Componentes y estructuras de los Huesos

Componentes y estructuras Oseas

El sistema óseo es parte fundamental del cuerpo humano, su constitución interna realiza un trabajo arduo que permite el desarrollo correcto de sus funciones, por lo que es necesario mantenerlos saludables.
Componentes y estructuras de los Huesos

El tejido óseo está formado por diversas sustancias y minerales que permiten su funcionamiento. Las partes anatómicas de los huesos son zonas importantes que trabajan de manera continua desde la infancia hasta la adultez para mantenerse resistentes y proteger al organismo.

Más información sobre Componentes y estructuras Oseas

Partes anatómicas de los huesos

Los huesos son las estructuras óseas encargadas del sostén del cuerpo además de funcionar como protectores de los órganos internos y constituir una reserva de minerales.

El tejido óseo está formado por una sustancia que contiene gran cantidad de sales, las cuales le proporcionan gran dureza y resistencia. 

Vídeo sobre la estructura y funcionamiento de los huesos

En este video el fisioterapeuta Iñigo junquera nos desarrolla más información sobre los huesos, su estructura y tipos:

¿Cómo están formados internamente los huesos? 

A nivel microscópico la estructura del sistema óseo comprende:

Células

Estas reciben el nombre de osteocitos y están alojadas en unas cavidades especiales formadas en la sustancia ósea llamadas lagunas óseas. Las células óseas poseen unas prolongaciones que se entrecruzan con las de las células vecinas. 

Sustancia intercelular

La sustancia intercelular está formada por fibras y un componente cargado de sales minerales. Las fibras del tejido óseo tienen una disposición laminar y se encuentran completamente unidas  entre sí. En oportunidades estas laminillas de los estratos superficiales óseos se superponen según radios de curvatura, que en el caso de los huesos largos es muy amplio y en los huesos planos y cortos se disponen en estratos concéntricos de radio pequeños. En las epífisis de los huesos largos, y en el cuerpo de los huesos planos y cortos existe una sustancia esponjosa, cuyos pequeños trazos denominados trabéculas, quedan unidos por una sustancia rica en calcio. 

Periostio

La estructura del esqueleto se complementa con el periostio, que es la membrana fibrosa y vascularizada que rodea totalmente al hueso y que tiene la propiedad de poder formar nuevo tejido óseo en caso de ser necesario además de nutrir el hueso.

Endostio

El endostia es la membrana de tejido conjuntivo que recubre la cavidad medular, en ella se encuentran las células formadoras de hueso. 

Sustancia Ósea

A nivel interno el  hueso se posee dos clases de tejido óseo: 

  • Hueso esponjoso: está formado por una red tridimensional de trabéculas óseas que delimitan un laberinto de espacios intercomunicantes ocupados por médula ósea.
  • Hueso compacto: es una masa sólida, en los espacios solo se pueden apreciar con el microscopio. 

Médula Ósea

La médula òsea es una sustancia blanca que rellena las cavidades del tejido esponjoso y que en los huesos largos está contenida en una cavidad central denominada cavidad medular. Se puede distinguir la médula ósea roja, activa y encargada de fabricar las células sanguineas (globulos rojos, globulos blancos y plaquetas) y la amarilla inactiva y formada por grasa. 

¿Cuáles son las partes o estructuras de los huesos? 

Los huesos poseen una estructura básica que comprende:

  • Epífisis: se refiere a las zonas más extremas de los huesos largos, están formadas por tejido óseo esponjoso (médula roja) donde se fabrican las células sanguíneas. Son las zonas donde se une la articulación con el hueso.
  • Diáfisis: es la zona alargada del hueso y está formada por tejido óseo compacto generando características de rigidez al hueso. en su parte central se encuentra la cavidad medular rica en tejido graso (médula amarilla).
  • Metáfisis: es el sitio de unión entre la epífisis y la diáfisis. El cartílago de crecimiento se encuentra ubicado en esta zona, luego de complir su funcion es remplazado por tejido oseo. 
  • Apófisis: son las estructuras sobresalientes del hueso, en ellas se insertan los músculos, tendones y ligamentos. 
  • Cartílago articular: el cartílago lo encontramos en los extremos de los huesos, está localizado en las articulaciones y su función es la de reducir la fricción y ofrecer una superficie articular lubricada para reducir el desgaste articular.