Hidroterapia. Fisioterapia en el agua

Hidroterapia

Bienvenido a la sección sobre fisioterapia acuática o hidroterapia de nuestro portal. Encontraras artículos sobre la utilización del agua como terapia tanto en piscina como en forma de balneoterapia como herramienta para el tratamiento de patologías y lesiones muy variadas.
Hidroterapia. Fisioterapia en el agua

Hidroterapia

Hidroterapia

Fisioterapia acuática, balneoterapia o hidroterapia

El agua como un aliado. Los ejercicios terapéuticos practicados en una piscina climatizada y el tratamiento por agua hoy se llaman terapia acuática o hidroterapia, modalidad de terapia física que será realizada por un profesional de fisioterapia. A partir de sus técnicas y las propiedades físicas del agua - como la flotabilidad y la hidrostática - la fisioterapia acuática busca asegurar al paciente unos efectos fisiológicos que se pueden notar inmediatamente después de entrar en la piscina.

¿Qué es la hidroterapia?

La rehabilitación en el agua o hidroterapia utiliza las principales leyes físicas del medio acuático:

  • Flotabilidad (o flotación) que reduce el peso en agua por lo que es más fácil y cómodo moverse, especialmente durante los ejercicios si hay dolor en las articulaciones o falta de fuerza muscular. Un movimiento dificultoso fuera del agua en la piscina será posible.
  • La presión hidrostática ejercida sobre un cuerpo sumergido, puede reducir el edema y la inflamación.
  • La resistencia del agua ayudará a aumentar el trabajo muscular y permitir el entrenamiento cardiovascular.
  • Otros beneficios de la terapia acuática son las notables mejoras en las vías respiratorias, efectos hormonales, renales y aumento de capacidades del paciente. Siempre en el ámbito de las prestaciones en el corto y medio plazo, el paciente puede lograr el alivio del dolor y los espasmos musculares.

Los estudios han demostrado que el dolor y espasmo muscular de un área de lesión se reducen cuando la temperatura del agua está entre 30º y 33º. Así que las sesiones en la piscina climatizada a 31º grados permiten la relajación de los músculos y disminuir el dolor para lograr ganancias en la movilidad articular y flexibilidad. Además, el calor transmitido por el agua junto con el ejercicio practicado en ella, aumentan la circulación de la sangre, especialmente en las manos y los pies favoreciendo una curación más rápida de las áreas lesionadas.

A través de los siglos, la terapia acuática ha sido utilizada por gentes de diferentes culturas. Basándose en agua como un componente principal para hacer de este un método terapéutico de gran alcance. La práctica de esta actividad demuestra resultados positivos en el tratamiento y prevención de diversas patologías, convirtiéndose en otro gran campo para la recuperación de muchos pacientes.

Ofrecido por expertos en este tipo de terapia de rehabilitación, las sesiones se llevan a cabo en grupos pequeños en una piscina de rehabilitación con una profundidad de 1,50m aproximadamente y 31 ° en invierno y 30 grados en verano. A menudo se asocia el trabajo en piscina con un tratamiento en sala de rehabilitación (Fisioterapia, ejercicios específicos, terapia manual ….)