Desgarro muscular

Definición

Los desgarros musculares son lesiones que afectan principalmente a la fibra de un músculo, y que tienen como característica clínica estar acompañados de afectación de capilares sanguíneos, con lo cual se presentan hematomas en la región afectada.

El ejercicio es una actividad planificada que es realizada por muchas personas, pero que es necesario que sea realizada con precaución para evitar posibles lesiones. Una de las lesiones más comunes que podemos encontrar al realizar alguna práctica deportiva o ejercicio son los llamados desgarros musculares.

"El desgarro muscular también es conocido como rotura fibrilar"

¿Cuáles son los síntomas del desgarro muscular?

El desgarro muscular cuando se presenta, lo primero que se manifiesta es un dolor agudo que en la mayoría de las ocasiones no permite que la persona pueda seguir realizando el movimiento, además, encontraremos que la zona del músculo afectado va a cambiar su coloración, debido a la presencia de rotura de capilares locales, lo cual conlleva a la aparición de hematoma.

Así mismo, el dolor puede ir acompañado de inflamación con sus respectivas características (edema, enrojecimiento e incapacidad funcional).

¿Cuánto tiempo tarda un desgarro muscular en sanar?

Como los desgarros musculares pueden presentarse con diferentes grados, dependiendo de que tanto se afectaron las fibras del músculo, encontraremos 3 grados. De los cuales la lesión de primer grado suele recuperarse de una semana a un poco más, el segundo grado tarda un poco más y se deberá tener reposo por aproximadamente 3 semanas, y por último la lesión más severa es cuando el tiempo de recuperación puede durar hasta 6 meses.

Lo que se debe tener en cuenta, es que además del tipo de desgarro muscular, también existirán otros factores que determinarán el tiempo de recuperación de la lesión del músculo.

¿Cómo se produce un desgarro muscular?

El desgarro muscular es una lesión típica de los deportes y ejercicios extremos, pero además de esos factores también podremos encontrar otras situaciones que pueden ser desencadenantes y determinantes de la aparición de la rotura de las fibras, de los cuales podemos mencionar la falta absoluta de ejercicio físico, las deficiencias alimenticias, algunos trastornos circulatorios, los esfuerzos que se realizan para no caerse, los estiramientos excesivos y sin cuidado y los traumatismos directos a una zona de un músculo.

¿Cómo se trata un desgarro muscular?

El tratamiento más idóneo para tratar cualquier tipo de desgarro muscular, va a ser aquel en el que se asista a un centro de fisioterapia y se administren diversas técnicas e intervenciones destinadas a aliviar el dolor, la inflamación y a lograr una adecuada recuperación de la lesión.

"Dependiendo del tipo de rotura fibrilar el tratamiento durará por más tiempo"

En resumen, el tratamiento de fisioterapia dependiendo de los criterios del fisioterapeuta podrá utilizar métodos como lo es la crioterapia (hielo) para aliviar el dolor, masajes para lograr un aumento en la circulación que ayude en la reparación de las fibras de la zona, movilizaciones pasivas progresivas.

Posteriormente, cuando se ha pasado la etapa aguda, se realizan ejercicios, aplicación de calor y estiramientos suaves que permitan que el tejido se adapte nuevamente a las cargas.