Capilares sanguíneos

Definición

Los capilares son los vasos sanguíneos que se encargan de recibir la sangre que proviene de las arteriolas, con el objetivo de ser el puente donde se lleva a cabo el intercambio de dióxido de carbono que se encuentra en los tejidos con el oxígeno que viene de las arteriolas.

Los vasos sanguíneos son 5 tipos y se clasifican de acuerdo a la función que cumplen con respecto al transporte de la sangre desde y hacia todos los tejidos del cuerpo. Por eso cada uno de ellos es importante para el sistema cardiovascular y para que los órganos funcionen correctamente, y entre esos destacamos a los conocidos capilares.

"Son los vasos más pequeños del organismo"

¿Dónde están los capilares sanguíneos?

Estos vasos se localizan en todo el cuerpo, es decir que podemos localizarlo en los órganos de la región abdominal, en las células del sistema nervioso, músculos, huesos y en todas aquellas estructuras que están compuestas de tejido conectivo.

¿Cómo se forman los capilares sanguíneos?

Estos vasos de menor tamaño en comparación con las arterias, arteriolas, vénulas y las venas, están formados por una fina capa de tejido y células, ya que son los elementos que se encargan de que se produzca el intercambio de dióxido de carbono por oxígeno, así como también de las sustancias que posteriormente serán desechadas.

¿Cómo funcionan los capilares sanguíneos?

Son vasos pequeños que se localizan en todo el cuerpo y en diferentes tejidos, ya que pertenecen tanto al sistema venoso como al arterial. Es decir, existe el capilar venoso que tiene la función de conectarse con las vénulas y así enviar la sangre que ya no tiene tanto oxígeno hacia las venas, y un capilar arterial que recibe la sangre de las arteriolas para poder llevar sangre oxigenada a los órganos del cuerpo.

"Son el lugar donde se intercambian sustancias desde y hacia la sangre"

¿Qué lesiones afectan a los capilares?

Los capilares al ser de pequeño calibre y grosor suelen resultar afectados en aquellas lesiones como los golpes, esguinces y traumatismos, debido a que se rompen y generan hematomas locales.

Pero además de esas lesiones, también existen patologías que afectan al sistema vascular y así mismo a estas vías sanguíneas. Siendo los hemangiomas y la fragilidad capilar (por causas como el envejecimiento) las más conocidas y comunes por su prevalencia en la población.