Espondilosis cervical: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Espondilosis cervical: qué es, síntomas, causas y tratamiento
arriba
Me gusta
6332
55
2
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Si te han dicho que tienes espondilosis cervical… ¡No te asustes! Puede que suene un poco complejo, pero la realidad es que es una patología extremadamente común y que puede mejorar con un tratamiento. ¿Quieres saber cuál? En este artículo te explicamos todo.

Anatomía de la columna cervical

Antes de hablar de la espondilosis cervical debes de saber cómo está configurada tu columna. La columna surge de la aposición de entre 31 y 35 huesos que conocemos como vértebras. Las vértebras se unen y forman una especie de eje óseo vertical, que en un hombre adulto mide aproximadamente 75 cm.

Las vértebras tienen características generales y específicas. ¿Qué significa esto? Pues que, en general, todas las vértebras comparten ciertas cualidades, sin embargo tienen otras cualidades que permiten clasificarlas por regiones. Esta clasificación ya la conocemos: vértebras cervicales (7 vértebras en total), vértebras torácicas (12 vértebras en total), vértebras lumbares (5 vértebras en total), vértebras sacras (5 vértebras en total) y vértebras coccígeas (3 a 5 vértebras). Más adelante te hablaremos de las cualidades específicas de las vértebras cervicales.

Es curioso que siempre nos digan que para tener una buena postura debemos tener la columna derecha, pero ¡es imposible! La columna vista desde lateral presenta una serie de curvaturas, llamadas lordosis y cifosis. Estas curvas son completamente normales, de hecho son indispensables para absorber las fuerzas que actúan sobre la columna, a modo de resorte. Nuestra columna es fuerte, pero también es flexible.

Características generales de las vértebras 

Observa la siguiente imagen:

Las vértebras suelen tener la siguiente configuración, común en todos los segmentos:

  • Cuerpo vertebral: abultamiento ubicado en la parte anterior.
  • Agujero raquídeo o medular: espacio ubicado en la parte posterior por donde discurre la médula.
  • Apófisis transversas: salientes óseos laterales de las vértebras (hay una apófisis de cada lado).
  • Apófisis espinosas: salientes óseos que se proyectan hacia la parte posterior del cuerpo.
  • Pedículos: elementos óseos que conecta el cuerpo vertebral con las apófisis transversas.
  • Láminas: elementos óseos que conectan las apófisis transversas con la apófisis posterior.
  • Apófisis articulares: estructura a través de la cual las apófisis se articulan (las vértebras se articulan entre sí gracias a los cuerpos vertebrales y las apófisis vertebrales).

Características específicas de las vértebras cervicales

La columna cervical está formada por 7 vértebras. De estas vértebras, la 1era y la 2da, llamadas atlas y axis, son distintas al resto.

Vamos a empezar por las vértebras de la 3era a la 7ma, las cuales presentan las siguientes características:

  • Un cuerpo vertebral rectangular.
  • Las apófisis espinosas nacen de 2 raíces óseas y delimitan un agujero (diferente del agujero raquídeo) que se denomina agujero transversal y por donde discurren la arteria y vena vertebral. La 7ma vértebra no tiene este agujero.
  • La apófisis espinosas de la 3ra a la 6ta vértebra es bituberculosa.

Estas características están señaladas en la imagen a continuación:

Ahora sí hablaremos de atlas y axis. La vértebra atlas:

  • No tiene cuerpo, está formada sólo por masas laterales que tienen cada una cavidad glenoidea correspondiente al cóndilo del occipital y que a partir de ellas salen las apófisis transversas con su respectivo agujero transversal.
  • Tiene un arco anterior y un arco posterior.

Mientras tanto la vértebra axis tiene:

  • Un cuerpo cuadrilátero.
  • Dos carillas articulares para articularse con atlas.
  • Una apófisis que sale del cuerpo vertebral llamada apófisis odontoides (muy particular, ya que forma una articulación con atlas a través del ligamento transverso).

A continuación te dejamos la imagen de atlas y axis:

¿Qué sucede con las vértebras cervicales durante la espondilosis cervical?

Ya te explicamos cómo está configurada una columna cervical normal, pero ¿qué sucede cuando se presenta una espondilolisis en esta zona? Pues debes saber que la espondilolisis es la descripción de un fenómeno que ocurre en la columna más que un diagnóstico. La espondilosis cervical es un tipo de artrosis, es decir, una degeneración de estructuras cervicales. En la espondilosis cervical sucede lo siguiente:

  1. Las vértebras y los discos vertebrales pierden altura y densidad.
  2. Al disminuir la altura y densidad los discos vertebrales las vértebras se acercan unas con otras sobre todo en las articulaciones.
  3. Se producen osteofitos en los puntos de contacto entre las vértebras. En otras palabras, se producen crecimientos óseos, ya que esta es una manera en la que nuestro cuerpo refuerza las zonas que están en constante sufrimiento. En la siguiente imagen te enseñamos una columna cervical normal y una columna cervical con espondilosis cervical.

Artrosis cervical - Qué es y cómo se diagnostica en radiografías }

¿Qué se ve en una radiografía cuando hay degeneración de las vértebras cervicales? ¡Descúbrelo con este vídeo!

¿Qué síntomas acompañan a la espondilosis cervical? ¿Por qué se producen las espondilosis cervicales?

La espondilosis cervical suele estar acompañada de síntomas como dolor y limitación del movimiento.

La limitación del movimiento es fácil de determinar por qué se produce: el crecimiento óseo hace que los topes contacten y no permitan el movimiento. El dolor en cambio puede ser producto de la inflamación producida, en las zonas afectadas por la degeneración, por la estenosis espinal (un engrosamiento del ligamento que une las vértebras y que discurre por dentro del agujero raquídeo), por la pérdida de la curva cervical (que hace que los discos vertebrales sufran más) o por trastornos nerviosos (el crecimiento óseo pinza a los nervios o a la médula).

Las espondilosis cervicales se producen, en su mayoría, debido a 2 razones:

  • Envejecimiento.
  • Flexión repetitiva e impactos en el cuello, como sucede en deportes como el rugby o el fútbol americano.

Tratamiento en fisioterapia de la espondilosis cervical 

La espondilosis cervical no puede revertirse, ya que cualquier proceso de degeneración en el cuerpo es imposible de echar para atrás y hacer que la columna esté como nueva. Sin embargo es posible detener la evolución de la degeneración o disminuir los síntomas para que puedas realizar tus actividades del día a día. Observa el siguiente vídeo:

Artrosis cervical - Tratamiento con ejercicios, automasajes y estiramientos

En el siguiente vídeo te mostramos una serie de ejercicios que puedes realizar para la artrosis cervical.

A pesar de que este vídeo es sobre la artrosis cervical recuerda que la espondilosis cervical es un tipo de artrosis, por lo que el tratamiento que te mostramos lo puedes ejecutar. Este tratamiento incluye:

  • Automasajes para recuperar el tono de tus músculos y así relajar la zona, además de movilizar los líquidos y la inflamación que pueda haber.
  • Ejercicios isométricos, para ayudar a recuperar la curva de la columna cervical en caso de que esté perdida.
  • Movilizaciones y estiramientos, para recuperar las amplitudes de movimiento de la columna cervical.

¡Te esperamos en próximos posts!

Ver comentarios (2)

Avatar

Hola yo tengo 8 vértebras en el cuello normalmente son 7 y esto me está causando adormecimiento en ambas manos según el traumatólogo solo me mando unos ejercicios para ello. Gracias x esta información que me es de mucha utilidad

Imagen de Mikel Junquera
Mikel Junquera

Hola,

Gracias por tu comentario, nos alegra que hayas encontrado útil nuestro contenido.

Saludos.

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar