Interlínea Chopart

Definición

La interlínea de Chopart (articulación mediotarsiana), al igual que la de Lisfranc, es un trazo en forma de curva, que se encarga de unir las dos filas de los huesos del tarso, es decir, esta línea une a los huesos astrágalo y escafoides (formando la articulación astragaloescafoidea), y también al hueso calcáneo con el hueso cuboides (articulación calcaneocuboidea).

La articulación mediotarsiana al igual que la de Lisfranc, además de ser importante para la anatomía del pie, es utilizada para describir una zona, que es usada comúnmente en cirugías que requieren amputación de alguna parte del pie.

“Línea articular situada en el pie, que es conocida al igual que la interlínea de Lisfranc”

¿Qué significa Chopart?

La palabra Chopart fue descrita por el señor George Chopart, con el fin de mostrar las diferentes uniones entre los huesos del tarso, además define la amputación de Chopart, en la cual se separa la parte posterior del resto del pie.

¿Dónde se encuentra la interlínea de Chopart?

La interlínea está localizada en el miembro inferior distal (pie), entre lo que se denomina retropié y el mediopié

“Entre sus funciones tenemos distribuir cargas en el pie, contribuye en el arco de la zona inferior y sirve para guiarse en los casos de amputación a nivel del tobillo”

¿Qué función cumple la interlínea de Chopart?

La interlínea, al ser un lugar de referencia para la formación de dos articulaciones del pie, permite que se den los movimientos de flexión dorsal, plantar, inversión y eversión. Además contribuye en las siguientes funciones:

  • Sirve como referencia para la amputación de Chopart.
  • Importante en la función del arco plantar.
  • Distribuye las fuerzas equitativamente en toda la longitud del pie.

Lesiones que afectan a la interlínea de Chopart

Las lesiones en esta zona, se dan principalmente en deportes, en los que se realizan muchos saltos. Estos problemas son las fracturas, luxaciones y artrosis. Las principales características, que podemos observar en estos casos son el dolor intenso, edema, la marcha antiálgica, la dificultad para mover el pie y para colocarlo en una superficie dura.