Lesiones de cervicales y sus cuidados

Dolor de cuello

Diversas enfermedades y disfunciones producen dolor de cuello. Conoce las causas más comunes del dolor de cuello y cuáles son sus características, así como los ejercicios, automasajes y autocuidados para la cervicalgia.
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Indice de Contenidos[mostrar]

Cualquiera puede padecer de dolor de cuello desde niños hasta adultos, es una de las algias más frecuentes en el cuerpo, es asociada principalmente a malas posturas y a factores psicoemocionales como el estrés, sin embargo, su origen puede darse por varios de motivos, los cuales abordaremos en este artículo. Además, queremos brindarte las herramientas necesarias para que obtengas analgesia frente al dolor.

¿Qué puede ser si tengo dolor de cuello?

El dolor cervical o de cuello es muy frecuente y puede darse como síntoma de trastornos, disfunciones o enfermedades que afectan algún tejido del raquis cervical, bien sea los músculos, fascia, ligamentos, vértebras, discos intervertebrales, así como también los grupos de vasos nerviosos y vasculares. A continuación, te definiremos las causas más comunes de dolor de cuello y cuáles son sus características:

Síndrome miofascial

Esta afección comprende un conjunto de molestias que causan dolor de cuello originado por los músculos y la fascia que los recubre, los músculos mayormente afectados en la región cervical son los trapecios, los occipitales, esternocleidomastoideos y extensores de cuello.

Este síndrome es reconocible ya que ocasiona la formación de bandas tensas y puntos gatillo miofasciales en los músculos afectados en el cuello, la palpación de estos puntos de gatillo puede ocasionar dolor lejos de la zona palpada, así como también puede disminuir el movimiento de la cabeza y el cuello.

El origen está relacionado con un fallo en la placa motora producto de una liberación excesiva de acetilcolina, la cual puede ser ocasionada por sobrecargas o sobreuso muscular, además también pueden producirse por malas posturas, lesiones o estrés emocional.

Síntomas del síndrome miofascial

Las características que distinguen esta afección que genera dolor de cuello son:

  • Una banda tensa es palpable en el cuello, la cual no es evidente a simple vista.
  • Se evidencian puntos de gatillo miofasciales (PGM) en las fibras de los músculos cervicales, que provoca dolor de cuello local o irradiado. Se pueden detectar dos tipos de puntos de gatillo:
    • Puntos gatillo activos: generan dolor a la estimulación, son siempre sensibles y la persona afectada suele percibir un punto de dolor constante, el cual se incrementa si se presiona, moviliza o estira.
    • Puntos gatillo latentes o satélites: generan dolor en una región cercana al punto gatillo activo, no se activa o causa molestias con el movimiento, solo genera dolor a la palpación o presión.
  • Adicionalmente las regiones afectadas por el dolor miofascial cuentan con un patrón de dolor referido, específico y propio en cada músculo cervical, el cual no coincide con las regiones de inervación de las raíces nerviosas. Por ejemplo, las ubicaciones de los puntos de gatillo miofasciales más frecuentes en la zona cervical son:
    • PGM en los trapecios: estos provocan dolor en las zonas de los hombros y entre los omoplatos que puede irradiarse a la zona exterior del brazo.
    • PGM en los músculos occipitales: estos provocan dolor en la cabeza y en la zona occipital del cráneo que puede irradiarse a algunas regiones de la cara.
    • PGM en los esternocleidomastoideos: estos provocan dolor en la parte posterior de la cabeza que puede irradiarse a la zona lateral de la cabeza.

Qué son los puntos gatillo o síndrome de dolor miofascial y su tratamiento

Si deseas obtener información más detallada sobre este síndrome, te recomendamos ver el siguiente vídeo, en donde se te explicará de que trata este síndrome y cuál es su tratamiento adecuado:

Tortícolis

Además de la cervicalgia, esta disfunción cuenta con un signo notable caracterizado por la desalineación de cuello e inclinación de la cabeza producto de un daño y acortamiento muscular, en adultos suele aparecer con mayor frecuencia en la mañana, después de dormir en una posición de cuello inadecuada. Esta afección también puede darse en niños, ya que existen un tipo de torticolis congénita que se nota en el bebé a los pocos días de nacer.

Síntomas de la tortícolis

Las características que lo hacen notable son:

  • Cabeza inclinada hacia un hombro.
  • Cabeza sostenida en una posición de rotación.
  • Notable inflamación o contractura del músculo esternocleidomastoideo.
  • La acción de alinear la cabeza hacia una postura derecha suele conducir a un dolor agudo de cuello.

Por qué se produce una tortícolis y cómo se trata

Quiere saber si la tortícolis en la causa de tu dolor de cuello, te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde obtendrás información relacionada con esta afección y como puede ser tratada:

Cervicalgia hepática y/o vesicular

Desde nuestra visión Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa queremos destacar otras disfunciones que ocasionan dolor de cuello como la cervicalgia hepática y/o vesicular, las cuales pueden ser ocasionadas por factores emocionales y viscerales. Siendo así, estos tipos de cervicalgias se originan como consecuencia de disfunciones del hígado y la vesícula biliar, ya que estos órganos logran afectar el sistema musculoesquelético a nivel cervical, lo que consecuentemente desencadena dolor de cuello.

Síntomas de la cervicalgia hepática y/o vesicular

Cada una cuenta con características diferentes, siendo estas las siguientes:

  • Cervicalgia Hepática: las situaciones que generan estrés, enfado o crispación pueden crear un desbalance en el funcionamiento del hígado, lo que consecuentemente puede afectar el lado derecho de la región superior de la espalda con dolor interescapular y puntos gatillo en los romboides de ese lado.
  • Cervicalgia Vesicular: una alimentación inadecuada combinada con situaciones emocionales nocivas para la salud (estrés, agresividad e intolerancia) pueden desequilibrar las funciones de la vesícula biliar, lo que desencadena de manera irradiada afecciones en el cuello, tales como; sensación de tensión y pesadez en la zona del hombro y la nuca del lado izquierdo, que consecuentemente puede desmejorar la movilidad de la cabeza hacia ese lado.

Disfunción visceral y dolor de espalda muscular y articular.

Conocer más acerca de este tipo de disfunciones viscerales y cómo se relacionan con el dolor de espalda muscular y articular, es posible mediante el siguiente vídeo:

Hernia discal cervical

El raquis cervical es altamente flexible no sólo gracias a los músculos y ligamentos que la movilizan y estabilizan, sino también a los discos intervertebrales que unen a cada una las vértebras cervicales. Estas estructuras se constituyen por un anillo de tejido conectivo (anillo fibroso) y un núcleo blando y de consistencia gelatinosa (núcleo pulposo), además de proveer de movilidad a la columna cervical también cumple una función amortiguadora. Las malas posturas, sobrecargas excesivas y micro traumas cervicales pueden afectar el anillo fibroso hasta el punto de desgarrarlo y ocasionar que el núcleo pulposo que recubre se vea expuesto.

Síntomas de una hernia discal cervical

Cuando esto ocurre puede darse una compresión nerviosa que ocasiona síntomas como:

  • Cervicalgia.
  • Dolor intenso que se irradia desde el cuello a uno de los brazos.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo en el brazo o las manos.
  • Disminución de la fuerza muscular y dificultad para mover la cabeza.
  • Parálisis en el brazo o las manos.

Cómo saber si tienes una hernia discal cervical

Otras señales te pueden indicar si tienes una hernia discal cervical, descúbrelas en el vídeo a continuación:

Latigazo o esguince cervical

Es una lesión principalmente producto de colisiones automovilísticas, pero también puede darse como resultado de otros accidentes: caídas y lesiones deportivas. La fuerza aplicada ocasiona daños en varios tejidos, lo que puede conducir a una amplia variedad de manifestaciones clínicas.

Síntomas del latigazo o esguince cervical

Las manifestaciones clínicas más destacables en este lesión muscular son:

  • Dolor agudo de cuello.
  • Cefalea.
  • Tensión muscular cervical.
  • Limitación funcional en los movimientos cervicales.
  • Mareos y vértigos.
  • Náuseas.
  • Trastornos visuales.
  • En algunos casos, el dolor puede extenderse a los hombros y brazos.

Los síntomas generalmente desaparecen en unos pocos días, pero a veces lleva algunas semanas. Sin embargo, el dolor de cuello a menudo puede ser duradero, debido a que los músculos cervicales permanecen en tensión, por lo que se requiere de ayuda fisioterapéutica para conseguir analgesia y recuperar el funcionamiento de las estructuras anatómicas afectadas. 

Latigazo cervical - ¿Qué es y cuáles son las claves de su solución?

Conoce más acerca del Latigazo o esguince en el siguiente vídeo:

Cervicoartrosis o artrosis cervical

Enfermedad que origina la degeneración del cartílago de las articulaciones cervicales, también es conocida como espondiloartrosis. El origen de la cervicoartrosis radica en un conjunto de factores que combinados promueven su aparición, como por ejemplo las malas posturas, inadecuada alimentación, malformaciones óseas, microtraumatismos a nivel cervical y factores genéticos. En algunos casos el origen no puede establecerse.

Síntomas de la cervicoartrosis o artrosis cervical

Esta patología degenerativa es una de las causas más comunes asociadas al dolor de cuello, adicionalmente también ocasiona:

  • Rigidez en los movimientos de la cabeza.
  • Debilidad en los músculos cervicales.
  • Estas molestias normalmente son más notable durante las mañanas.

Artrosis cervical - Tratamiento con ejercicios, automasajes y estiramientos

Contrario a la creencia popular el ejercicio no es nocivo en el caso de cervicoartrosis o artrosis cervical, sino todo lo contrario, es sumamente beneficio para reducir el dolor y aumentar el movimiento cervical. Es por ello, que te dejamos el siguiente vídeo en donde podrás encontrar ejercicios, automasajes y estiramientos para tratar la artrosis cervical:

Meningitis

Esta enfermedad trata de un proceso inflamatorio de las meninges y/o la médula espinal. Las causas más frecuentes que lo origina son asociadas a un virus o bacteria. La meningitis viral a menudo no se puede diferenciar de la bacteriana en las primeras etapas, pero generalmente la meningitis causada por virus es más leve.

Otros patógenos, como los hongos, también pueden afectar las meninges.

Síntomas de la meningitis

Los primeros signos que hablan de la presencia de esta enfermedad son síntomas similares a la gripe, como fiebre alta y cefalea intensa. Además de estas quejas no específicas, el dolor y la rigidez en el cuello es particularmente característica de la meningitis, así como también náuseas y fotofobia.

Cáncer

Es una de las causas menos frecuentes de dolores cervicales, sin embargo, no por ello hay que dejarla de lado. La formación de un tumor en el cuello puede desencadenar sintomatología en el cuello y otras regiones cercanas.

Síntomas del cáncer

Dependiendo del tipo de cáncer presente también se puede acompañar de síntomas como:

  • Dificultad para tragar.
  • Ronquera.
  • Palpación de nódulos o bolas palpables en el cuello.
  • Frecuente ahogamiento o sensación de atragantamiento.

Otras lesiones asociadas al dolor de cuello

Además de las distintas enfermedades nombradas anteriormente, el dolor de cuello puede estar asociado a muchas más. Es por ello te recomendamos darle un vistazo el siguiente vídeo, en donde conocerás los detalles de otras enfermedades causales de la cervicalgia, de manera tal que, si presentas además del dolor cervical algunos de estos síntomas, acudas a tu médico o fisioterapeuta de confianza lo más pronto posible.

Incidencia y prevalencia del dolor de cuello

Estudios internacionales reflejan que el 70% de la población mundial ha padecido de cervicalgia y es considerando un motivo frecuente de asistencia a consulta médica. Siendo asociado en el 85% de los casos a malas posturas, ansiedad, estrés y depresión, y en menor medida con un 15% a colisiones o accidentes. Con respecto a España, este presenta una alta prevalencia en cuanto a dolor corporal, siendo afectado el 63% de la población de 15 países europeos. Destacando que las zonas que presentan más algias son la espalda, el cuello y la región lumbar.

Afecta más a mujeres que a hombres y contrariamente a la creencia popular la incidencia de dolor de cuello disminuye con la edad

Prevención del dolor de cuello

Algunas enfermedades o disfunciones que ocasionan este malestar no pueden ser prevenibles, sin embargo, el dolor de cuello se puede prevenir si se consideran otros factores causales como malas posturas, sedentarismo, sobreuso muscular o estrés emocional. Siendo así, las recomendaciones para evitar su aparición son:

  • Mejorar la postura en la oficina o lugar de trabajo, evitando la sobrecarga de la región cervical y de los hombros mediante una adecuada postura del cuello, en donde la cabeza se mantiene lineal al tronco y no se adelanta.
  • Reducir el tiempo sentado, bien sea durante el trabajo o en las actividades de ocio como jugar videojuegos por tiempo prolongado. Para ello, integre en estas actividades “pausas activas” las cuales consisten en levantar de la silla y realizar movilizaciones y ejercicios de estiramiento de la columna.
  • Al momento de dormir evitar el uso de almohadas altas que mantengan en una posición estresante a la región cervical.
  • Reducir la carga de pesadas carteras o mochilas durante mucho tiempo, ya que estos podrían alteran el equilibrio muscular de la columna cervical.
  • Disminuir los niveles de estrés, al detectar las situaciones que estén desmejorando tu salud y bienestar.
  • Fortalecer y flexibilizar la región cervicodorsal: a través de entrenamientos funcionales, esto contribuye a la obtención de músculos cervicales fuertes, que mejoren la postura, optimice la resistencia y alivie el estrés.

¿Cómo se diagnostica el dolor de cuello?

El diagnóstico del dolor de cuello puede proporcionar datos importantes sobre su origen y sobre el tratamiento a realizar. Teniendo en cuenta que su origen es multifactorial, es decir, puede darse por diferentes causas, es necesario realizar un diagnóstico detallado de la persona que lo padece. El diagnóstico inicialmente comienza por la historia clínica, con la cual se recaban datos que den indicios sobre la causa del malestar, para ello se harán preguntas como:

  • ¿Cuándo inició?
  • ¿Cómo describiría el dolor?
  • ¿Qué factores suelen incrementar o disminuir el dolor?
  • ¿Se mantiene en la zona cervical o se irradia?

Las respuestas a estas preguntas sumadas a los antecedentes médicos y familiares encontrados, permiten establecer una posible causa. Sin embargo, se requieren recabar más datos, para ello es necesario un examen físico y palpatorio, en donde se inspeccionan las estructuras cervicales: articulaciones, músculos, ligamentos, nervios y vasos. Para complementar este examen cervical existen diversas pruebas semiológicas de las cuales podemos destacar:

  • Test de Klein: sirve para evaluar la integridad de la arteria vertebral.
  • Prueba Spurling: sirve para evaluar la integridad del foramen cervical.
  • Prueba Valsalva: sirve para evaluar la integridad de los discos intervertebrales cervicales.
  • Signo de Hoffmann: sirve para evaluar la integridad del tracto corticoespinal de la vía piramidal.
  • Prueba de compresión de Jackson: sirve para evaluar la integridad del foramen cervical.
  • Prueba de Lhermitte: sirve para evaluar la integridad del cordón posterior de la médula espinal.

En general es posible establecer un diagnóstico con estos pasos, pero para evidenciar las estructuras lesionadas a nivel cervical serán necesarios otros estudios que confirmen un diagnóstico. las más utilizadas son:

  • Radiografías (RX)
  • Resonancias magnéticas (RM)
  • Tomografía computarizada (TC)
  • Electromiografía.

Tratamiento médico para el dolor de cuello

Solucionar los síntomas es lo principal a resolver en el tratamiento médico, para lo cual se indican distintos medicamentos y fármacos para detener cada síntoma. Los medicamentos más utilizados son:

  • Paracetamol para reducir el dolor.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES) para reducir la inflamación presente.
  • Relajantes musculares como la ciclobenzaprina.

Las inyecciones de toxina botulínica (Botox) suele estar indicadas como tratamiento de síndromes miofasciales a nivel cervical, estas inyecciones son realizadas directamente en los músculos afectados.

Sin embargo, los efectos de relajación y analgesia obtenidos a corto plazo, no suelen perdurar en el tiempo si no son resueltas las causas que dieron origen al dolor.

Rara vez ocurre, pero si los efectos obtenidos con estos tratamientos no son lo suficientemente fructíferos en la reducción de los síntomas, los procedimientos quirúrgicos se convierten en una segunda opción terapéutica. La elección del procedimiento dependerá directamente del factor causante del dolor, lo cual puede tratarse de una ablación del nervio por radiofrecuencia, una descompresión de la raíz nerviosa o medular comprimida o la extracción de un disco cervical herniado mediante una laminectomía o discectomía.

Tratamiento de Fisioterapia para el dolor de cuello

Una vez esclarecidas las causas a través de la valoración exhaustiva, el objetivo principal es la reducción del dolor. Para ello es necesario abordar directamente las causas que dieron origen a este malestar mediante técnicas y herramientas terapéuticas tales como:

  • Masaje Descontracturante.
  • Ejercicio terapéutico.
  • Punción seca.
  • Terapia manual.
  • Termoterapia o crioterapia
  • Plantas medicinales y alimentación.
  • Gimnasia postural o reeducación postural global (RPG).
  • Electroanalgesia mediante TENS.
  • Técnicas neurodinámicas.
  • Gestión del estrés y técnicas de relajación.

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para el Dolor de cuello

Desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa proponemos intervenciones enfocadas en las causas de estos síntomas. Basándonos en la filosofía de la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental), la cual establece que cada emoción concreta contribuye al desarrollo de una alteración de algún órgano o víscera en concreto, la presencia de esta alteración podrá repercutir negativamente en el tono muscular y en la biomecánica intervertebral, esto ocurre debido a la relación establecida por el sistema simpático y parasimpático. Adicionalmente otros factores causales muy importantes, pero poco tomados en cuenta como la nutrición y el mal manejo del estrés también contribuyen a la instauración de una disfunción visceral que finalmente genere alteraciones en el tono muscular y sobre la biomecánica intervertebral cervical.

Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:

Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

Ya sabiendo, que estos factores pueden alterar el sistema musculoesquelético a nivel cervical, no podemos dejarlos de lado y sólo tratar las causas frecuentemente asociadas al dolor de cuello, las cuales son físicas o mecánicas (malformaciones cervicales, malas posturas al dormir o en el trabajo, sobre entrenamiento o falta de ello) entre otras nombradas en este artículo, conlleva a la aparición de dolor de cuello, sino que también la presencia de estrés, alteraciones nutricionales y emocionales pueden ser los causantes.

El dolor de cuello desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa se origina como consecuencia de una disfunción visceral bien sea del estómago, el hígado o la vesícula biliar. En caso de que se presente del lado derecho es producto de reflejos originados por la disfunción en el hígado, este órgano puede ocasionar bloqueos vertebrales y musculares a nivel cervical. Ahora bien, si este se presenta del lado izquierdo, este puede ser debido a disfunciones en el estómago y la vesícula biliar, los cuales ocasionan cambios reflejos en el lado izquierdo del cuello. Estas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de la disfunción del hígado, estómago y la vesícula biliar que origine Dolor de cuello

  • Carácter: no es el factor causal principal pero supone un caldo de cultivo que unido a los otros factores como estrés , mala nutrición  etc, favorece  el inicio de una disfunción visceral que luego repercutirá en una zona muscular concreta, la aparición de esta disfunción visceral hepatobiliar suele ser promovida por un carácter intolerante, agresivo que presenta constantes enfados que repercuten en el hígado  si la persona es de tipo extrovertido, así como un carácter introvertido que acumules esos sentimientos de rabia y enfado suele afectar la vesícula biliar. Con respecto al estómago este puede ser afectado por la presencia de un carácter hiper-responsable y ordenado.
  • Estrés: si las situaciones que generen estrés son constantes, supone para el cuerpo un estado de alerta patológico el cual puede desequilibrar potencialmente todos los órganos mediante la conexión existente entre el sistema simpático y parasimpático. En este caso afectará principalmente al hígado, el estómago y la vesícula biliar.
  • Factores nutricionales: una alimentación inadecuada combinada con un consumo excesivo de alimentos inadecuados (café, chocolate, naranja, carnes rojas) pueden desequilibrar las funciones del hígado, estómago y la vesícula biliar, lo que desencadena de manera irradiada afecciones en el cuello, tales como; sensación de tensión y pesadez en la zona del hombro y la nuca, que consecuentemente puede desmejorar la movilidad de la cabeza.
  • Emociones: las situaciones que generan enfado o crispación pueden crear un desbalance en el funcionamiento del hígado, lo que consecuentemente puede afectar el lado derecho de la región superior de la espalda con dolor interescapular y puntos gatillo en los romboides de ese lado. Adicionalmente cuando una persona con carácter ordenado no puede o se le dificulta desconectar su vida de las situaciones vividas en el trabajo, se siente sobre-responsabilizado, esta emoción origina la disfunción del estómago y por ende dolor en el lado izquierdo. 

Al fin y al cabo, todos estos factores influyen negativamente en la tensión de los músculos cervicales, lo que por ende ocasiona la instauración de dolor de cuello izquierdo o derecho como respuesta refleja transmitida por el sistema nervioso.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para el Dolor de cuello

  1. Osteopatía visceral: consiste en la aplicación de maniobras manuales específicas enfocadas en fomentar la movilidad y la motilidad de la zona del hígado, estómago y la vesícula biliar.
  2. Manipulación vertebral: debido a que cada órgano repercute en una zona muscular e intervertebral de la columna, es importante intervenir estas áreas. En este caso, la región cervical alta, así como la dorsal, al manipular las vértebras irritadas: T4 (vesícula biliar), T5 (hígado), T6-T7 (estómago) así como las vértebras cervicales afectadas por la hipermovilidad. Con estas manipulaciones se incentiva la movilidad adecuada de estos segmentos y se induce un efecto regulador en el sistema nervioso, lo que contribuye disminuye los efectos negativos reflejo del estómago, hígado y vesícula.
  3. Plantas medicinales: consiste en la elaboración de un plan de tratamiento individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento en el estómago. 
  4. Asesoramiento nutricional: eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes que generen irritación o estrés en el hígado, la vesícula biliar y el estómago como los mencionados anteriormente, contribuye a restablecer el funcionamiento normal estos órganos.
  5. Gestión del estrés: programación del horario del sueño, evitando interrumpir la rutina (sueño, horarios de comida, horarios de descanso), involucrando ejercicios físicos aeróbico que fomenta la relajación física y emocional. 
  6. Biodescodificación: una vez detectado la situación emocional que cause daños en estos órganos (la sobre-responsabilidad en el trabajo y la preocupación), al saber que situaciones que esté pasando este ocasionado dolor de cuello, ayuda a romper esta dañina relación, solucionando la causa del problema. 

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para el dolor de cuello

En nuestro canal de YouTube FisioOnline encontrarás variedad de vídeos informativos realizados por profesionales de salud expertos en diversas areas, los cuáles te brindarán diversas alternativas terapéuticas para aliviar diversas dolencias.

Cervicalgia o dolor de cuello - Tratamiento con ejercicios, automasajes y estiramientos

Reducir el dolor de cuello es posible mediante ejercicios, automasajes y estiramientos que promuevan la capacidad de movimiento y disminuyan el dolor anterior y posterior del cuello:

Alimentación, nutrición y limpieza para disfunción de hígado y vesícula biliar

Desde la visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa tenemos en cuenta que existen disfunciones viscerales que pueden influir en la salud de la columna cervical, te dejamos el siguiente vídeo en donde de manera detallada se explica diversas medidas nutricionales y de alimentación que favorecen el funcionamiento del hígado y la vesícula biliar:

Pronóstico del dolor de cuello. ¿Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico está directamente relacionado con la causa del dolor de cuello, si su origen radica en disfunciones miofasciales producto de la malas posturas y estrés, su pronóstico suele ser favorable si toman las medidas terapéuticas y los cambios permanentes en el estilo de vida que sean necesarios. En el caso que las causas sean enfermedades o lesiones cervicales, afecciones neurológicas o reumáticas, el proceso de curación puede ser un poco tardío, mientras que se resuelve la patología causante de cervicalgia.

En caso de que el dolor de cuello sea causado por una enfermedad o lesión, el proceso de curación dependerá de la resolución de la patología.

Es necesario destacar que la inmovilidad contribuye en esta afección, por lo que es recomendable mantener una vida activa para la obtención de un favorable pronóstico y una mejoría de la salud, involucrando ejercicios que beneficien la postura, la flexibilidad y la fuerza muscular de la región cervicodorsal.