Arreflexia o ausencia de reflejos

Definición

La arreflexia es una situación clínica en la cual no se produce ningún tipo de respuesta cuando se estimulan los reflejos osteotendinosos. Por lo que es una condición que nos indica que existen daños neurológicos o interrupciones en las vías nerviosas que transportan los impulsos eléctricos que provienen de la periferia.

Los reflejos de acuerdo al tipo de estimulación y tiempo de aparición, pueden clasificarse en varios tipos. Por eso encontramos los primitivos que solo deben aparecer en bebés durante el primer año de vida, y los reflejos osteotendinosos que aparecen como respuesta ante la estimulación de un tendón, por lo tanto son fisiológicos.

Pero cuando estos reflejos se alteran, se podrá manifestar en arreflexia, hiporreflexia e hiperreflexia.

"Es definida como la abolición total de los reflejos osteotendinosos"

¿Cómo se identifica la arreflexia?

La arreflexia se puede identificar una vez que se proceda a probar el reflejo osteotendinoso de alguna región del cuerpo, como por ejemplo el que se localiza en la rodilla. Posterior, a golpear el tendón suavemente con el martillo, no se producirá ninguna respuesta por parte de la región estimulada, por lo que se considera patológico. 

Otras alteraciones neurológicas son la apraxia y la ataxia.

¿En qué enfermedades aparece la arreflexia?

Esta alteración puede presentarse en lesiones de la médula espinal, en enfermedades que afectan a los nervios periféricos, en algunos trastornos neurológicos y también en el síndrome de la segunda motoneurona.

¿Cuáles son las causas de la arreflexia?

Las alteraciones del arco reflejo son causadas tanto por factores internos como externos, por ejemplo las enfermedades degenerativas, las lesiones traumáticas de la médula espinal, los tumores cerebrales y los síndromes de la motoneurona superior, son algunas de las causas de esta condición.

"Puede aparecer en enfermedades, síndromes y trastornos neurológicos"

¿Cómo se produce la arreflexia?

Los trastornos del arco reflejo se producen como una manifestación clínica, ante la presencia de lesiones y daños y en las vías del sistema nervioso, por lo cual cuando se generan en los pacientes, son un indicativo de la disminución de la capacidad de estas estructuras para responder a estímulos osteotendinosos.