Puntos Gatillos Miofaciales en el miembro inferior. ¿De qué estamos hablando?

Publicidad
Puntos Gatillos Miofaciales en el miembro inferior. ¿De qué estamos hablando?
Promedio: 3.4 (20 votos)
52794
236
3
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

¿Alguna vez habéis escuchado hablar de puntos gatillos? ¿Os ha dicho vuestro fisioterapeuta o podólogo que os va a desactivar uno pero no sabéis de lo que habla? Pues bien, en este artículo voy a explicar que son y algunas de sus causas y tratamientos.

Los Puntos Gatillo ¿qué son?

Los PG son zonas muy localizadas en tejidos musculares, las cuales se palpan en forma de bandas duras (hipersensibles) que causan dolor y pueden causar dolor irradiado específico de los puntos gatillos.

Los PG no solo se encuentran en los músculos o en el tejido miosfacial, existen también en otros tejidos, la piel, tejido celular subcutáneo, tendones, ligamentos...Estos no son tan constantes, ni tienen siempre la misma localización ni producen dolor irradiado. Un PGM es doloroso a la compresión, y cuando es estimulado puede provocar un dolor referido característico, disfunción motora y fenómenos autonómicos.

Se denominan centrales si se encuentran en la parte central de las fibras musculares e insercional si se halla en la zona de inserción de las fibras musculares.

En cuanto a su actividad clínica pueden ser activos si provoca dolor tanto en reposo como durante la actividad muscular, y latente que puede generar dolor pero solo a la palpación.

Síntomas de los puntos gatillo

Dentro de los síntomas que podemos encontrar se destacan

  • Debilidad del músculo y dolor a la contracción.
  • Restricción de la movilidad activa y pasiva, debido al dolor causado por el estiramiento del músculo afectado.
  • Dolor irradido o dolor referido. En los PG activos el dolor aparece cuando hay actividad, en reposo o a la palpación del músculo. En los latentes solo ocurre cuando se palpa.
  • Respuesta de espasmo local. La punción del PGM o la palpación rápida produce la contracción fugaz de las fibras que componen la banda tensa.
  • Focalidad del dolor a la palpación. La palpación de la banda puede resultar dolorosa pero hay un punto claramente más doloroso. La presión ejercida sobre ese punto resulta tan dolorosa que el paciente rehúye del contacto mediante el signo del salto.

Factores favorecedores que se desencadenan

Se destacan los siguientes factores favorecedores

  • Sobrecargas musculares
  • Traumatismo directo
  • Actividad muscular sin calentamiento previo (enfriamiento)
  • Otros puntos gatillos
  • Enfermedad de los órganos internos
  • Articulaciones artríticas
  • Estrés negativo

Diagnóstico de los puntos gatillo

Primeramente debe realizarse una anamnesis detallada en la que se pregunten las siguientes cuestiones:

  • ¿Ha habido algún traumatismo que haya causado las dolencias?
  • ¿Realizo algún esfuerzo importante al inicio de la aparición del dolor?
  • ¿En qué posición o en qué movimiento apareció por primera vez?

Estas cuestiones son para detectar PG en el miembro inferior.

En segundo lugar el músculo o los músculos afectados serán explorados en la actividad. Para ello se explorará el músculo pasiva y activamente hasta la posición de máximo estiramiento y veremos las posibles posturas o partes del movimiento que desencadenan dolor durante el recorrido.

Finalmente observamos si están presentes los siguientes hallazgos;

  • La fuerza máxima de un músculo afectado se ve disminuida.
  • Los patrones de dolor típicos aumentan cuando hacemos trabajar al músculo.
  • El estiramiento activo o pasivo también desencadena dolor irradiado.
  • La capacidad de estiramiento del músculo está restringida activa y pasivamente.
  • Contracción visible y rápida del músculo a la palpación.
  • Signo del salto o de jump.

Tratamiento adecuado para los puntos gatillo

Al tratar un PG hay dos ítems que se deben tener en cuenta;

  • Se deben eliminar los factores desencadenantes o relacionados con la aparición del dolor, ya que si no los controlamos provocaran la próxima y regular reactivación de los PG.
  • El paciente debe estar implicado en el tratamiento. Se trata de su cuerpo y debe colaborar en cuanto a las posturas y movimientos que le provocan sobrecargas.

Una vez aclarado lo anterior pasamos a explicar algunos de los diversos tipos de tratamiento.

Aplicación de spray de enfriamiento con estiramiento.

Se aplica el spray de enfriamiento en líneas paralelas a la piel sobre el músculo que hay que tratar. Tras llevar a cabo de 2 a 3 pulverizaciones se empieza con el estiramiento pasivo del músculo. Lentamente se conduce el músculo hacia su posición de máximo estiramiento mientras se continúa aplicando spray.

También la amplitud de movimiento debe ser practicada se forma activa.

Relajación miofascial

Se coloca el músculo que debemos estirar en máxima posición de estiramiento hasta que la tensión impida continuar. Se le pide al paciente que contraiga el músculo intentando vencer la resistencia ejercida por el terapeuta. La resistencia se mantiene aproximadamente 5 segundos.

Inhibición manual

En esta técnica se ejerce presión sobre el PG de forma manual. El dolor que esto provoca sirve como fenómeno de control. Cuando al cabo de 15 segundos a 1 minuto el dolor desaparece se aumenta la presión hasta alcanzar la próxima barrera de dolor, y así nuevamente hasta que el PG ya no sea doloroso. A continuación se practica activamente la nueva amplitud de movimiento.

Métodos de compresión

  • Con el dedo índice se ejerce una presión suficiente hasta que aparezca malestar durante 5 segundos. Luego liberar 3 segundos y volver aplicar de nuevo. Realizar este proceso de 5 a 10 minutos o hasta que el paciente perciba sensación de disminución de dolor.
  • Con el dedo índice aplicamos presión suave moderada durante 10 segundos, y vamos aumentando la presión de forma gradual durante los 10 minutos siguientes, y así sucesivamente. Finalmente liberar lentamente la presión.

Conclusión

Los puntos gatillo resultan muy frecuentes y pueden generarse incluso como consecuencia a una gran cantidad carga de estrés que tensiona a los músculos lo que favorece a la aparición de puntos gatillo. Los puntos gatillo suelen ser muy molestos y dolorosos, alterando incluso la sensibilidad y limitando la capacidad funcional de la zona que afecta, razón por la cual es importante que si sospechas estar en presencia de uno, acudas a tu fisioterapeuta de confianza, ya que es el profesional de la salud capacitado para brindarte el tratamiento adecuado para revertir este problema.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 3.4 (20 votos)

comentarios (3)

Comentario

Avatar

muchas gracias por sus datos curiosos e importantes

Comentario

Avatar

Tengo un desgarre muscular en el muslo izquierdo parte de atrás a la altura de los glúteos como lo puedo tratar que me documentos o vitaminas puedo usar y porque están consecuente este descarte muchas gracias

Comentario

Avatar

Me gustaría poder aprender un poco más soy esteticista ,gracias

Añadir nuevo comentario

Log in or register to post comments