Reuma

Artrosis como algo genérico

El aumento de la esperanza de vida a convertido a la artrosis en una de las grandes epidemias en este mundo pasando de ser un proceso de envejecimiento fisiológico a ser considerado una patología.
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Las articulaciones son uniones que tenemos en nuestro esqueleto y que permiten el movimiento, estas suelen presentar dolor por múltiples causas, pero unas de las más frecuentes es la artrosis. Esta patología puede afectar la funcionalidad de la región, causar debilidad y otros síntomas en cualquier persona, sin importar el sexo, sin embargo suele ser más predominante en los adultos mayores. Asimismo, este problema articular puede ser tratado mediante medicamentos y a través de técnicas de fisioterapia que ayudan a sobrellevar los síntomas.

Datos anatómicos relevantes

Nuestro esqueleto está conformado por estructuras óseas que se articulan unos con otros para dar formación a las articulaciones, pero para que esta dinámica pueda funcionar de forma adecuada se requiere de otras partes importantes, que aunque son más blandas brindan resistencia ante los movimientos.

"La articulación es un zona que sufre de múltiples enfermedades, por ello requieren de tratamiento y rehabilitación"

Articulaciones

Las articulaciones son uniones que se forman entre las superficies articulares de los huesos, para permitir movimientos en distintos planos anatómicos, por eso se clasifican en distintos tipos. Estas se localizan no solo en las extremidades y en la columna, sino que también forman parte de la anatomía del cráneo, tórax y la pelvis. Entre las más conocidas podemos destacar la glenohumeral o del hombro, humero-cubital y humero-radial en el codo, articulación de la muñeca, femoropatelar en la rodilla, intervertebrales, acromioclavicular, interfalángicas en la mano, coxofemoral y la metacarpofalángica. 

Tipos de articulaciones

Dependiendo de la superficie articular, la forma, las partes que la componen y el movimiento que realiza la articulación, se clasifican en distintos tipos. Las cuales son conocidas como diartrosis las que más movimientos presentan, las anfiartrosis o también llamadas semimóviles y las sinartrosis que no generan ningún tipo de movilización, por lo que son las que se encuentran en el cráneo. Es importante destacar que las uniones que presentar artrosis son las más móviles ya que son las que poseen varios componentes articulares.

Partes de las articulaciones

partes de las articulacionesAdemás de los huesos que son los principales componentes, las articulaciones tipo móviles también tienen otras partes, por eso son conocidas como sinoviales. Sus partes son necesarias para lograr los movimientos característicos de cada unión, por eso son descritas de forma separada a continuación:

  1. Ligamentos: son tejidos que aunque no están dentro de la articulación, son los que se encargan de mantener conectados a un hueso con otro.
  2. Cápsula: es un tejido fibroso que rodea a las superficies del sistema óseo.
  3. Cartílago: es la región que más se afecta con la artrosis, ya que es el que se encarga de disminuir la fricción al momento que se producen los movimientos.
  4. Bolsa sinovial: es una bolsa o también denominada bursa que brinda amortiguación a la articulación donde se encuentra.
  5. Líquido sinovial: es una sustancia espesa e incolora que proporciona lubricación a la cavidad.
  6. Superficies articulares: es la zona del hueso que se conecta con el otro, se encuentra cubierta de fibrocartílago o de rodetes en el caso de la cadera y el hombro.

Como ya hemos observado las articulaciones móviles no solo se constituyen por estructuras duras y ligamentos, además poseen otras estructuras que son necesarias para la mecánica de la articulación, es decir para permitir los movimientos que realizamos en las actividades de la vida diaria.

Función de las articulaciones

Mediante los movimientos que se llevan a cabo en zonas como los codos, hombros, manos, muñecas, rodillas, cadera, cuello y tobillos es que podemos movilizarnos de un lugar a otro. Por lo que la función de una articulación es moverse en distintos ejes fisiológicos para que podamos realizar todas aquellas actividades que implican movimiento de flexión, extensión, rotación, abducción o aducción, es decir están implicadas en situaciones que van desde correr y caminar, hasta comer, tomar agua y vestirnos.

"La artrosis u osteoartrosis es una enfermedad que va degenerando el cartílago que rodea a la superficie del sistema óseo"

¿Qué es la artrosis?

La artrosis o también llamada osteoartritis es una enfermedad crónica, degenerativa y dolorosa que no tuvo un tiempo determinado de descubrimiento, ya que según la historia es una patología que ha estado presente desde la antigüedad, incluso en la edad media se hablaba de este tipo de enfermedad. Sin embargo, no se sabe exactamente quien la descubrió ni como se fue dando su evolución a través de los años, pero lo que si se sabe es su origen etimológico.

Etimología del término artrosis

Es un término que se derivo de los griegos, ya que desde esa época ya existían personas que presentaban características degenerativas en las articulaciones, por lo que ellos fueron lo que diseñaron la palabra osteoartritis, la cual significa degeneración de la superficie de los huesos.

¿Cómo se clasifica la artrosis?

El proceso degenerativo que se instaura en el cartílago que rodea la superficie de los huesos, no solo afecta de una manera concreta ni tampoco a una sola articulación, por eso encontramos algunas clasificaciones de la artrosis. Entre las cuales se encuentran las mencionadas a continuación:

  • Según la cantidad de zonas afectadas, puede ser denominada monoartritis cuando es una sola; oligoartritis cuando son dos o cuatro las afectadas o poliartritis cuando son muchas las afectadas.
  • De acuerdo a la causa, podemos encontrar la primaria que no se sabe que la ocasionó y la secundario que si se encuentra explicada de manera detallada la causa, por lo que pueden ser inflamatoria, metabólica, anatómica o de origen traumático.

Tipos de artrosis según causas secundarias

Son muchos los tipos de artrosis ocasionadas por factores secundarios, sin embargo existen algunos que suelen ser más comunes que otros. Entre ellos destacan la artritis reumatoide, la artritis infantil, la gota, la enfermedad de Perthes, enfermedad de Paget y en el caso de las lesiones traumáticas algunas fracturas. Cada una de las patologías mencionadas presentan similitudes, pero también tienen factores determinantes que permiten su identificación.

¿Cómo se desarrolla la artrosis?

La osteoartritis es un proceso degenerativo y progresivo, lo que quiere decir que se va produciendo con el paso del tiempo y que se caracteriza por alteración del tejido donde se instaura. Y en este caso lo que se altera son las células del cartílago, es decir afecta a los condrocitos y a su funcionalidad. Pero este proceso patológico no es tan sencillo como parece, ya que implica una serie de mecanismos que la caracterizan, los cuales se mencionan en el siguiente texto:

  1. Se producen variaciones biológicas en las fibras de colágeno, especialmente en la disposición de las fibras y el tamaño de las mismas.
  2. Se combinan con disminución de los proteoglicanos, necesarios para la regeneración celular.
  3. El metabolismo del cartílago se transforma, y con ellos disminuyen los condrocitos y las fibras. 
  4. Debido a la pérdida de los componentes anteriores, las células óseas comienzan a actuar de manera más precipitada ocasionando la producción de una capa dura, llamado esclerótico. 
  5. Lo anterior se puede acompañar de presencia de excrecencias óseas.

Ahora bien, aunque es un proceso que va degenerando, también dentro de su fisiopatología se van dando procesos de reparación tisular, importantes para mantener a la articulación, pero aunque esto se produce la enfermedad sigue su curso ocasionando engrosamiento de los otros tejidos blandos y generando como consecuencia limitación en el movimiento. 

Prevalencia e Incidencia de la artrosis

Como ya hemos visto, la osteoartritis es una enfermedad que va degenerando y que en su mayoría se relaciona con aparición en las personas de mayor edad, es decir que generalmente prevalece en los adultos mayores, siendo predominante en muchas personas a partir de los 55 años sin importar el sexo. Por ejemplo, en el caso de España se estima que casi un tercio de la población presenta de un tipo de artrosis, siendo el sexo femenino la que más padece de osteoartritis en las manos y en la articulación femoropatelar, mientras que la afectación de la coxofemoral suele ser similar en ambos sexos. 

En el año 2018, se realizó una recopilación bibliográfica, en la cual se estableció que aproximadamente un 40% de la población mundial padecía de este problema degenerativo, siendo las mujeres las que presentaban un mayor porcentaje de prevalencia en comparación con el sexo opuesto. 

Síntomas y signos ¿Cómo saber si tengo artrosis?

Los problemas degenerativos se manifiestan de forma diferente dependiendo del tejido afectado, ya que no podemos comparar los síntomas que presenta un paciente con problemas nerviosos a aquellos que presentan alteraciones en tejidos netamente articulares. Entonces, en el caso de la artrosis, podemos identificar ciertos rasgos que ayudarán al diagnóstico de la lesión y que podrán permitirle al individuo saber si tiene degeneración en el cartílago articular. 

Esos síntomas y signos se recopilan en la siguiente lista:

  1. Dolor articular. Es el síntoma más característico y más frustrante para las personas, ya que en ocasiones puede impedir realizar algunas actividades. Sin embargo, los pacientes indican que disminuye al mover la articulación. 
  2. Debilidad muscular. Se manifiesta con pérdida de fuerza progresiva e incluso pueden producir atrofia.
  3. Dolor referido. Se produce por afectación de los nervios en su paso por las estructuras óseas.
  4. Rigidez. Suele ser matutino, ya que se genera por disminución en los movimientos durante la noche.
  5. Limitación en el movimiento. Es producto del engrosamiento de los tejidos periarticulares y de la falta de movilidad.
  6. Derrame articular. No es una manifestación que se produce en todos los pacientes, pero su puede aparecer sobre todo cuando la osteoartrosis es producto de lesiones traumáticas.
  7. Inestabilidad articular. Aunque algunos tejidos se tornan más gruesos, los ligamentos tienden a estar distendidos y a perder su fuerza normal.
  8. Disminución en la ejecución de las actividades de la vida diaria. Es una característica que se produce por todos los síntomas anteriores.
  9. Deformidades. Se observan como una prominencia en la articulación que desvía a las estructuras de su eje fisiológico.

¿Por qué se produce la artrosis?

Los cambios metabólicos y biológicos que caracterizan a este enfermedad, pueden ser ocasionados por una infinidad de factores. Sin embargo, existen unos que no se ha determinado la causa y por eso son llamados primarios. En el caso de los que si se sabe la causa, podemos destacar como mecanismo de producción los traumatismos directos en la zona, factores genéticos, exceso de peso, problemas en la biomecánica de la articulación y otras enfermedades metabólicas como ocurre con la gota y la acumulación de ácido úrico. 

"Esta alteración se caracteriza por dolor, limitación en el movimiento y rigidez matutina"

Factores de riesgo

Además de los causantes mencionados en el párrafo anterior, existen algunos factores que pueden predisponer que una persona presente artrosis. Y esos factores en su mayoría pueden ser evitados por las personas en general, por eso deben ser tomados en cuenta como parte de los cambios que se deben realizar después del diagnóstico.

  • Sedentarismo acompañado de sobrepeso. Generalmente esta factor produce con mayor predominancia artrosis de rodilla, ya que es la articulación que debe sostener el peso.
  • Deficiencias nutricionales. Especialmente cuando no se consumen alimentos ricos en nutrientes como el colágeno y el condroitín sulfato que son parte de la composición de las articulaciones.
  • Enfermedades como la diabetes. La glucosa es necesaria para la activación de múltiples funciones corporales, por lo que sus alteraciones son desencadenantes de gran cantidad de patologías, incluyendo la osteoartritis.
  • Alteraciones metabólicas como la osteoporosis. Es considerado un factor de riesgo, ya que la debilidad ósea puede desencadenar problemas articulares.
  • Hipertensión arterial. Las personas que presentan niveles elevados de tensión arterial, tienen mayor probabilidad de sufrir de trastornos articulares, ya que el sistema cardiovascular es el que se encarga de irrigar los tejidos, por esos sus deficiencias alteran la funcionalidad.
  • Consumir cigarrillos. Este hábito considerado nocivo para la salud puede acelerar la degeneración tisular y así la aparición de la osteoartrosis.

factores y causas de la artrosis

Prevención de la artrosis

Muchos son los causantes de la artrosis, sin embargo existen algunos factores que pueden ser controlados, y por lo tanto pueden ayudar a prevenir la aparición de la enfermedad. Es por eso que se recomienda al público en general a realizar ejercicio físico, incluir actividades recreativas, consumir alimentos que contengan nutrientes variados, así como también a mantener un peso corporal adecuado.

Consejos para la artrosis

En Fisioterapia Online podrás encontrar consejos relacionados con infinidad de patologías, todas ellas buscan enseñar a las personas a cuidarse de ellas mismas así como también a que sepan identificar todos aquellos factores que pueden generar no solo artrosis sino también otras enfermedades. Es por eso que la siguiente infografía muestra un resumen y algunos consejos relacionados con la prevención, alimentación, ejercicios y tratamiento de aquellos pacientes que tienen artrosis.

consejos para la artrosis

¿Qué examen se realiza para detectar la artrosis?

A diferencia de otras enfermedades que no tienen una manera exacta de diagnóstico, la artrosis a nivel médico puede ser analizada a través de distintas pruebas, las cuales incluyen imágenes diagnosticas como lo es la radiografía, el ultrasonido y la tomografía y ciertos estudios de laboratorio. Pero ¿Cómo se puede diagnosticar la artrosis mediante esas pruebas? Esa respuesta la encontrará a continuación:

  • Estudios de laboratorio: no son tan específicos para la enfermedad, pero si pueden aportar información sobre la consistencia y cantidad de células que posee el líquido sinovial.
  • Radiografía: mediante esta prueba de imagen se pueden detectar presencia de osteofitos, pellizcamiento o una capa endurecida en el hueso.
  • Tomografía: ayuda a identificar el daño en las articulaciones de la columna vertebral.
  • Ultrasonidos: son relevantes cuando se sospecha de derrame articular.

Diagnóstico diferencial

Existen muchas enfermedades que pueden afectar el movimiento articular, ocasionar dolor y alterar la funcionalidad, sin embargo en su mayoría pueden ser identificadas mediante pruebas médicas. En el caso de la artrosis esta se presenta con rigidez matutina, el cual suele ser uno de los factores que se consideran para establecer el diagnóstico, pero en realidad el problema no suele presentarse para identificar si la persona tiene o no artrosis, más bien la dificultad radica en diagnosticar el tipo de artrosis, ya que existen muchos causantes de la misma. 

"El dolor producto de las enfermedades articulares debe ser disminuido con tratamientos médicos y fisioterapia"

Tratamiento médico de la artrosis

La medicina además de buscar aliviar el dolor y la inflamación que suelen ser los signos más clásicos, también se enfoca en devolver la función a la región afectada, por eso sus intervenciones están destinadas a cumplir con esos objetivos. En este caso, el médico puede incluir entre sus técnicas administración de medicamentos, derivación a fisioterapia y en algunas ocasiones según sea el caso se pueden realizar procedimientos quirúrgicos. 

Farmacología

Básicamente los medicamentos utilizados para tratar la osteoartrosis, incluyen analgésicos de prescripción libre, tal como es el ibuprofeno; otros más invasivos denominados esteroides que se administran vía intra-articular para disminuir la inflamación y además se recomienda consumir productos naturales que contengan glucosamina, condroitín sulfato y colágeno para ayudar a la regeneración del cartílago afectado. 

Tratamientos quirúrgicos de la artrosis

Los tratamientos quirúrgicos no suelen ser la primera opción para disminuir los signos que ocasiona la osteoartrosis, pero existen pacientes que debido a la severidad de los síntomas y a la extensión del daño, se puede llegar al consenso de intervenir quirúrgicamente. Siendo las técnicas más empleadas por los médicos la artroscopia, la artrodesis y la osteotomía. En caso de optar por este tipo de tratamiento, se deben evaluar las contraindicaciones y todos aquellos factores que pueden impedir el procedimiento.

"La osteoartrosis puede ser tratada con medicamentos, cirugía y con fisioterapia"

Tratamiento de fisioterapia para la artrosis

Los problemas articulares son algunas de las patologías que más tratan los fisioterapeutas, ya que tienen una alta prevalencia en la población mundial. En esos casos se debe realizar primero una anamnesis detallada del individuo, para posteriormente establecer los objetivos de tratamiento. Los cuales se enfoca en la recuperación funcional y en devolver la independencia al individuo, lo que puede lograrse gracias a ciertas técnicas terapéuticas que se mencionan a continuación:

  1. Hidroterapia. Puede ayudar con el dolor y la rigidez.
  2. Masajes. Proporcionan un aumento de la circulación en la zona y así mismo una mejora del dolor.
  3. Ejercicios suaves y progresivos. Van desde contracciones isométricas, hasta las concéntricas y excéntricas. 
  4. Estiramientos suaves. Ayudan a aumentar la flexibilidad y estimulan a los tejidos a responder a otras demandas del exterior.
  5. Ultrasonido terapéutico. Surte efectos que ayudan a controlar los casos de inflamación y dolor.
  6. Ejercicios de pilates y yoga terapéutico. Generan beneficios mediante el fortalecimiento muscular y el aumento de la flexibilidad.
  7. Actividades de propiocepción. Importante y necesario para todas las lesiones musculoesqueléticas.
  8. INDIBA. Acelera el metabolismo celular y con esto la recuperación tisular.
  9. Electroterapia. Sirve para potenciar los músculos y para alivio del dolor.
  10. Reeducación de la marcha. Especialmente relevante en artrosis de rodilla, columna y cadera.

Ejercicios, estiramientos y otras recomendaciones para la artrosis

Los ejercicios suaves y los estiramientos progresivos son considerados necesarios en estos pacientes, por eso en nuestro canal de youtube de FisioOnline podrás visualizar información detallada pero concisa relacionada con el tratamiento general de la artrosis y otros más específicos en los que se describen la artrosis lumbar y la que afecta al hombro. 

Tratamiento general de la artrosis

La artrosis conlleva una serie de tratamientos terapéuticos que dependerán de las características que tenga el paciente, por eso en el siguiente vídeo encontrarás información pertinente a las intervenciones que más se utilizan en fisioterapia para tratar este problema de las articulaciones.

Ejercicios y estiramiento de artrosis de la columna lumbar

El movimiento es considerado como uno de los remedios más utilizados para tratar este tipo de alteraciones articulares, ya que con el se logran distintos tipos de beneficios para la salud física y emocional del individuo, por eso en FisioOnline y especialmente en el siguiente vídeo obtendrás información relacionada con los ejercicios adecuados en la artrosis de las vértebras lumbares.

Ejercicios y estiramientos de la artrosis de hombro

La artrosis del hombro si bien no es una de las más comunes, si produce muchas limitaciones para el individuo ya que es una región necesaria para actividades cotidianas, por eso en el siguiente vídeo se ofrece información referente a aquellos ejercicios que se pueden realizar para tratar esta patología.

Ejercicio terapéutico mediante clases de Pilates

El pilates es un método antiguo que cada vez ha ido creciendo y que con el pasar de los años se han estado conociendo sus múltiples beneficios para la salud física y mental. Este se compone de ejercicios que ayudan a aumentar la flexibilidad, la fuerza y la estabilidad del esqueleto, por lo que puede ser útil en aquellos pacientes que padezcan de alteraciones como la osteoartritis.

Pronóstico de la artrosis

Si bien es una enfermedad que no se cura, por lo que es considerada crónica, existen múltiples tratamientos médicos y de fisioterapia, que han mostrado resultados positivos para disminuir el dolor y los otros síntomas que acompañan a la artrosis. Por ejemplo, el ejercicio físico adaptado y realizado de forma consciente puede proporcionar múltiples beneficios, entre los cuales se incluye alivio del dolor, liberación de hormonas de placer, fortalecimiento muscular y disminución del estrés. 

Por lo que en casos de diagnóstico de artrosis, lo que se recomienda son cambios en las rutinas de la vida diaria, ejercicio físico, alimentación balanceada y añadir actividades recreativas que ayuden no solo al bienestar físico sino también el mental que es tan importante para la salud en general.

Artrosis como algo genérico