Lesiones de muñeca y mano y sus cuidados

Sindrome del Túnel carpíano

El síndrome túnel carpiano es de las lesiones más comunes en las sesiones de fisioterapia, y ocurre debido a la compresión del nervio mediano a través del túnel del carpo. Muchas veces se puede recuperar solo con terapias.
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Indice de Contenidos[mostrar]

¿Sientes entumecimiento y hormigueos en los dedos? ¿Presentas dolor anterior de muñeca? Si tus respuestas son afirmativas, es posible que padezcas del síndrome del túnel carpiano. Este síndrome suele afectar a personas que usan mucho el ordenador como: secretarias e informáticos, así como también a personas que realizan movimientos repetitivos de muñeca como: odontólogos, masajistas y mecánicos. Conoce más acerca de esta afección en el siguiente artículo:

¿Qué es el Síndrome del túnel carpiano?

Desde hace mucho tiempo se ha hecho referencia a la clínica de este síndrome, siendo el médico Sir James Paget el primero en describirla en 1854, en ese momento realizó un reporte de dos casos con compresión bilateral del nervio mediano. Más adelante en el tiempo, en 1913 Pierre Marie y Charles Foix fueron los primeros que relacionar al ligamento carpiano (ligamento transverso del carpo) con el estrangulamiento del nervio, sugiriendo para ese entonces la separación quirúrgica del ligamento como método de tratamiento. 

Sin embargo, el término médico con el cuál actualmente se hace referencia a esta patología “Síndrome del túnel carpiano” se le acredita al neurólogo Moersch en 1938.

En el síndrome del túnel carpiano, un compartimento tendinoso importante llamado túnel carpiano, se estrecha en la muñeca, al hacerlo estrangula al nervio que transcurre por el: nervio mediano, este nervio irriga ciertas áreas de la mano, por lo que al verse comprimido ocasiona síntomas en la mano, tales como: dolor, hormigueo e incluso parálisis.

Anatomía del túnel carpiano

Para comprender mejor de que trata este síndrome, es necesario hablar un poco acerca de la estructura más comprometida, o sea el túnel carpiano. Este canal está formado por los huesos del carpo y una banda estabilizadora de tejido conectivo (ligamento transverso del carpo). En el medio de este túnel están los tendones flexores de la mano y el nervio mediano, que proviene desde el hombro. Este nervio con ayuda de otros dos nervios, permite el control de los movimientos de la mano, así como también su capacidad sensorial. Podrás observar todas estas estructuras en la siguiente infografía sobre el síndrome de túnel carpiano:
anatomía sindrome del tunel carpiano

Incidencia y prevalencia del el Síndrome del túnel carpiano

Representa aproximadamente el 90% de todos los síndromes de compresión nerviosa, contando con una prevalencia del 2,7-5,8% en la población en general y con una incidencia de por vida del 10-13% dependiendo del riesgo ocupacional, debido a que existen ocupaciones con mayor riesgo. El síndrome del túnel carpiano generalmente ocurre entre las edades de 36 y 60 años y es muy común en mujeres, con una proporción de mujeres a hombres de 2-5: 1.

Síntomas y signos del Síndrome del túnel carpiano. ¿Cómo saber si lo padezco?

Los síntomas suelen presentarse de manera gradual en aquellos que la padecen, teniendo en cuenta que el nervio mediano es el principal afectado, la salud y las funciones de dicho nervio se ven comprometidas. El nervio mediano es el responsable de la inervación del pulgar y varias áreas de la mano como el índice y el dedo medio, cuando este se ve estrangulado o comprimido, se producen síntomas dolorosos y sensaciones anómalas en estas áreas. 

La compresión del nervio mediano ocasiona dolor y hormigueos del pulgar y varias áreas de la mano como el índice y el dedo medio. 

Al inicio de la enfermedad, los síntomas solo aparecen de manera intermitente y luego desaparecen nuevamente. Uno de los signos que indican que estas padeciendo síndrome del túnel carpiano es la sensación de hormigueo en los dedos, la sensación es similar a como cuando se duerme una parte del cuerpo, además estas sensaciones pueden irradiarse hasta el brazo. A medida que evoluciona la enfermedad, el dolor aumenta e incluso puede ocurrir en reposo. 

A medida que avanza la enfermedad, la misma causa pérdida de fuerza, lo que hace que las actividades de la vida diaria, como cerrar un frasco o exprimir una toalla, sean una tortura.

En algunos casos, la compresión nerviosa del nervio mediano puede incluso provocar parálisis en ciertas áreas de la mano y los dedos. Sumado a esto y debido a las incómodas sensaciones presentes, el afectado suele adquirir una postura de reposo, trayendo como consecuencia otra complicación: la atrofia muscular, por lo que los músculos de la mano se acortan, principalmente los músculos de la eminencia tenar.

Síntomas que indican la presencia del síndrome del túnel carpiano

  • Dificultad para agarrar objetos.
  • Dolor en los dedos y en la muñeca, que se irradia hasta el codo.
  • Sensación de corrientazos en los dedos índice, pulgar y medio.
  • Entumecimiento u hormigueo en los dedos.
  • Dolor que irradia al brazo.
  • Pérdida de fuerza en la mano afectada.
  • Entumecimiento e incomodidad.
  • Manos que se quedan dormidas por la noche.
  • Atrofia muscular.

¿Cuáles son las causas del Síndrome del túnel carpiano?

La principal causa asociada a su desarrollo radica en la anatomía humana de la muñeca, los huesos de la muñeca forman un surco plano a través del cual corren los nervios, los vasos sanguíneos y los tendones de los músculos flexores de los dedos, o sea el túnel carpiano. Este canal está cerrado por una banda ancha y fuerte (ligamento transverso del carpo). 
Debido a que el espacio dentro del túnel carpiano es limitado, si se tensa demasiado, ejerce presión sobre el nervio mediano y los vasos sanguíneos que por allí circulan, lo que perjudica su funcionamiento, causando trastornos sensoriales (hormigueo, dolor) o fallas motoras (sensación de debilidad, restricciones de movimiento). Otras causas asociadas a su origen son:

  • Estrechez anatómica del túnel carpiano.
  • Deformidades óseas después de fracturas.
  • Inflamación e hinchazón de los tejidos blandos circundantes.
  • Movimientos y tensiones frecuentes en la muñeca (sobreuso y sobrecarga de muñeca).
  • Enfermedades reumáticas como la artrosis y artritis.
  • Cambios hormonales (embarazo, hipertiroidismo, después de la menopausia).
  • Obesidad, diabetes o trastornos de la tiroides, en los que puede ocurrir retención de agua (edema) en el tejido conectivo.
  • Tumores en la muñeca.

Prevención del Síndrome del túnel carpiano

Mucho esfuerzo ocupacional o tareas que involucren una flexión persistente y repetitiva de la mano y de la muñeca, es una de las principales causas asociadas a esta enfermedad, por lo tanto, una manera de prevenirla, es reduciendo el período de tiempo en el que se realizan estas actividades, involucrando también ejercicios de estiramiento de los músculos flexores del antebrazo, ya que las sobretensiones de los mismos pueden favorecer su aparición. Además, quienes llevan a cabo tales actividades nocivas para la muñeca, deben integrar a su rutina de trabajo pausas activas y medidas ergonómicas, especialmente si se trabaja durante mucho tiempo frente al ordenador.

Diagnóstico diferencial

Todas aquellas patologías que puedan afectar al nervio mediano, de manera directa o indirecta, suelen ser confundidas por este síndrome compresivo, así como también aquellas afecciones de salud que comprometan las raíces nerviosas de la zona cervical C5-C8 o al sistema nervioso central. Por lo cual es importante tener en cuenta las siguientes afecciones de salud en el diagnóstico diferencial:

Todas ellas pueden ser diferenciadas a través de una ecografía o resonancia magnética, acompañado de un estudio de conducción eléctrica de los nervios (electromiografía).  

Dolor en la mano - ¿Es túnel carpiano o un problema cervical?

Como se ha comentado anteriormente esta enfermedad suele ser confundida con otras patologías, siendo frecuentemente asociada las patologías que afecten la salud cervical. Sin un diagnóstico diferencial adecuado, el tratamiento puede ser infructuoso. Aprende a como diferenciar esta patología de un problema cervical con el vídeo a continuación: 

 

¿Cómo se diagnostica el Síndrome del túnel carpiano?

El primer paso que lleva a cabo el médico o fisioterapeuta para diagnosticar esta enfermedad es la anamnesis. La construcción del historial médico es importante no sólo para determinar el factor causante sino también para establecer las medidas terapéuticas necesarias para solucionarla. En este primer paso el médico o fisioterapeuta preguntara inspeccionara los síntomas que padece y los posibles factores de riesgo como la actividad laboral, enfermedades previas y enfermedades en la familia.
Posteriormente, será necesario un examen físico en donde se verifica en el estado funcional y estructural de la mano afectada, para ello se realizan pruebas clínicas tales como:

  • Palpación: el especialista escanea manualmente los músculos de la zona tenar, aquellos que están cercanos al pulgar. Además, también palpa la musculatura flexora de la muñeca en busca de irregularidades como atrofia o tensión muscular.
  • Valoración funcional: la función del pulgar se examina primero, mediante pruebas prácticas funcionales como abrir una botella, cuando existe el síndrome del túnel carpiano es típico que el paciente ya no pueda extender bien el pulgar y no pueda realizar esta acción de manera eficiente. Además, se pueden aplicar cuestionarios con alta evidencia científica para obtener información importante, como el Cuestionario de discapacidad de la mano y el hombro (DASH).
  • Valoración de la sensibilidad: aquí el especialista prueba el sentido de la sensibilidad, acariciando la palma del paciente con una bola de algodón o con diferentes texturas. Si la persona no nota el tacto, se evidencia una alteración de la sensibilidad superficial.
  • Valoración del tacto: para probar el sentido del tacto, se le indica al paciente la tarea de recoger monedas o clips.

Pruebas diagnóstico para el síndrome del túnel carpiano

Son variadas las pruebas y los estudios disponibles en la actualidad para la detección de esta enfermedad, además de brindar la confirmación diagnóstica, proveen información importante para establecer el correcto abordaje terapéutico, dichas pruebas son: 

Pruebas de provocación:

  • Test de Tinel: en esta prueba el especialista golpea la piel sobre el túnel carpiano. Si esto provoca dolor e incomodidad en el paciente, indica un signo positivo de síndrome del túnel carpiano.
  • Test de Phalen: para esta prueba, el paciente debe juntar las manos con el dorso de las manos. La muñeca está doblada de manera extrema, si el dolor aumenta, esto también indica la presencia de esta enfermedad.

Pruebas de conducción nerviosa

  • Electroneurografía (ENG): con este estudio el médico puede medir la rapidez con que el nervio mediano pasa los estímulos recibidos y los transmite a los músculos. La velocidad de la línea del nervio se compara con la de un nervio sano. Este examen es indoloro.
  • Electromiografía (EMG): en algunos casos, no es posible una medición exacta con un ENG si este es el caso, se insertan agujas pequeñas directamente en las cercanías al nervio, con este estudio se realiza la medición de la actividad eléctrica muscular. Este examen puede doler un poco.

Pruebas de imagen:

  • Ultrasonido (ecografía): con este estudio se puede determinar qué tan estrecho es el túnel carpiano.
  • Radiografía (Rx): se usa para verificar si los cambios similares a la osteoartritis están contrayendo el canal de la muñeca. Además, con este estudio es posible evidenciar la presencia de lesiones óseas que estén favoreciendo el estrangulamiento nervioso.
  • Resonancia magnética (RM): si el médico sospecha que un tumor podría estar causando los síntomas, la imagen de resonancia magnética puede proporcionar información.

Tratamiento médico para el Síndrome del túnel carpiano

El tratamiento médico dependerá de la gravedad de los síntomas y de las limitaciones funcionales que esté refiriendo el paciente. Si la enfermedad está en un nivel leve, los síntomas pueden aliviarse con un abordaje conservador, compuesto por fármacos anti inflamatorios y el uso de órtesis o férula para la muñeca.
Si con estas medidas no se obtienen los resultados deseados algunos médicos suelen indicar inyecciones de corticosteroides en el canal estrechado. Si los enfoques terapéuticos conservadores no mejoran significativamente en cuatro semanas la sintomatología del paciente afectado, la cirugía se convierte en una opción.

Cirugía para el Síndrome del túnel carpiano

Generalmente, algunos médicos solo recomiendan la cirugía si las sensaciones y el dolor persiste durante un período de tiempo prolongado, y si las medidas como las férulas y las inyecciones no ayudan en un periodo de cuatro semanas. La operación generalmente se realiza de forma ambulatoria, bajo anestesia local o bajo anestesia general (depende del caso). 

Se considera la cirugía si las molestias persisten por más de cuatro semanas.

El especialista o médico cirujano de mano corta el ligamento carpiano que se encuentra sobre el túnel carpiano. Esto le da al nervio espacio nuevamente y los síntomas en la mayoría de los casos desaparecen. Existen dos abordajes quirúrgicos para esta operación: la cirugía abierta y la cirugía endoscópica, siendo este último es menos invasivo.

¿Por qué sigo con síntomas después de operarme del Túnel carpiano?

Ciertamente existe un número sustancial de personas que aún después de la intervención quirúrgica, siguen refiriendo los mismos síntomas que presentaban antes de la cirugía, es por ello que esta es una de las preguntas más frecuentemente realizadas en las consultas de fisioterapia. Consigue la respuesta en el siguiente vídeo:

Tratamiento de Fisioterapia para el Síndrome del túnel carpiano

En cuanto a este síndrome la fisioterapia es una de las medidas terapéuticas conservadoras más eficaces, además también cumple un importante papel en la rehabilitación posterior a la cirugía descompresora. Desde la fisioterapia se identifican las alteraciones funcionales y los síntomas presentes y en base a ello se procede a desarrollar el plan de tratamiento adecuado. El principal objetivo es la analgesia del dolor y la reducción de las sensaciones anómalas acompañantes como corrientazos y entumecimiento de los dedos, otro objetivo importante es la reactivación de los grupos musculares afectados mediante movilizaciones, estiramientos y ejercicio terapéutico.

La fisioterapia cumple un importante papel en la rehabilitación posterior a la cirugía

Incentivar el movimiento es fundamental para los pacientes afectados por este síndrome, ya que estos normalmente tienden a evitar cualquier tipo de movimiento por miedo a presentar dolor u otras molestias, siendo esta estrategia contraproducente a largo plazo, ya que conduce a mayor tensión y acortamiento de los músculos, lo que aumenta aún más los dolorosos síntomas presentes. 
El tratamiento fisioterapéutico varía en cada caso, siendo las técnicas y herramientas fisioterapéuticas frecuentemente utilizadas las siguientes:

  • Educación postural y ergonómicas.
  • Ultrasonido.
  • Relajación miofascial.
  • Magnetoterapia. 
  • Electroanalgesia y TENS.
  • Ejercicio de estiramiento.
  • Ejercicios de fortalecimiento.
  • Ejercicios de Neurodinamia.
  • Movilización de la cicatriz.
  • Electrólisis percutánea Intratisular (EPI).

Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para el Síndrome del túnel carpiano

Antes de hablar sobre el tratamiento propuesto de esta visión es necesario esclarecer un poco de que trata. Siendo así, la Fisioterapia Integrativa – Fiit Concept está basada en la filosofía de la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental, este tipo de medicina establece que cada emoción concreta contribuye al desarrollo de una alteración de algún órgano o víscera en concreto, la presencia de esta alteración podrá repercutir negativamente en el tono muscular y sobre la biomecánica intervertebral, debido a la relación establecida por el sistema simpático y parasimpático. Adicionalmente otros factores causales muy importantes, pero poco tomados en cuenta como la nutrición y el mal manejo del estrés también contribuyen a la instauración de una disfunción visceral que finalmente genere alteraciones en el sistema musculoesquelético.

Fisioterapia Integrativa – Fiit Concept

Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:
 Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa
Teniendo esto en claro, podemos afirmar que no sólo los factores causales provenientes del ámbito físico o mecánico (malas posturas, trabajos manuales repetitivos, compresión del nervio mediano) nombrados en este artículo, conlleva a la aparición del síndrome del túnel carpiano, sino que también la presencia de estrés, alteraciones nutricionales y emocionales pueden ser los causantes.
El Síndrome del túnel carpiano desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa se origina por otras causas que pueden resultar las principales, pero que con frecuencia no suelen ser tomadas en cuenta, tal como un bloqueo en la charnela cervicodorsal (zona de transición entre la región cervical y dorsal), la hipomovilidad o la rigidez de esta zona puede aumentar el tono muscular del brazo y de la mano favoreciendo la clínica que caracteriza al síndrome del túnel carpiano. Adicionalmente un bloqueo en esta zona puede ocasionar una disminución del riego sanguíneo y la conducción nerviosa lo que ocasiona sintomatología vascular y nerviosa (pérdida de sensibilidad y hormigueos) hacia la mano y los dedos.

El bloqueo de la charnela cervicodorsal puede ser generado como consecuencia de una disfunción del estómago, riñón, hígado y vesícula biliar.

Estos órganos cuando están en disfunción pueden ocasionar inicialmente rigidez articular y contractura muscular en este punto cervicodorsal, alterando a su vez la musculatura del antebrazo y la mano. Estas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

Causas de la disfunción hepatobiliar, del riñón y estómago que conducen al Síndrome del túnel carpiano

  • Alteraciones emociones: estos órganos digestivos son altamente sensibles ante ciertas emociones, en este caso lo que factores emocionales involucrados son: obsesión con el trabajo (estómago), enfado (hígado), crispación, disgusto o amargura (vesícula biliar), miedo, inseguridad y falta de autoestima (riñón), cada emoción repercute en un órgano y estos conducen al bloqueo de la charnela cervicodorsal.
  • Estrés: si las situaciones que generen estrés son constantes, supone para el cuerpo un estado de alerta patológico el cual puede desequilibrar potencialmente todos los órganos mediante la conexión existente entre el sistema simpático y parasimpático. En este caso afectará principalmente al hígado, el riñón, el estómago y la vesícula biliar.
  • Factores nutricionales: el consumo de alimentos como fritos, café, gaseosas, naranja, embutidos o lácteos, exceso de sal, así como aquellos que generan ardor y acidez son nocivos para estos órganos digestivos.

En conclusión, todos estos factores influyen negativamente en el sistema musculoesquelético, originando un bloqueo de la charnela cervicodorsal que ocasiona un aumento de tensión en los músculos del antebrazo y la mano, lo que por ende ocasiona la instauración de la clínica de síndrome del túnel carpiano como respuesta refleja ante estas disfunciones.

Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para el Síndrome del túnel carpiano

  1. Biodescodificación: siendo las situaciones de estrés la principal causa de este síndrome, es importante aclarar que ciertas emociones provocan disfunciones del hígado, riñón, vesícula biliar o estómago que de forma refleja afectará a la tensión muscular en la región del antebrazo. Ser consciente de qué situaciones de estrés nos afectan es fundamental para combatirlo y ayudan al cuerpo a soportar mejor estas situaciones estresantes.
  2. Manipulación vertebral: debido a que cada órgano repercute en una zona muscular e intervertebral de la columna, es importante intervenir estas áreas. En este caso, se ven afectadas la región cervical, así como la dorsal, al manipular las vértebras irritadas T4 (vesícula biliar), T5 (hígado), T6-T7 (estómago) y las vértebras cervicales, especialmente la charnela cervicodorsal, se incentiva la movilidad adecuada de estos segmentos, de desbloquea el segmento afectado y se induce un efecto regulador en el sistema nervioso, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes del estómago, riñón, hígado y vesícula biliar.
  3. Osteopatía visceral: consiste en la aplicación de maniobras manuales específicas enfocadas en fomentar la movilidad y la motilidad de los órganos digestivos implicados.
  4. Plantas medicinales: consiste en la elaboración de un plan de tratamiento individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento del hígado, riñón, vesícula biliar o estómago.
  5. Asesoramiento nutricional: eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes que generen irritación o estrés en el hígado, el estómago y la vesícula biliar tales como los mencionado anteriormente. Una correcta alimentación junto con un tratamiento de plantas medicinales anteriormente propuesto contribuye a la normalización de las funciones viscerales, en este caso hígado, riñón, vesícula biliar o estómago, y que estos no den reflejo y ocasionen un bloqueo de la charnela cervicodorsal.
  6. Gestión del estrés: programación del horario del sueño y técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación y contribuya a que el cuerpo se recupere adecuadamente de los efectos de las situaciones estresantes.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para el Síndrome del túnel carpiano

En nuestro canal de YouTube FisioOnline podrás encontrar importante información de salud respaldada en evidencia científica, la cual es desarrollada por profesionales de la salud altamente calificados, especializados en distintas áreas con la finalidad de ayudarte a mejorar y tratar variedad de afecciones.

¿Cómo, cuándo y por qué usar una férula por la noche?

La medida terapéutica más frecuentemente utilizada para el síndrome del túnel carpiano es la férula, pero si no sabes como usarla y cuando sería el momento adecuado para usarla, el siguiente vídeo es el indicado para ti:

 

Masaje de la muñeca: flexibilizar el ligamento transverso del carpo, musculatura del antebrazo y mano

Otra de las técnicas terapéuticas que permiten el alivio del dolor en este tipo de enfermedades, es el automasaje, es por ello que te dejamos en el siguiente vídeo las instrucciones de cómo realizaos de manera adecuada una serie de maniobras muy sencillas y eficaces para la musculatura flexora o anterior del antebrazo.

 

Estiramiento y movilización del nervio mediano - Ejercicios neurodinámicos

Debido a que en esta enfermedad hay una compresión nerviosa en la que el nervio mediano se ve estrangulado disminuyendo su desplazamiento y su funcionamiento, recomendamos los ejercicios neurodinámicos, estos son una innovadora herramienta terapéutica que permite la descompresión conservadora de nerviosa. Obtén información sobres este tipo de ejercicios y aprende a cómo realizarlos correctamente en el siguiente vídeo:

 

Ejercicios, automasajes y estiramientos

Conoce más acerca de la compresión del nervio mediano y aprende a cómo reducir los dolorosos y molestos síntomas que este trastorno compresivo ocasiona, mediante un tratamiento con ejercicios, auto-masajes y estiramientos:

 

Tratamiento del síndrome de túnel carpiano izquierdo

Teniendo en cuenta que existen otros factores causales asociados al origen de este síndrome, te recomendamos ver el siguiente vídeo, en donde aprenderás a reducir los síntomas que esta enfermedad ocasiona a través de un tratamiento natural no invasivo y sin contraindicaciones: 

Tratamiento del síndrome de túnel carpiano derecho

Las causas que originan esta enfermedad en la mano derecha son distintas a las que ocasionan esta afección en la mano izquierda, por lo tanto, las medidas terapéuticas son distintas. Te recomendamos ver el siguiente vídeo si presentas síndrome del túnel carpiano en la mano derecha:  

Pronóstico del Síndrome del túnel carpiano. ¿Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico de esta patología esa relacionado con el daño al nervio, la etapa en qué se encuentre la enfermedad, así como el tiempo en el cual se realizó el diagnóstico y abordaje terapéutico (temprano o tardío). Sin el tratamiento adecuado, los síntomas empeoran continuamente a medida que la enfermedad progresa. Con menos frecuencia, los síntomas causados permanecen intermitentes durante un largo período de tiempo, por lo cual algunos pacientes no buscan atención medica profesional de manera temprana, pudiendo ocasionar daño irreversible del nervio.

Sin el tratamiento adecuado, los síntomas empeoran continuamente a medida que la enfermedad progresa.

Ahora bien, si el nervio mediano está gravemente dañado, la curación completa ya no es posible. Y ciertas funciones no pueden restaurarse, por lo que los pacientes sufren permanentemente trastornos sensoriales en la mano y parálisis en el área del pulgar. Esto puede restringir severamente las actividades de la vida cotidiana tantos deportivas como laborales e incluso conducir a la discapacidad en algunos casos.

En casos no complicados y con un diagnóstico temprano, las medidas conservadoras como férulas, inyecciones de corticosteroides y ejercicio terapéutico suelen ser exitosas, por lo que el pronóstico es favorable en estos casos.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, si este es realizado a tiempo, los resultados suelen ser satisfactorios en la mayoría de los casos, con ejercicios de fisioterapia posteriores a la operación, la función motora y sensitiva de la mano generalmente se normaliza rápidamente. La mano puede tardar entre seis a ocho semanas en ser completamente funcional, en cuento a la cicatriz, esta suele estar sensible durante tres o cuatro meses. Es necesario destacar que una pérdida de músculo o atrofia muscular que existió por mucho tiempo antes de la operación (1 año) no puede revertirse con la intervención.

La mano puede tardar entre seis a ocho semanas en ser completamente funcional, en cuento a la cicatriz, esta suele estar sensible durante tres o cuatro meses.

Posterior a la cirugía, las probabilidades de recidivas son muy bajas, sin embargo, para prevenirlas es importante modificar los movimientos y los factores causales que originalmente conllevaron a la compresión nerviosa (trabajos forzados y repetidos de la muñeca). Por cierto, en las mujeres embarazadas, los síntomas generalmente desaparecen inmediatamente después del parto o después del período de lactancia.