Foramen Magnum o agujero occipital

Definición

El foramen magnum es un agujero que se localiza en la base del cráneo en el hueso occipital. Esta estructura es importante ya que permite que se establezca la comunicación entre la cavidad craneal y el canal raquídeo, por el cual transita la médula espinal.

El cráneo es la región de la cabeza, que está formada por la unión entre 8 huesos. Esos huesos son el occipital, el esfenoides, etmoides, los temporales que son dos y los parietales que también son pares.

En el caso del occipital, este hueso es muy particular ya que presenta una cavidad, conocida como agujero occipital o foramen magnum/magno.

"El foramen magno se localiza en la parte posterior de la cabeza, en la zona que se conoce como la base craneal"

¿Qué atraviesa el foramen magnum?

Este agujero además de ser el lugar donde comienza la médula espinal, también es el lugar por el cual transitan las arterias vertebrales y el nervio espinal.

¿En qué hueso se encuentra el foramen magnum?

Esta cavidad se localiza en la base del cráneo, en el hueso conocido como occipital. Ahora bien, para que este foramen magno se pueda formar necesita de unas caras localizadas en el mismo hueso, que son las que lo rodean. Esas caras son llamadas endocraneal y exocraneal

¿Qué función tiene el foramen magnum?

La función única de el foramen magnum es permitir que el bulbo raquídeo se comunique con la cavidad craneal, además de eso también es importante ya que por aquí pasan las arterias que irrigan el cerebro y muchas regiones del sistema nervioso central.

"El foramen magnum permite la entrada del nervio espinal y de la arteria vertebral a las estructuras cerebrales"

¿Cuáles son las lesiones que afectan al foramen magnum?

Generalmente el foramen magno no se afecta, lo que si se lesionan son todas las demás estructuras arteriales y nerviosas que pasan por aquí. Lo cual puede traer como consecuencia falta de oxígeno en el cerebro y en todas las regiones que irriga e inerva cada arteria vertebral y el nervio espinal.

Estas lesiones suelen ser producto de traumatismos, accidentes de tráfico, golpes y caídas.