Lesiones de cervicales y sus cuidados

Hernia Discal cervical

Aunque pocos lo saben, las hernias discales también aparecen a nivel cervical y se han vuelto un problema cada vez más común a en la sociedad actual. Por eso, debemos conocer cuál es su tratamiento y cómo podemos evitarlas.
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Indice de Contenidos[mostrar]

Uno de los diagnósticos más temidos en cuanto al dolor de espalda y cuello, es la hernia discal cervical, ya que además de provocar dolor, puede ocasionar trastornos motores y sensitivos como hormigueos y/o entumecimiento en el brazo y las manos, así como también debilidad muscular en los miembros superiores entre otros. En el siguiente artículo responderemos interrogantes sobre la Hernia cervical.

¿Qué es la Hernia discal cervical?

Datos históricos señalan a Galeno (129-210 d. C.) como el pionero de la investigación de la columna vertebral, él mismo demostró que una interrupción de la médula espinal o las raíces nerviosas causaban parálisis y pérdida de la sensibilidad por debajo del nivel de la lesión. Esto sirvió de ayuda a futuras investigaciones sobre el diagnóstico de los niveles de lesiones en los segmentos cervicales. 
Los discos herniados eran considerados en el siglo pasado, como tumores o condromas de la columna vertebral, que debían ser extraídos para eliminar las molestias que causaban. Aunque entre 1929 y 1932 H. Junghans, G. Schmorl y Rudolf Andrae describieron las características anatomopatológicas de la herniación del disco intervertebral, se siguió manteniendo el término condroma para referirse a esta patología durante algún tiempo. Hasta que en 1930 los franceses Alajouanine y Petit-Dutaillis sugirieron que la lesión, previamente identificada como un tumor o condroma, era en realidad una hernia del núcleo pulposo.

Las herniaciones discales eran considerados en el siglo pasado, como tumores o condromas de la columna vertebral, hasta que en 1930 Alajouanine y Petit-Dutaillis sugirieron que la lesión se trataba en realidad de una hernia del núcleo pulposo.

El término hernia de disco cervical o en inglés cervical disc herniation (CDH, por sus siglas en inglés) es utilizado hoy en día para referirse a la lesión del disco intervertebral discal en la que el núcleo pulposo o gelatinoso del mismo se filtra hacia afuera, éste término fue establecido en 2013 por la Nomenclature and Classification of Disc Pathology (NASS, por sus siglas en inglés).

Anatomía de una hernia discal cervical

Para entender de qué trata este tipo de discopatía de manera más fácil, es necesario conocer los elementos anatómicos involucrados. En la siguiente infografía podrás observar, una vista transversal de esta lesión en el cuello, en donde el disco intervertebral es el afectado.

Partes de una hernia discal cervicalEsta estructura compuesta por un anillo fibroso (annulus) y un núcleo gelatinoso (nucleus) es flexible para brindarle una amplia movilidad al cuello, así como también es fuerte para poder soportar las descargas axiales a las que se ve expuesta la columna cervical.

Debido a distintos factores como los impactos y el envejecimiento, el anillo fibroso que protege al núcleo puede verse degenerado y en consecuencia el núcleo gelatinoso pierde su posición, pudiendo llegar a comprimir junto con el anillo fibroso a los nervios espinales (spinal nerve) que se ubican posteriormente.

Esta herniación (herniated disc) puede causar o no sintomatología, en las personas que la presenten. En los casos sintomáticos se pueden observar importantes molestias que afecten el cuello y las extremidades superiores como dolor de cuello y brazo, así como debilidad muscular, entumecimiento y hormigueo en el brazo y en las manos. En la mayoría de los casos esta sintomatología puede verse resuelta satisfactoriamente mediante un abordaje conservador como la fisioterapia, del cual le hablaremos más adelante.

Incidencia y prevalencia de la Hernia discal cervical

Una hernia puede ocurrir en cualquier nivel de la columna vertebral, siendo la zona lumbar y cervical las más afectadas por este tipo de lesión. La hernia discal lumbar ocurre 15 veces más a menudo que la de cuello, y es una de las causas más comunes de dolor lumbar. La prevalencia de la hernia discal cervical aumenta con la edad tanto en hombres como en mujeres, siendo más común que aparezca en personas de 30 a 50 años.

La columna lumbar y cervical son las más afectadas por herniaciones discales.

Afecta más al sexo femenino que al masculino, representando más del 60% de los casos. De los hombres afectados destacamos al futbolista del Atlético de Madrid Diego Costa, el cual fue diagnosticado con esta lesión en diciembre del 2019. El delantero fue sometido a una cirugía por una hernia discal cervical y regresa a los primeros entrenamientos con el Atletic.

¿Cómo se produce una Hernia discal cervical?

Una herniación se produce generalmente por un conjunto de situaciones que influyen negativamente en el disco intervertebral. Asociándose principalmente a la desecación o deshidratación discal, esto afecta más el núcleo pulposo ya que el mismo cuenta con un alto porcentaje de agua, que lo ayuda a cumplir su función amortiguadora ante la compresión axial en la columna. 
Si el núcleo se ve deshidratado, la función de amortiguación recae sobre el anillo fibroso que lo protege, ocasionando que el mismo se degenere progresivamente hasta el punto de agrietarse y exponer al núcleo gelatinoso que protege. Adicionalmente existen otras situaciones que favorecen el mecanismo lesional del disco, ya que las irregulares cargas mecánicas ejercidas sobre el disco pueden promover la degeneración del anillo fibroso promoviendo la salida del núcleo pulposo. 

Fases de la formación de la hernia discal

En la siguiente infografía podrás observar las fases degenerativas por las que pasa el disco intervertebral hasta la herniación, la cuales son las siguientes:

fases de degeneracion de la hernia discal

  1. Degeneración del disco: en esta fase el más afectado es el núcleo pulposo, el cual por factores externos o internos pierde su función amortiguadora.
  2. Prolapso: la deformación del disco se hace evidente, mediante la aparición de una protuberancia que podría empezar a reducir el espacio de las raíces nerviosas o de la médula espinal (dependiendo de la ubicación).  
  3. Extrusión: ya en esa fase se empieza a ver el núcleo gelatinoso a través de una rasgadura en la parte más degenerada del anillo fibroso.
  4. Secuestro o disco secuestrado: es la fase degenerativa final y consiste en la movilización del núcleo pulposo fuera del disco intervertebral.

Las fases 1 y 2 son llamadas hernias incompletas, mientras que las 3 y 4 son herniaciones completas.

Inicialmente todo este proceso degenerativo puede pasar desapercibido, ya que, en la mayoría de los casos, el mismo no desencadena molestias, lo que hace que quien la padezca no logre detectar su presencia.

Los casos sintomáticos se suelen asociar con una compresión ejercida por el disco a las raíces nerviosas cervicales, afectando las funciones de transmisión nerviosa motora y/o sensitiva. Lo que conduce a la aparición de espasmos musculares, hormigueos, pérdida de sensibilidad entre otros síntomas en las áreas de inervación de las raíces nerviosas cervicales comprimidas.

Síntomas y signos de la Hernia discal cervical. ¿Cómo saber si la padezco?

Aquellos que padecen una herniación cervical sintomática presentan principalmente dolor de cuello, que, dependiendo de las raíces nerviosas comprimidas, se irradia hacia los brazos, los dedos, así como la parte posterior de la cabeza. En algunos casos se puede presentar entumecimiento o incluso parálisis de determinados segmentos de los miembros superiores.

Uno de los síntomas más característicos es el dolor cuello que se irradia hacia uno de los brazos, sin embargo, se pueden presentar otros tales como hormigueos y entumecimiento en las manos.  

La columna vertebral cervical está constituida por 7 segmentos óseos unidos por discos intervertebrales (exceptuando las uniones de C1-C2) que protegen a la médula espinal y a 8 pares de raíces nerviosas. En la mayoría de los casos, una hernia de disco cervical se encuentra en el área inferior de la columna cervical, es decir, entre la quinta y sexta vértebra (hernia C5-C6) o entre la sexta y la séptima vértebra cervical (hernia C6-C7) debido a que estos son los que tienen mayor flexibilidad y movilidad. En los segmentos entre la segunda y tercera vértebra (hernia C2-C3) o la tercera y cuarta vértebra cervical (hernia C3-4), rara vez hay una hernia de disco. 

El disco herniado va a afectar la raíz nerviosa cervical que se encuentre debajo de la herniación.

Por ejemplo, en caso de una hernia C4-C5, las funciones de la raíz nerviosa C5 son las afectadas. Los patrones de disfunciones y molestias están establecidos por factores anatómicos, ya que cada raíz cuenta con una inervación específica, es por ello que se puede discernir el segmento afectado a través de la sintomatología que refiere el paciente. 

Patrones de los síntomas de la hernia discal cervical

Tenga en cuenta que los patrones de molestias detallados a continuación no se presentan siempre de la misma manera en cada caso, ya que algunas personas tienen una composición anatómica distinta a los demás, lo que consecuentemente ocasiona sintomatología diferente a los anteriormente expuestos. En la siguiente imagen podrás observar los patrones de sensaciones dolorosas y los trastornos motores originados en cada raíz comprometida por la herniación. Siendo así, los patrones sintomatológicos de cada segmento discal cervical herniado son:Patrones de los síntomas de la hernia discal cervical

  • Hernia C3-C4 (la raíz C4 es la afectada emerge entre las vértebras C3 y C4): una lesión de disco a este nivel puede causar espasmos musculares, trastornos de movimiento del cuello, hombro y brazo, así como también ocasiona dolor en estas zonas. Es una de las hernias de menor aparición.
  • Hernia C4-C5 (la raíz C5 es la afectada y emerge entre las vértebras C4 y C5): ocasiona dolor de hombro y debilidad del deltoides (músculo que recubre el hombro), esta lesión no suele causar trastornos motores como entumecimiento o hormigueo.
  • Hernia C5-C6 (la raíz C6 es la afectada y emerge entre las vértebras C5 y C6): como ya se ha mencionado es una de las hernias más frecuentes, y puede ocasionar síntomas como debilidad de la flexión de codo (bíceps braquial) y debilidad en los músculos extensores de la muñeca. Adicionalmente se pueden presentar trastornos sensitivos como entumecimiento y hormigueo, acompañado de dolor, el cual es irradiado desde el borde del trapecio y en la punta del hombro hasta el pulgar.
  • Hernia C6-C7 (la raíz C7 es la afectada y emerge entre las vértebras C6 y C7): es una de las lesiones discales más frecuentes después de la anterior, esta puede afectar la extensión de codo (tríceps braquial) y la extensión de los dedos de la mano. Adicionalmente puede ocasionar dolor, parestesias y entumecimiento desde la escápula y la axila, que se irradian hacia el dedo medio.
  • Hernia C7-T1 (la raíz C8 es la afectada y emerge entre las vértebras C7 y T1): afecta al último nivel nervioso cervical, causando debilidad en la prensión palmar, junto con entumecimiento, hormigueo y dolor que se irradia desde el brazo hasta la zona del dedo meñique de la mano.

Además de estos síntomas, se pueden presentar otras molestias como mareos e inestabilidad, ya que la herniación del disco puede afectar no sólo ramificaciones nerviosas, sino también ramificaciones vasculares que afecten al sistema vestibular.

¿Cómo saber si tienes una hernia discal cervical?

Si con esta información aún tienes dudas sobre ¿Cómo saber si tienes una hernia discal cervical? Te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde el fisioterapeuta Roberto Junquera, te explicará detalladamente y de manera amena, los signos y síntomas que genera esta afección, y que pueden ser detectados por ti mismo:

¿Cuáles son las causas de la Hernia discal cervical?

El punto de origen de esta lesión generalmente son los cambios degenerativos que presenta el disco, como resultado el tejido afectado pierde su elasticidad y resistencia. Las malas posturas o sobrecargas constantes debido a demandas laborales o deportivas pueden llevar al hecho de que incluso las personas más jóvenes exceden los mecanismos de compensación y amortiguación natural, haciendo que el disco intervertebral estresado ya no puede soportar las cargas y las presiones. Estas situaciones conllevan a la degeneración del disco que ocasiona desde un abultamiento hasta una herniación.

Factores de riesgo

Los factores que también pueden promover su aparición son:

  • Envejecimiento.
  • Movilidad del cuello disminuida.
  • Sedentarismo o falta de actividad física.
  • Debilidades hereditarias del tejido conectivo.
  • Trabajo físico pesado.
  • En raros casos, un accidente o una lesión traumática en el cuello también puede causar una hernia de disco en el área de la columna cervical.

Causas desde la visión Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Adicionalmente, desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa queremos destacar que la aparición de hernias discales cervicales se ve fuertemente asociada a trastornos viscerales, ya que el hígado, el estómago y la vesícula biliar cuando presentan disfunción puede ocasionar trastornos en la contracción de determinados músculos del cuello. Estos órganos digestivos son altamente sensibles ante las emociones, por lo que factores emocionales como estrés, obsesión con el trabajo, crispación, enfado y cólera, pueden alterar su correcto funcionamiento. De igual manera las deficiencias nutricionales o el consumo de alimentos como fritos, café, gaseosas, naranja, embutido o quesos resultan nocivos para estos órganos viscerales. 

Las deficiencias viscerales y nutricionales, así como los factores emocionales promueven la aparición de una lesión de disco.

Ahora bien, la aparición de hernias discales cervicales en el lado derecho es promovidas específicamente por disfunciones en el hígado. Mientras que las que se orientan hacia el lado izquierdo son asociadas a disfunciones en el estómago y la vesícula biliar, ya que estos órganos pueden tensar la musculatura de la región cervicodorsal izquierda, promoviendo la inestabilidad de las articulaciones cervicales y afectando la capacidad hídrica del disco intervertebral, haciéndolo propenso a herniaciones cervicales hacia el lado izquierdo.

¿Cómo prevenir la Hernia discal cervical?

Prevenir su aparición en la mayoría de los casos es posible, si se evita o se reduce la exposición a factores que desmejoran la salud de los discos intervertebrales. Siendo así, puede proteger a su cuello de una hernia de disco con las siguientes recomendaciones:

  • Realice ejercicios enfocados en los músculos de la espalda media y cuello para fortalecer la columna vertebral.
  • Si ya presenta signos degenerativos en el disco intervertebral o si está en una fase aguda de herniación, existen ejercicios prohibidos en la hernia discal que debe evitar realizar, tales como: crossfit, tenis, pádel, ejercicios que involucren carga o barras de peso sobre la región cervicodorsal entre otros de alto impacto. Cabe destacar que estos ejercicios no son prohibidos de por vida, una vez resuelto el factor que promueve la herniación, puede retornar de manera progresiva a estos tipos de deportes.
  • Reduzca las actividades sedentarias e involucra dentro de su rutina, actividades deportivas como yoga, Pilates o natación.
  • Mantenga unos sanos hábitos alimenticios, reduciendo el consumo de alimentos como el chocolate, las frituras, el café, las naranjas o cítricos. Y manteniendo una hidratación constante mediante la ingesta de agua.
  • Asegúrese de sentarse derecho en la oficina y levantarse regularmente cada dos horas.
  • Cuando requiera transportar objetos, distribuya el peso lo más uniformemente posible en ambos lados del cuerpo.
  • Evite las situaciones de estrés que afectan tu salud y practique ejercicios de relajación.

Prevención de la hernia discal cervical

Además, te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde Roberto Junquera te explica algunos aspectos importantes que deberías tener en cuenta para prevenir esta lesión en el cuello:

Diagnóstico diferencial

Esta enfermedad del disco suele ser confundida con otros trastornos de salud, por la amplia variedad de sus síntomas. Dentro de los diagnósticos diferenciales destacables encontramos:

La diferenciación entre estas alteraciones y la hernia discal cervical se puede lograr mediante estudios de imagenología como resonancia magnética y tomografía computarizada.

¿Cómo se diagnostica la Hernia discal cervical?

La presencia de esta enfermedad puede constatarse mediante la revisión clínica de todas las regiones cervicales y de los brazos, para detectar cualquier trastorno de sensibilidad. Para ello existen pruebas neurológicas aplicadas por el médico o fisioterapeuta donde evalúa la disminución de los reflejos tendinosos y evidencia alteraciones sensoriales, motoras y vasculares, las cuales son:

  • Test de Klein (Test de la arteria vertebral): consiste en la extensión, inclinación y rotación de la cabeza manteniendo las posiciones a un lado y al otro. Una prueba es positiva para la compresión de la arteria que irriga el cerebro, si se presenta síntomas como nistagmos, mareo, visión o audición alterada.
  • Test de Spurling: consiste en un test de provocación mediante la compresión foraminal realizada con el cuello inclinado hacia el lado doloroso, si con esta acción se reproduce dolor, la prueba es positiva confirmando la presencia de un pinzamiento de las raíces nerviosa cervicales. 
  • Prueba de distracción cervical (Neck distraction Test): con el paciente boca arriba, el profesional realiza una tracción cefálica, si dicha acción alivia los síntomas sensitivos como la parestesia y el dolor, es indicativo de una radiculopatía cervical.
  • Maniobra de Valsalva: es una de las pruebas frecuentemente usadas para evidenciar la presencia de una herniación cervical, ya que al indicar una respiración profunda y un intento de exhalación durante algunos segundos provoca un aumento en la presión discal pudiendo demostrar una herniación discal en el cuello.

Adicionalmente se realizan pruebas musculares para comprobar la fuerza muscular presente en los movimientos del cuello, el hombro, el codo y la muñeca. Según los resultados de estas pruebas y la sintomatología reflejada, se puede hacer un diagnóstico con una probabilidad relativamente alta.

Hernia discal cervical - Signos radiológicos

Si el dolor es muy severo o aparece parálisis en algunos segmentos, se puede realizar una resonancia magnética (RM) de la columna cervical. En la mayoría de los casos, una resonancia magnética no tiene que realizarse de inmediato, ya que muchos pacientes experimentan menos síntomas en unas pocas semanas, esta solo debe realizarse si los síntomas de la hernia discal cervical son muy graves o no mejoran a futuro. Ya que una resonancia magnética puede tener la desventaja de que se evidencian muchos hallazgos en las imágenes, pero no son relevantes porque no están relacionados con los síntomas que refiere el paciente. Son varios los estudios de imagen en donde esta lesión se ve presente, sin embargo, las personas que lo padecen están completamente libres de síntomas. En el siguiente vídeo, obtendrás detallada información sobre los signos radiológicos que pueden ayudar a detectar una hernia discal cervical:

Teniendo todo esto claro es importante destacar que la garantía del diagnóstico mediante exámenes de imagenología como resonancia magnética o tomografía computarizada no es posible, si la anamnesis y las valoraciones físicas no proporcionan información clara sobre si el dolor fue causado por una hernia de disco o si se basa en otra causa neurológica, en estos casos un estudio como la electromiografía (EMG) puede ser útil para evidenciar el nivel de compromiso nervioso y descartar una herniación.

Tratamiento médico para la Hernia discal cervical

Como hemos destacado anteriormente esta afección puede reflejar o no síntomas, en los casos sintomáticos el tratamiento médico es conservador, es decir, sin cirugía. Las molestias presentes generalmente son tratadas mediante la indicación por unas pocas semanas de fármacos o medicamentos enfocados en aliviar la sintomatología presente, tales tratamientos son:

  • Analgésicos, antiinflamatorios no esteroideos (AINES)
  • Anticonvulsivos para analgesia del dolor neuropático (gabapentina - neurontin)
  • complementos vitamínicos que contribuyen a la reparación de tejidos cartilaginosos y conectivos (complejo B, vitamina C, glucosamina y condroitina)
  • Relajantes musculares
  • Inyecciones de esteroides o anestésicos a nivel para bloquear la raíz nerviosa afectada.

Además, puede ser indicado el uso de un collarín cervical para reducir las molestias, sin embargo, es necesario destacar que debe ser usado a corto plazo, ya que este dispositivo ortopédico promueve la inestabilidad de la columna cervical y por ende favorece la herniación y desmejora a salud del cuello.

En los casos graves de esta patología, en donde las molestias y el dolor son duraderos, la intervención quirúrgica se convierte en una opción de tratamiento.

¿Cómo es la cirugía para la Hernia de disco cervical?

Si la terapia conservadora anteriormente mencionada no funciona o si la hernia causa problemas significativos como parálisis, es necesaria la cirugía. Generalmente la intervención quirúrgica para la hernia de disco cervical se realiza desde el frente, es decir, a través de una incisión transversal en la piel a nivel de la laringe. Desde allí, se realiza un acceso a la columna cervical anterior y al disco herniado, el disco es retirado por ese mismo acceso, en algunos casos el mismo es sustituido por un espaciador o disco artificial. De igual manera, en ocasiones puede ser necesaria una fusión de los segmentos vertebrales afectados mediante el uso de placas y tornillos, a este procedimiento se le denomina artrodesis.
Existen otros procesos quirúrgicos menos invasivos como:

  • Endoscopia: consiste en un proceso mínimamente invasivo en el cual se avanza con un endoscopio a través de una pequeña incisión al disco intervertebral. La intervención se realiza bajo anestesia local y presenta menos riesgos que la cirugía abierta.
  • Quimionucleolisis: procedimiento en donde se inyecta una enzima entre los cuerpos vertebrales, la cual provoca que el núcleo pulposo degenerado se destruya para posteriormente ser aspirado a través de una cánula.
  • Ablación por láser: mediante una cánula se introduce el láser y se procede a evaporar el núcleo pulposo. Es un procedimiento que requiere poco tiempo y es realizado bajo anestesia local.

¿Cuándo optar por la cirugía u operación quirúrgica?

Si tienes dudas sobre si deberías someterte o no a una intervención de este tipo, te recomendamos que veas el siguiente vídeo, en donde el experto fisioterapeuta Roberto Junquera te hablará desde su experiencia y sus amplios conocimientos, sobre los factores que te indican que es necesario la intervención quirúrgica:

Tratamiento de Fisioterapia para la Hernia discal cervical

Los tratamientos fisioterapéuticos son la mejor opción en caso de herniación de disco cervical, debido a que con estos tratamientos se obtienen óptimos resultados y cuenta con pocas o casi ninguna complicación. Los objetivos a cumplir principalmente están enfocados en restablecer la funcionalidad del paciente afectado, a través de intervenciones que fomenten la movilidad, la fuerza y la estabilidad de la columna cervical, lo que eliminará eficazmente el dolor de cuello, el hormigueo en el brazo y manos, así como también otras molestias.

Los objetivos a cumplir principalmente están enfocados en restablecer la funcionalidad del paciente afectado.

Desde nuestra visión Fisioterapia Integrativa - Fiit Concept buscamos un tratamiento integral enfocado en tratar las causas para reducir y eliminar eficazmente los síntomas, con ese objetivo la fisioterapia cuenta con una amplia gama de técnicas y herramientas terapéuticas basadas en la evidencia, las cuales son:

  • Ejercicio terapéutico: enfocados principalmente en la región cervicodorsal, sin embargo, esto puede variar en cada caso. Por lo que debe ser instruido por un fisioterapeuta.
  • Termoterapia o crioterapia: dependiendo de la fase en que se encuentre esta afección puede ser altamente útil para disminuir dolor, reducir inflamación y aliviar tensión muscular.
  • Estiramientos: al igual que los ejercicios terapéuticos, estos deben ser instruidos por un fisioterapeuta. Los mismos contribuyen a disminuir la presión sobre el disco.
  • Gimnasia postural o Reprogramación postural global (RPG): contribuye a disminución la presión sobre el nervio y promueve una adecuada distribución de peso sobre el disco afectado.
  • Masaje terapéutico: promueve la relajación de los músculos cervicales, lo que brinda analgesia frente a la tensión muscular y disminuye el dolor presente. 
  • Ejercicios de Neurodinamia: son movilizaciones específicas que promueven el deslizamiento de las ramificaciones nerviosas, lo que consecuentemente mejoran su flexibilidad y disminuye las sensaciones anómalas que transmite (hormigueo, pinchazos, dolor).
  • Plantas medicinales y alimentación: teniendo en cuenta que las disfunciones de algunos órganos digestivos pueden promover la aparición de esta patología, la indicación plantas medicinales específicas y un cambio en los hábitos alimenticios puede mejorar el funcionamiento de esos órganos, lo que consecuentemente disminuye los factores causales de la herniación.
  • Terapia manual y tracción cervical: disminuye el dolor y las parestesias reflejadas en el miembro superior afectado ocasionado por el nervio comprimido por el disco.
  • Gestión del estrés y ejercicios de relajación: reduce la tensión de espalda y cuello.
  • Electroanalgesia mediante TENS: brinda analgesia frente al dolor de espalda, cuello y brazos.

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para la Hernia discal cervical

Antes de hablar sobre el tratamiento propuesto de esta visión es necesario esclarecer un poco de que trata. Siendo así, la Fisioterapia Integrativa – Fiit Concept está basada en la filosofía de la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental, este tipo de medicina establece que cada emoción concreta contribuye al desarrollo de una alteración de algún órgano o víscera en concreto, la presencia de esta alteración podrá repercutir negativamente en el tono muscular y sobre la biomecánica intervertebral, debido a la relación establecida por el sistema simpático y parasimpático. Adicionalmente otros factores causales muy importantes, pero poco tomados en cuenta como la nutrición y el mal manejo del estrés también contribuyen a la instauración de una disfunción visceral que finalmente genere alteraciones en el sistema musculoesquelético.

Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:
Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa 
Teniendo esto en claro, podemos afirmar que no sólo los factores causales provenientes del ámbito físico o mecánico (malas posturas, malformaciones, desalineación de la columna, falta de actividad física o sobre entrenamiento) nombrados en este artículo, conlleva a la aparición de Hernia discal cervical, sino que también la presencia de estrés, alteraciones nutricionales y emocionales pueden ser los causantes.

La Hernia discal cervical desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, se origina como consecuencia de una disfunción visceral del estómago, hígado y vesícula biliar.

Estos órganos cuando están en disfunción pueden ocasionar inicialmente rigidez articular y contractura muscular en la región dorsal, estas alteraciones a su vez influyen en la biomecánica cervical provocando que la región cervical se vuelva hipermóvil e inestable lo que finalmente ocasiona mayor presión sobre los discos cervicales, promoviendo la aparición de una herniación. Estas disfunciones viscerales a su vez pueden ser originadas por alteraciones emocionales. nutricionales y por mal manejo del estrés. 
Ahora bien, la aparición de hernias discales cervicales en el lado derecho es promovidas específicamente por disfunciones en el hígado. Mientras que las que se orientan hacia el lado izquierdo son asociadas a disfunciones en el estómago (cuando el dolor no llega a la región izquierda de la nuca) y la vesícula biliar (cuando el dolor llega a la región izquierda de la nuca), ya que estos órganos pueden tensar la musculatura de la región cervicodorsal izquierda, promoviendo la inestabilidad de las articulaciones cervicales y afectando la capacidad hídrica del disco intervertebral, haciéndolo propenso a herniaciones cervicales hacia el lado izquierdo. Estas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de la disfunción del hígado, estómago y la vesícula biliar que originan la Hernia discal cervical

  • Carácter: un carácter responsable y ordenador desmejora las funciones del estómago, mientras que un carácter agresivo que guarda enfados de las situaciones estresantes afectará al hígado si la persona es extrovertida y a la vesícula si se es introvertida.
  • Estrés: si las situaciones que generen estrés son constantes, supone para el cuerpo un estado de alerta patológico el cual puede desequilibrar potencialmente todos los órganos mediante la conexión existente entre el sistema simpático y parasimpático. En este caso afectará principalmente al hígado, el estómago y la vesícula biliar.
  • Factores nutricionales: el consumo de alimentos como fritos, café, gaseosas, naranja, embutido o quesos resultan nocivos para la vesícula biliar y el hígado, así como aquellos que generan ardor y acidez en el estómago.
  • Emociones: estos órganos digestivos son altamente sensibles ante las emociones, por lo que factores emocionales como estrés, obsesión con el trabajo, crispación, enfado y cólera, pueden alterar su correcto funcionamiento

Al fin y al cabo, todos estos factores influyen negativamente en el sistema musculoesquelético, originando tensión en los músculos cervicodorsales y bloqueos en las articulaciones cervicales, lo que por ende ocasiona la instauración de hernia discal como respuesta refleja ante estas disfunciones.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para la Hernia discal cervical

  1. Osteopatía visceral: consiste en la aplicación de maniobras manuales específicas enfocadas en fomentar la movilidad y la motilidad de la zona del intestino delgado.
  2. Manipulación vertebral: debido a que cada órgano repercute en una zona muscular e intervertebral de la columna, es importante intervenir estas áreas. En este caso, se ven afectadas la región cervical, así como la dorsal, al manipular las vértebras irritadas: T4 (vesícula biliar), T5 (hígado), T6-T7 (estómago) y las vértebras cervicales, se incentiva la movilidad adecuada de estos segmentos y se induce un efecto regulador en el sistema nervioso, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes del estómago, hígado y vesícula.
  3. Plantas medicinales: consiste en la elaboración de un plan de tratamiento individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento en el hígado, estómago y la vesícula biliar. 
  4. Asesoramiento nutricional: eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes que generen irritación o estrés en el hígado, el estómago y la vesícula biliar tales como los mencionado anteriormente. Una correcta alimentación junto con un tratamiento de plantas medicinales anteriormente propuesto contribuye a la normalización de las funciones viscerales, en este caso hígado, vesícula biliar o estómago, y que estos no den reflejo y aumento de tensión muscular en la zona cervical.
  5. Gestión del estrés: programación del horario del sueño y técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación. 
  6. Biodescodificación: las situaciones de estrés provocan disfunciones viscerales del hígado, vesícula biliar o estómago que de forma refleja afectará a la tensión muscular en la región cervical. Ser consciente de qué situaciones de estrés nos afectan es fundamental para combatirlo y ayudan al cuerpo a soportar mejor estas estresantes situaciones.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para la Hernia discal cervical

Si bien el ejercicio realizado para esta afección debe estar supervisado y personalizado por fisioterapeutas, existen algunos de menos impacto que son compatibles con esta patología. Algunos de ellos te los mostramos en los siguientes vídeos de nuestro portal en YouTube FisioOnline.

Hernia discal cervical - Tratamiento con ejercicios, automasajes y estiramientos

En el primer vídeo te mostramos técnicas terapéuticas como ejercicios, automasajes y estiramientos enfocados en tratar las molestias y dolores asociadas a una hernia discal cervical:

Hernia discal cervical derecha. Plantas medicinales y remedios naturales

Ahora bien, teniendo en cuenta que las disfunciones en órganos y vísceras tiene una fuerte relación con la aparición de herniaciones en la columna, te dejamos los siguientes vídeos en donde el experto fisioterapeuta Roberto Junquera, te brindará remedios y plantas medicinales que te ayudarán a reducir todas las molestias que refleja esta afección en el cuello. En el caso de que tu hernia este orientada hacia el lado derecho te recomendamos que veas el siguiente vídeo:

Hernia discal cervical izquierda por disfunción de vesícula biliar. Plantas medicinales.

Ahora bien, si el caso es que tu hernia se encuentra orientada hacia el lado izquierdo te recomendamos que veas los siguientes vídeos
Hernia discal cervical izquierda por disfunción de vesícula biliar:

Hernia discal cervical izquierda por disfunción de estómago

El lado izquierdo también puede verse afectado, el mismo es relacionado como hemos comentado anteriormente con una disfunción del estómago, aprende a cómo tratarla mediante el uso de plantas medicinales y otros autocuidados en el siguiente vídeo:

Pronóstico de la Hernia discal cervical. ¿Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico de los discos herniados en la columna cervical es favorable en la mayoría de los casos que tienen una intervención temprana. El dolor, las alteraciones motoras y sensitivas que resultan en esta patología generalmente desaparecen en seis semanas en la mayoría de los casos.
Esto es debido a que el disco herniado tiene capacidad de regresión espontánea en un 60% de los casos. 

El disco herniado tiene capacidad de regresión espontánea en un 60% de los casos.

Además, esta es la razón por lo que los abordajes conservadores son la primera línea de tratamiento, siendo las medidas invasivas dejadas en un segundo plano, reservadas sólo para los casos agravados. Es importante destacar que un tratamiento exitoso de esta afección, no puede prevenir una nueva herniación, eso depende solamente de la disciplina e interés del paciente.

Hernia Discal cervical