Cambiar el colchón. ¿Cuándo hacerlo?

Publicidad
Promedio: 4.7 (3 votos)
1637
0
0
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso
Para dormir necesitamos algunas cosas básicas: almohadas, para dar apoyo a nuestra cabeza u otras zonas del cuerpo, una manta, para protegernos en el caso de que haga mucho calor y un colchón, para apoyarnos sobre una superficie cómoda durante nuestro sueño. Una de las preguntas clásicas en torno al mundo del colchón es: ¿cada cuánto tiempo se recomienda cambiar el colchón? En este vídeo procuramos responder con lujo de detalles y con bases científicas todo lo relacionado a este tema, para que despejes tus dudas y quizás tengas en cuenta nuestros consejos para conseguir un descanso de mayor calidad.

¿Qué verás en este vídeo sobre colchones?

Existen una serie de elementos básicos que abordaremos en este vídeo:

  1. ¿Por qué hay que cambiar el colchón cada cierto tiempo? Descubrirás qué a qué signos debes estar atento para determinar cuándo es necesario un nuevo colchón.
  2. ¿Qué hacer para no tener que cambiar el colchón tan rápido? Te daremos unos consejos para poder alargar la vida de tu colchón

Cambio de colchón: ¿qué dicen los expertos en la materia?

La recomendación más habitual es que el colchón se cambie cada 10 años. Pero, ¿por qué hay que cambiar el colchón? Aquí dejamos una serie de razones:

Razón #1 para cambiar tu colchón: degradación de los materiales

En primer lugar, existe una degradación de los materiales utilizados para la elaboración del colchón. El plástico, el metal y los textiles de un colchón son vulnerables al sudor de nuestro cuerpo, al roce, al peso, a los impactos (como los que los niños generan al saltar en el colchón), etc. La degradación de los materiales del colchón hace que el apoyo disminuya, especialmente de la capa más superficial. 

Razón #2 para cambiar tu colchón: pérdida de firmeza y rendimiento

En segundo lugar, hay una pérdida de firmeza y de rendimiento en la sujeción del colchón igualmente debida a la transpiración, el peso que debe soportar el colchón, entre otros. La idea es que el colchón no pierda ni su estructura ni el confort que te genera, pero lamentablemente el tiempo no tiene clemencia.

Razón #3 para cambiar tu colchón: higiene

En tercer y último lugar tenemos algo fundamental: una cuestión de higiene. Se calcula que en un colchón de 10 años, aproximadamente un 10% de su peso ya no es del propio colchón. El material del colchón se desgasta y se pierde, pero se acumulan en la superficie nuevamente ácaros, excrementos de ácaros y piel muerta (piel que estamos mudando constantemente). Estamos hablando de que, si un colchón promedio pesa aproximadamente 30 kilos, son 30 gramos de animales y suciedad que acapara tu colchón, lo cual puede sonar como que es muy poco, pero es una cantidad bastante considerable y muy preocupante.

Quizás con todas estas razones ahora estás pensando en acortar el período recomendado de 10 años a menos, y te entendemos… ¡No creemos que exista alguna persona a gusto con la idea de dormir con insectos y excrementos!

¿Qué hacer para extender la vida de un colchón?

En ese sentido, lo que te aconsejamos para alargar la vida y la duración del colchón es:

  • Gira tu colchón cada tres meses, de forma que no estés siempre apoyando o siempre utilizando la misma zona del colchón. Así no tendrás que preocuparte tanto por la sobrecarga en el colchón, ya que utilizarás zonas distintas según la época del año.
  • Aspira tu colchón con frecuencia. Esto es fundamental para eliminar toda esa suciedad: la piel muerta, los ácaros, las heces de ácaros que lo que hacen es engordar tu colchón.
  • Elige un modelo de colchón con una primera capa intercambiable. Este último es consejo fundamental: en el vídeo nuestro fisioterapeuta Iñigo Junquera te muestra un ejemplo se colchón cuya envoltura tiene un cierre, y adentro del colchón hay varias capas. La primera capa proporciona firmeza, que se complementa con otras capas del colchón, pero es también intercambiable, por lo que se puede eliminar o sustituir cada tres años (por ejemplo) para tener siempre un colchón con una firmeza más conservada y fundamentalmente más higiénico (ya que al deshacernos de esta capa estaremos eliminando buena parte de esa masa de sustancias y de bichos vivos que tiene nuestro colchón).

¿Qué peligros hay en NO cambiar el colchón?

¿Qué me puede pasar si no cambio el colchón periódicamente? Pues es muy sencillo:

  • En primer lugar (y relacionado con la fisioterapia), si un colchón pierde su firmeza, esto afectará tus articulaciones y en especial a tu columna vertebral, que se deformará para adaptarse a la forma del colchón. Esto quizás pueda poner un poco más de tensión en ciertas zonas, generando problemas para dormir.
  • Con la cantidad de animales que viven en un colchón viejo, las probabilidades de que tus alergias empeoren (en el caso de que sea alérgico, o incluso sin serlo) se disparan. Además, los ácaros son agentes productores de infecciones en la piel cuando se meten por las heridas abiertas. ¡Mucho cuidado!
  • Por último, un colchón fresco te permitirá dormir mejor. Menos movimiento durante sueños, mayor descanso.

¡Esperamos que alguna de estas explicaciones te sea de utilidad! No olvides que tenemos otros vídeos sobre consejos al dormir en Fisoterapia Online.

¿Te ha gustado el vídeo? ¡Valóralo!
Promedio: 4.7 (3 votos)

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar