Lesiones de pelvis, cadera y pierna y sus cuidados

Necrosis aváscular de la cadera

Tal vez el diagnóstico de necrosis avascular de la cadera, puede resultar confuso y difícil de comprender. Aquí te explicamos de que trata esta afección y cuáles son los tratamientos indicados en este caso.
Necrosis aváscular de la cadera
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Una falla en el suministro de sangre de la cabeza y el cuello femoral puede ocasionar necrosis avascular de la cadera, dicha alteración vascular puede ser promovida por variedad de lesiones y enfermedades en la cadera, de las cuáles hablaremos en el presente artículo. Además, desarrollaremos temas como síntomas, tratamiento quirúrgico y fisioterapéutico que permite mejorar la calidad de vida de quien la padece: 

Datos anatómicos relevantes… 

La cadera médicamente conocida como articulación coxofemoral, está constituida principalmente por la conexión de la porción proximal del fémur (cabeza femoral) y distal de la pelvis (acetábulo). Esta unión ósea se encuentra bien irrigada por diferentes haces vasculares provenientes principalmente de la arteria femoral profunda y seguidamente por la arteria circunfleja femoral medial y arteria foveolar. Todas ellas se encuentras ramificadas en la cabeza y cuello del fémur, y por lo que se lesionan fácilmente con cualquier desplazamiento o contusión en el cuello del fémur. Además, al contar con ramificaciones de poco diámetro están expuestas a sufrir oclusión por diferentes émbolos (cómo coágulos o lípidos). La alteración del presente sistema de irrigación es lo que conlleva a la necrosis avascular de la cadera. 

vascularización del fémur

¿Qué es la Necrosis avascular de la cadera?

La necrosis avascular de la cabeza femoral es una grave patología ósea de la articulación de la cadera, desarrollada por un suministro de sangre deteriorado a los huesos, que crea una escasa provisión de oxígeno y nutrientes. Debido a la circulación sanguínea reducida, el hueso de la cadera se desmineraliza y pierde su estabilidad, conllevan a la necrosis del tejido óseo en la superficie articular (muerte celular del griego “nekros=muerta") y a la destrucción localizada de la cabeza femoral. Alexander Munro fue quien describió primero la clínica de esta enfermedad en 1738, mientras que Jean Cruvilhier entre los años 1829 y 1842 describió la destrucción uy consecuente deformidad secundaria de la cabeza femoral debido a la alteración del flujo sanguíneo de la art. coxofemoral. En adultos, la muerte celular de la cabeza femoral generalmente surge como una complicación después de la luxación congénita o debido a una situación traumática en la art. coxofemoral (fracturas del cuello o cabeza del fémur). La etapa final de una necrosis avascular de la cadera puede ser la llamada coxartrosis (artrosis de la art. coxofemoral), conoce las otras etapas a continuación.

¿Cuáles son las etapas de la necrosis avascular de la cadera?

Hay diversas clasificaciones de esta patología, sin embargo, el desarrollo de la presente patología frecuentemente se clasifica en cuatro etapas:

  • Etapa 0: en esta etapa no se pueden ver cambios en los estudios de imagenología como las radiografías o la resonancia magnética. Solo la histología biológica (obtenida mediante una biopsia o muestra de tejido óseo) puede resultar positiva e indicar la presencia de la enfermedad. Los pacientes afectados no refieren dolor en absoluto.
  • Etapa I: frecuentemente en esta etapa el paciente no refiere dolor (como en la anterior). La radiografía también es negativa aquí, pero se puede evidenciar las primeras fases del tejido necrótico mediante una resonancia magnética o una gammagrafía.
  • Etapa II: ya aquí el paciente empieza a referir dolor y molestias en la cadera por primera vez. El profesional en salud puede identificar el tejido necrótico en la radiografía o con una tomografía computarizada.
  • Etapa III: en esta fase el cartílago comienza a agrietarse y los síntomas se acentúan. Además, la cabeza femoral ahora se ve claramente aplanada en los estudios de imagenología.
  • Etapa IV: en esta etapa se produce un desgaste articular severo, que incluso puede conducir a deformidades y mayores malposiciones articulares. Aquí se desarrolla una fuerte artrosis, en donde el cartílago articular de la coxofemoral se destruye gradualmente. Cuando se llega a esta etapa de daño y degeneración se requiere de un reemplazo articular para devolverle la movilidad y funcionalidad al paciente afectado, ya que el mantenimiento de las funciones mediante medidas conservadoras es casi imposible.

etapas de la necrosis avascular de la cadera

Incidencia y prevalencia de la Necrosis avascular de la cadera

Se ha estimado que su incidencia en Estados Unidos es de 10 000 a 20 000 nuevos casos por año. Esta patología frecuentemente se presenta a los 20 y 50 años de edad y afecta mayormente a los hombres que a las mujeres. Resultando el bilateral en el 50% de los casos. En el Reino Unido, es la tercera indicación más común de reemplazo articular en personas <50 años. Una de las causas que originan la necrosis ósea avascular o muerte del tejido subcondral es la luxación coxofemoral

Causas de la Necrosis avascular de la cadera. ¿Cómo se produce?

En esta enfermedad las células óseas mueren debido a una circulación sanguínea deteriorada, asociada a una oclusión de los vasos sanguíneos que irrigan la cadera. El trastorno circulatorio que conlleva a la necrosis avascular de la cadera puede desarrollarse debido a varios factores que podemos dividir en factores traumáticos y atraumáticos.

Causas traumáticas de la necrosis avascular de la cadera

  • Lesiones o accidentes que ocasionen daños en los vasos femorales, por ejemplo, después de una fractura de cuello o luxación de la cabeza femoral (muerte celular postraumática).
  • Dislocación coxofemoral.
  • Cirugía de la cabeza femoral.

Causas atraumáticas de la necrosis avascular de la cadera

  • Daño óseo relacionado con el consumo de alcohol o uso de cortisona y corticosteroides, que ocasiona la obstrucción vascular por lípidos (hiperlipidemia).
  • Daño óseo relacionado con la radiación en la cabeza femoral.
  • Trastornos metabólicos circulatorios de la cabeza femoral (aumento del ácido biliar, aumento del azúcar en la sangre por diabetes mellitus, trastorno del metabolismo de los lípidos).
  • Daño por inmersión causado por burbujas de gas cuando sale a la superficie demasiado rápido (enfermedad de descompresión).
  • Sobrepeso u obesidad, al igual que el uso de esteroides y alcohol, conlleva a la hiperlipidemia que obstruye los vasos arteriales.
  • Fármacos citostáticos (medicina de quimioterapia) tienen efectos dañinos en el tejido del hueso.
  • Algunas enfermedades renales.
  • Trastornos de la coagulación (Coagulopatías).
  • Enfermedad de Perthes (Legg-Calvé-Perthes), originada por cambios hormonales o por lesiones en el área de los vasos sanguíneos durante el período de crecimiento.

A pesar de los muchos métodos de diagnóstico y los modernos estudios disponibles en la actualidad, no se conocen todas las causas de la necrosis de la cabeza femoral.

¿Qué síntomas presenta la Necrosis avascular de la cadera?

Inicialmente la osteonecrosis es indolora, sin embargo, en las primeras etapas de marcada degeneración ósea, la necrosis avascular de la cadera se manifiesta con un dolor progresivo en la ingle, que comienza repentinamente. A medida que progresa el dolor, la art. coxofemoral ya no tolera el estrés diario, por lo que el dolor de ingle restringe el movimiento, especialmente la rotación interna y abducción de cadera. Teniendo en cuenta que las molestias sólo aparecen cuando el tejido del hueso colapsa, a menudo se produce un diagnóstico y tratamiento tardío de esta enfermedad.

La necrosis avascular de la cadera se manifiesta con un dolor progresivo en la ingle.

Prevención de la Necrosis avascular de la cadera

Las medidas profilácticas están orientadas a disminuir los factores que promueven su aparición, algunas de ellas son las siguientes:

  • Si existe una luxación, esta debe reducirse los más pronto posible. De igual forma en caso de presentarse una fractura del cuello femoral, esta debe ser reparada quirúrgicamente lo más pronto posible, para evitar mayores daños vasculares.
  • Evitar el consumo de alcohol, cigarro o tabaco, así como el uso de ciertos medicamentos (cortisona y corticosteroides). 
  • Mantener un peso y un nivel de colesterol saludable.

Diagnóstico diferencial

Dentro de los diagnósticos diferenciales de la necrosis avascular de la cadera encontramos:

  • Necrosis de la cabeza femoral relacionadas con la inflamación (necrosis séptica de la cabeza femoral).
  • Osteomielitis (inflamación del hueso y la médula ósea).
  • Quistes óseos o tumores en la cadera (malignos: condrosarcoma; benignos: condroblastoma).
  • Cáncer de próstata.
  • Pinzamiento femoroacetabular.
  • Coxartrosis.

¿Cómo se diagnostica la Necrosis avascular de la cadera?

Cómo hemos destacado anteriormente, el diagnóstico suele se realizado de manera tardía, debido a que sus síntomas y molestias aparecen cuando existe un grado avanzado de degeneración. El procedimiento diagnostico consiste en la elaboración de la anamnesis en base a las molestias en la cadera y a los posibles factores de riesgo (traumatismos, tratamientos anticancerosos, uso de esteroides y consumo excesivo de alcohol). Esto es seguido por una evaluación precisa del dolor de cadera y un examen físico clínico meticuloso de la articulación coxofemoral, en el cual se evidencia bloqueo articular, crujidos o un clic doloroso durante la movilización de la articulación afectada (indicativos de fragmentos osteocondrales).

Examen clínico físico

Además, en la valoración física se realizan variedad de pruebas para comprobar el estado de diferentes características de la art. coxofemoral:

  • Movilidad de la art. coxofemoral.
  • Amplitud de la art. coxofemoral.
  • Localización e intensidad del dolor.
  • Fuerza muscular y masa muscular de los músculos que rodean la cadera.
  • Patrón de la marcha.

Exámenes adicionales

Los estudios imagenológicos permiten observar con detalle la morfología articular y detectar la etapa de daño presente. Las pruebas imagenológicos más usadas son:

  • Radiografías (rayos X): no es un procedimiento ideal para diagnosticar necrosis en etapas muy tempranas. La radiografía muestra solo cambios en la estructura ósea. Por lo tanto, esta afección solo se puede detectar en la radiografía si se encuentra en una etapa avanzada.
  • Resonancia magnética (RM): permite diagnosticar esta patología de manera temprana, siendo la única forma de reconocer la osteonecrosis tan temprano que es posible restaurar por completo o al menos mantener funcional la art. de la cadera.
  • Tomografía computarizada (TC): solo muestran cambios óseos y solo es útil en una etapa avanzada de la necrosis.

Dependiendo de la etapa en que se encuentre la enfermedad, los tres procedimientos son útiles para poder analizar con precisión el tipo y el alcance de la degeneración, lo que permite al profesional de salud elaborar un plan terapéutico adecuado al caso.

Tratamiento médico para la Necrosis avascular de la cadera

La intervención médica varía dependiendo del grado de degeneración ocasionado por la necrosis avascular, si el diagnóstico fue realizado de manera temprana, hay una mayor posibilidad de controlar las molestias y alteraciones ocasionadas por la osteonecrosis. Teniendo en cuenta esto, el abordaje médico esta diferenciado en cada etapa:

Tratamientos médicos en la Etapa I

En las primeras etapas, el hueso aún no está dañado como en la etapa más avanzada de la osteonecrosis. Por lo tanto, los métodos conservadores pueden ayudar a prevenir el daño subcondral. El médico da inicio al abordaje conservador con una terapia farmacológica que puede incluir: antiinflamatorios, analgésicos, anticoagulantes, estatinas, vasodilatadores y análogos de la prostaciclina y bifosfonatos. Seguidamente de la indicación de ayudas ortopédicas para reducir la presión articular (bastones, muletas, andaderas) combinado con fisioterapia para fortalecer los músculos femorales y reeducar la marcha.

Se cree que la osteonecrosis de cadera sigue siendo reversible en las primeras etapas, por lo que el abordaje conservador en esta fase podría resultar útil.

Tratamientos médicos en la Etapa II

En esta fase, el abordaje desde la medicina depende de los síntomas que tiene el paciente. La indicación de: reposo, medicamentos (antiinflamatorios, analgésicos, anticoagulantes, estatinas y vasodilatadores), ayudas ortopédicas (bastones, muletas, andaderas) y fisioterapia pueden reducir la presión articular y proporcionar alivio al paciente.

Tratamientos médicos en la Etapa III

Si aún no ha habido un colapso completo de la articulación, el médico puede reducir la presión en el hueso con una perforación de la cabeza femoral, que, además, mejora la circulación sanguínea. También el médico puede considerar la osteotomía en algunos pacientes, con el objetivo de que las superficies articulares vuelvan a coincidir. En el procedimiento el tejido subcondral fracturado o muerto se retira y se alinean y fijan las superficies articulares con implantes.

Tratamientos médicos en la Etapa IV

La art. coxofemoral generalmente en esta fase, está tan dañada que se requiere un reemplazo de la misma. Un reemplazo articular también es considerado en caso de pacientes mayores con degeneración avanzada del hueso. Debido a la destrucción severa del tejido óseo y cartilaginoso, otros métodos terapéuticos seguramente fracasarían. Además, el dolor en esta etapa es tan fuerte que los pacientes no lo pueden tolerar y no puede ser aminorado con fármacos u otras medidas que no sean el reemplazo protésico.

Tratamiento de Fisioterapia para la Necrosis avascular de la cadera

La fisioterapia ofrece variedad de alternativas para ralentizar el proceso degenerativo de la enfermedad, lo que permite aliviar los síntomas y evitar una mayor daño y deterioro articular en las primeras etapas de la patología (I y II). Teniendo en cuenta que la fisioterapia por sí sola no puede curar los efectos de la necrosis avascular de la cadera, no es indicada como abordaje terapéutico inicial para pacientes en etapas avanzadas. Pero, cumple un importante papel en la rehabilitación posoperatoria de la cirugía correctiva de esta enfermedad. En este caso el objetivo en rehabilitar las funciones de la articulación operada y reducir los efectos de la cirugía (inflamación, cicatriz, dolor, adherencias, pérdida de fuerza muscular y amplitud articular).

Tratamiento conservador

El abordaje fisioterapéutico como tratamiento conservador inicial está enfocado en reducir la presión sobre la cavidad articular, para ello el fisioterapeuta enseña al paciente movimientos de descarga de la zona afecta (reeducación de la marcha), mientras también trabaja los síntomas y deficiencias que refiera el paciente: dolor, debilidad muscular, amplitud reducida con medidas terapéuticas activas (ejercicio terapéutico) y pasivas (electroestimulación, magnetoterapia, ultrasonido, manipulaciones articulares entre otras).

Tratamiento posoperatorio

Cuando el abordaje fisioterapéutico se desarrolla como método de rehabilitación posoperatoria, los objetivos a cumplir varían un poco. El fisioterapeuta se enfoca en normalizar el funcionamiento articular dependiendo de las complicaciones postoperatorias presentes y el método quirúrgico utilizado (cirugía de descompresión o un reemplazo protésico articular). Algunas de las intervenciones realizadas por el fisioterapeuta son:

  • Educación postural.
  • Manejo de la cicatriz.
  • Terapia manual enfocada en movilidad lumbopélvica.
  • Agentes físicos: crioterapia, termoterapia y electroestimulación.
  • Movilización de la articulación de la cadera.
  • Ejercicios pasivos asistidos de la cadera.
  • Ejercicios de fortalecimiento, estiramiento y flexibilidad.
  • Ejercicios propioceptivos.
  • Entrenamiento para caminar y reeducación de la marcha.
  • Ejercicios de coordinación y equilibrio.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para la Necrosis avascular de la cadera

Recuperar la movilidad y funcionalidad de las caderas podría resultar difícil, es por ello que te brindaremos variedad de alternativas terapéuticas mediante vídeos que encontraras en nuestro canal de YouTube FisioOnline, los cuales son realizados por profesionales fisioterapeutas expertos en varias áreas, que te ayudaran a recuperar tu marcha funcional y a reducir el dolor de ingle y muslo mediante ejercicios, estiramientos, automasajes y otras recomendaciones terapéuticas.

Necrosis - Qué es, cómo sucede e importancia

Este proceso patológico constituye la formación de esta enfermedad, sin embargo, la muerte celular puede ocurrir en variedad de tejidos, no sólo en los huesos que constituyen la coxofemoral. En el siguiente vídeo te brindaremos información importante sobre el significado que tiene este término en el campo de la medicina, cómo se desarrolla y cual es u importancia:

Ejercicios para mejorar la movilidad de cadera de pie.

Como hemos destacado en la información del presente artículo, las primeras etapas pueden deteriorar la movilidad de las caderas, es por ello que te mostramos en el siguiente vídeo como incentivar el movimiento y el desplazamiento de ellas mediante la realización de fáciles ejercicios:

Rehabilitación de prótesis de cadera - Primera fase

La selección del reemplazo articular suele ocurrir en muchos casos, es por ello que hemos realizado un vídeo detallado en donde se mostraran paso a paso los parámetros se deben seguir para la rehabilitación de una prótesis coxofemoral durante su primera fase de rehabilitación. La información que obtendrás en el siguiente vídeo no reemplaza la atención personalizada del fisioterapeuta, por lo que recomendados siempre visitar a su fisioterapeuta antes de llevar a cabo cualquier acción sobre su prótesis:

Recuperar una marcha normal y el apoyo en la puntera del pie

La marcha es la principalmente afectada por esta afección, aprende a como descarga peso en los miembros inferiores y logra obtener una marcha normal y funcional con la información y las directrices que te dará un experimentado fisioterapeuta en el siguiente vídeo:

Pronóstico de la Necrosis avascular de la cadera. ¿Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico de esta enfermedad es desfavorable si no es tratada, ya que la misma conducirá al colapso de la superficie articular y a la aparición de fuerte dolor e incapacidad. A diferencia de los casos tratados en sus primeras etapas, ya que estos cuentan con un pronóstico favorable. Como ya se mencionó anteriormente, la autocuración todavía puede tener lugar en las etapas (0, I, II), de modo que la muerte tisular no progresa más. 

Generalmente, el curso de esta afección no siempre sigue un patrón específico, lo que significa que la enfermedad puede detenerse en una determinada etapa. 

Dado que la afección varía de persona a persona, no es posible hacer un pronóstico con base científica con respecto al curso de la enfermedad, la progresión en el tiempo o incluso con respecto al éxito del abordaje quirúrgico o conservador. Es importante mencionar que, además del curso individual de la enfermedad, la misma también puede detenerse por completo o progresar nuevamente hasta las últimas etapas (III y IV).