Retroversión pélvica

Definición

La retroversión pélvica es un movimiento fisiológico que genera la pelvis hacia atrás, como resultado de la tracción de los músculos isquiotibiales. Esta posición está acompañada de disminución en la columna lumbar, ya que los movimientos de una zona generan cambios en la otra.

La pelvis, también llamada cintura pélvica, es una región del esqueleto humano, que se encarga de formar una conexión entre el tronco y las piernas; esta zona presenta dos movimientos que son necesarios para muchas actividades que realizamos diariamente, pero cuando estas se convierten en posturas mantenidas, suelen ocasionar dolor. Esas posiciones son la anteversión y la retroversión pélvica.

"Al generarse la retroversión la columna lumbar se aplana, es decir que se rectifica"

Causas de la retroversión pélvica

La retroversión como movimiento fisiológico es ocasionado por la tensión y contracción de ciertos músculos, y es una posición natural del cuerpo cuando se realiza extensión de la cadera. Pero cuando esta postura se mantiene constantemente, puede ser por consecuencia de un acortamiento de los músculos semitendinoso, semimembranoso y del bíceps femoral.

Otra causa a considerar, son las posiciones sedentarias, en las cuales la pelvis se desliza hacia atrás y las vértebras de la columna lumbar se deslizan produciendo una rectificación, lo cual genera dolor por compactación de los discos vertebrales.

¿Qué músculos hacen retroversión pélvica?

Al contrario del movimiento de anteversión, la retroversión es generada gracias a la acción de los siguientes músculos:

  • Isquiotibiales: semitendinoso, semimembranoso y bíceps.
  • Glúteos mayor, mediano y menor.
  • Músculos abdominales.
  • Músculos obturadores.
  • Géminos.
  • Cuadrado crural.

¿Por qué produce dolor la retroversión pélvica?

Ahora bien, cuando se produce un desequilibrio entre los músculos que generan la anteversión y la retroversión de la pelvis, podemos encontrar posturas mantenidas que generan dolor en la espalda y alteraciones en la columna vertebral.

"Los dos movimientos de la pelvis, si se generan por un tiempo mantenido pueden generar dolor, es por eso que se debe entrenar la conciencia corporal"

Es por eso que para tratar el dolor generado por la retroversión, es necesario que la persona realice un entrenamiento destinado a estirar y alargar los isquiotibiales, ya que son estos unos de los causante del deslizamiento de la pelvis hacia atrás. Y que además realicen entrenamientos destinados a mantener todas las cadenas musculares fortalecidas.

Además, puede resultar beneficioso la realización de ejercicios en los cuales se lleve a la posición contraria, es decir a la anteversión de la pelvis.