Encuentra tu clínica más cercana

Mapa de provincias de España A CORUÑA PONTEVEDRA OURENSE LUGO ASTURIAS LEÓN ZAMORA SALAMANCA CÁCERES BADAJOZ HUELVA SEVILLA CADIZ CANTABRIA PALENCIA VALLADOLID ÁVILA TOLEDO CIUDAD REAL CÓRDOBA MÁLAGA BURGOS SEGOVIA SORIA VIZCAYA GUIPUZCOA ÁLAVA LA RIOJA MADRID NAVARRA GUADALAJARA CUENCA ALBACETE JAÉN GRANADA ALMERÍA MURCIA HUESCA ZARAGOZA TERUEL CASTELLÓN VALENCIA ALICANTE LLEIDA TARRAGONA BARCELONA GIRONA SANTA CRUZ DE TENERIFE LAS PALMAS BALEARES CEUTA MELILLA
Respiratorio

Bronquiolitis

La bronquiolitis puede desmejorar varios aspectos de la vida de un infante, como el sueño y la alimentación. Por lo que tratarla adecuada en fundamental. A continuación, aprenda como hacerlo desde la fisioterapia.

¿Su bebé tiene dificultad para respirar? ¿Presenta ruidos al respirar?, entonces podría estar en padeciendo una bronquiolitis. Es una enfermedad común que inflama las vías respiratorias ocasionando dificultad respiratorias y presencia de silbidos en niños menores de 2 años. En el siguiente artículo le explicamos todo lo que necesita saber sobre esta afección respiratoria:

¿Qué es la Bronquiolitis? 

Anteriormente la bronquiolitis era conocida como "bronquitis capilar", hasta 1941 cuando su clínica fue desarrollada detalladamente por Hubble y Osborn en el British Medical Journal. La bronquiolitis aguda es una enfermedad respiratoria viral que causa inflamación de unos conductos muy delgados, que se encuentra en el interior de los pulmones, me refiero a los bronquiolos. Esta afección crea pequeños bultos de moco que obstruyen estas estrechas vías respiratorias, haciendo que ciertas partes del tejido pulmonar se compriman o se peguen entre sí. Ocasionando problemas respiratorios y síntomas que son comparables a los provocados por el asma. Esta entidad patológica afecta principalmente a niños pequeños entre las edades de tres meses y dos años.

Bronquiolos sanos y bronquiolos inflamados

En la siguiente imagen podrás observar los efectos que ocasiona la bronquiolitis en las vías respiratorias más inferiores:

bronquiolos sanos y con bronquiolitis

¿Cómo se desarrolla la Bronquiolitis?

Esta comienza con síntomas parecidos a la gripe, el niño afectado está débil, presenta fiebre moderada, tose y a menudo respira fuertemente con silbidos o pitidos audibles. La mayoría de los casos de bronquiolitis son producidas principalmente por el virus sincitial respiratorio (VSR), y en menor frecuencia por metapneumovirus
El virus se disemina desde las vías respiratorias superiores, pasando de los bronquios a los bronquiolos. En este punto se produce una destrucción del epitelio bronquial y se desencadena una respuesta inflamatoria. Progresivamente mientras aumenta la inflamación, los bronquiolos se hinchan y se llenan de moco, lo que produce la dificultad para respirar, y el característico sonido sibilante debido al paso del aire por un espacio reducido.

Por lo general, todo termina después de una semana y la inflamación generalmente se cura sin consecuencias. Sin embargo, en algunos casos puede resultar una clínica potencialmente peligrosa y hasta mortal para bebés y niños pequeños.

Posibles complicaciones de la Bronquiolitis

Estamos hablando de una patología leve, sin embargo, algunos bebés-niños corren el riesgo de desarrollar complicaciones y requerir mayores cuidados como la hospitalización. Las siguientes complicaciones son posibles en ciertos casos:

  • Neumonía.
  • Una parte de los pulmones puede colapsar (atelectasia).
  • Mayor riesgo de desarrollar asma más adelante.
  • Deshidratación.
  • Apnea.
  • Cianosis por la falta de oxígeno (piel/labios azules).

Incidencia y prevalencia de la Bronquiolitis

La bronquiolitis se presenta con mayor frecuencia en los bebés y niños de género masculino, es mayor en aquellos niños que no han sido alimentados con leche materna y en los que viven en condiciones de hacinamiento. Es más frecuente durante los dos primeros años de vida, con un pico máximo de incidencia en edad comprendida entre los primeros 3 y 6 meses de vida, llegando a afectar a un 75% de los lactantes en su primer año de vida. Se calcula que del 2 al 3% de los niños contagiados van a requerir hospitalización, y de ellos el 2 al 6% un ingreso en cuidados intensivos. Suele tener una mortalidad muy baja, del 0 a 1,5% en países industrializados.

Síntomas y signos de la Bronquiolitis. ¿Cómo saber si la padezco?

La bronquiolitis suele comenzar como una gripe, sin embargo, es un poco más grave que un resfriado común. Los signos y síntomas que indican la presencia de esta afección respiratoria son los siguientes:

  • La nariz moquea o está tapada.
  • Tos seca que progresivamente se vuelve más persistente.
  • Temperatura elevada entre 37.5° y 38°.
  • Pérdida de apetito.
  • El corazón late más rápido de lo habitual.
  • Se pueden escuchar sonidos durante la respiración, como sibilancias, silbidos o zumbidos.

Los problemas respiratorios y las frecuentes toses consumen mucha energía, por lo que estas situaciones son muy agotadoras. Por lo que los afectados se agotan rápidamente. 

En algunos casos puede presentarse deshidratación  debido la presencia de vómitos y la reducción del consumo de alimentos.

El agotamiento presente se va incrementando de manera progresiva, por lo que las respiraciones se vuelven menos profundas e ineficaces y conducen a acidosis respiratoria, incluso la piel puede tornarse azulada (cianosis) especialmente las zonas de las uñas y los labios. En ocasiones suele presentarse acompañada de otitis media.

¿Por qué da la Bronquiolitis?

Este tipo de patología se origina debido a una infección viral; el virus sincitial respiratorio (VSR) suele ser el desencadenante más común, pero también se pueden originar por otros virus (rinovirus, influenza, metapneumovirus, adenovirus y mycoplasma pneumoniae.). La infección viral es causada por el contacto a gotitas provenientes de la nariz y de la garganta de personas que están enfermas por estos virus; la primera infección con el virus no brinda inmunidad total y es posible contraer una nueva infección más adelante. 

Factores de riesgo

  • Los bebés y los niños pequeños son particularmente propensos.
  • Bebés prematuros con pocos meses de gestación.
  • Niños con complicaciones pulmonares durante el parto.
  • Niños con enfermedades pulmonares o cardíacas.
  • Niños con inmunodeficiencia. 

Los infantes, especialmente en bebés y niños menores de 2 años, el sistema inmunológico aún no se ha desarrollado por completo. Esto hace que los más pequeños sean más susceptibles a la bronquiolitis, especialmente en la estación de invierno. Otros factores de riesgo son la presencia de fumadores en el hogar de niños propensos, familias numerosas, desnutrición o condiciones de vida muy limitadas con hacinamiento. Cabe destacar que los niños que asisten a guarderías tienen incrementada la posibilidad de desarrollar dicha enfermedad.

Prevención de la Bronquiolitis

Debido a que esta afección se origina por la exposición e infección de un virus, es posible prevenirla si se realizan acciones para evitar la exposición al virus. Algunas de las más importantes son las siguientes:

  • Evitar el contacto con personas que padecen gripes o presentan fiebre.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Mantener limpias y desinfectadas las superficies que se usas con frecuencia.
  • No compartir con otras personas vasos y utensilios. 
  • Si tiene un hijo pequeño evitar que otras personas tengan contacto con él con las manos sin lavar. En el caso de que un familiar cercano presenta gripe o resfriado, indicarle el uso de una mascarilla, si va a estar en contacto con el niño o bebé.
  • Seleccionar el amamantamiento antes de otras medidas de alimentación, ya que se ha evidenciado que los niños amantados tienen menor predisposición a sufrir enfermedades respiratorias.

Diagnóstico diferencial

Existen variedad de enfermedades que afectan la capacidad respiratoria y que desencadenan la clínica de esta enfermedad. De las cuales destacamos las siguientes:

  • Fibrosis quística.
  • Asma.
  • Neumonia bacterial.
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Cardiopatía congénita.
  • Tosferina.
  • Reacción alérgica.
  • Enfermedad pulmonar crónica.
  • Anillo vascular.
  • Neumopatías intersticiales.
  • Anomalías pulmonares congénitas.

Estas enfermedades pueden diferenciarse de la bronquiolitis porque cada una ocasiona un cambio en el patrón ventilatorio diferente. En el caso de bronquiolitis las sibilancias y los pitidos durante la expiración, así como la apnea y la fiebre son síntomas constantes y reconocibles. Sin embargo, la obtención de un diagnóstico certero sólo es posible con pruebas de laboratorio y estudios radiográficos.

¿Cuál es la diferencia entre bronquitis y bronquiolitis?

Esta es una pregunta frecuente, que a continuación aclararé. A pesar de que poseen nombres similares son entidades patológicas distintas. La principal diferencia entre estas enfermedades es que la bronquitis afecta a los bronquios y no a los bronquiolos, los cuales son vías respiratorias de mayor diámetro que los bronquiolos, las cuales parte de la tráquea. Además, la bronquitis puede ser una reacción alérgica, en cambio la bronquiolitis es originada exclusivamente por agentes virales. En ambas enfermedades los síntomas son similares en cuanto a la presencia de tos, sin embargo, en la bronquitis se presenta húmeda y con expectoración, a diferencia de la bronquiolitis en la que se presenta seca.

¿Cómo se diagnostica la Bronquiolitis?

Los síntomas típicos esta patología (tos, fiebre, sibilancias), a menudo permiten que dicho diagnóstico se obtenga solo al realizar una observación clínica. Pero al realizar las evaluaciones diagnosticas es importante verificar el patrón ventilatorio del niño. Si el niño tiene dificultad para respirar, se puede ver que la piel debajo de la laringe y entre las costillas se contrae cuando se inhala. Además, el paciente afectado generalmente respira más rápido de lo habitual. 

El primer paso a realizar por el médico o neumólogo para la obtención del diagnóstico es la anamnesis, como ella se obtiene información sobre los factores de riesgo asociados a esta enfermedad, así como también se puntualiza la edad, antecedentes de prematuridad, enfermedades de base asociadas, exposición al humo de cigarrillo o a personas con enfermedades virales, tiempo de evolución de los síntomas, si mantiene una lactancia materna, entre otros factores causales de esta patología, como posible condición de hacinamiento y desnutrición.

Seguidamente procede al examen físico, en donde el especialista determina la gravedad de las dificultades respiratorias y cuál es el estado general del paciente. Los pulmones se examinan con ayuda de un estetoscopio, que generalmente es suficiente para la obtención de un diagnóstico certero, durante este examen se evidencian espiración alargada, sibilancias, subcrepitantes e incluso zonas de hipoventilación en los pacientes afectados. Con la finalidad de obtener el estado actual de los sistemas y determinar cuáles son los métodos terapéuticos a seleccionar se realizan pruebas adicionales, tales como:

  • Radiografía de tórax
  • Gasometría capilar.
  • Pulsixometría transcutánea (SatO2).
  • Hemograma con Proteína C reactiva.
  • Test Virológicos.
  • Urocultivo. 

Tratamiento médico de la Bronquiolitis

El tratamiento médico tiene como objetivo aliviar las molestias y disminuir la dificultad para respirar. Para ello el manejo terapéutico se basa principalmente en las medidas de soporte y el tratamiento farmacológico que implica broncodilatadores entre otros fármacos.

El abordaje médico terapéutico dependerá de la gravedad de la bronquiolitis.

Dentro de las medidas de soporte se consideran pilares la hidratación y la oxigenación. La hidratación se realiza oral, dejando la vía intravenosa o enteral para casos más graves. La falta de oxígeno (hipoxia) se corrige con oxigenoterapia; suministrando oxígeno al enfermo con cánulas nasales o mascarillas, usando modalidades de bajo flujo o alto flujo en dependencia del patrón ventilatorio presente. 
Adicional a estas medidas terapéuticas, algunos médicos y neumonólogos consideran también la desobstrucción nasal mediante lavados nasales con suero fisiológico junto con la aspiración de las secreciones nasales, para mantener ventiladas lo mejor posible las vías respiratorias superiores. También es importante el drenaje postural, elevando la cabecera de la cuna logrando una posición semiincorporada para facilitar el trabajo ventilatorio. Por último, se indican antipiréticos si hay presencia de fiebre. 

Tratamiento farmacológico

Con respecto al abordaje farmacológico, los broncodilatadores constituyen la primera opción en la mayoría de los médicos. De los cuales destacan los beta adrenérgicos agonistas como el Salbutamol, por su efecto positivo en la mejoría clínica de la dificultad para respirar, de igual forma la epinefrina nebulizada muestra efectos similares al del salbutamol. 

En la actualidad no existen medicamentos efectivos y específicos contra la infección del virus en sí.

Un antibiótico solo ayuda en el caso de las bacterias. Los medicamentos que reducen la necesidad de toser (supresores de la tos) generalmente solo son usados si la tos no es productiva (o sea, casi no hay secreciones) y si ésta perturba el sueño nocturno. Toser es muy importante para esta enfermedad, esta acción limpia las vías respiratorias de moco, patógenos y otros contaminantes.

Hospitalización 

Cuando el paciente con bronquiolitis ingresa en el hospital o clínica, el tratamiento más importante es el control del suministro de oxígeno, la hidratación y la buena alimentación o lactancia (si el paciente es bebé). Los recién nacidos y los bebés que no pueden comer, necesitan un tubo de alimentación e hidratación. En la mayoría de los casos, en el hospital se usan medicamentos para mantener las vías respiratorias más inferiores lo más abiertas posible (broncodilatadores). La terapia de inhalación también se puede llevar a cabo, acompañada del uso de solución salina o epinefrina nebulizada. En los casos en donde los síntomas y el estado de la salud general del niño se deterioran demasiado, también puede ser necesaria la ventilación artificial.

Tratamiento de Fisioterapia para la Bronquiolitis

La fisioterapia respiratoria es una alternativa terapéutica que ofrece importantes beneficios. El objetivo principal está enfocado en la disminución de los síntomas y las alteraciones presentes en el sistema respiratorio, con la finalidad de mejorar la salud general, consiguiendo el bienestar del niño o bebé. Con el objetivo de facilitar la respiración del paciente, se hacen uso de diversas técnicas de las cuales destacamos las siguientes:

  • Aspiración orofaríngea y nasofaríngea de secreciones.
  • Oxigenoterapia.
  • Lavados o limpieza nasal con suero fisiológico.
  • Fisioterapia del tórax.
  • Drenaje postural.
  • Incentivación de la tos.
  • Terapia manual.
  • Técnica de exhalación.

La selección de las técnicas terapéuticas dependerá del estado de salud general del paciente. En la actualidad no existe un tratamiento médico o fisioterapéutico específico para este tipo de afección, todos los abordajes serán enfocados según las necesidades y características individuales del paciente. Aunque existe evidencia científica que respalda la intervención fisioterapéutica en pacientes con bronquiolitis crónica, en la actualidad no existen estudios que respalden las intervenciones en lactantes con bronquiolitis aguda.

Fisioterapia respiratoria, masajes y otros consejos para la Bronquiolitis

En nuestro canal de YouTube FisioOnline podrás encontrar variedad de videos con técnicas y consejos de fisioterapeutas expertos en distintas áreas. Teniendo en cuenta que esta afección está caracterizada por la presencia de moco, en los siguientes vídeos te dejaremos técnicas y consejos que pueden ser llevados a cabo en la comodidad de tu hogar. Sin embargo, ten presente que cada caso es distinto, por lo que para asegurarse de que la intervención es la adecuada para tu bebé te recomendamos que antes de visualizar estos vídeos consultes con tu médico o fisioterapeuta de confianza. 

Bronquiolitis - Causas, signos, síntomas y tratamiento en fisioterapia respiratoria

Primeramente, es importante que quede claro, como se desarrolla esta afección respiratoria, cuáles son los síntomas que permiten su detección y que tratamientos son los adecuados desde la medicina y la fisioterapia respiratoria:

Bronquiolitis. Tratamiento y consejos para ayudar a tu bebé

En el siguiente vídeo el fisioterapeuta Francisco Pavón te explicará de manera detallada, cual es el abordaje terapéutico disponible desde la fisioterapia, así como también te proporcionará los mejores consejos para que tu bebé se recupere su salud y salga de esta condición patológica: 

¿Qué podemos hacer por nuestro bebé?

Muchos son los padres que se exasperan ante la situación de salud que está pasando su bebé, por lo cuál te dejamos en el siguiente vídeo algunas recomendaciones y consejos que pueden ayudar a mejorar el estado de salud respiratorio y general de su bebé:

Fisioterapia respiratoria en bebés y niños pequeños

Si deseas conocer más acerca de la fisioterapia respiratoria y los beneficios que proporciona a los bebés de meses y niños pequeños con afecciones respiratorias:

 

Pronóstico de la Bronquiolitis. ¿Cuánto dura la bronquiolitis?

La bronquiolitis tiene muy buen pronóstico de manera general, debido a que la resolución completa suele darse entre los primeros 10 días luego de empezar tratamiento. No obstante, es importante destacar que hay una relación importante entre la prevalencia de asma en pacientes que han sido hospitalizados por bronquiolitis, sobre todo en adultos jóvenes. De igual forma se han reportado recurrencia de las sibilancias luego de permanecer asintomáticos durante la edad escolar y la adolescencia.

Bronquiolitis