Huesos del metacarpo

Definición

Es una zona de la mano, que está formada anatómicamente por 5 huesos largos y delgados, que poseen un cuerpo, una base y una cabeza, en la que se articulan tanto por su base como por su cabeza con otros elementos de la mano.

La mano es una de las regiones corporales que más huesos y estructuras blandas contiene, debido a su gran relevancia para la ejecución de las actividades que realizamos día a día.

En el cuerpo humano, nos encontramos con una mano por cada miembro superior, y en cada una tenemos 2 filas del carpo, con 4 huesos en cada fila; una zona conocida como metacarpo, en la que se sitúan 5 huesos largos y delgados, y finalmente las conocidas falanges o dedos (proximal, media y distal).

Como ya se mencionó, el metacarpo está conformado por un cuerpo, una base y una cabeza; en el caso de la base de los metacarpianos, encontramos que estos se unen a la segunda fila del carpo, es decir, al hueso trapecio, trapezoide, grande y el hueso ganchoso; y en cuanto a la cabeza, cada metacarpiano se articula con una falange proximal. 

“Los metacarpianos se unen por su base y conforman las articulaciones carpometacarpianas, mientras que con su cabeza conforman las articulaciones metacarpofalángicas” 

¿Qué significa metacarpo?

Cuando estudiamos la etimología de la palabra “Metacarpo”, y nos remontándonos a la antigua Grecia, encontramos que este vocablo es el resultado de la combinación de dos términos antiguos “meta” y “karpos”. Finalmente, al juntarlos, se llega a la conclusión de que a través de este término se describe a la zona de la mano, que se sitúa en el medio, es decir, a los metacarpianos

¿Dónde está el metacarpo?

Seguidamente de las filas del carpo, encontramos un área compuesta por 5 estructuras óseas “metacarpianos”, que se diseñaron con la finalidad de ser el puente entre el carpo y los dedos o falanges. 

¿Qué función cumple el metacarpo?

Todos los huesos de esta región, presentan características similares, más sin embargo, encontramos rasgos distintivos debido a las diferentes estructuras blandas que se insertan en cada hueso.

  • Para el primer metacarpiano, sabemos que es el más pequeño y gordo con respecto a todos los demás, y que presenta una zona articular destinada a articularse con el hueso trapecio y otra zona para articularse con la primera falange para formar el dedo pulgar.
  • El segundo metacarpiano es característico ya que es el lugar de inserción del músculo extensor radial largo del carpo.
  • En el tercero se inserta el extensor radial corto del carpo.
  • En el cuarto no se inserta ningún músculo.
  • Y en el quinto se inserta el músculo cubital posterior.

Y es gracias a las articulaciones metacarpofalángicas, que los dedos de la mano (pulgar, índice, medio, anular y meñique) se encuentran formados y articulados. 

“Cada metacarpiano se articula con una falange proximal por su cabeza, mientras que por su base el primero se articula con trapecio, el segundo con el trapezoide, el tercero con el hueso grande, el cuarto y el quinto metacarpiano con el ganchoso”

Lesiones en el metacarpo

Comúnmente, las fracturas son las lesiones que más afectan a los metacarpianos, debido a que en las caídas y traumatismos, las manos son las primeras que aparecen y contrastan contra superficies duras. 

La fractura de la mano, debe ser evaluada por un médico especialista debido a la implicación que tienen todas sus estructuras. Es decir, cada fractura es diferente a la otra, y cada una puede afectar áreas distintas de la mano, y es de acuerdo a la lesión que se determinará cuál es el tratamiento tanto quirúrgico como fisioterapéutico a seguir. 

“Las fracturas son las lesiones que más afectan a los metacarpianos”

En la población, y especialmente en los deportes, es frecuente encontrar que todos los metacarpianos se fracturan por igual, y que en todos los casos se encuentran síntomas como dolor, edema, aumento de la temperatura, enrojecimiento, incapacidad para mover los dedos y en ocasiones deformidades. 

Más información sobre las lesiones de la mano.