurezca. Y si esto sucede, puede llevar mucho tiempo y dolor recuperar la movilidad de esta articulación.

La rehabilitación se realiza de manera progresiva, iniciando desde un periodo de descanso, pasa luego una fase de movilizaciones pasivas y luego activas (isométricos), hasta llegar a ejercicios de resistencia (excéntricos).

Desde la Fisioterapia Integrativa o Fiit Concept manejamos tratamientos enfocados en la solución de las causas intrínsecas como la mala nutrición, el inadecuado manejo de emocionales y las disfunciones viscerales. Entonces además de la terapia de movimiento, se pueden aplicar otras intervenciones fisioterapéuticas tales como.

  • Ondas de choque.
  • Electroterapia.
  • EPI (Electrólisis Percutánea Intratisular).
  • Punción seca.
  • Fibrólisis diacutánea.
  • Kinesiotaping.
  • Ejercicios de Neurodinamia.
  • Masaje transverso profundo (Cyriax).
  • Fitoterapia y plantas medicinales.
  • Asesoría nutricional antiinflamatoria.

Estos abordajes combinados de la manera correcta según las características del paciente, pueden devolverle las características mecánicas tisulares previas al tendón supraespinoso dañado, así como también a los músculos que mueven la articulación del hombro.

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para la Tendinitis del supraespinoso

Este tratamiento está diseñado desde la visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, la cual tiene sus principios anclados en la filosofía de la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental), la cual afirma que las emociones pueden repercutir en el funcionamiento de órganos y vísceras, lo que conlleva a la aparición de alteraciones musculares y articulares, debido a la conexión existente formada por el sistema nervioso simpático y parasimpático. Pero esta filosofía no sólo afirma que las emociones pueden provocar una disfunción visceral, sino que existen otras que también pueden provocarla como las alteraciones nutricionales y el mal manejo del estrés que finalmente genere alteraciones en el sistema musculoesquelético como aumento del tono, rigidez y bloqueos intervertebrales.

Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:
Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa 
Una vez aclarado esto, podemos afirmar que la tendinitis del supraespinoso no sólo se origina por factores físicos o mecánicos (las malas posturas, trabajos repetitivos, exceso de ejercicio) nombrados en este artículo, sino que también pueden ocasionar la presencia de una disfunción visceral relacionada al estrés, alteraciones nutricionales y emocionales.

La tendinitis del supraespinoso desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, se origina como consecuencia de una disfunción visceral del estómago, hígado y la vesícula biliar.

Estos órganos pueden ocasionar cambios en la biomecánica del hombro de manera directa o indirecta. De manera directa las disfunciones bien sea del estómago y la vesícula biliar (tendinitis en el hombro izquierdo) o del hígado (tendinitis en el hombro derecho) pueden ocasionar un aumento del tono en los músculos antepulsores y rotadores internos del hombro (pectorales mayor y menor, redondos, subescapular), el aumento de la tensión instaurada altera el equilibrio muscular en el hombro entre los antagonistas y agonistas, o sea hay una predominancia de los rotadores internos que conduce a que los rotadores externos sea vean sobretensionados durante el movimiento, esta situación hace que los tendones de los rotadores externos es especial del supraespinoso tengan un déficit en el riego sanguíneo que promueva la degeneración del tendón hasta conducir a la tendinopatía o tendinitis.
Por otro lado, estas disfunciones viscerales causan rigidez articular y contractura muscular en la región dorsal, que influyen en la biomecánica cervical provocando que la región cervical se vuelva hipermóvil e inestable, hasta el punto de provocar bloqueos en esta área (C5, C6, C7), lo que repercute indirectamente en la musculatura del hombro promoviendo la degeneración del tendón supraespinoso. Si además del dolor de hombro se presenta dolor en el cuello o en la nuca del lado izquierdo es indicativo que la tendinitis es de origen cervical por una disfunción de la vesícula biliar, si por el contrario se ve acompañada de dolor de cuello o en la nuca del lado derecho se asocia a una disfunción del hígado, mientras que si sólo se presenta dolor del hombro izquierdo se ve claramente relacionada con una disfunción del estómago. Estas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de la disfunción del hígado, estómago y la vesícula biliar que originan la Tendinitis del supraespinoso

  • Estrés: ciertas situaciones que generan estrés desencadenan en el cuerpo un estado de alerta patológico, el cual puede desequilibrar diferentes órganos, esto a causa de la conexión existente entre el sistema nervioso simpático y parasimpático, siendo los afectados en este síndrome el hígado, el estómago y la vesícula biliar.
  • Alteraciones nutricionales: una inadecuada alimentación acompañada por consumo de alimentos que irriten o estresen la vesícula biliar, el estómago o el hígado afectan su funcionamiento. Siendo los alimentos nocivos para estos órganos los siguientes: azúcares, fritos, café, gaseosas, carnes rojas, naranja, chocolates, embutidos o alimentos muy procesados, así como aquellos que generan ardor y acidez en el estómago.
  • Alteraciones emocionales: la tendinitis del supraespinoso derecho está vinculada a una disfunción del hígado, ciertas emociones alteran a este órgano, el enfado, la crispación y la cólera presente en una persona de carácter extrovertido pueden conducir a esta afección, también estas emociones pueden alterar el funcionamiento de la vesícula biliar en una persona con carácter introvertido, pero se vería reflejada en el lado izquierdo. Adicionalmente la tendinitis del supraespinoso izquierdo puede ser ocasionada por una disfunción del estómago relacionada al exceso de responsabilidad y a la no desconexión del trabajo en una persona con carácter responsable y ordenado.

Estos tres factores cada uno por su lado o en conjunto ocasiona alteraciones en el sistema musculoesquelético, originando rigidez en la región cervicodorsal y bloqueos en las articulaciones cervicales, así como también desequilibrio en los músculos del hombro que por ende ocasiona la instauración de tendinitis o tendinopatía del supraespinoso.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para la Tendinitis del supraespinoso

  1. Manipulación vertebral: esta intervención está enfocada en tratar las repercusiones viscerales en la zona cervicodorsal que afecta indirectamente en la articulación del hombro, es importante intervenir manualmente las vértebras irritadas T4 (vesícula biliar), T5 (hígado), T6-T7 (estómago) y las vértebras cervicales (C5-C7). Pero también estas manipulaciones están enfocadas en restaurar la movilidad normal de la columna vertebral afectada normalizando así la biomecánica alterada en el hombro e induciendo un efecto regulador en el sistema nervioso de estos órganos, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes del estómago, hígado y vesícula.
  2. Osteopatía visceral: consisten en técnicas manuales aplicadas en la ubicación topográfica de los órganos afectados en este caso el hígado, la vesícula biliar y el estómago, esto con la finalidad de fomentar la movilidad y la motilidad de estos órganos, lo que contribuye a la mejoría de sus funciones.
  3. Biodescodificación: hacer que el paciente se haga consciente de que una situación emocional le está provocando un problema físico, o sea la tendinitis del supraespinoso. El estar consciente de esta relación abre la puerta a que este tipo de emociones no afecten al cuerpo y por ende no contribuyan al desarrollo de esta tendinitis.
  4. Gestión del estrés: trata de la programación del horario del sueño y la implementación de técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación y la recuperación que necesita el cuerpo.
  5. Asesoramiento nutricional: enfocado en eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes y nocivos anteriormente mencionados, los cuales generan irritación o estrés en el hígado, el estómago y la vesícula biliar. Una correcta alimentación contribuye a la normalización de las funciones viscerales, en este caso del hígado, vesícula biliar o estómago, y que estos no den reflejo y aumento de tensión muscular en la zona cervicodorsal y del hombro.
  6. Plantas medicinales: dosificación individual de un plan de tratamiento individualizado que constituido por plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento en el hígado, estómago y la vesícula biliar.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para la Tendinitis del supraespinoso 

Constantemente profesionales fisioterapeutas añaden en nuestro portal de YouTube FisioOnline vídeos explicativos sobre diversas dolencias y los tratamientos que pueden aliviarlas. 

Crioterapia uso general del hielo en lesiones agudas

Para aquellos que padecen de tendinitis o tendinopatía del tendón del supraespinoso, lo primero es ubicar el tendón inflamado con la mano contralateral al hombro lesionado el mismo se encuentra sobre la espina de la escápula, usted puede sentirlo cuando coloca su mano opuesta sobre su hombro. Si el dolor o la inflamación están en primer plano, deben tratarse con crioterapia en la zona dolorosa, para ello te dejamos el siguiente vídeo en donde podrás obtener información sobre la aplicación y el uso de hielo en lesiones agudas:

Auto-masaje para el músculo supraespinoso. (Vientre muscular)

Otra acción que contribuye a la relajación y analgesia de este músculo es el masaje relajante, aprende a realizarlo tú mismo con el siguiente vídeo:

 

Ejercicios pendulares para el dolor y rehabilitación de hombro

Si el caso es que el dolor no te deje mover el hombro, es importante recuperar la amplitud del movimiento, para ello te recomendamos realizar ejercicios pendulares, con ellos lograrás aumentar el espacio subacromial y disminuir la compresión sobre el tendón del supraespinoso:

 

Tendinitis del supraespinoso - Tratamiento con ejercicios, automasajes y estiramientos

Una vez reducido un poco el dolor, te recomendamos ver el siguiente vídeo, enfocado directamente en el tratamiento de la tendinitis del supraespinoso, en él encontrarás importante información que te ayudará a eliminar los síntomas de esta afección mediante ejercicios, automasajes y estiramientos:

Tratamiento para la tendinitis del supraespinoso del hombro derecho

Como se ha mencionado anteriormente en este artículo, desde la visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa destacamos que las disfunciones de órganos y vísceras (hígado, estómago y vesícula biliar), son un factor causal poco conocido en tendinopatías agudas en el hombro. Es por ello que te dejamos un tratamiento de medicina natural para estas disfunciones, en caso de que el hombro afectado sea el derecho, te recomendamos que veas el siguiente vídeo:

Tratamiento de la tendinitis del supraespinoso del hombro izquierdo

Ahora bien en el caso que el hombro afectado sea el izquierdo, es otro el abordaje terapéutico a utilizar por lo cual te recomendamos darle un vistazo al siguiente vídeo:

Pronóstico de la Tendinitis del supraespinoso. ¿Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico de esta lesión varía en cada caso, específicamente la severidad de los síntomas varía en cada persona. Una cosa es clara en el pronóstico de esta enfermedad, si no se trata adecuadamente la tendinopatía del supraespinoso en estado agudo, puede durar años volviéndose crónica. Siendo así, en la tendinopatía aguda, el pronóstico suele ser buen, la mayoría de los pacientes pueden mover sus hombros nuevamente sin restricción después de 1 a 2 semanas de fisioterapia

Si no se trata adecuadamente la tendinopatía del supraespinoso en estado agudo, puede durar años y volverse crónica.

Durante la terapia y después de la curación, es importante no mantener el brazo y el hombro en desuso, sino mantenerlo en movimiento mediante ejercicios. Sin embargo, debe evitar los movimientos que causaron el dolor en un inicio tanto como sea posible. por ejemplo, si el dolor es causado por ciertas actividades ocupacionales, es aconsejable considerar junto con el empleador cómo se pueden evitar los movimientos desfavorables para evitar que retorne la tendinopatía.

Tendinitis del supraespinoso