Torax Respiración

Dolores costales o de pecho

No sólo las afecciones cardíacas originan dolores costales o de pecho. Conoce que otras existen y como puedes diferenciarlas de una afección cardíaca, así como también cuál es su tratamiento y pronóstico.
dolores costales o de pecho
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

No sólo las patologías pulmonares o cardíacas ocasionan dolores costales o de pecho, ya que la zona frontal del tórax presenta otras vulnerables estructuras (músculos, costillas, nervios, vasos arteriales y venosos) que pueden ocasionar dolor. ¿Cuáles son los factores causales más frecuentes de dolores costales o de pecho? Conócelas a continuación:

Datos anatómicos relevantes…

Antes de hablar sobre las enfermedades y alteraciones de salud asociadas al dolor de pecho, es necesario que conozcas un poco acerca de las estructuras anatómicas que posiblemente ocasionen dolores costales o de pecho, estas zonas pertenecen al tórax. 

Anatomía del tórax 

El tórax es una estructura compleja compuesta de varias estructuras óseas (costillas, vértebras, esternón), capsuloligamentarias y musculares (pectorales, intercostales y diafragma entre otros), que se encargada de proteger órganos vitales como el corazón y los pulmones, por lo que es esencial para la función respiratoria. Además, por el tórax transcurren importantes estructuras vasculares (aorta, vena cava) y nerviosas. Debido a la importancia de sus componentes anatómicos, muchas personas se preocupan cuando pica, quema o duele alguna parte de la región anterior del tórax. Sin embargo, lo que sucede en la mayoría de los casos es que el dolor es debido a la tensión y no a un problema vital. Podrás observar todas estas estructuras en la siguiente imagen:

anatomía de tórax o pecho

¿Qué puede ser si tengo Dolores costales o de pecho?

Frecuentemente muchas personas que padecen dolores costales o de pecho, piensan primero en una causa que ponga en riesgo su vida, como una enfermedad pulmonar o cardíaca. Sin embargo, debido a la variedad de estructuras que constituyen la caja torácica, la raíz del dolor no siempre es de origen cardíaco o pulmonar. El dolor en el área frontal del tórax puede tener una gran variedad de causas, sin embargo, te nombraremos a continuación los factores causales más comunes de dolores costales o de la región frontal del tórax y cuáles son sus características:

Causas musculoesqueléticas

Se le considera los factores causales asociados a una lesión muscular, cartilaginosa, ósea, ligamentarias y otros tejidos del sistema musculoesquelético. Estos factores causales son los responsables del 10% de los casos de dolor torácico no cardíaco. A continuación, les nombraré las más frecuentes:

  • Síndromes miofasciales o lesiones musculares: la tensión muscular y el dolor en la parte superior de la espalda a menudo irradian al área frontal del tórax y pueden causar dolor justamente allí cuando hay movimiento. Los músculos doloridos también pueden causar la presencia de espasmos en el pecho. Además, las tensiones musculares que surgen, por ejemplo, en las áreas de la espalda y el cuello también pueden extenderse a los músculos de la región anterior del tórax.
  • Síndrome de Tietze: esta enfermedad es muy rara y provoca dolor en las costillas, mayormente en el segundo y tercer espacio intercostal, además provoca dolor en el esternón. También ocasiona inflamación del cartílago costal (costocondritis) con una hinchazón frecuentemente notable. Aunque el origen de la costocondritis no está del todo establecido se le asocia a tos crónica, fuertes trabajos manuales y malnutrición.
  • Fracturas de costillas: las costillas fracturadas pueden causar dolores costales y en el área frontal del tórax bien circunscrito, que son particularmente notables al respirar profundamente, reír y toser. La intensidad del dolor en este caso varía dependiendo de la gravedad y el avance de la fractura.

Causas cardiológicas

Constituye el factor causal más preocupante, no sólo para quien la padece sino también para los clínicos que valoran el caso. Esto es debido a que en muchos casos puede verse comprometida la vida de la persona que padece dolor de pecho cardiogénico. A continuación, les nombraré los factores causales más frecuentes:

  • Infarto agudo de miocardio: en este caso hay un dolor muy pronunciado en el pecho, generalmente ubicado detrás del esternón. Otros síntomas a destacar incluyen escozor o picazón en el seno izquierdo, opresión y falta de aliento. El dolor de un ataque cardíaco se irradia al hombro izquierdo, la parte superior del abdomen, la espalda, el cuello y la mandíbula inferior. Además, a menudo esto se acompaña de náuseas, sudoración y miedo a la muerte. Las molestias persisten durante al menos 20 minutos.
  • Angina de pecho (Angor pectoris): los síntomas típicos de este trastorno circulatorio temporal del corazón son dolor intenso en la región del esternón, escozor, opresión en la región del esternón, falta de aliento. Algunas personas experimentan dolor en el hombro, en el brazo izquierdo (rara vez en el brazo derecho) y la mandíbula. Estas molestias desaparecen después de algunos minutos.
  • Pericarditis: esta enfermedad infecciosa a menudo es notable por la presencia de fiebre y dificultad para respirar. La inflamación también conduce a molestias como picazón en la región del esternón, que se incrementa durante la inhalación, así como al toser o acostarse sobre el lado izquierdo.
  • Hipertensión: esta alteración se manifiesta con dolor en la región frontal del tórax en los picos de presión arterial de hasta 230 mmHg, pueden aparecer molestias similares a los de la angina: dolor en el esternón, falta de aliento y, a veces, dolor de corazón.

Causas pulmonares y pleurales

Al igual que los factores causales cardiológicos, constituyen unas condiciones de salud que generan preocupación, ya que en algunos casos estas pueden resultar mortales. A continuación, les nombraré los factores causales más frecuentes:

  • Neumonías: es una enfermedad infecciosa que causa en sus afectados tos, escozor en el área frontal del tórax. Esto se ve frecuentemente acompañado por dificultad para respirar, fiebre alta y expectoración.
  • Pleuritis: es una enfermedad inflamatoria que afecta la pleura y que ocasiona síntomas como fiebre y dificultad para respirar, así como dolores agudos en la región anterior del tórax, que aumentan al respirar y al toser.
  • Neumotórax: esta acumulación de aire entre los pulmones y la pared torácica puede provocar dificultad respiratoria aguda, picazón en la región anterior del tórax, sensación de asfixia y tos. En algunas situaciones, los afectados no notan el neumotórax. Por otro lado, el neumotórax también puede causar un shock potencialmente mortal.

Causas neurológicas

Estas se tratan de afecciones que comprometen lo haces de fibras nerviosas que se distribuyen en la región costal. Les nombraremos los más destacables a continuación:

  • Herpes zoster intercostal: el período post-herpético se ve asociado a una neuralgia en la misma distribución de las zonas afectadas. En estas regiones se desarrolla un dolor constante tipo corrientazo que aparece sin un notable estímulo. Se presenta en diferentes edades: 10% son pacientes jóvenes, un 47% tienen 60 años, y hasta en un 80% de los casos ocurre en personas mayores de 80 años que sufren una infección herpética aguda.
  • Neuralgia intercostal: es un síndrome doloroso que compromete a uno o más nervios intercostales, lo que provoca dolor, ardor y / o escozor en la región frontal del tórax y en la región costal. La neuralgia intercostal puede desarrollarse por herpes zoster (culebrilla), costillas fracturadas o por inflamación intervertebral.

Causas psicógenas

En este caso el dolor está relacionado a un desencadenante emocional. El más destacable es la ansiedad, el estrés puede ser causante de ansiedad y dolor en la región frontal del tórax tipo punzante, además también puede ocasionar con alteraciones como: hiperventilación, hormigueos en las manos, mareo, etc. Las personas afectadas a veces desarrollan síntomas tan graves que se malinterpretan como angina o un infarto.

Prevención de los dolores costales o de pecho

La prevención del dolor costal o de pecho no es posible, ya que son infinidad de factores causales los que lo pueden provocar y sólo podría ser prevenibles al conocer previamente la causa que lo ha ocasionado. Además, debido a que la presencia de este malestar es síntoma indicativo de una patología o enfermedad, aquel que la padece deberá acudir a su especialista de confianza para establecer el tratamiento adecuado.

¿Cómo se diagnostica los dolores costales o de pecho? 

Primeramente, el médico o fisioterapeuta se enfoca en la obtención de información importante sobre el historial médico del paciente (anamnesis), el mismo está compuesto por datos referentes a las características de dolor presente, con ello es posible reducir el número de diagnósticos asociados y continuar avanzando hacia la obtención de un diagnóstico certero. Algunas de las preguntas que ayudarán a obtener información relevante sobre la causa del dolor son:

  • ¿Puedes identificar el dolor en el área frontal del tórax y en las costillas o parece ser de origen indefinido?
  • ¿Tienes dolor costal o el área frontal del tórax agudo o crónico? ¿Son persistentes los dolores o desaparecen temporalmente? Y si desaparecen ¿Qué cree que lo alivia?
  • ¿Los dolores costales o el área frontal del tórax siempre aparecen en un momento determinado o durante una determinada postura, actividad o movimiento?
  • ¿El dolor el área frontal del tórax y en la región costal empeoran a medida que avanza el tiempo?
  • ¿Los dolores empeoran al respirar?

Seguidamente se llevará a cabo un cuidado examen físico compuesto de evaluación palpatoria, pruebas musculares y de pruebas de provocación, con la finalidad de valorar el estado de los diferentes componentes del tórax, haciendo énfasis en aquellos en los cuáles el paciente refiere dolor. Para un médico o fisioterapeuta especializado las respuestas a estas preguntas y el examen físico le pueden brindar información que señale el origen de dolor, sin embargo, con ellas no es posible establecer un diagnóstico de manera certera, para ello serán necesarios otros estudios. 

Estudios adicionales

En general, para justificar o reducir las sospechas, se puede llevar a cabo varias investigaciones y estudios complementarios que detecten la condición médica presente. Además del examen físico, estos incluyen:

  • Electrocardiografía (ECG): medir la actividad cardíaca eléctrica es esencial para detectar enfermedades del corazón. Los cambios típicos en la curva del corazón muestran, por ejemplo, un ataque al corazón o angina.
  • Radiografía de tórax (Rx): el médico puede descubrir muchos cambios en los pulmones y el esqueleto (fracturas o contusiones óseas). Aunque la costocondritis no se puede detectar a través de radiografías, estos estudios sirven para evidenciar otros diagnósticos.
  • Examen de ultrasonido o ecocardiograma: se puede usar, por ejemplo, para evaluar la función cardíaca y detectar lesiones superficiales.
  • Tomografía computarizada o TAC coronario: permite valorar el estado de las arterias y otros vasos sanguíneos que entran y salen del corazón.
  • Broncoscopia: revela enfermedades pulmonares.

Tratamiento médico para los dolores costales o de pecho

Una vez obtenido el diagnóstico exacto finalmente el médico decide qué tratamiento se recomienda para el dolor la región esternal y en los costales. Dependiendo de la patología que cause los síntomas, se inicia la terapia adecuada. Por ejemplo, si se trata de una angina de pecho, la inhalación de nitroglicerina promete ayuda rápida. El ingrediente activo de esta medicina ensancha los vasos y alivia los síntomas. 

Si los problemas musculoesqueléticos son la causa del dolor, algunos médicos indican inicialmente antiinflamatorios y analgésicos en grageas o tópicos, y posteriormente si estos no surten efecto, se indican inyecciones de anestésicos en los puntos dolorosos. Las infecciones respiratorias a menudo se pueden tratar sintomáticamente, a veces con antibióticos.

Existen factores causales relacionados a los dolores costales y en el área frontal del tórax que no pueden resolverse con estas medidas médicas conservadoras y que mayormente se tratan de urgencias, tales como: fracturas agravadas, patologías cardíacas, enfermedades que comprometas las funciones respiratorias, neuralgias crónicas entre otras. Para estos casos la solución suele ser quirúrgica (osteosíntesis, cirugía coronaria, cirugía de pulmón o tórax entre otras). 

Tratamiento de Fisioterapia para los dolores costales o de pecho

Puede haber muchos desencadenantes diferentes detrás del dolor en el pecho. Para tratar o aliviar los síntomas con Fisioterapia, se debe tener en cuenta la enfermedad subyacente y los síntomas presentes. En general, si el trasfondo de esta enfermedad son afecciones cardíacas o respiratorias, primero debe culminarse el abordaje médico, una vez solucionada la patología, la fisioterapia suele ser útil cómo segunda intervención para lograr la rehabilitación e integración del paciente a sus rutinas de la vida diaria. De resto, sólo se piensa en un tratamiento de fisioterapia cuando el origen del dolor es inofensivo y no compromete directamente la vida del paciente.

Sólo se piensa en un tratamiento de fisioterapia cuando el origen del dolor es inofensivo y no compromete directamente la vida del paciente.

En estos casos, el objetivo principal es la analgesia del dolor, seguido de la recuperación de la movilidad, funcionalidad y salud del paciente, para ello la fisioterapia cuenta con un amplio arsenal de herramientas y técnicas terapéuticas. de las cuales destacamos las siguientes:

  • Aplicación de crioterapia o termoterapia.
  • Educación postural.
  • Ejercicio terapéutico.
  • Terapia de ultrasonido.
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS).
  • Movilización
    • Pasiva
      • Técnicas quiroprácticas.
      • Terapia manual.
      • Osteopatía.
      • Terapia craneosacral.
      • Método de Rolfing.
    • Activa
      • Técnicas de respiración.
      • Ejercicios de estiramiento.
      • Manipulación pasiva asistidas de la región costal afectada.
  • Tratamiento de punto gatillo mediante técnicas de acupresión o técnica de Jones.
  • Gimnasia postural o reeducación postural global (RPG).
  • Control de estrés y ejercicios de relajación.
  • Acupuntura.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para los dolores costales o de pecho

En nuestro canal FisioOnline en YouTube tenemos objetivo ofrecer la más valiosa información de la manera más sencilla y didáctica a través de vídeos, con la finalidad de que puedas disminuir tus dolencias a través de ejercicio físico, estiramientos, automasajes y otras recomendaciones por partes de profesionales de la salud, con especializaciones en distintas áreas. 

¿Qué puede provocar este dolor?

Primero repacemos un poco sobre los factores causales que pueden estar relacionadas a tu dolor de pecho, algunas características particulares te permiten obtener una orientación sobre su origen, esto puede resultar de vida o muerte en algunos casos, por lo que te recomendamos ver el siguiente vídeo para que estés alerta:

Por qué me cruje el esternón. Origen del dolor y el crujido.

En ocasiones el dolor puede presentarse acompaño de sensaciones de crujidos en el centro del tórax, esto está relacionado a la pérdida de movilidad y es un signo que indica la formación de una costocondritis o síndrome de Tietze, aprender su clínica te ayudará a detectarlo antes de padecer mayores complicaciones:

Tratamiento del dolor de costillas o de la parrilla costal.

Finalmente te dejamos en el siguiente vídeo un tratamiento altamente eficaz para los dolores presentes en la parrilla costal, principalmente aquellos que tienen un origen musculoesquelético:

 

Pronóstico de los dolores costales o de pecho. ¿Cuánto tarda en curarse?

Son muchos los factores que van a influir en el pronóstico de este tipo de alteración de la salud, empezando con la edad, la condición física y el estado de salud general del paciente que la padece, sumado a esto el pronóstico también dependerá del origen del dolor y la condición médica presente. Por ejemplo, si el dolor es debido a una fractura costal, el dolor que produce esta lesión generalmente dura de 3 a 4 semanas con el tratamiento adecuado. En casos excepcionales, una costilla rota puede perforar los pulmones y se puede desarrollar un llamado neumotórax, el cual es otro factor causante del dolor costal, en este caso posterior al tratamiento médico la duración de la curación se ve prolongada (varios meses). Ahora bien, cuando se trata de disfunciones musculoesqueléticas como la costocondritis o el síndrome de Tietze, su pronóstico suele ser favorable si toman las medidas terapéuticas y los cambios posturales indicados por el especialista.

Dolores costales o de pecho