Endometriosis tratamiento fisioterapia

Endometriosis

Conocemos los efectos negativos que puede causar la endometriosis en la vida cotidiana de la mujer. Es por ello que te enseñamos variadas alternativas fisioterapéuticas que te ayudarán a recuperar tu estilo de vida.
Endometriosis tratamiento fisioterapia

Endometriosis

Es una de las principales causas de dismenorrea o dolor menstrual, la endometriosis no sólo causa fuertes malestares que afectan la realización de las actividades de la vida diaria, además puede reducir la probabilidad de ser madre en la mayoría de las mujeres afectadas. En el siguiente artículo, abordaremos diversos tópicos relacionados con esta enfermedad femenina, como sus síntomas, causas, diagnóstico, así como los tratamientos disponibles. 

¿Qué es la Endometriosis?

Quien descubrió la endometriosis fue el médico patólogo checo Karl von Rokitansky en 1860, el origen etimológico de esta enfermedad radica en la combinación de las siguientes palabras griegas:” ἐνδο - endo” cuyo significado es “dentro”, “μήτρα -  metra” que significa “matriz” “iuō-sis – osis” que significa “proceso patológico” todas en conjunto hacen referencia a un proceso patológico que radica dentro de la matriz de la mujer, o sea el útero. El interior del útero está revestido con una membrana mucosa (endometrio) que en una mujer sana se acumula y descompone en su ciclo mensual. Cuando existe esta enfermedad, el tejido endometrial crece fuera del útero, por ejemplo, en los ovarios o entre el útero y el recto.

Tales focos de tejido endometrial pueden permanecer sin consecuencias o provocar diferentes grados de molestias, tales como calambres menstruales severos, dolor abdominal y pélvico entre los períodos menstruales, dolor al mantener relaciones sexuales (dispareunia) e infertilidad. Debido a que los síntomas en este trastorno de salud son ambiguos, pueden pasar años antes de que se realice el diagnóstico correcto de esta enfermedad, ya que algunas mujeres no buscan atención médica porque piensan que presentan un dolor menstrual normal.

Debido a que los síntomas en este trastorno de salud son ambiguos, pueden pasar años antes de que se realice el diagnóstico correcto de esta enfermedad...

¿Cómo se ve la endometriosis?

En la siguiente imagen podrás observar dispersos varios depósitos del tejido endometrial (puntos negros) que pueden afectar la salud de diferentes órganos y no sólo del útero y los ovarios:
endometriosis

Tipos de Endometriosis: peritoneal, ovárica y profunda

Los tipos varían según los focos de endometriosis, entonces dependiendo de su ubicación, podemos distinguir tres formas o tipos de esta enfermedad:

  • La endometriosis peritoneal o superficial: en este tipo la aparición de tejido endometrial se da en la zona más superficial de los ovarios y del peritoneo, se diferencia de las otras porque se evidencian mediante laparoscopia lesiones rojas y negras 
  • La endometriosis ovárica: es el tipo más frecuente, los focos de endometriosis se presentan en el área genital, pero fuera del útero, por ejemplo, en los ovarios, en las zonas de sujeción del útero o en el fondo de “saco de Douglas” (bolsa rectouterina).
  • La endometriosis profunda o extragenital: aquí los focos de endometriosis ocurren fuera de la pelvis, por ejemplo, en el intestino (endometriosis intestinal), en la vejiga, en los uréteres y muy raramente, en los pulmones, el cerebro, el bazo o el esqueleto.

Fases de la Endometriosis

Esta enfermedad puede ser además clasificada según la fase en la que se encuentra, las mismas variarán dependiendo de la gravedad de las lesiones y las regiones afectadas:

  • Endometriosis fase 1 (mínima): se presenta lesiones pequeñas y los focos endometriales son poco profundos y sin adherencias.
  • Endometriosis fase 2 (leve): los focos de tejido endometrial se presentas en el peritoneo y en los ovarios, y aunque no afectan otros órganos las lesiones son más agravadas que la anterior.
  • Endometriosis fase 3 (moderada): esta implica la presencia de nódulos endometriales invasivos en los ovarios y las trompas.
  • Endometriosis fase 4 (severa): siendo la fase más agravada, en esta los focos de tejido endometrial son numerosos y crean quistes de este tejido (quistes de chocolate), que no sólo se presentan en los órganos pélvicos, ya que también puede afectar otras estructuras como los intestinos. 

Incidencia y prevalencia de la Endometriosis

Esta enfermedad puede afectar a cualquier mujer, independientemente de la edad, raza, cultura o si ya ha dado a luz o no. Adicionalmente las niñas que aún no están menstruando o las mujeres que ya están en la menopausia también pueden verse afectadas. Un estudio realizado en EEUU a partir de 2007, encontró que aproximadamente el 27% de las mujeres diagnosticadas con esta patología presentaban síntomas al menos seis años antes de su diagnóstico.

La incidencia y la prevalencia de dicha enfermedad es un poco difícil de establecer debido a que el diagnóstico definitivo es difícil de obtener...

Sin embargo, algunos estudios en 2008 revelaron que la endometriosis ocurre en 7% -10% de las mujeres de la población general, de estas el 2% -50% sufren de infertilidad y un 71% -87% de las mujeres afectadas sufren de dolor menstrual crónico. La endometriosis es una enfermedad crónica cuyas causas no están claras y que afecta al 10% de las mujeres en España. Siendo esta una afección crónica, genera costos directos e indirectos que incluyen pérdida de días de trabajo y de estudios, tratamientos de los síntomas y tratamiento de otras afecciones asociadas, como depresión o dolor crónico.

Síntomas y signos de la Endometriosis. ¿Cómo saber si la padezco?

En ocasiones la endometriosis puede pasar completamente desapercibida, ya que en algunas mujeres no suele ocasionar síntomas o solo ocasionan leves molestias, sin embargo, otras sufren mucho con esta enfermedad. Tampoco existe una correlación directa entre la fase de la endometriosis y la gravedad de las molestias. Los focos endometriales muy pequeños pueden causar molestias muy pronunciadas o los grandes pueden permanecer asintomáticos, y viceversa.

No existe una correlación directa entre la fase de la endometriosis y la gravedad de las molestias. 

La sintomatología más característica de esta patología es el dolor menstrual intenso (dismenorrea) y dolor abdominal crónico, otras características sintomatológicas comunes que brindan indicios de la presencia de esta afección incluyen dolor antes del inicio de la menstruación (dolor premenstrual) y durante la ovulación. Esto puede provocar fatiga, trastornos del sueño más cambios en el apetito, y por ende afecta severamente la calidad de vida de la mujer afectada. Los siguientes signos y síntomas pueden indicar que una mujer padece de endometriosis: 

  • Dolor pélvico intenso similar a los calambres y dolores que ocurren normalmente durante el período menstrual.
  • Dolor recurrente en la parte inferior del abdomen llegando al pubis, que se presenta especialmente en la segunda mitad del ciclo mensual.
  • El aumento de la cantidad de sangre durante los períodos menstruales o la presencia de sangrado entre períodos.
  • Dolor abdominal y de espalda baja (lumbalgia) que puede irradiarse a las piernas.
  • Dolor durante o después del sexo (dispareunia).
  • Dolor durante los exámenes ginecológicos.
  • Dolor o problemas con las deposiciones (defecaciones) o la micción.
  • Sangrado por la vejiga o el ano.
  • Flatulencia, diarrea o estreñimiento.

Sin embargo, todos estos síntomas pueden tener otras causas. Además, la sintomatología puede variar según el lugar donde los tejidos endometriales se encuentren ubicados. Teniendo en cuenta que esta patología conduce a la infertilidad, se puede considera la falta de hijos involuntaria y el estrés psicológico y emocional que esto ocasiona como otros indicativos de esta enfermedad.

¿Cuál es la causa de la Endometriosis?

Las causas exactas aún en la actualidad no están del todo claras, sin embargo, numerosas investigaciones han planteado varias teorías sobre el desarrollo de esta enfermedad, algunas de las cuales comentaremos a continuación:

  • La menstruación retrógrada: aquí las células endometriales durante la menstruación, en lugar de dejar el cuerpo a través de la vagina, retroceden por una especie de succión poco antes de la ovulación, que comienza desde el útero y tira hacia las trompas de Falopio. Durante este proceso, las células endometriales podrían ingresar a las trompas de Falopio y eventualmente partículas del endometrio puedan disponerse sobre los órganos pélvicos.
  • Remodelación forzada de las células del peritoneo (metaplasia): esta es una teoría relativamente nueva que supone que las hormonas o los factores inmunológicos hacen que las células del peritoneo, se conviertan en células endometriales. 
  • Trastornos del sistema inmunitario: es completamente posible que una alteración del sistema inmunitario sea responsable del hecho de que no registra el desarrollo de tejido endometrial fuera del útero como anormal y, por lo tanto, no hace nada al respecto. 
  • Transporte sanguíneo (vascular): también es posible que las células endometriales, de cualquier manera, ingresen al ciclo sanguíneo y se transporten a otros órganos. A su vez, pueden unirse y desencadenar la endometriosis. 
  • Secuelas quirúrgicas: algunos investigadores sospechan que las células endometriales y el tejido cicatricial, como los que se originan después de una cesárea, se adhieren y desencadenan esta enfermedad. 
  • Genética: dado que la enfermedad ocurre con frecuencia en algunos miembros de la familia, se puede suponer una cierta disposición hereditaria.

Prevención de la Endometriosis. ¿Cómo evitar la Endometriosis?

Debido al hecho de que se sabe muy poco sobre la causa exacta de esta afección, resulta casi imposible dar consejos o recomendaciones fiables sobre cómo prevenirla, No obstante, algunos estudios afirman que tomar la píldora anticonceptiva tomada regularmente, puede ayudar a reducir el riesgo de endometriosis. Hasta qué punto esto es cierto o no es difícil de aclarar. 

Sin embargo, se pueden establecer medidas preventivas en base a algunos factores de riesgo potenciales, que al menos teóricamente hacen que esta enfermedad se origine, por lo tanto, algunos cambios en el estilo de vida pueden resultar beneficiosos en la salud femenina y reducir el riesgo de sufrir este tipo de patologías, por ejemplo, la reducción del consumo de bebidas y alimentos que promuevan los niveles de estrógenos como el café y el té verde, así como la práctica de actividad física y ejercicios del suelo pélvico.

¿Cómo se diagnostica la Endometriosis?

Muchas son las enfermedades que ocasionan graves molestias abdominales, por lo cual la endometriosis es un trastorno de salud que a menudo solo se reconoce cuando se están efectuando otros tratamientos o cuando el deseo de tener hijos sigue sin cumplirse. En mujeres asintomáticas, el diagnóstico de endometriosis es a menudo fortuito, siendo como ya he mencionado la ausencia de embarazo la razón más frecuente para buscar ayuda médica profesional.

El diagnóstico inicialmente comienza por la anamnesis, en donde el médico o ginecólogo pregunta sobre la sintomatología presente y los antecedentes médicos. También pregunta si los parientes cercanos (madre, hermana, tías) tienen esta patología, ya que esto puede indicar una posible disposición genética. Después de la anamnesis, sigue el examen físico ginecológico, en donde el médico especialista inspecciona la vagina, la pared abdominal y el recto. Para ello puede ser necesario una ecografía o examen de ultrasonido a través de la vagina (ecografía transvaginal) o en el abdomen (ecografía abdominal), ya que con este estudio se pueden reconocer áreas más grandes de endometriosis, ya que las áreas más pequeñas generalmente no son visibles. 

En caso de sangrado en la orina o en las heces, pueden examinarse los órganos involucrados con la ayuda de una laparoscopia, para descartar otras enfermedades. Cuando se hace el diagnóstico con laparoscopia, a menudo es posible llevar a cabo el tratamiento que alivia el dolor y las molestias.

Tratamiento médico de la Endometriosis

En la actualidad no existe un tratamiento médico que pueda curar la endometriosis, es decir, eliminar sus causas. Sin embargo, diversos tratamientos pueden ayudar a aliviar los síntomas de manera temporal o permanente. El tratamiento farmacológico es posible con analgésicos, antiespasmódicos, anticonceptivos hormonales u hormonas específicas más fuertes (antagonistas de GnRH). Mientras que los analgésicos y los antiespasmódicos solo alivian los síntomas, los agentes hormonales retrasan el crecimiento de los focos de endometriosis.

En la actualidad no existe un tratamiento médico que pueda curar la endometriosis, es decir, eliminar sus causas.

La falta de hijos puede incrementar los índices de estrés psicológico y mental de la mujer con esta enfermedad, por lo que uno de los métodos de tratamiento disponibles en la psicoterapia, que no sólo servirá de ayuda a la mujer afectada sino también en su pareja.  

Cirugía de la Endometriosis

Dependiendo de la ubicación del foco de la enfermedad, la operación se realiza mediante laparoscopia por vía abdominal o transvaginalmente a través de la vagina. En el caso de una afectación extensa que involucra varios órganos como la vejiga o el intestino, está indicada la cirugía abierta con una incisión abdominal (laparotomía). Si el tejido presiona el uréter y existe el riesgo de congestión urinaria en uno de los riñones, también es necesaria la cirugía, ya que existe el riesgo de que el riñón se dañe. Además, en algunos casos, se puede considerar la extracción de las trompas de Falopio y los ovarios o la extracción del útero (histerectomía).

Tratamiento de Fisioterapia de la Endometriosis

La presencia de tejido endometrial por fuera del útero, trae consigo molestias que afectan la salud de la mujer que la padece, tal como: estreñimiento, adherencias viscerales, inflamación, contracturas, dismenorrea, dispareunia, vaginismo y otras que desmejoran su calidad de vida y sus relaciones interpersonales. 
En esta patología la fisioterapia juega un importante papel, ya que permite la reducción de los síntomas y molestias de la mujer con endometriosis, de igual forma contribuye en el proceso de recuperación posquirúrgico en caso de que haya pasado por una cirugía. En ambos casos, las intervenciones serán enfocadas en la recuperación funcional de la mujer afectada, ya que como hemos mencionado anteriormente, esta puede ser una afección altamente incapacitante para quien la padece.

En esta patología la fisioterapia juega un importante papel, ya que permite la reducción de los síntomas y molestias de la mujer con endometriosis...

El objetivo principal a obtener con la fisioterapia es la analgesia de las dolencias pélvicas y abdominales, seguidamente la normalización del tono muscular, la relajación de la zona pélvica, la reducción de la inflamación y la estimulación de la movilidad y motilidad de las vísceras afectadas. Para ello las intervenciones atacaran no sólo de manera externa esta afección, sino también de manera interna desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, mediante el uso de medidas terapéuticas basadas en la medicina tradicional China. Teniendo esto es claro, las intervenciones más frecuentemente usadas por sus evidenciables beneficios son las siguientes:

  • Técnicas de relajación: los procedimientos de relajación, como la relajación muscular progresiva según Jacobson o el entrenamiento autógeno, así como también el yoga y el entrenamiento de la atención plena, a menudo ayudan contra las dolencias. Además, estos procedimientos cambian la sensación y percepción del dolor, objetivo principal del tratamiento fisioterapéutico.
  • Fitoterapia (terapia con plantas medicinales): algunas plantas tienen un efecto analgésico y antiespasmódico, que benefician a la mujer afectada.
  • Asesoramiento nutricional: reducir el consumo de ciertos alimentos pro inflamatorios, contribuye a la reducción de los síntomas que ocasiona esta enfermedad. 
  • Ejercicios de estiramiento y flexibilidad: la actividad física dosificada no sólo mejora la salud general sino también reduce la percepción dolorosa. 
  • Electroanalgesia y TENS: reducen eficazmente la percepción del dolor.
  • Termoterapia: las aplicaciones de calor en algunas mujeres pueden aliviar los síntomas agudos en la parte inferior del abdomen.
  • Drenaje linfático manual: favorece la absorción de la inflamación y por ende reduce la hinchazón abdominal, así como el vientre globoso.
  • Punción seca en la zona perineal: normaliza el tono de la musculatura de esta zona, eliminando la presencia de los puntos gatillo en esta zona del suelo pélvico.
  • Masaje perineal: con la finalidad de flexibilidad las zonas en estado de tensión que estén provocando dolor.
  • Ejercicios de suelo pélvico: contribuye al aumento del flujo sanguíneo en la zona pélvica y por ende favorece la desinflamación y reduce la percepción del dolor.
  • Gimnasia abdominal hipopresiva (GAH): disminuye las tensiones abdomino-pélvicas al equilibrar las fuerzas de las cadenas musculares que discurren por esta zona.
  • Gimnasia postural y reeducación postural global (RPG): reduce las tensiones sobre la región pélvica y contribuye a la instauración del movimiento no doloroso.
  • Diatermia y tercaterapia: teniendo en cuenta el profundo alcance que tienen los mencionados dispositivos, los efectos beneficios de esta terapia llegan a los focos profundos afectados por la endometriosis.

La elección de alguna de las técnicas anteriormente mencionadas dependerá de las características funcionales y las necesidades individuales de la mujer afectada.

Ejercicios, nutrición, plantas medicinales, remedios naturales y otros autocuidados para la Endometriosis

Teniendo en cuenta que los problemas ginecológicos pueden afectar la salud del sistema musculoesquelético y viceversa, te mostramos en los siguientes vídeos de nuestro portal FisioOnline en YouTube, alternativas terapéuticas que te ayudarán a disminuir los negativos efectos que puede tener una alteración en el útero en el resto del cuerpo. 

¿Como localizar, sentir y diferenciar los músculos del suelo pélvico?

Inicialmente te proveemos en el siguiente vídeo, importante información que te permitirá detectar y localizar de manera adecuada las estructuras de tu suelo pélvico, ya que estas son fundamentales para el tratamiento de la endometriosis.

Fortalecer tu suelo pélvico - Ejercicios de Kegel para principiantes

Una vez detectadas las zonas a trabajar, te recomendamos ver en el siguiente vídeo, en donde obtendrás valiosa información sobre cómo realizar ejercicios de Kegel desde el nivel principiante, estos ejercicios favorecen la normalización del tono muscular pélvico y aumenta la llegada de flujo sanguíneo a la zona, lo que repercute positivamente en la percepción del dolor: 

Masaje perineal para evitar la episiotomía o el desgarro en el parto

En esta enfermedad la zona perineal está altamente tensionada, es por ello que te dejamos en el siguiente vídeo, información sobre cómo relajar dicha zona mediante un masaje perineal:

Propiocepción y ejercicios propioceptivos en el tratamiento del suelo pélvico

La movilización lumbopélvica favorece la reducción de las molestias generadas por esta patología, por lo cual te recomendamos ver el siguiente vídeo, en el cual una profesional fisioterapeuta del suelo pélvico te brindará información detallada sobre cómo realizar ejercicios propioceptivos del suelo pélvico:

Dolores lumbares asociados a la menstruación y ejercicios para eliminarlos

Además de la dismenorrea, las mujeres que padecen esta patología también sufren de dolor lumbar durante las menstruaciones, es por ello que queremos enseñarte cómo aliviar esas molestias a través de ejercicios específicos:

Tratamiento para el dolor muscular y articular provocado por una alteración de útero y ovarios

Finalmente, teniendo en cuenta que, para la obtención de un alivio notable de los síntomas, es necesario atacar a la alteración en el útero no sólo externamente sino internamente, mediante el tratamiento de los factores causales emocionales y nutricionales a través de un tratamiento natural, mediante el uso de plantas medicinales.

 

Pronóstico de la Endometriosis. ¿Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico de esta enfermedad varía mucho de mujer a mujer, y depende de varios factores diferentes, por ejemplo, la edad de la paciente, la ubicación del foco o focos de endometriosis y las medidas de tratamiento. En algunas mujeres, los focos regresan espontáneamente sin tratamiento y la salud de la mujer no se ve alterada, pero en otros, la enfermedad progresa y estos focos se dispersan, extendiéndose hacia varios órganos.

Con la terapia adecuada, las molestias de la endometriosis se pueden aliviar en la mayoría de los casos sintomáticos.

La ausencia de síntomas no siempre es permanente, por ejemplo, si la endometriosis se ha tratado con éxito con hormonas, los síntomas a menudo regresan después de suspender el medicamento. En caso de cirugía, está tampoco garantiza la ausencia de síntomas a largo plazo, si bien, extirpar la presencia de focos y quistes endometriales puede aliviar las dolencias y traer un efecto ligeramente positivo sobre la fertilidad, la probabilidad de que se desarrollen nuevamente es relativamente alta, por lo cual se pueden requerir nuevas intervenciones. Ahora bien, con el inicio de la menopausia, la endometriosis desaparece en la mayoría de las mujeres afectadas.