Músculos isquiotibiales

Definición

Los músculos isquiotibiales son un conjunto de tres tejidos esqueléticos que se localizan en la parte posterior de la pierna y que activan sus fibras musculares para lograr un movimiento en la articulación de la rodilla, y que además tienen funciones relacionadas con el desplazamiento del muslo sobre la cadera.

Las articulaciones son uniones que se forman entre los huesos gracias a la intervención de tejidos que los recubren y no permiten su desplazamiento más allá de lo que se considera fisiológico. Pero para que se pueda ejecutar un movimiento activo se necesita también de los tendones y los músculos que se contraen para lograr el movimiento correspondiente, por lo que todas esas estructuras son necesarias para la ejecución de las actividades de la vida diaria.

"Son llamados semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral"

¿Dónde están los isquiotibiales?

Son tejidos denominados de esa forma, ya que describen su lugar de localización en la parte posterior de la pierna, lo que nos indica que según su anatomía sus fibras recorren desde la parte inferior y externa del hueso ilíaco hasta un poco más abajo de la rodilla.

¿Cuál es el origen e inserción de los isquiotibiales?

De forma general estos tres músculos se originan en la zona baja de la pelvis, específicamente en el hueso coxal, pero en la porción denominada isquion. Luego estos tres tejidos se dirigen hacia inferior pasan por toda la región posterior de la pierna y llegan a su lugar de inserción en la parte superior de la tibia. Sin embargo cada uno aunque se inserta en el mismo hueso, lo hacen en un área diferente.

Entonces, debido a que sus dos lugares de origen e inserción son tan amplios es que pueden intervenir en la rodilla para lograr el movimiento de flexión y en la cadera para realizar extensión.

¿Por qué duelen los isquiotibiales?

Los músculos son tejidos blandos, lo cual genera que tengan mayor probabilidad de lesionarse durante la ejecución de movimientos excesivos, caídas o en los deportes extremos. Por lo que esta musculatura constituye una zona que generalmente se afecta al realizar actividades como correr y saltar.

Siendo esto causante de dolor por aparición de lesiones como los desgarros, distensiones, puntos de gatillo y las contracturas. Por lo que las personas requieren de la evaluación médica y en muchas ocasiones de tratamiento de fisioterapia para poder recuperar la funcionalidad de la pierna que se vio restringida por la lesión. 

"Las actividades como correr y saltar de manera extrema pueden ser causantes de lesiones y aparición de dolor en la zona de los isquiotibiales"

¿Cómo estirar los isquiotibiales?

Muchos músculos del cuerpo tienden al acortamiento muscular debido a que son considerados dentro de la categoría de tónicos por mantenerse activos durante la postura de todo el esqueleto, por eso necesitan ser estirados constantemente para evitar episodios de dolor.

Ahora bien, para realizar un estiramiento de estos músculos, la persona se puede colocar en dos posiciones, de pie o sedente con las piernas totalmente extendidas. Luego de elegir la posición más cómoda, se debe realizar una flexión de tronco e intentar llevar las manos hacia la punta de los pies para lograr que se estire no solo estos músculos sino toda la cadena posterior de la pierna. Por lo que es considera un estiramiento completo.

¿Cómo fortalecer los isquiotibiales?

En cuanto al fortalecimiento de esta parte del muslo, se puede realizar un ejercicio que incluya las dos funciones de los isquiotibiales, los cuales se realizan de la siguiente manera:

  • La posición debe ser en decúbito prono y los brazos pueden estar a los lados de la cara. Se debe conseguir una liga y sujetarla a una superficie dura. Luego esta debe ser atada a la pierna que se va a trabajar, se procede a realizar flexión de rodilla a 90°. Y el ejercicio consiste en llevar la liga en dirección contraria a donde se encuentra atada y después se debe repetir el movimiento en una secuencia aproximada de 10 repeticiones y posteriormente ir aumentando la carga.
  • Otro ejercicio que también fortalece esta región de la musculatura, consiste en que el individuo se coloque de rodillas sobre una superficie cómoda, mientras el resto del cuerpo se mantiene derecho. Luego se debe realizar una inclinación del tronco hacia delante (sin realizar ningún tipo de movimiento articular) mientras con ayuda de otra persona se le pide que sostenga los pies, con el fin de obtener un mayor soporte. Y se repite el movimiento.