Lesiones de hombro y sus cuidados

Impigment subacromual o sindrome de impactación

El estrechamiento del espacio subacromial trae consigo un notable dolor de hombro, que puede se originado por cualquiera de las estructuras que por allí circulan. Conoce sus causas y posibles tratamientos a continuación.
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Indice de Contenidos[mostrar]

El Impingement o síndrome de impactación, se caracteriza por la compresión de los tejidos que discurren por el espacio subacromial, originando fuerte dolor en el hombro en la persona que la padece, limitando sus actividades de la vida diaria. En el presente artículo encontrarás información detallada del Síndrome de pinzamiento subacromial (Subacromial Impingement syndrome, en inglés), sus causas, signos, síntomas, así como sus posibles tratamientos.

¿Qué es el Impingement subacromial o síndrome de impactación?

Esta patología trata de un cambio degenerativo y patológico en el llamado tendón supraespinoso, que surge como resultado de una tensión en el área de inserción de los músculos del hombro aquellos que rotan el brazo (complejo de los rotadores) y de la bolsa que se encuentra por encima (bursa).
Aunque hay informes de 1852 que hablan sobre esta patología, fue Charle Neer, el primero en describir el síndrome de pinzamiento subacromial (Sub-acromial Impingement syndrome, en inglés), en 1972 propuso que la diferencia en tamaño y forma de las estructuras del arco coracoacromial eran relevantes en la génesis de la patología del manguito rotador. Describió además que el tercio anterior de la superficie del acromion, el ligamento coracoacromial y la articulación acromioclavicular son áreas que se pueden comprimir y lesionar la estructura del manguito rotador.

Partes anatómicas comprometidas

En la siguiente infografía podrás observar una imagen más detallada las partes comprometidas en el Impingement subacromial o síndrome de impactación: 

Síndrome de impactación o ImpingementEl hombro es un complejo articular estructurado por tres huesos, escápula, clavícula y húmero, así como también por una serie de músculos que trabajan de manera integrada y juntos son denominados manguito rotador. De igual forma posee un conjunto de bursas, la de mayor tamaño recibe el nombre de bursa subacromial, y tiene como función servir de amortiguador. 

Cuándo existe un Impingement, se presenta un pinzamiento o pellizco de los tejidos blandos que se ubican entre el húmero y el arco subacromial, lo que ocasiona un deterioro funcional de la articulación del hombro, este pinzamiento puede surgir como resultado de una sobrecarga crónica o por otras causas de las cuales hablaré más adelante. 

Dentro de las estructuras blandas que pueden estar pinzadas encontramos la bursa subacromial, así como también el tendón supraespinoso.

Fases del síndrome de impactación propuesto por Neer

Esta patología posee tres fases o estadios propuestos por Neer, los cuales son:

  • Estadio I. Edema y hemorragia: ocurre principalmente en pacientes menores de 25 años de edad. Es reversible y responde a tratamiento conservador. En este estadio el movimiento de abducción está presente en un arco doloroso entre 70˚- 120˚.
  • Estadio II. Fibrosis y tendinitis: por lo general se presenta en pacientes entre los 25 y 40 años de edad. Si no responde a tratamiento conservador se debe pensar en descompresión sub-acromial y desbridación. En este estadio se evidencia crepitación y limitación de la movilidad activa y pasiva.
  • Estadio III. Lesión parcial o total del manguito rotador (Rotura): su mayor incidencia es en pacientes mayores de 40 años y su tratamiento será la reparación abierta o artroscópica. Adicionalmente en este estadio se presenta dolor a la palpación del troquíter y debilidad para realizar los movimientos de flexión y abducción del brazo.

Incidencia y prevalencia del Impingement subacromial o síndrome de impactación

Alrededor del 10% de la población sufre de este tipo de lesiones del hombro. Siendo el motivo de consulta del 44-46% de las consultas por algias de hombro. Los más afectados son los atletas que realizan movimientos aéreos con los brazos, como jugadores de balonmano, voleibol, nadadores, lanzadores de jabalina y fisicoculturistas. De igual forma esta dolorosa enfermedad del hombro es tan común en las personas que realizan trabajos con el brazo por encima de la cabeza como, por ejemplo, pintores o mecánicos.

Alrededor del 10% de la población sufre de este tipo de lesiones del hombro.

Los jugadores de balonmano con discinesia escapular, que supuestamente presentan una alteración en su patrón motor, parecen tener un mayor riesgo de sufrir el Síndrome de pinzamiento subacromial (SIS, por sus siglas en inglés), especialmente cuando aumenta la carga de entrenamiento.

Síntomas y signos de Impingement subacromial o síndrome de impactación. ¿Cómo saber si lo padezco?

En esta patología el síntoma principal es el dolor de hombro de intensidad progresiva, el cual generalmente aumenta por las noches motivado a una elevación de la cabeza humeral en la que la cápsula se contrae y se relaja alternativamente generando el dolor. 
Para saber si padeces Impingement subacromial o síndrome de impactación es importante considerar lo siguiente: 

  • Motivado al estrechamiento del tendón debajo del arco sub-acromial del hombro, ciertos movimientos del brazo son dolorosos, ya que el tendón está literalmente comprimido o pinzado. Por lo tanto, el resultado es el dolor de hombro dependiente del estrés. Cuando se mueve el brazo hacia un lado o hacia atrás el dolor es particularmente pronunciado, en el caso de movimientos bruscos o bajo estrés a veces se produce un dolor intenso en el hombro. 
  • Dependiendo de la duración de la enfermedad, otros síntomas ocurren como el dolor de hombro en la noche, por lo cual ya no es posible acostarse sobre el hombro afectado. Adicionalmente en casos avanzados se produce dolor espontáneo del hombro, en situaciones independientes del estrés, como al conducir, así como dolor cuando se aplica presión al espacio articular anterior.
  • La movilidad de la articulación glenohumeral puede verse disminuida significativamente en el curso del pinzamiento, lo que se conoce también como hombro congelado.
  • Existe la presencia de molestias en un arco o ángulo específico de elevación del brazo, en este caso el dolor de hombro ocurre especialmente cuando el brazo de levanta lateralmente en un ángulo de 60° a 120°.

¿Cuáles son las causas del Impingement subacromial o síndrome de impactación?

El hombro es el complejo articular más flexible, pero también la más inestable del sistema musculoesquelético humano. A diferencia de la mayoría de las otras articulaciones, no son principalmente los huesos los que aseguran la estabilidad del hombro, sino más bien un conjunto de músculos y ligamentos. El pinzamiento suele estar relacionado con el desgaste, por lo que ocurre con el aumento de la edad. Pero las personas más jóvenes también pueden padecerlo.
A continuación, se describen algunas de las causas de este síndrome:

  • Calcificaciones en el hombro: la formación de espolones puede ser una de las causas, ya que al formarse reducen el espacio sub-acromial, causando que los espacios se reduzcan y de esta forma las estructuras musculares del hombro se comprimen. 
  • Tensión unilateral en los músculos del hombro:  motivado al trabajo permanente, o a la práctica de deportes de alto impacto, sobre todo los de tipo aéreos. (voleibol, béisbol, basquetbol, tenis y pádel)
  • Tensión de la cápsula articular: esto ocasiona que la movilidad del hombro sea completamente irregular.
  • Debilidad en el manguito rotador: si los músculos que conforman el complejo rotador se debilitan, crearán inestabilidad en el hombro y por ende los diversos movimientos que este realice se verán alterados. 
  • Disfunción vascular, una incorrecta irrigación de sangre hacia los tendones, constituye un factor importante en el proceso degenerativo de estas estructuras. 
  • Osteoartritis: genera una irritación crónica de la bolsa, la cual posteriormente se inflama, ocasionando molestia al mover el hombro.
  • Alteraciones biomecánicas: están asociadas a posturas inadecuadas, así como también a traumatismos.

Además de las causas comúnmente reconocidas destacamos otras igual de importantes y que no se tienen en cuenta, por lo que en algunos casos el tratamiento puede resultar infructuosos. Desde nuestra visión Fiit Concept o Fisioterapia Integrativa destacamos los factores nutricionales y viscerales, ya que los mismos pueden repercutir negativamente de manera refleja en la región del hombro. 

  • En el caso de problemas en el hombro derecho, este se ve asociado a un mal funcionamiento en el hígado, ya que el mismo puede repercutir negativamente en los músculos y tendones del área derecha de la región de los hombros.
  • Ahora bien, cuando hablamos de alteraciones en el hombro izquierdo, estas se ven asociadas a una disfunción del estómago producto de una inadecuada alimentación, gastritis o al mal manejo de emociones, ya que estas alteran el equilibrio y las funciones de este órgano.

¿Qué es el síndrome subacromial o síndrome de impactación?

Para complementar la información anteriormente suministrada sobre los factores causales del síndrome subacromial o de impactación, te dejamos el siguiente vídeo en donde podrás observar de manera más gráfica de que trata este síndrome y cómo se origina:

   

Prevención del Impingement subacromial o síndrome de impactación

La prevención sólo puede ser parcial en este caso, ya que algunos casos los factores causales como la osteoartritis o las disfunciones vasculares no pueden ser prevenidas. Sin embargo, los factores de riesgo las alteraciones biomecánicas de la cintura escapular asociadas a malas posturas entre otras causas pueden ser prevenidas. Siendo así, en cualquier caso, se recomienda lo siguiente:

  • Entrenamiento de fortalecimiento y flexibilización de los músculos del manguito rotador.
  • Mantener una buena postura durante el trabajo y las actividades de la vida diaria.
  • Evitar en la medida de lo posible los movimientos de elevación del brazo por encima de la cabeza, y las cargas de peso por encima de la cabeza. Tales medidas preventivas son particularmente importantes para las personas que practican ciertas ocupaciones y actividades deportivas.
  • Si practica deportes que impliquen movimientos que promueven este tipo de lesiones, por ejemplo, tenis, voleibol, bádminton o balonmano. Integre dentro de su rutina de entrenamiento, el acondicionamiento previo y el estiramiento una vez culminada la actividad deportiva. Y en el caso de presentar molestias en el hombro, realizar pausas en el entrenamiento y esperar a que descanse el hombro.

Diagnóstico diferencial

Es importante destacar que el dolor de hombros puede ser motivado a diferentes causas, sin embargo, se debe tener en cuenta que el Impingement es totalmente diferente a las patologías que a continuación se mencionan:

  • Lesiones o tendinitis del bíceps braquial.
  • Bursitis sub-acromial.
  • Capsulitis adhesiva.
  • Inestabilidad glenohumeral.
  • Radiculopatía cervical.
  • Artrosis glenohumeral.
  • Artrosis cervical.
  • Lesión del plexo braquial.
  • Neuropatía del nervio supraescapular.
  • Tendinitis calcificada.
  • Artrosis acromioclavicular.
  • Lesiones de SLAP.

Cabe agregar que este síndrome puede presentarse en compañía de algunas de las patologías anteriormente mencionadas, esto es importante a la hora de la planificación del tratamiento. Los estudios de Imagenología como resonancias magnéticas o tomografías computarizadas, ayudarán a diferenciar y a diagnosticar con exactitud el pinzamiento sub-acromial, de las patologías mencionadas anteriormente. 

¿Cómo se diagnostica el Impingement subacromial o síndrome de impactación?

Para realizar el diagnóstico médico o desde la fisioterapia de esta patología, se realizará inicialmente un examen físico al paciente posiblemente afectado. El fisioterapeuta o médico pondrá a prueba la movilidad, la amplitud articular y la fuerza muscular del hombro pidiéndole que levante su brazo lateralmente desde la posición de reposo y en una posición extendida sobre su cabeza, activando de esta manera el arco doloroso, el cual es un signo clínico típico del pinzamiento.

Pruebas manuales

Adicionalmente en este examen físico se integran otras pruebas, que nos permiten saber si alguien está padeciendo de Impingement subacromial o síndrome de impactación las más destacables son: 

  • Prueba de Jobe: es una prueba ortopédica que se utiliza para evidenciar el síndrome de pinzamiento y para confirmar o descartar la participación del músculo supraespinoso y su tendón. Para este propósito, el médico o fisioterapeuta le pide al paciente que extienda los brazos a la altura del hombro (90°) con el codo extendido y que gire las manos junto con los antebrazos hacia adentro realizando una rotación interna. El paciente debería poder soportar la presión ejercida por el evaluador en la parte superior de los brazos. Si el paciente no puede mantener los brazos en posición vertical contra la resistencia o manifiesta dolor, la prueba es positiva, reflejando un daño en el supraespinoso. Si la prueba de Jobe es negativa, se deben buscar otras causas.
  • Prueba de Neer: también sirve para la detección del síndrome subacromial, para ello el paciente debe extender su brazo hacia adelante y rotar la mano y el antebrazo lo más posible (posición de pronación). El evaluador fija el omóplato del paciente con una mano y levanta el brazo del paciente con la otra mano. La prueba de Neer es positiva si hay molestias cuando el brazo se eleva por encima de 120°.
  • Prueba de Hawkins: es también una prueba clínica que puede confirmar o descartar el diagnóstico. Sin embargo, es mucho más inespecífica que las pruebas de Jobe y Neer. No se pueden identificar los músculos individuales como la causa. En la prueba de Hawkins, el evaluador gira pasivamente la articulación glenohumeral del paciente hacia adentro. Si se produce dolor, la prueba se considera positiva.

Estudios adicionales

Sumado a estas pruebas serán necesarios estudio de imagenología, ya que el pinzamiento del hombro se puede detectar mediante diversas pruebas de imagen, entre las cuales se encuentran: 

  • Rayos X: la radiografía es la herramienta de diagnóstico por imagen elegida para diagnosticar esta lesión de impactación del hombro. Ya que con ella se pueden detectar cambios óseos y crear una visión general de las estructuras ósea.
  • Ultrasonido: la inflamación de la glenohumeral a menudo hace que se acumule líquido dentro de la bursa, esto se puede comprobar mediante un examen de ultrasonido o ecografía. La ecografía también puede evidenciar otros cambios en las estructuras musculares de la articulación del hombro y cualquier afectación de los músculos glenohumerales. Todo esto proporciona evidencia de la presencia del impingement sub-acromial.
  • Resonancia magnética: las imágenes por resonancia son altamente precisas en cuanto al estado de los músculos, tendones y bursas, mostrando imágenes de mejor calidad que las obtenidas durante el examen de ultrasonido. Una resonancia magnética es particularmente útil previo a una cirugía para reconstruir los componentes articulares (si se requiere), ya que la resonancia brinda una imagen detallada y esto ayuda a evaluar las condiciones actuales del hombro por adelantado.

Tratamiento médico para el Impingement subacromial o síndrome de impactación

El tratamiento para este tipo de lesiones está basado inicialmente en una terapia conservadora, que busca proteger el complejo articular glenohumeral, la cual se basa en lo siguiente:

  • Reposo de la articulación acompañado del uso de inmovilizadores, con la finalidad de evitar factores que causen molestias o estrés en la zona afectada. 
  • Se indica además no realizar ejercicios o deportes que sean físicamente exigentes. 
  • Medicamentos anti-inflamatorios (ibuprofeno o ácido acetilsalicílico) para reducir la inflamación del tejido afectado. 
  • Inyecciones de cortisona para reducir el dolor articular del hombro, con la finalidad de que el mismo paciente continúe realizando sus funciones articulares. 

¿Cuál es el procedimiento quirúrgico en caso de Impingement subacromial o síndrome de impactación?

En caso de que lo antes descrito no tenga los resultados esperados se procederá a la realización de una intervención quirúrgica, la cual recibe el nombre de artroscopia. A continuación, se define los pasos de dicho proceso quirúrgico: 

  • La artroscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva en el área de la articulación, que se recomienda particularmente en pacientes jóvenes para minimizar el riesgo de rigidez articular.
  • Se inserta una cámara con una fuente de luz integrada y dispositivos quirúrgicos especiales en la articulación a través de dos o tres pequeñas incisiones en la piel. De este modo, el médico puede examinar la articulación desde el interior y obtener una visión general precisa de los cambios que la causaron.
  • Luego puede exponer y arreglar el espacio articular, por ejemplo, eliminando un espolón óseo o cualquier daño del cartílago.
  • Si la etapa avanzada del pinzamiento ya ha causado desgarros tendinosos, estos pueden suturarse mediante artroscopia.
  • Además, en este tipo de intervención se suele eliminar todo tipo de obstáculo que provoque pinzamiento, siendo el acromion el más frecuentemente extirpado (a este procedimiento se le llama acromioplastia).

Tratamiento de Fisioterapia para el Impingement subacromial o síndrome de impactación

El objetivo del tratamiento de fisioterapia en este tipo de lesiones es fortalecer los músculos circundantes y aliviar la región afectada. Durante el tratamiento de fisioterapia, se aprenden ejercicios terapéuticos especiales para el hombro afectado por la impactación, que el paciente también puede realizar de forma independiente en el hogar para continuar con el alivio de los síntomas. Dada la presencia de atrofia muscular en esta lesión, los ejercicios sirven principalmente para fortalecer el grupo muscular del complejo articular glenohumeral que se involucran en la rotación externa de la parte superior del brazo.

Al entrenar específicamente los denominados rotadores (manguito rotador), se umenta la brecha de la articulación glenohumeral y del espacio sub-acromial, lo que consecuentemente brinda alivio.

Otras medidas fisioterapéuticas pueden resultar altamente útiles en estos casos, ya que va a ir enfocadas no sólo al alivio de los síntomas y molestas sino también a eliminación de las causas. Los tratamientos de fisioterapia enfocados en el Impingement syndrome o síndrome de impactación complementados con los realizados desde la visión Fiit Concept o Fisioterapia Integrativa son:

  • Terapia manual.
  • Gimnasia postural.
  • Ultrasonido.
  • Electroterapia.
  • Crioterapia.
  • EPI (electrolisis percutánea Intratisular).
  • Fitoterapia y plantas medicinales.
  • Asesoramiento nutricional.
  • Control del estrés y manejo de emociones.

    Tratamiento propuesto en Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa para el Impingement subacromial o Síndrome de impactación

    Ante todo, me gustaría aclarar de qué trata el Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, este es una nueva visión terapéutica que tiene sus bases teóricas en la Medicina Tradicional China (Medicina Oriental), este tipo de medicina ha investigado durante mucho tiempo, la relación que tiene algunas emociones con concretos órganos y vísceras, estableciendo que ciertas alteraciones emocionales pueden contribuir al desarrollo de una disfunción visceral. Una vez instaurada una disfunción visceral, la misma puede repercutir en el sistema musculoesquelético, alterando el tono muscular y la biomecánica intervertebral de ciertas regiones, debido a la conexión existente formada por el sistema nervioso simpático y parasimpático. Pero no sólo las emociones pueden provocar la alteración de un órgano o víscera, las alteraciones nutricionales y el mal manejo del estrés también contribuyen a la instauración de una disfunción visceral que finalmente genere alteraciones en el sistema musculoesquelético.

    Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa

    Toda esta relación la podrás ver ejemplificada en el siguiente diagrama:
    Infografía de Fiit Concept - Fisioterapia Integrativa 
    Considerando todo esto, podemos afirmar que el impingement subacromial o síndrome de impactación no sólo se origina por factores físicos o mecánicos (postura, malformaciones en el hombro, traumatismos o lesiones) nombrados en este artículo, sino que también pueden ocasionar la presencia de un carácter predominante, estrés, alteraciones nutricionales y emocionales.

    El Impingement subacromial o Síndrome de impactación desde nuestra visión Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa, se origina como consecuencia de una disfunción visceral del estómago, hígado y la vesícula biliar.

    Estos órganos pueden ocasionar por un lado rigidez articular y contractura muscular en la región dorsal, que influyen en la biomecánica cervical provocando que la región cervical se vuelva hipermóvil e inestable, hasta el punto de provocar bloqueos en esta área, lo que repercute indirectamente en la musculatura del hombro, si se presenta dolor en el cuello o en la nuca es indicativo que el impingement es de origen cervical. Por otro lado, las disfunciones en estos órganos también pueden ocasionar un aumento del tono en los músculos ante pulsores y rotadores internos (pectorales mayor y menor, redondos, subescapular), el aumento de la tensión instaurada altera el equilibrio muscular en el hombro ocasionando un mayor roce de los tendones que discurren por el espacio subacromial.
    Cuando un impingement subacromial o síndrome de impactación aparece en el lado derecho es provocado específicamente por disfunciones en el hígado. Mientras que las que se orientan hacia el lado izquierdo son asociadas a disfunciones en el estómago y la vesícula biliar, ya que estos órganos pueden tensar la musculatura de la región cervicodorsal izquierda, afectando de manera directa o indirecta la región subacromial. Estas disfunciones pueden originarse por variados factores que a continuación te explicaré:

    Causas de la disfunción del hígado, estómago y la vesícula biliar que originan el Impingement subacromial o Síndrome de impactación

    • Estrés: ciertas situaciones que generan estrés desencadenan en el cuerpo un estado de alerta patológico, el cual puede desequilibrar diferentes órganos, esto a causa de la conexión existente entre el sistema nervioso simpático y parasimpático, siendo los afectados en este síndrome el hígado, el estómago y la vesícula biliar.
    • Alteraciones nutricionales: existen algunos alimentos comunes en la dieta de muchos, que ocasiona irrita y estresa la vesícula biliar, el estómago o el hígado. Siendo los alimentos nocivos para estos órganos los siguientes: fritos, café, gaseosas, naranja, embutido o quesos, así como aquellos que generan ardor y acidez.
    • Alteraciones emocionales: si el impingement es en el hombro derecho por tanto está vinculada a una disfunción del hígado, las emociones que alteran a este órgano son el enfado, la crispación y la cólera presente en una persona de carácter extrovertido, estas emociones también pueden alterar el funcionamiento de la vesícula biliar en una persona con carácter introvertido, pero se refleja en el hombro izquierdo. Adicionalmente el impingement es en el hombro izquierdo puede ser provocado por una disfunción del estómago relacionada al exceso de responsabilidad y a la no desconexión del trabajo en una persona con carácter responsable y ordenado.

    Estos tres factores cada uno por su lado o en conjunto ocasiona alteraciones en el sistema musculoesquelético, originando rigidez en la región cervicodorsal y bloqueos en las articulaciones cervicales, así como también desequilibrio en los músculos del hombro que por ende ocasiona la instauración de un impingement subacromial o síndrome de impactación.

    Tratamientos desde Fiit Concept – Fisioterapia Integrativa para el Impingement subacromial o Síndrome de impactación

    1. Manipulación vertebral: teniendo en cuenta que estas disfunciones viscerales repercuten en la zona cervicodorsal que afecta indirectamente en la articulación del hombro, es importante intervenir manualmente las vértebras irritadas T4 (vesícula biliar), T5 (hígado), T6-T7 (estómago) y las vértebras cervicales (C5-C7). Esto se realiza por un lado con el objetivo de restaurar la movilidad normal de estas áreas normalizando la biomecánica alterada en el hombro y por otro lado con el objetivo de inducir un efecto regulador en el sistema nervioso de estos órganos, lo que disminuye los efectos reflejo negativos provenientes del estómago, hígado y vesícula.
    2. Osteopatía visceral: técnicas manuales aplicadas en la ubicación topográfica de los órganos afectados en este caso el hígado, la vesícula biliar y el estómago, esto con la finalidad de fomentar la movilidad y la motilidad de estos órganos, lo que contribuye a la mejoría de sus funciones.
    3. Biodescodificación: hacer que el paciente se haga consciente de que una situación emocional le está provocando un problema físico, o sea el síndrome de impactación. El estar consciente de esta relación abre la puerta a que este tipo de emociones no afecten al cuerpo y por ende no contribuyan al desarrollo de este síndrome.
    4. Gestión del estrés: consiste en la programación del horario del sueño y la implementación de técnicas que permitan la desconexión del trabajo y la integración de ejercicios físicos aeróbicos que fomenta la relajación.
    5. Asesoramiento nutricional: eliminar de la dieta todos los alimentos excitantes anteriormente mencionados, los cuales generan irritación o estrés en el hígado, el estómago y la vesícula biliar. Una correcta alimentación contribuye a la normalización de las funciones viscerales, en este caso hígado, vesícula biliar o estómago, y que estos no den reflejo y aumento de tensión muscular en la zona cervical.
    6. Plantas medicinales: trata de la elaboración de un plan de tratamiento individualizado mediante la indicación de plantas medicinales o complementos de plantas (jarabes, cápsulas, gotas, infusiones) que fomenten el correcto funcionamiento hepatobiliar y contribuya al correcto funcionamiento en el hígado, estómago y la vesícula biliar.

    Ejercicios, automasajes, estiramientos y otros autocuidados para el Impingement subacromial o síndrome de impactación 

    En nuestro portal de YouTube FisioOnline podrás encontrar variedad de vídeos enfocados en el tratamiento desde la fisioterapia para infinidad de malestares y molestias en la región del miembro superior.

    Síndrome de impactación o impingement - Qué es, causas, síntomas y tratamiento

    Teniendo en cuenta que es de suma importancia que las personas que padecen esta enfermedad conozcan de qué se trata y cómo se origina, te dejamos el siguiente video de nuestro canal en YouTube, en donde encontrarás toda la información que necesitas saber acerca del síndrome subacromial, sobre cuáles son sus causas, síntomas y qué tratamiento es el adecuado para reducir sus síntomas y molestias. 

    Tratamiento para la Tendinopatía del supraespinoso del hombro.

    Ahora bien, sabiendo que una de las estructuras más afectadas en este tipo de lesiones es el tendón del músculo supraespinoso, dale un vistazo al siguiente vídeo en nuestro portal de YouTube FisioOnline, ya que con él obtendrás consejos, recomendaciones, estiramientos y ejercicios de fortalecimiento para las afecciones del músculo supraespinoso

    Pronóstico del Impingement subacromial o síndrome de impactación. ¿Cuánto tarda en curarse?

    En muchos casos, el Impingement subacromial conduce a signos de desgaste y reacciones inflamatorias si el espacio articular es muy estrecho. La tensión persistente puede provocar compresión de nervios y tendones, así como desgarros y muerte de tejidos (necrosis).

    El riesgo de endurecer las articulaciones aumenta con la postura antálgica adquirida por la persona afectada. 

    El pronóstico para este tipo de lesiones del hombro no se puede predecir de manera generalizada, ya que depende de la causa desencadenante. En muchos casos, el tratamiento de fisioterapia debe llevarse a cabo durante un período de tiempo largo antes de lograr resultados satisfactorios. En la mayoría de los casos, los analgésicos y antiinflamatorios pueden aliviar los síntomas. Sin embargo, esta no es una solución permanente.

    A pesar de todo esto, si este síndrome se diagnostica y evalúa de manera temprana, se resuelve con un tratamiento fisioterapéutico conservador en el 60 a 90% de los casos.

    En los casos crónicos requiere de paciencia y perseverancia por parte del paciente afectado, ya que los síntomas y los movimientos dolorosos ya no causan problemas en semanas o meses de tratamiento.