¿Por qué tengo hormigueo, adormecimiento o entumecimiento en las extremidades?

¿Por qué tengo hormigueo, adormecimiento o entumecimiento en las extremidades?
arriba
Me gusta
649
7
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Al hormigueo, adormecimiento o entumecimiento, lo llamamos parestesia. La parestesia son todas las sensaciones anormales que se sienten en cualquier parte del cuerpo que no concuerdan con los estímulos recibidos del entorno.

La sensación de hormigueo o adormecimiento son comunes en las extremidades, en este artículo trataremos de darte una idea de cuáles podrían ser las causas. Las causas que te presentamos a continuación no son las únicas, solo te presentaremos algunas de ellas.

Sensación de hormigueo y adormecimiento en miembro superior

La parestesia presente en el miembro superior puede deberse a una variedad de patologías. Algunas de ellas son las siguientes:

Espondilosis cervical

La espondilosis cervical es el término que se utiliza para hablar del desgaste de las vértebras y los discos intervertebrales que se encuentran en el cuello, también se puede llamar artrosis cervical. Este proceso es muy común y aparece, por lo general, en la edad adulta y va empeorando con la edad.  El desgaste de las vértebras y los discos intervertebrales puede generar una compresión nerviosa a nivel de los agujeros de conjunción (agujeros por donde salen los nervios) o a nivel medular, produciendo los síntomas parestésicos a nivel del miembro superior (brazo, antebrazo y mano).

Aunque la espondilosis cervical no es reversible, sus síntomas si se pueden tratar con tratamiento fisioterapéutico. Te dejaré un artículo donde te hablamos a detalle de esta patología: Espondilosis cervical: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Rectificación cervical

Nuestra columna cervical tiene una curvatura normal llamada lordosis, esta curvatura tiene una forma de “C” invertida. Cuando la curvatura desaparece, o se convierte en una línea recta, significa que hay una rectificación de la columna cervical. Entre los síntomas de la rectificación tenemos el adormecimiento en toda la extremidad superior además de otros síntomas (dolor de cabeza, mareos y vértigo, alteraciones del sueño…). La rectificación cervical genera sobrecarga a nivel muscular y problemas articulares que pueden presionar los nervios que salen de la columna cervical.

Esta condición es reversible  y la persona puede recuperar su curvatura normal a través de la fisioterapia. Te dejaré un artículo donde te explicamos todo lo que debes saber de la rectificación cervical: La rectificación cervical, una disfunción en auge, descubre qué es y a que se debe


Síndrome de salida torácica

Entre la primera costilla y la clavícula (salida torácica) pasan nervios y vasos sanguíneos. El síndrome de salida torácica aparece cuando estas estructuras se comprimen, generando sensación de hormigueo, debilidad en todo el miembro superior, además la mano también se puede poner pálida o azulada.

El tratamiento de este síndrome dependerá de la causa de la compresión y qué esta comprimiendo las estructuras. La fisioterapia es de gran ayuda, pero la opción de la cirugía también está presente.


Codo del tenista o epicondilitis lateral

La epicondilitis lateral y codo del tenista es la inflamación de los tendones que se insertan en el epicóndilo lateral del húmero. Cuando existe esta inflamación hay un dolor intenso en la región lateral del codo, debilidad en el antebrazo y mano. La sensación de hormigueo ocurre por la compresión del nervio cubital debido a la inflamación.

El tratamiento de la epicondilitis lateral es fisioterapéutico, enfocado principalmente en disminuir la inflamación y el dolor para, posteriormente, recuperar la fuerza y flexibilidad de la musculatura afectada. Te dejaré un artículo de nuestra página que te explicará todo lo que debes saber sobre el codo del tenista: Tratamiento para la epicondilitis o codo de tenista.

 

Codo del golfista o epitrocleitis

El codo del golfista o epicondilitis medial es la inflamación tendinosa de los músculos encargados de la flexión de muñeca, la inserción de estos tendones se encuentra en el epicóndilo medial del húmero. Sus síntomas son: dolor en la parte interna del codo, debilidad de la musculatura, sensación de entumecimiento y hormigueo.

Para solucionar la epicondilitis medial, la fisioterapia tiene una variedad de técnicas que ayudarán a disminuir/desaparecer los síntomas, permitiendo al paciente volver con sus actividades comunes. Te dejare un vídeo donde te explicamos mejor el tratamiento del codo del golfista: Tratamiento recomendado para la lesión de epitrocleitis o codo de golfista


Neuropatía del nervio cubital o parálisis del manillar

La neuropatía del nervio cubital o parálisis del manillar es una lesión del nervio cubital. Este nervio recorre todo el brazo hasta la mano, las características de sus síntomas dependen de la parte del nervio donde se encuentre la lesión; normalmente se inflama a nivel del codo o de la muñeca y aparece luego de una agresión que comprime al nervio.  Los síntomas son hormigueo, entumecimiento y dolor en la parte externa o medial del antebrazo hasta el dedo meñique.

El tratamiento consiste en dejar de realizar la actividad que originó el problema junto con sesiones de fisioterapia.  Si se realizan adecuadamente las terapias y el paciente detiene la actividad que causó la lesión, los síntomas desaparecerán entre dos a cuatro semanas.  Te dejaré un artículo de nuestra página sobre esta lesión: ¿Qué es la neuropatía del nervio cubital o parálisis del manillar?

Síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano es la causa principal de la sensación de hormigueo en las manos. Este síndrome ocurre cuando hay una compresión del nervio mediano a nivel del túnel carpiano. Sus síntomas son sensación de hormigueo a lo largo del recorrido del nervio mediano (cara anterior del pulgar, dedo índice y la mitad del dedo anular), debilidad para sostener objetos y sensación de mano hinchada

El tratamiento para el síndrome del túnel carpiano puede ser de tipo conservador (fisioterapia) y quirúrgico. Siempre se busca evitar la intervención quirúrgica a través del tratamiento fisioterapéutico. Te dejaré un artículo de nuestra página donde te detallamos todo lo que necesitas saber acerca de este síndrome tan común: Síndrome del túnel carpiano. ejercicios y tratamiento recomendado

Quiste sinovial

El quiste sinovial es un pequeño nódulo que aparece a nivel de la muñeca, por lo general en su parte posterior. Este nódulo normalmente es asintomático, pero hay casos donde puede ir creciendo con el tiempo comprimiendo nervios y generando los síntomas de hormigueo y debilidad de la mano.

Muchas veces puede desaparecer por sí solo, pero hay otras veces donde no. La fisioterapia puede ser de gran ayuda para su desaparición pero también existe la opción quirúrgica. En el siguiente link encontrarás más detalles acerca del quiste sinovial: Tratamiento del ganglión de muñeca o muñecas abiertas con ejercicios, auto-masajes y estiramientos

Infarto al miocardio

Cuando el hormigueo y el entumecimiento aparece en el brazo izquierdo de forma brusca unido a otros síntomas como: dolor de pecho, sudoración, dificultad para respirar, ganas de vomitar repentinas; debemos plantearnos la posibilidad de un infarto.

Si hay sospecha de un infarto hay que llamar a emergencias o acudir lo más rápido posible al médico, el tratamiento debe hacerse lo antes posible para prevenir lesiones mayores o incluso la muerte.

 

Sensación de hormigueo y adormecimiento en miembro inferior

La parestesia presente en el miembro inferior puede deberse a una variedad de patologías. Estas patologías son las siguientes:

Espondilosis lumbar

La espondilosis lumbar es el término que se usa cuando hay desgaste de las vértebras y del disco intervertebral a nivel de la columna lumbar. Este desgaste es progresivo, es muy común y tiende a aparecer en la edad adulta. Debido a los cambios estructurales de las vértebras, puede ocurrir una compresión de los agujeros de conjunción y esto produce que los nervios que salen de la columna se presionen, generando los siguientes síntomas: sensación de hormigueo, dolor, debilidad muscular, sensación quemante; estos síntomas se pueden sentir a nivel lumbar y a lo largo de la pierna.

El tratamiento de la espondilosis lumbar es fisioterapéutico.  La fisioterapia no podrá revertir el desgaste de las estructuras, pero sí puede tratar los síntomas que genera la condición. Te dejaré un artículo para que conozcas más acerca de esta patología: Espondilosis lumbar: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Hernias discales

El disco intervertebral es una estructura gelatinosa que se encuentra entre cada vértebra de la columna vertebral. La función de este disco es de “colchón amortiguador”, protegiendo a las vértebras de dañarse entre ellas durante el movimiento.

La hernia discal es cuando el disco se rompe y su contenido interno sale; al salir puede comprimir las raíces nerviosas o al canal medular, generando síntomas de dolor, sensación quemante, debilidad y sensación de hormigueo por el recorrido del nervio que se encuentre afectado.

Para las hernias discales existen dos tratamientos: conservador (fisioterapia) y quirúrgico. El tratamiento quirúrgico sólo es aplicable cuando la fisioterapia no es efectiva y se han agotado otras posibilidades. A continuación te dejo un artículo de nuestra página para que conozcas más a profundidad acerca de las hernias discales: Hernias discales


Síndrome del piramidal

Al síndrome piramidal también lo conocemos como falsa ciática. El músculo piramidal se encuentra por debajo del glúteo mayor, y se encarga de la rotación externa de la cadera. A través de este músculo (en la mayoría de personas) pasa el nervio ciático. Cuando el músculo piramidal se contractura comprime a este nervio y genera los síntomas característicos de una ciática, pero el nervio realmente no está lesionado. Entre los síntomas se encuentran: sensación de hormigueo, debilidad y sensación quemante a lo largo del recorrido del nervio.

Para tratar este síndrome, la fisioterapia es muy efectiva. En este artículo que te dejo a continuación encontrarás más información sobre el síndrome piramidal y su tratamiento: ¿Qué es una falsa ciática o ciática por síndrome del piramidal?


Neuralgia del fémoro-cutáneo

La neuralgia del fémoro- cutáneo no es una patología común pero cuando ocurre tiene síntomas característicos que son importantes de identificar. Sus síntomas son: actitud en flexión de cadera, dolor a los lados de la columna vertebral y sensación de hormigueo/entumecimiento que va desde la cara interior y anterior de la pierna hasta la zona del tobillo.

El tratamiento de la neuralgia del fémoro-cutáneo es fisioterapéutico, enfocado en el desequilibrio mecánico que genera la compresión de este nervio. Te explicaremos a detalle sobre esta patología en el artículo que te dejo a continuación: ¿Qué es la neuralgia del fémoro-cutáneo de la pierna?

Síndrome de cauda equina

El síndrome de cauda equina o síndrome de cola de caballo trae bastantes consecuencias si no se trata a tiempo, por suerte no es muy común. Este síndrome ocurre por la compresión total en algún punto de lo que conocemos como “cola de caballo” (raíces nerviosas que salen desde L1-L2). Cuando estas raíces se comprimen generan los siguientes síntomas: entumecimiento, hormigueo, dolor y pérdida de los reflejos en las piernas; incapacidad para orinar o retener las heces; disfunción sexual.

Su tratamiento es quirúrgico y debe ser realizado lo más pronto posible para evitar consecuencias irreversibles. Los fisioterapeutas actuamos en el postoperatorio y nuestros objetivos dependen del pronóstico de cada paciente.


Síndrome de piernas inquietas

Este síndrome genera sensaciones extrañas en las piernas cuando estas no se encuentran en movimiento, especialmente en la noche. Entre las molestias percibidas está la sensación de hormigueo, pero no es la única, también se puede sentir dolor, ardor, calambres y picor; todo esto acompañado de insomnio. Los síntomas se alivian al mover las piernas y por eso se conoce como piernas inquietas.

Su tratamiento no es fisioterapéutico, es médico. Por eso, si presentas estos síntomas debes ir al médico para que te indique que tratamiento debes seguir.

Síndrome túnel tarsal

El síndrome del tarso es una patología muy parecida al síndrome del túnel del carpo, pero ocurre a nivel del tobillo. Este síndrome aparece por la compresión del nervio tibial en el retináculo flexor. Cuando ocurre esta compresión aparece la sensación de hormigueo y adormecimiento en la planta del pie y en la zona interna del tobillo; esta sensación aumenta al caminar y al durar mucho tiempo de pie.

El tratamiento del síndrome del túnel tarsal está basado en el tratamiento del dolor y la posterior recuperación de la movilidad funcional del tobillo y el pie. En el artículo que te dejo a continuación encontrarás lo necesario para conocer un poco más acerca de este síndrome y su tratamiento: Todo sobre el síndrome del túnel del tarso (stt)

Metatarsalgia

Cuando hablamos de metatarsalgia nos referimos el dolor que se percibe a nivel de los metatarsos, sobre todo en la planta del pie. Además del dolor también aparece la sensación de hormigueo y alteración de la sensibilidad en la zona.

Su tratamiento es a través de sesiones de fisioterapia, el objetivo principal es aliviar el dolor y las sensaciones parestésicas. Sigue el link que te dejamos a continuación para profundizar más sobre esta patología: Metatarsalgia, síntomas, causas, complicaciones y tratamiento

 

Neuroma de morton

Cuando uno de los nervios que se encuentran entre el tercero y cuarto dedo del pie (también puede ocurrir entre el segundo y tercero) se inflama, aparecen una serie de síntomas en la zona donde está el neuroma: hormigueo, sensibilidad alterada y dolor luego de caminar durante largos periodos.

El tratamiento del neuroma de morton es en conjunto con el médico y el fisioterapeuta, siempre buscando solucionar los síntomas con un tratamiento conservador. También se puede tratar a través de un tratamiento quirúrgico, pero solo cuando las opciones se han agotado y el dolor es muy grande.

Te dejaré un artículo de nuestra página para que puedas aprender un poco más acerca del neuroma de morton: Neuroma de morton, todo lo que necesitas saber


Sensación de hormigueo y adormecimiento en las cuatro extremidades

Existen un grupo de patologías que causan esta sensación anormal en las cuatro extremidades, entre ellas tenemos:

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que causa la paulatina degradación de las fibras nerviosas del cerebro y de la médula espinal. Este trastorno puede ocurrir a cualquier edad pero es más común entre los 20-40 años; entre sus síntomas están: pérdida de fuerza, hormigueo, entumecimiento, mucho cansancio…entre otros. Debido a que cualquier parte del cerebro o médula pueden dañarse, estos síntomas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo (brazos y piernas).

No existe cura para la esclerosis múltiple, pero si existen tratamientos que pueden retrasar la enfermedad. La fisioterapia puede ayudar al paciente a mantener una calidad de vida normal. 

Hipotiroidismo

Cuando la tiroides no funciona correctamente puede generar los siguientes síntomas a nivel general: hormigueo en manos y pies, cansancio excesivo, sensibilidad al frío, aumento del peso, piel seca y pérdida del cabello.

La presencia de estos síntomas es indicativo que la tiroides no está ejerciendo su función adecuadamente, por eso es necesario ir al médico lo más pronto posible para que haga la evaluación respectiva e indique el tratamiento a seguir

Deficiencia de vitaminas

Te parecerá sorprendente pero la falta de vitaminas también puede generar las sensación de hormigueo en las extremidades; principalmente la falta de las vitaminas B12, B6, B1 o E. Cuando hay deficiencia de estas vitaminas se producen alteraciones en los nervios y por eso aparecen las sensaciones de hormigueo en diferentes zonas del cuerpo (brazos y piernas sobre todo), además de otros síntomas como: irritabilidad, cansancio, mareos, palidez en la piel y problemas psiquiátricos.

Para solucionar esta deficiencia es necesario mejorar tu ingesta diaria de alimentos; la mejor forma de lograrlo es visitando a un nutricionista.

Diabetes descontrolada

La diabetes se produce cuando los niveles de azúcar en la sangre son mayores de lo que deberían. La sensación de hormigueo es común en este tipo de enfermedad debido a que afecta el flujo sanguíneo normal, haciéndolo insuficiente, además que la glucosa en sangre es tóxica para los nervios y provoca esta sensación de parestesia en manos, piernas y pies.

Es necesario llevar un control médico de la diabetes para evitar los picos de glucosa en la sangre, al igual que una alimentación sana y equilibrada.

Accidente cerebrovascular (ACV)

El accidente cerebrovascular es cuando el flujo de sangre en el cerebro se ve interrumpido por una u otra razón. Durante este tiempo las células cerebrales mueren y esto genera un daño permanente. Entre los primeros síntomas que aparecen cuando ocurre un ACV está la sensación de hormigueo en cualquier parte del cuerpo (dependiendo de qué parte del cerebro fue afectada), además de la aparición de otros síntomas como: dificultad del habla, debilidad general, dificultad para caminar, pérdida del equilibrio y coordinación del movimiento.

Si se sospecha de un ACV lo primero que se debe hacer es llamar rápidamente a emergencias o llevar al afectado a la emergencia más cercana.

Fenómeno de Raynaud

El fenómeno de Raynaud es poco común pero se trata de un trastorno a nivel de los vasos sanguíneos; cuando hay mucho frío o la persona está pasando por mucho estrés, los vasos sanguíneos se estrechan y las áreas afectadas se pueden tornar de color blanco y azules. Cuando los vasos vuelven a su flujo sanguíneo normal la piel se enrojece y se presenta una sensación de hormigueo y palpitación en la zona.

Este trastorno afecta principalmente en los dedos de las manos y de los pies. Si la compresión dura mucho tiempo puede ocurrir daños irreversibles en las áreas afectadas, por eso es importante tener un control médico si presentas este caso.

Fibromialgia

La fibromialgia es el dolor en los músculos y el tejido fibroso (ligamentos y tendones). Consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de forma que estímulos que no son dolorosos se perciben como tal. Este trastorno genera: sensación de rigidez, hormigueo (brazos y piernas), sensación de dolor generalizado. Además de otros síntomas como: cansancio, trastorno del sueño, ansiedad y depresión.

La fibromialgia no tiene una cura definitiva, pero sus síntomas pueden ser controlados a través de la fisioterapia y otros métodos alternativos.

Síndrome de Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno autoinmunitario donde el sistema de defensa del cuerpo ataca al sistema nervioso por error. Debido a este daño a nivel nervioso aparecen síntomas de hormigueo, debilidad y parálisis; estos síntomas aparecen rápidamente, la debilidad se vuelve general en cuestión de horas y los síntomas son más graves si el sistema inmune ataca los nervios del tórax y del diafragma, generando la necesidad de una asistencia respiratoria.

No existe una cura directa para este síndrome pero la función corporal se puede recuperar casi por completo con el tiempo. Este trastorno cuenta con diferentes fases, te invito a revisar el artículo que te dejaré a continuación para que conozcas un poco más sobre este síndrome: Síndrome de guillain-barré

Enfermedad de Buerger

La enfermedad de Buerger está asociada al consumo de tabaco, comienza por un dolor causado por el déficit en el flujo de sangre, conocido como claudicación, afectando principalmente a las manos y a los pies (puede afectar brazos y piernas). Quien lo padece siente un hormigueo y adormecimiento en las manos, dedos y pies.

Este problema debe ser tratado rápidamente si se sospecha de él porque puede dañar o destruir los tejidos de la piel y conducir a una gangrena.

Conclusiones

Cómo pudiste ver, existen una variedad de causas que pueden producir la sensación de hormigueo, entumecimiento o adormecimiento en nuestras extremidades; lo importante es identificar cuáles son los síntomas característicos que las diferencias de otras, por ejemplo: aquellas que solo afectan las manos o los pies o aquellas que tienen un recorrido específico.

Este artículo tiene la intención de ser una guía para que te des una idea de cuál podría ser tu causa, pero no olvides que lo mejor siempre será visitar a tu médico o fisioterapeuta de confianza para que te evalúe y te pueda dar un diagnóstico más específico, además de un tratamiento adecuado para ti.

Añadir nuevo comentario

Suscríbete a nuestro canal

¡Ya somos más de 1.225.000!