Reuma

Lupus eritematoso

El dolor, edema y las molestias originadas por el lupus eritematoso, pueden ser acentuadas mediante la fisioterapia. Conocer de qué trata esta enfermedad autoinmune te ayudará a comprender su tratamiento.
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Existen síntomas como los eritemas o enrojecimientos de la cara que suelen ser preocupantes por las personas, y cuando estos se acompañan de dolor articular, problemas respiratorios, fiebre alta, fatiga, cansancio y sangre en la orina, pueden ser indicativos de una enfermedad conocida como Lupus Eritematoso Sistémico, la cual puede afectar a cualquier persona, incluso a niños, sin embargo es diagnosticada entre los 15 y los 55 años. Es por eso que en el siguiente artículo te ofrecemos información relacionada con esta patología multisistémica.

Datos anatómicos relevantes

Antes de hablar sobre todo lo referente al Lupus Eritematoso Sistémico, es importante mencionar todos aquellos aspectos relacionados con el sistema corporal que se encuentra involucrado en esta patología, para así poder comprender como se afectan las distintas partes que lo componen.

¿Qué es el sistema inmunológico?

El cuerpo humano además de estar compuesto por los sistemas cardiovascular, pulmonar, musculoesquelético, nervioso, linfático, excretor y reproductor, también contiene a uno muy particular y necesario para la protección de agentes externos que se denomina como Sistema Inmunológico. El sistema inmunológico o inmunitario comprende un conjunto de estructuras corporales, que se encargan de la protección del individuo mediante la creación de barreras y de otros mecanismos fisiológicos que combaten de manera activa a agentes nocivos, tal como virus, bacterias y procesos infecciosos. 

Partes del sistema inmune 

Las partes que componen al sistema inmunitario son varias, y estas son conocidas porque también forman parte de otros aparatos corporales. Entre los cuales destacan las amígdalas, el bazo, la médula ósea (es una sustancia que se forma en el interior de los huesos y que se encarga de la formación de las células sanguíneas), timo, estructuras del sistema linfático (vasos linfáticos y ganglios) y las glándulas adenoides que se encuentran en la cavidad nasal. Cuando estas estructuras no reconocen a las sustancias que son naturales para el organismo, comienzan a atacarse a sí mismos, generando la aparición de enfermedades autoinmunes.

sistema inmunológico

¿Qué son las enfermedades autoinmunes?

Son una serie de patologías que se caracterizan porque las partes que componen al sistema inmune atacan a sus mismos tejidos, por lo que generan síntomas típicos dependiendo de la célula que se está afectando. Entre ellas encontramos al lupus eritematoso, la esclerosis múltiple y la alergia al gluten como unas de las más frecuentes en la población. 

Este tipo de enfermedad es denominada autoinmune, ya que las células del mismo cuerpo crean un ataque hacia tejidos que se encuentran sanos, por lo que termina con la destrucción de los mismos, y así crea disfunciones en diversos órganos.

¿Qué es el lupus eritematoso sistémico?

Es un tipo de enfermedad autoinmune que es conocida comúnmente como lupus. Según la etimología de la palabra, proviene del latín y fue inventada ya que el lupus proviene del término lobo, y algunos de los síntomas que se producen en la piel pueden ser consideradas similares a las mordeduras de estos animales.

En cuanto a la historia de la enfermedad, esta se remonta a la época del siglo XII, cuando el doctor de nombre Rogerius lo implementó para designar a un síntoma clásico del lupus, denominado como eritema malar. Posteriormente, pasado varios años se fueron descubriendo medicamentos que ayudaban en el tratamiento del lupus eritematoso. Destacando entre ellos la quinina, alimentos ricos en sustancias que contienen ácido salicílico y finalmente la aparición de los corticoides. 

El lupus eritematoso es definido como una patología que afecta a múltiples sistemas por lo que es denominada multisistémica. Así mismo es considerada crónica, por lo que no tiene un tratamiento establecido que produzca la curación. En cuanto a sus síntomas estos son muy variados, pero destacan la presencia de eritemas en la piel, dolor articular, fiebre elevada, cansancio, afectación de los pulmones y corazón, y pérdida de cabello. 

“El lupus es una enfermedad reumática y crónica que afecta a múltiples sistemas corporales”

Etimología del término lupus eritematoso sistémico

Para comprender qué significan estas palabras, resulta necesario que se describan de forma separada de acuerdo al origen etimológico de cada una, por lo que analizadas de forma separada a continuación:

  • Lupus, proviene del latín y significa lobo.
  • Eritematoso, se relaciona con el vocablo eritema, que quiere decir coloración rosácea en la piel.
  • Sistémico, se refiere a un todo, en caso de medicina está relacionado con afectación de todas las partes que componen al ser humano.

En conclusión, es una enfermedad denominada con esas tres palabras, ya que en conjunto definen al enrojecimiento de la piel, la afección de múltiples órganos y la semejanza de las manchas con la mordida de un lobo.

¿Cuáles son los síntomas del lupus eritematoso?

Al ser el lupus una enfermedad reumática y multisistémica, esto nos indica que genera afectación de distintos sistemas corporales, por lo que sus síntomas y signos clínicos se presentarán en diversas regiones del cuerpo. Siendo de la siguiente manera la distribución de los mismos: 

Sintomas del lupus

  1. Angina o dolor de pecho.
  2. Dolor articular e inestabilidad articular.
  3. Pérdida de cabello.
  4. Dificultad respiratoria por afectación de los pulmones.
  5. Cansancio y mucha fatiga, que puede asociarse a anemia.
  6. Hematuria o sangre en la orina.
  7. Manchas rojizas en la piel y eritemas en forma de mariposa. 
  8. Úlceras en la boca y en la nariz.
  9. Fiebre alta.
  10. Convulsiones.
  11. Episodios de psicosis.

¿Qué sistemas afecta el lupus eritematoso?

Como ya hemos mencionado es una patología que se manifiesta con diversos síntomas, pero esos son causados por lesiones en distintos tejidos, los cuales forman parte de varios sistemas y órganos. Por lo que el lupus eritematoso es capaz de producir afectación tisular y aparición de las siguientes enfermedades:

  • Aparato respiratorio y más específicamente en los pulmones, puede producir patologías como embolia pulmonar, pleuritis, hemorragia pulmonar e inflamación pulmonar.
  • Aparato excretor. Produce alteraciones en los riñones que desencadenan la producción de sangre en la orina.
  • Cavidades de la cara. Se manifiesta con úlceras.
  • Piel. Es uno de los sistemas más afectados por el lupus, y fue por los síntomas que genera en estos tejidos que comenzó a llamarse lupus eritematoso.
  • Sistema articular y muscular. Inestabilidad en las articulaciones, con predominio de la muñeca, metacarpofalángica e interfalángica. Lo cual tiende a generar artritis y deformidades graves, requiriendo en muchas ocasiones un tratamiento quirúrgico.
  • Sistema nervioso, con especial relevancia las células del cerebro.
  • Sistema cardiovascular. Dolor de pecho producto de problemas como la endocarditis, aterosclerosis (presencia de ateromas en los vasos sanguíneos) e inflamación del pericardio. Además puede afectar a células sanguíneas, ocasionando anemia y aparición de hipertensión arterial. 

¿Por qué se produce el lupus eritematoso?

Este tipo de enfermedad autoinmune ha sido estudiado con el transcurso de los años, por diferentes profesionales de la salud, sin embargo no se ha encontrado una causa que produzca el lupus. Por lo que se han manejado distintas teorías sobre su aparición, llegando a la conclusión de que puede ser una patología producto de factores ambientales combinados con la genética. 

Pudiendo incluso el sol, ciertos medicamentos y aparición de procesos infecciosos algunas de las situaciones que pueden hacer que se active el lupus. Es debido a lo anterior, que más que causas se han tomado en cuenta factores de riesgo como desencadenantes del lupus eritematoso.

Factores de riesgo

El lupus como enfermedad de origen biológico y hereditario, maneja unos factores de riesgo que son tomados en cuenta por la ciencia. Estos son los mencionados a continuación:

  • El sexo es un factor de riesgo, siendo el sexo femenino las que más se afectan.
  • La edad de la persona, aunque también puede ser tomada en cuenta no aplica para todos los tipos de lupus, ya que existe uno que afecta en la infancia y es conocida de la misma forma, pero se le agrega el término juvenil.
  • La descendencia también tiene relación, ya que se han observado con mayor predominio en personas negras y del continente asiático.

Anteriormente, hemos mencionado aquellos factores que pueden predisponer que un individuo padezca de lupus, sin embargo también vale la pena recalcar que una vez que ya se tiene la enfermedad también existen circunstancias que desencadenan la aparición más intensa de los síntomas. Esos momentos son los siguientes:

  1. Procesos infecciosos de distintos orígenes.
  2. Exposición continua al sol.
  3. Cambios hormonales como los que ocurren durante el embarazo.
  4. Cirugías.
  5. Situaciones estresantes.
  6. Consumo de medicamentos, como aquellos que contienen cargas hormonales para evitar el embarazo.

Es decir, que una vez que la persona presenta lupus es recomendable que al exponerse a algunas de las situaciones anteriores, tenga en cuenta que estos pueden originar que los síntomas se exacerben, generando en muchas ocasiones complicaciones para la salud.

“Es una de las enfermedades sistémicas que afecta más a las mujeres que a hombres”

Prevalencia e Incidencia del lupus eritematoso en la población

Ya hemos mencionado que el lupus eritematoso afecta con mayor frecuencia a las mujeres y suele incrementar la aparición de las crisis por factores como el embarazo, el sol y el estrés. Ahora es importante recalcar las estadísticas de la enfermedad en la población, así como la edad en la que suele establecerse el diagnóstico. En un artículo de revisión publicado en el año 2017, se manejaban cifras que indican que en el mundo había aproximadamente cinco millones de personas que padecían lupus, además también se estableció que en España 20.000 personas vivían con esta enfermedad, en cambio en Estados Unidos que de cuatro mil personas solo una sufría de lupus.

En España 20.000 personas viven con diagnóstico de lupus eritematoso..."

En cuanto a salud pública, el lupus se ha convertido con el pasar de los años en unas de las enfermedades crónicas que más afecta a las mujeres de descendencia afroamericana, ocasionando tal cantidad de disfunciones sistémicas y a su vez se pierden al año en América 20.000$. En el caso de América Latina, y más específicamente en México las cantidades de pacientes con lupus eritematoso se encuentran 88 personas por cada cien mil habitantes. Referente a la edad, esta puede variar de acuerdo a los países, sin embargo la edad en la que se diagnóstica oscilan entre los 15 y los 55 años.

¿Cómo se diagnostica el lupus eritematoso sistémico?

Antiguamente, se tenía un cuadro de síntomas y signos clínicos que debían cumplir los pacientes para ser diagnosticados con lupus, sin embargo aunque todavía se tienen algunos, esa lista se ha ido modificando con el pasar de los años, llegando a ser los siguientes los datos tomados en cuenta para establecer un diagnóstico de lupus eritematoso:

  • Eritema en la región malar de la cara, es decir presente en las mejillas.
  • Placas de eritemas.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Artritis.
  • Úlceras en las cavidades oral y nasal.
  • Problemas en los riñones.
  • Disfunciones en los pulmones, como la pleuritis.
  • Psicosis y convulsiones.
  • Anticuerpos que atacan a los componentes celulares sanos.
  • Problemas en las células sanguíneas, como la leucopenia, linfopenia y trombocitopenia.

Los datos anteriores, lo que nos indica es que no existe un solo examen que pueda indicar la presencia del lupus, sino que más bien requiere de una serie de pruebas que deben dar positivas en conjunto para poder establecer el diagnóstico, ya que aunque los síntomas mencionados anteriormente pueden indicar la enfermedad, existen casos que no es así debido a que puede ser confundido con otra patología. 

“Unos de los signos característicos de los pacientes con lupus eritematoso sistémico es la presencia de anticuerpos antinucleares”

Diagnóstico diferencial

Anteriormente, hemos mencionado que aunque existen características comunes del lupus, también pueden resultar confundidas con otras enfermedades debido a lo comunes que resultan en la población, y es allí donde nos encontramos con el diagnóstico diferencial.

Existe una lista que puede ayudar a los médicos a la hora de establecer un diagnóstico, ya que aunque pueden ser similares, la mayoría del tiempo tienen una diferencia significativa. Entonces, el lupus al evaluarlo debe ser analizado de manera concreta, para evitar ser confundido con las siguientes enfermedades:

  • Otras enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y la alergia al gluten.
  • Tumores del sistema linfático o de la sangre.
  • Virus de inmunodeficiencia humana.
  • Trastornos de la piel como la urticaria.
  • Esclerosis múltiple.
  • Endocarditis.

Tratamiento médico del lupus eritematoso

El tratamiento médico de los pacientes que tienen lupus eritematoso va a depender de los sistemas afectados así como de la gravedad de la enfermedad, ya que no se presenta de la misma forma en todas las personas, ni tampoco con la misma intensidad. 

Es necesario que antes de establecer un tratamiento médico se tengan en cuenta todos los sistemas corporales y su afectación, lo cual puede lograrse únicamente mediante una anamnesis completa y detallada del perfil del paciente a tratar, ya que la edad, el estado de salud en general y muchos otros factores pueden generar cambios en los objetivos médicos.

Farmacología

Los medicamentos son el principal tratamiento médico que se utiliza para contrarrestar el efecto que produce el lupus eritematoso en el cuerpo, debido a que el problema se presenta por la creación de anticuerpos que alteran a los tejidos que se encuentran sanos. Es decir, que los fármacos usados para tratar las afecciones del lupus en su mayoría buscan inhibir a esas células que destruyen otras células sanas. 

En cuanto a la dosis esta va depender como ya mencionamos de los daños sistémicos, ya que no todos los pacientes reaccionan de la misma manera a los medicamentos. Siendo el tratamiento médico actual el siguiente:

  • Corticosteroides: estas sustancias actúan de manera directa sobre los procesos inflamatorios que produce el lupus, sin embargo en la actualidad es recomendable que sean administrados en dosis bajas, ya que sus efectos a largo plazo pueden desencadenar la aparición de problemas como el glaucoma, hipertensión arterial, alteraciones en el comportamiento y edema con predominancia en miembros inferiores.
  • Antipalúdicos: fueron creados para tratar la malaria, sin embargo han demostrado que funcionan para tratar la afectación de órganos producto del lupus, ya que especialmente la cloroquina genera efectos positivos en las inflamaciones.
  • Inmunosupresores: son aquellos medicamentos que producen una inhibición del sistema inmune, con el objetivo de evitar que los componentes del mismo ataquen a los distintos órganos de los pacientes.

Tratamiento fisioterapéutico del lupus eritematoso

Además de los medicamentos que se mencionaron en la sección anterior, la fisioterapia posee amplias herramientas que pueden ayudar al individuo a mantenerse activo y disminuyendo el riesgo de aparición de ciertos trastornos y deficiencias que son tan característicos del lupus. 

Las intervenciones que puede utilizar el fisioterapeuta promueven el autocuidado, el ejercicio y todas aquellas actividades que puedan ser beneficiosas para los pacientes. Es por eso que serán descritos de forma separada a continuación:

  • Movilizaciones pasivas y activas, serán realizadas con el objetivo de disminuir la rigidez articular y de ir incrementando el movimiento articular.
  • Ultrasonido terapéutico, es un tipo de terapia que envía ondas mediante un cabezal, para lograr alivio del dolor y disminución de la inflamación.
  • Ejercicios dosificados para mantener la fuerza muscular, fortalecer los distintos sistemas y para liberar hormonas, como las endorfinas. 
  • Estiramientos suaves.
  • Masajes por parte del fisioterapeuta para aumentar la circulación y alivio del dolor articular.
  • Automasajes para tratar disfunciones de los órganos de la cavidad abdominal.
  • Fisioterapia respiratoria y cardiovascular, en caso de tener problemas en corazón, vasos sanguíneos y pulmones.
  • Ejercicios de respiración y relajación. Estos pueden ayudar especialmente a controlar y responder al estrés y a todas aquellas situaciones que pueden ser angustiantes y preocupantes.
  • Punción seca, como tratamiento para las lesiones articulares y musculares.

Asimismo, vale la pena recalcar que el ejercicio dosificado y planificado de acuerdo a la sintomatología que presenta el paciente, puede generar muchos beneficios, desde el bienestar físico, el mental hasta el emocional. Lo cual brinda herramientas que el paciente necesitará para abordar todos los problemas que el lupus eritematoso sistémico conlleva para la persona. Teniendo la fisioterapia como objetivo final, mejorar la calidad de vida del paciente, disminuir las limitaciones y eliminar las restricciones en la participación, es decir en actividades laborales, sociales y familiares.

Además, el fisioterapeuta recomienda evitar las siguientes situaciones:

  • Disminuir lo más que se pueda la exposición al sol, para evitar la aparición de brotes.
  • Evitar todas aquellas situaciones estresantes.
  • Estar pendiente de síntomas como la fiebre alta y de todos aquellos signos que pueden indicar infección, ya que esta es una complicación frecuente.
  • Mantener una alimentación balanceada para evitar déficit nutricional, ya que esto se encuentra íntimamente relacionado con las reincidencias de los síntomas.

Ejercicios, automasajes y otras recomendaciones para el lupus eritematoso

En nuestro canal de youtube de FisioOnline podrás encontrar una serie de vídeos, en los cuales se explican distintos tipos de tratamientos que pueden ser utilizados como intervención en el lupus eritematoso, entre los cuales se incluyen automasajes y ejercicios suaves.

Automasaje visceral con pelota de espuma

El lupus es capaz de producir alteraciones viscerales que resultan ser muy incómodas para los pacientes, es por eso que en el siguiente vídeo podrás observar y obtener información sobre unas técnicas sencillas de Automasaje para disminuir los síntomas que estos problemas generan.

Beneficios del ejercicio en lupus y en otros trastornos inmunitarios

La propuesta de realizar ejercicio físico está diseñada para todo tipo de personas, sin embargo no todos pueden realizar el mismo tipo de actividad debido a que cada quien tiene un nivel de resistencia diferente. Es por eso que en casos como el lupus, se deben realizar ejercicios adaptados al paciente. 

En el siguiente vídeo podrás observar información general, sobre los beneficios y virtudes que tiene una sesión de ejercicio suave, ideal para pacientes que padecen de lupus.

Tratamiento de la candidiasis en pacientes con lupus eritematoso

Las complicaciones que se pueden originar en pacientes con lupus son muy variados, incluyendo la aparición de infecciones. Tal es el caso de la candidiasis, que resulta ser uno de los problemas que acompañan a las personas con enfermedades autoinmunes.

Es por esa razón, que en el siguiente vídeo obtendrás información específica sobre el tratamiento de la candidiasis.

Complicaciones y pronóstico del lupus eritematoso

Al ser una enfermedad autoinmune que va afectando determinados órganos y sistemas, encontramos que tanto el pronóstico como las complicaciones irán variando a medida que pasan los años. Es por eso que en muchas ocasiones no se ofrecen estadísticas ni un pronóstico certero. Sin embargo, es importante mencionar que sus complicaciones pueden variar desde problemas severos de corazón, riñones, pulmones, piel hasta articulares y aparición de infecciones. 

Destacando entre las complicaciones, daño o insuficiencia renal, ictus, vasculitis (por esta complicación es que se debe evitar las terapias de calor en episodios de recidiva), infecciones respiratorias, inflamación del pericardio que recubre al corazón y trastornos en el comportamiento. Finalmente, se debe recordar que al ser una enfermedad multisistémica y crónica no tiene un tratamiento que proporcione la curación, por lo que no se sabe con certeza cómo serán los próximos años después de que aparece la enfermedad.

Lupus eritematoso