Lesiones de pelvis, cadera y pierna y sus cuidados

Dolor cadera

Variadas son las causan que originan el dolor de cadera. Conocer cuáles son las enfermedades y las lesiones de cadera más frecuentes, pueden ayudar a prevenir su aparición y a tratarlas adecuadamente.
Dolor cadera
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Muchos han padecido las discapacidades y las dificultades que ocasionan el dolor de cadera, sin embargo, el origen del dolor casi siempre es desconocido para quien lo padece. Si te has preguntado: ¿qué está ocasionando mi dolor de cadera? Te recomendamos darle un vistazo al siguiente artículo, ya que, aquí podrás encontrar los diagnósticos más destacables que produce dolor de cadera:

¿Qué puede ser si tengo dolor de cadera?

La articulación coxofemoral o de la cadera formada por la unión de una cavidad (acetábulo) y una convexidad (cabeza femoral), está diseñada para soportar importantes cantidades de carga y de estrés, para ello cuenta con grandes y resistentes estructuras: huesos, cartílago, músculos, ligamentos y tendones que trabajan en armonía para permitir los movimientos de flexión, abducción, aducción, extensión, rotación interna y externa, así como la circunducción. En ocasiones los componentes de estas grandes articulaciones (anteriormente mencionados) pueden lesionarse o degenerarse, por variedad de factores patológicos y traumáticos, que ocasionan dolor de cadera y consecuentemente afectan la movilidad, la amplitud articular y el funcionamiento de la cadera.

Causas del dolor de cadera por zona afectada

Teniendo en cuenta que los factores causales de esta dolencia son variados, a continuación, los clasificaremos según la región de la cadera en donde se focalice más en dolor:

causas del dolor de cadera por zonas

Dolor en la zona anterior de la cadera hacia la ingle

En esta región de la ingle o entrepierna se encuentran la inserción de los tendones aductores y flexores, así como las bursas y la estructura cartilaginosa de la sínfisis púbica. Las afecciones más comunes que se reflejan en esta zona son:

Artrosis de cadera

La coxartrosis suele ser una afección muy común en el adulto mayor, pero esto no implica que los jóvenes estén exentos de padecerla. Por lo que, cualquier persona puede padecerla, especialmente aquellos que presenten ciertas alteraciones que aumenten la presión sobre la articulación, como: una mal posición de la cabeza femoral con respecto al acetábulo, alteraciones posturales o sobrepeso. Las molestias que desatacan en esta enfermedad son la rigidez articular (especialmente al despertar) y dolor que no sólo se focaliza en la ingle, sino que además puede presentarse en la zona posterior o lateral de la cadera.

Hernia inguinal

Cuando el contenido abdominal se protruye a través de una zona débil en la ingle se denomina hernia inguinal. El origen de la hernia se ve asociado un esfuerzo excesivo de la zona abdominal. A diferencia de otras afecciones, esta puede ser visible por la persona que la padece, ya que además del dolor inguinal ocasiona un bulto voluminoso en la zona de la ingle.

Osteopatía dinámica de pubis o Pubalgia

Se trata de una afección inflamatoria que compromete principalmente los puntos de inserción de los aductores en el pubis y secundariamente el punto de inserción de los abdominales y la articulación de la sínfisis púbica. Es causado principalmente por la descompensación o desbalance muscular que aumenta la tensión en la zona púbica, esta situación patológica es frecuente en deportes cómo el fútbol.

Tendinopatías de los aductores, sartorio o recto anterior

Los tendones de los aductores, sartorio y recto femoral se insertan en diferentes puntos en la cara anterior de la cadera, por lo que un proceso inflamatorio de los mismos conduce a la aparición de dolencias en esta zona. Las tendinopatías de estos tendones es ocasionada por los microtraumatismos repetidos sobre las fibras tendinosas relacionados al deporte.

Psoítis o bursitis del psoas

No sólo los tendones en las caderas pueden lesionarse, también las bursas. Especialmente la bursa iliopectínea, la cual se encuentra entre el músculo psoas iliaco, esta es particularmente sensible a las posturas sedentes, ya que las mismas promueven el acortamiento de principal flexor de la cadera, ósea, el psoas iliaco, lo que consecuentemente promueve la psoítis o bursitis del psoas. 

Dolor en la zona posterior de la cadera

En dolor en la zona posterior de la cadera frecuentemente se focaliza en la región glútea, sin embargo, puede orientarse hacia el medio de ambas nalgas y por debajo del glúteo. Algunas de las enfermedades que ocasionan estas dolencias son:

Artrosis de cadera

Cómo hemos comentado la degeneración del cartílago de la articulación coxofemoral no ocasiona molestias en una zona específica, por lo que puede ocasionar dolor de cadera lateral, frontal o posterior.

Inflamación de la articulación sacroilíaca o sacroileitis

Al igual que las caderas, las articulaciones sacroilíacas tienen que soportar grandes cargas. Al encontrarse en la culminación de la columna vertebral están expuestas a las cargas y movimientos de la columna vertebral, por lo que las mal posiciones vertebrales pueden repercutir negativamente en las articulaciones sacroilíacas ocasionando la aparición de inflamación y dolor en las mismas, que puede irradiarse a zona baja de la espalda.

Contracturas de piramidal y otros pelvitrocantéreos

La contractura de los músculos piramidales/ piriformes (síndrome piramidal), glúteos y pelvitrocantéreos puede ocasionar puntos de gatillo dolorosos en la profundidad dela cadera, así como también puede comprometer el desplazamiento del nervio ciático, ocasionando no sólo molestias tipo pinchazos o sensación quemante en la región glútea, sino también en el recorrido del nervio ciático. Frecuentemente se origina por alteraciones posturales y microtraumatismos repetitivos en la nalga, 

Tendinitis de isquiotibiales

Las actividades sedentarias y el sobre entrenamiento son algunos de los factores que promueven el acortamiento de la musculatura flexora de la rodilla (isquiotibiales), este acortamiento sumado a las tracciones repetitivas conduce a la tendinitis de la porción proximal de los tendones isquiotibiales. Teniendo en cuenta que los isquiotibiales parten del isquion, ubicado en la región glútea inferior, es normal que dolor que provoca la tendinitis se desarrolle en esa zona, especialmente al caminar, al sentarse durante mucho tiempo y al realizar actividad física.

Dolor en la zona lateral de la cadera

Se trata del dolor más frecuente, y se presenta no sólo al caminar sino también durante la siesta. La zona lateral de cadera guarda relación con varias estructuras sensibles al estrés y la sobre tensión, como la banda iliotibial y la bursa en el trocánter mayor. Las afecciones más comunes que se reflejan en esta zona son:

Artrosis de cadera

La artrosis no sólo ocasiona dolor anterior y posterior en la cadera, sino también lateral, que puede presentarse al caminar y al subir y bajar escaleras, en estadios avanzados la coxartrosis puede ocasionador importante rigidez articular y dolor de cadera lateral al dormir.

Trocanteritis

La trocanteritis o bursitis trocantérea es la principal causa de dolor de cadera lateral y suele aparecer con frecuencia en mujeres en la cuarta década de sus vidas y suele originar producto de microtraumatismos repetitivos sobre la bursa por parte del músculo tensor de la fascia lata, esta situación está asociada mayormente a un exceso de actividad física.

Contracturas de glúteo y tensor fascia

Los músculos abductores como los glúteos y el tensor de la fascia lata, se encargan de separar las piernas de la línea media del cuerpo, ellos proveen la estabilidad suficiente para que sean posibles las acciones como correr, subir y bajar escaleras, así como ponerse en cuclillas. Los repetitivos movimientos unilaterales del tronco, la pelvis y las piernas causan desequilibrios y sobretensiones en estas estructuras musculares ocasionando la aparición de contracturas y puntos de gatillo en sus fibras musculares, además una mala posición articular puede sobrecargar sus puntos de inserción lateral ocasionando dolor.

Otras causas asociadas al dolor de cadera

  • Embarazo: durante la gestación se liberan hormonas necesarias para adaptar las estructuras al tamaño y peso del bebé en crecimiento. Lo que ocasiona cambios biomecánicos progresivos que causan dolores en las caderas.
  • Pinzamiento femoroacetabular: se debe a cambios en la forma y posición de la cabeza femoral o el acetábulo que dificultan los movimientos de la articulación coxofemoral, especialmente la flexión.
  • Fractura: es este caso el dolor es repentino y aparece generalmente después de una caída, con menos frecuencia sin causa aparente (con osteoporosis).
  • Osteonecrosis: la muerte del tejido óseo de la articulación coxofemoral ocasiona un aumento del dolor progresivamente. Los factores de riesgo para la necrosis avascular incluyen el uso de glucocorticoides, consumo excesivo de alcohol, trastornos metabólicos (como aumento de los niveles de lípidos en sangre) y enfermedades vasculares (como la enfermedad oclusiva arterial).

Dolor de cadera - ¿Qué puede ser?

Como hemos descrito en la información de este artículo, son muchas las causas que están asociadas a esta dolencia, algunas son muy frecuentes, por lo que muchos la padecen, mientras que otras no tanto. En el presente vídeo te mostraremos de manera más gráfica y detallada cuales son las causas más comunes de los dolores en las caderas:

Incidencia y prevalencia del dolor de cadera

Se han encontrado estudios que informan que la prevalencia del dolor de cadera en adultos mayores de 65 años es de 66,3%, mientras que en los adultos mayores de 65 a 74 años es de 75%, siendo la mayoría de los casos unilaterales, esto quiere decir que generalmente sólo una de las caderas duele. De las causas que pueden provocar dolor de cadera destaca la artrosis, la cual se ha estimado que tiene una incidencia de 88/100.000 personas por año y que afecta al 15% de la población mundial que tenga más de 65 años. De las personas famosas que padecen dolor de cadera, queremos destacar a la cantante y bailarina Lady Gaga, quién desde hace años padece esta dolencia debido a la artritis en la cadera.

Prevención del dolor de cadera

Algunas cambios y acciones en la rutina diaria pueden influir positivamente en la salud de las caderas, lo que consecuentemente reduce el riesgo de padecer este tipo de dolencia. A continuación, te dejamos algunas recomendaciones para evitar el dolor de cadera:

  • Si es sedentario, debe comenzar suavemente a moverse y hacer ejercicio aumentando progresivamente la intensidad del entrenamiento. 
  • Se deben evitar las sobrecargas para evitar las lesiones.
  • Practicar deportes que no ejerzan mucha presión sobre las caderas, tales como: ciclismo, natación o aquagym. 
  • Si eres deportista le recomendamos integrar al entrenamiento un periodo de calentamiento o acondicionamiento, así como también periodos de descanso suficientes.
  • Mantenga un peso saludable adecuado a sus proporciones, un peso saludable alivia las caderas y reduce el riesgo de padecer lesiones degenerativas. 
  • Es importante que los zapatos se ajusten a la forma individual del pie y al tipo de deporte que practica, ya que los pies desalineados pueden afectar las caderas y la espalda.
  • Realizar un entrenamiento regular de fuerza y flexibilidad de las piernas y la espalda. 

Los 3 mejores ejercicios para la cadera 

Teniendo en cuenta la importancia que tiene el ejercicio físico para evitar padecer dolores en las caderas, te dejaremos en el siguiente vídeo las instrucciones para realizar los mejores ejercicios para las caderas (según nuestra experiencia):

¿Cómo se diagnostica el dolor de cadera? 

Para averiguar la causa de la dolencia, el médico o fisioterapeuta inicialmente llevará a cabo una entrevista o anamnesis, para recabar la información necesaria que permita establecer el desencadenante del dolor. Algunas de las preguntas realizadas son:

  • ¿Dónde exactamente siente el dolor de cadera?
  • ¿Cuándo comenzó?
  • ¿Ocurre cuando está bajo estrés o puedes sentirlo en reposo o de noche?
  • ¿Cuánto puede caminar sin dolor en la cadera?
  • ¿Presenta dificultades para caminar? ¿Usas un bastón?
  • ¿Sus caderas se sienten rígidas por la mañana?
  • ¿Tienes dolor en otras articulaciones?
  • ¿Presenta alguna enfermedad? ¿Presentó algún trastorno musculoesquelético en la infancia?
  • ¿Notas sensaciones anormales (parestesia o hormigueos) en las piernas?
  • ¿Está tomando algún medicamento (analgésicos, suplementos de cortisona, etc.)?
  • ¿Qué actividad laboral realiza? ¿Es deportistas?

Si bien la información que se obtiene a través de estas preguntas, puede orientar al profesional de salud hacia un posible diagnóstico, es necesario llevar a cabo otras pruebas y valoraciones que permitan confirmar las sospechas.

Examen físico

En el examen físico el médico o fisioterapeuta examinará ambos lados de las caderas por igual, incluso si el paciente solo refiere molestias en un lado. En el examen físico el especialista se enfocará en.

  • Postura y forma de la columna vertebral, pelvis y extremidades.
  • Áreas dolorosas y puntos de gatillo.
  • Patrón de marcha.
  • Movilidad y amplitud articular.
  • Fuerza muscular.
  • Comparación de la longitud de las piernas.
  • Control de reflejos musculares.
  • Valoración de la respuesta nerviosa y sensitiva.

En la valoración física las pruebas funcionales resultan muy importantes para aclarar el origen de la dolencia, algunas de las pruebas más comúnmente usadas son:

  • Test FAIR: permite la detección de un síndrome de piramidal.
  • Test de Impingement: permite la detección de un pinzamiento femoroacetabular.
  • Test de Patrick o FABER (flexión, abducción y rotación externa): permite la detección de una sacroilitis.
  • Prueba de Ludloff: permite la detección de una tendinitis de psoas.
  • Maniobra de Grava: permite la detección de una pubalgia.
  • Prueba de Ober: permite valorar la tensión en el tensor de la fascia lata y en la banda iliotibial.

Pruebas de imagenología

  • Radiografía (Rx): un examen de rayos X de la pelvis se usa principalmente para descubrir cualquier signo de desgaste en los huesos como: artrosis, fractura u otra lesión ósea. 
  • Ecografía – ultrasonido: mediante un examen de ultrasonido/ecografía puede ser evidenciable una bursitis, así como el derrame y la inflamación de la sinovial (sinovitis), los cambios patológicos en el músculo y en los tendones en el área de la cadera también se pueden valorarse con este estudio.
  • Tomografía computarización (TC): se pueden obtener imágenes más detalladas mediante una tomografía computarizada (TC), ya que puede evidenciar la gravedad de la destrucción articular (como la que ocurre en la necrosis avascular femoral).
  • Resonancia magnética (RM): es adecuada para diagnosticar cambios en los tejidos blandos causados por inflamación y etapas tempranas de osteonecrosis o fractura por estrés.
  • Gammagrafía articular: si el dolor de cadera se debe a inflamación o tumores en el área de la articulación, este estudio es de gran utilidad.

Tratamiento médico para el dolor de cadera

El tratamiento médico depende de las causas o el diagnóstico, algunos médicos traumatólogos trabajan en conjunto con un neurólogo, nutriólogo, reumatólogo o terapeuta del dolor para obtener un plan terapéutico adicional. Teniendo en cuenta que los tratamientos dependen de la causa, el abordaje terapéutico es muy variado, por ejemplo, si hay problemas o desbalances musculares, el médico suele indica fisioterapia, para eliminar cualquier desequilibrio con un entrenamiento específico.

Incluso después de accidentes u otras lesiones con daño del cartílago (artrosis) o afectación ósea (fractura), la fisioterapia puede ayudar a reducir el dolor o a controlarlo permanentemente después de la atención médica. Si hay trastornos metabólicos o procesos inflamatorios, algunos médicos indican ciertos medicamentos antiinflamatorios cómo el ibuprofeno o el diclofenaco, además indican el uso de hielo sobre la parte dolorosa. Si estas medidas terapéuticas no pueden eliminar el dolor de cadera, se considera la infiltración de la articulación afectada con medicamentos analgésicos y corticosteroides. 

¿Cuál es la cirugía en caso de dolor de cadera?

Si el dolor de cadera se vuelve demasiado intensa, el médico piensa en una solución quirúrgica, que variará según el diagnóstico y el factor causal desencadenante. Existen infinidad de procedimientos quirúrgicos enfocados principalmente en la analgesia de esta dolencia, algunos de ellos son:

  • Bursoscopia o bursectomia.
  • Artroscopia de cadera.
  • Osteotomía periacetabular.
  • Artroplastia o reemplazo articular.

Tratamiento de Fisioterapia para el dolor de cadera

Al igual que el tratamiento médico, el plan terapéutico desde la fisioterapia se diseñará en base a las causas de los dolores en cadera. En términos generales la movilidad y la amplitud articular están reducidas producto de esta dolencia, por lo que el paciente afectado no puede realizar con completa normalidad varias actividades de la vida diaria, mayormente aquellas que impliquen el movimiento de los miembros inferiores. Es por ello que el objetivo principal de la fisioterapia es brindar analgesia y seguidamente aumentar la amplitud y estabilidad articular, disminuir la rigidez, aumentar la fuerza muscular y coordinación conforme a las características y las necesidades del paciente. Para ello el fisioterapeuta llevara a cabo intervenciones tanto activas cómo pasivas, la cuales pueden incluir:

  • Educación para el manejo del dolor.
  • Educación postural.
  • Terapia manual.
  • Ejercicios de flexibilidad, fortalecimiento y resistencia articular.
  • Entrenamiento funcional y del equilibrio.
  • Reeducación de la marcha.
  • Agentes físicos: termoterapia y crioterapia.
  • Electroanalgesia.
  • Ultrasonido terapéutico.

Además, el fisioterapeuta puede educar al paciente y brindarle consejos sobre el uso de aparatos ortopédicos y dispositivos de ayuda ortopédica (bastón, andaderas). El fisioterapeuta también trabajará con paciente afectado para crear un programa integral de ejercicios que pueda realizar en el hogar, lo ayudará a mantener su calidad de vida más allá de las sesiones de fisioterapia.

Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para el dolor de cadera

Tratamos siempre de ofrecerte información científica actualizada de la manera más didáctica y sencilla posible, para ello expertos fisioterapeutas desarrollan vídeos informativos publicados diariamente en nuestro canal de YouTube FisioOnline. En ello encontrarás variedad de técnicas terapéuticas como: ejercicios, estiramientos, automasajes y muchas más que puedes realizar para aliviar tu dolencia. 

Artrosis o desgaste de cadera - Qué es, causas, síntomas y tratamientos

Teniendo en cuenta que la degeneración del cartílago articular constituye la primera causa de los dolores en las caderas, te recomendamos ver el siguiente vídeo en donde encontrarás detallada información sobre la coxartrosis como sus causas, síntomas y el abordaje terapéutico más recomendado desde la fisioterapia y la rehabilitación.

¿Qué puedo hacer para mejorarlo? Claves, consejos, tips y ejercicios

Si te están doliendo las caderas y no sabes que puedes hacer para reducir esa molestia, te recomendamos darle un vistazo al siguiente vídeo, en donde un experto fisioterapeuta te brindará algunos consejos y tips que te ayudarán a resolver el problema en tus caderas:

Ejercicio para el dolor en las caderas

Te mostramos como obtener la analgesia que tanto buscas mediante un simple ejercicio, fácil de hacer, que no sólo ayudará a reducir la intensidad de la dolencia, sino que además te ayudará a obtener unas caderas más flexibles y con mayor movilidad: 

Pronóstico del dolor de cadera. ¿Cuánto tarda en curarse?

El pronóstico depende directamente de la enfermedad subyacente, por lo que no es posible estimar cuanto puede durar un dolor de cadera, en algunos casos puede desaparecer al pasar algunas horas, mientras que otros casos puede prolongarse durante meses. En el adulto mayor el diagnóstico y tratamiento temprano es crucial para no perder el instante que permita la preservación de la articulación afectada y que no se requiera a largo plazo una artroplastia para solucionar la dolencia.

La falta de un abordaje terapéutico oportuno a menudo conduce a una progresión de la enfermedad o afección que este ocasionando el dolor de cadera.

Un tratamiento exitoso no significa que el dolor de cadera no reincida en un futuro, los síntomas y las molestias pueden volver si el paciente continúa sometido a un esfuerzo físico intenso, hace deportes extenuantes o sigue estando expuesto que causaron en un inicio el dolor. Para evitarlo recomendamos involucrar en el día a día, ejercicios que beneficien la postura, la flexibilidad y la fuerza muscular de las caderas.

Dolor cadera