Reflexología

Definición

La reflexología es una terapia holística utilizada para el tratamiento de diversas afecciones mediante el masaje en las manos, pies o cara.

Las terapias holísticas son terapias alternativas cuyo objetivo es sanar de forma natural el cuerpo, este tipo de terapia ve al ser humano como una unidad que involucra el estado físico, mental y el espíritu del individuo. Varias de estas terapias utilizan el masaje como forma de tratamiento para el cuerpo.

"Es una terapia holística utilizada para el tratamiento de diversas afecciones mediante el masaje."

La reflexología se basa en el tratamiento de zonas reflejas, o lo que es lo mismo, en el masaje de ciertas zonas o puntos de las manos o pies, que son el reflejo de una parte del cuerpo.

¿Cuáles son los beneficios de la reflexología?

La reflexología actúa como un tratamiento relajante, también favorece la circulación sanguínea, reduce el estrés, permite la liberación de toxinas, además se encarga de equilibrar los diferentes sistemas, disminuir el dolor y revitalizar las energías del cuerpo mediante el masaje en los puntos reflejos de manos o pies. 

"La reflexología se basa en el tratamiento de zonas reflejas."

¿Cuáles son las indicaciones de la reflexología?

La reflexología es indicada en personas que sufren de estrés y nervios, con problemas en la circulación sanguínea, problemas hormonales, de estreñimiento, cálculos renales, dolores de espalda, alteraciones en la presión arterial, asma, y laberintitis.

¿Cuáles son las contraindicaciones de la reflexología?

La reflexología posee contraindicaciones que no deben pasarse por alto al momento de ser aplicada entre ellas se encuentran las enfermedades agudas o crónicas, en el caso de las mujeres si se encuentran en su periodo menstrual no se debe actuar sobre el aparato genital femenino, durante el embarazo no se debe aplicar si es es un embarazo de alto riesgo que pueda generar un aborto o partos prematuros.

"La reflexología posee contraindicaciones que no deben pasarse por alto al momento de ser aplicada."

También está contraindicado en enfermedades infecciosas que refieran fiebres elevadas, dolor agudo, espasmos y hemorragias, asimismo está contraindicado en pacientes con cáncer sobre todo en procesos metastásicos.

Por otra parte esta no se debe utilizar en personas débiles de edad avanzada, en paciente con diabetes que se inyectan insulina debido a las posibles oscilaciones que se pueden generar en el nivel de glucosa en sangre, por último en trombosis, flebitis, caso de hongos en los pies, heridas o erupciones cutáneas.