Espondilitis anquilosante

Definición

La espondilitis anquilosante es una condición que afecta la funcionalidad de las vértebras de la columna, debido a la aparición de inflamación y dolor en la región donde se produce. Lo que genera en las articulaciones limitación articular y así mismo dificultad para realizar actividades cotidianas.

La columna vertebral es una pieza fundamental de nuestro cuerpo y para el mantenimiento de la postura, por eso sus alteraciones generan incomodidad, dolor y múltiples restricciones en la vida diaria.

Por ejemplo, la espondilitis anquilosante que es conocida en medicina por ser un tipo de artritis que afecta a la columna vertebral por aparición de inflamación, también puede afectar a otras articulaciones.

"Es una enfermedad que genera síntomas variados, requiere de diagnóstico médico y de tratamiento de fisioterapia"

¿Qué afecta la espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante es una enfermedad que se caracteriza por afectar las articulaciones que se forman entre las vértebras del raquis, por lo que requiere de la evaluación por parte de un médico para determinar el diagnóstico. Por eso se analiza la existencia de síntomas como el dolor, la limitación para moverse, sensación de rigidez y cambios posturales debido a la presencia del dolor que suele incrementar con el movimiento.

¿Qué causa la espondilitis anquilosante?

Actualmente no se ha llegado a un consenso de las causas de este tipo de artritis, lo que si se sabe es que es una de las enfermedades de la columna que más afecta al sexo masculino, cuando estos se encuentran en edades comprendidas entre los 20 y 40 años.

"El tratamiento de estas enfermedades se basa en las manifestaciones clínicas y en el daño tisular"

¿Cómo tratar la espondilitis anquilosante?

Este tipo de artritis va a producir síntomas variados, por lo que de acuerdo al daño de la columna y de las características que presente el paciente, se cambian los objetivos. Siendo los principales la disminución del dolor, rigidez y la inflamación, fortalecimiento muscular y devolver la funcionalidad a las regiones afectadas por la enfermedad.

Es decir, que se trata en fisioterapia mediante técnicas manuales, termoterapia, masaje y con ejercicios terapéuticos.