Labio leporino o paladar hendido

Definición

El labio leporino o paladar hendido es una alteración en la región de los labios y el paladar superior, como consecuencia de una interrupción en el cierre natural de los pliegues de la zona oral. Lo que produce una hendidura en las áreas mencionadas anteriormente, con consecuente alteración del habla y de la masticación.

Los bebés durante su desarrollo intrauterino pueden presentar interrupciones que generan posteriormente problemas, los cuales pueden ser motores, cognitivos, físicos, entre otras más. Por ejemplo, encontramos el labio leporino o paladar hendido como una alteración común en los niños.

"El paladar hendido o labio leporino es una alteración del labio superior, nariz y paladar que puede producir problemas del habla"

¿Cómo se detecta el labio leporino?

El labio leporino es un problema del labio superior, nariz y del paladar que puede ser detectado a simple vista debido a que existe una fisura en la parte externa de la cara del bebé que permite observar parte del interior de la boca. Esta puede presentarse como una hendidura completa o parcial cuando afecta un solo lado del labio y la nariz.

¿Cómo se produce el labio leporino?

Según las investigaciones que se han realizado en los niños que han tenido el paladar hendido, se ha llegado a la conclusión de que por causas de alteraciones genéticas durante los primeros meses de gestación los tejidos de la región facial no han logrado el cierre adecuado, generando así la aparición de la fisura labial.

¿Cuál es el tratamiento del labio leporino?

Lo primero que se realiza en un niño con paladar hendido es una evaluación del labio, nariz, paladar y de todas las regiones de la cara que se encuentran adyacentes, para poder determinar la intervenciones que el bebé o niño requiere, posterior se determina la realización de la cirugía tanto para el cierre de la hendidura como estética en caso de que los padres y el niño lo deseen.

"El paladar hendido es una condición que afecta la funcionalidad del labio del bebé por lo que requiere de tratamiento médico y de otras intervenciones"

Además, deben incluirse entre los especialistas, terapeutas del lenguaje y personal enfocado en el área auditiva, ya que el habla puede terminar afectada por los problemas que el paladar hendido genera en la boca de los niños.

Otra alteración que también afecta a la zona bucal de los bebés, es el frenillo lingual corto.