Equilibrio

Definición

El equilibrio es la capacidad física que tiene el organismo de mantener a todas sus estructuras realizando fuerzas que van luchando unas con otras, para que el cuerpo se mantenga equilibrado y para vencer la gravedad.

El cuerpo humano para poder mantener todas sus estructuras alineadas y trabajando coordinadamente, necesita del sistema nervioso central para que realice el control adecuado.

Así mismo, está compuesto de procesos como el equilibrio, control motor y el tono muscular, los cuales son importantes para el mantenimiento de la postura y para la realización de actividades a lo largo de la vida.

"Es una capacidad física que se mantiene gracias a las fuerzas que producen las diferentes estructuras del cuerpo"

Este término también es usado en economía, educación física y psicología como definición de otros procesos.

¿Cuáles son los tipos de equilibrio?

En anatomía y en las áreas de la salud podemos clasificar el equilibrio de acuerdo a la posición y al movimiento que realiza la persona durante un tiempo determinado. Sus tipos son los siguientes:

  • Estático, es mayormente conocido como estabilidad debido a que la persona mantiene su postura en una superficie estable, es decir sin movimiento.
  • Dinámico, es propiamente el equilibrio y se refiere a la capacidad que tiene la persona para mantener la postura sobre una superficie que se mueve.

Tanto en el equilibrio dinámico como el estático, el cuerpo debe vencer la gravedad para mantener la postura.

¿Quién regula el equilibrio?

Además del cerebro que interviene en la coordinación del equilibrio, también encontramos que el cerebelo a través de su región llamada vestibulocerebelo, se encarga de mantener y de regular el equilibrio.

Esto sucede gracias al sistema vestibular, que está conformado por el oído y una parte del cerebro, que se encarga de recibir las señales del medio externo para enviarla posteriormente a su lugar de coordinación en los centros superiores.

¿Para qué sirve el equilibrio?

El equilibrio es necesario para el cuerpo humano, debido a que es la manera que tienen nuestras estructuras de mantenerse activas durante las diferentes posturas que se realizan día a día. Además, gracias a todos los sistemas que colaboran para coordinar esta capacidad física, podemos mantener el centro de gravedad en su posición y así evitamos las caídas constantes.

"Es regulado y coordinado por el cerebelo y el sistema vestibular"

¿Por qué perdemos el equilibrio?

Cuando algunas de las regiones del sistema nervioso central o el oído se alteran por alguna causa ya sea interna o externa, encontraremos fallas para mantener el equilibrio del cuerpo, lo cual conlleva a aumentar la base de sustentación y a utilizar otros tejidos para equilibrar el cuerpo.

Es común observar en las enfermedades del oído, en tumores cerebelosos y en ACV como la persona comienza a presentar alteraciones en el equilibrio, con lo cual el paciente tiende a caerse constantemente sin saber la razón. Pero dependiendo de la enfermedad se encuentran otros síntomas y signos asociados que hacen sospechar al médico cual es la fuente del problema.

¿Cómo mejorar el equilibrio?

Cuando se presentan alteraciones en el equilibrio además de otras intervenciones de acuerdo a la patología base, también se deben realizar ejercicios y actividades destinadas a mejorar esta capacidad afectada.

Entre esos ejercicios podemos destacar las siguientes actividades:

  1. Caminar en línea recta, un pie adelante del otro con variaciones en las manos. Por ejemplo, manos en la cintura, a los lados, al frente o sosteniendo algún objeto.
  2. Fortalecimiento de los músculos posturales y de las extremidades.
  3. Caminar mientras se mueven los brazos de manera alterna, realizando flexión de codo.
  4. Trabajar sobre superficies inestables y con cambios de posición

Para mayor información sobre este tipo de ejercicios, es recomendable asistir con un fisioterapeuta.