Meniscos de la rodilla

Definición

Los meniscos son tejidos diseñados con cartílago y tejido fibroso que se encuentran dentro de cada articulación de la rodilla, estos tejidos logran una mejor adaptación entre la superficie articular de hueso fémur y la parte superior e interna de la tibia. Estos son conocidos, por ser dos, uno ubicado en la parte interna y otro en la zona externa.

Todas las articulaciones, pero especialmente las del miembro inferior (cadera, articulación de la rodilla, tobillo), necesitan de superficies articulares y de tejidos resistentes que soporten y amortigüen las zonas del cuerpo que reciben mayor carga durante las actividades deportivas y las actividades de la vida diaria.

"Tejido formado de cartílago y fibras que se encuentra en el interior de la articulación de la rodilla"

Los meniscos, están divididos en varias partes, se pueden localizar 3 caras, 1 borde y 2 cuernos. La cara superior es la que contacta con el fémur, la cara inferior se junta con la cavidad glenoidea de la tibia y la cara externa se une a la cápsula articular. En cuanto al borde, este se ubica internamente el cual presenta una forma curva o concavidad que se mira con la parte interna de la rodilla y por último los dos cuernos estos se encargan de unirse con con la espina de al tibia.

¿En qué parte del cuerpo se encuentran los meniscos?

Los meniscos o también llamados fibrocartílagos semilunares, debido a su forma similar a una media luna, se encuentran en el interior de la articulación de la rodilla, uno interno y otro externo. El menisco interno tiene la característica de que parece una C, este sale de la zona de la tibia por delante del la inserción del ligamento cruzado anterior y llega hasta la parte de la tibia pero por donde se inserta en ligamento cruzado posterior.

En cuanto al menisco externo, este presenta una forma más parecida a una O, sale por la parte delantera de la espina de la tibia por detrás del ligamento cruzado anterior y se inserta igual en la espina de la tibia pero por el otro lado.

¿Cómo funcionan los meniscos?

Para que la articulación de la rodilla, pueda soportar todo el peso y las cargas de la parte superior del cuerpo, es necesaria la presencia de cada menisco,  ya que cada uno cumple con la función de servir de almohadilla y amortiguación, y además hace que las superficies articulares de ambos huesos de la rodilla no contacten ni se desgasten. Cuando el menisco se desgasta se puede generar dolor en la rodilla.

¿Qué menisco se lesiona con más frecuencia?

Tanto el menisco externo como el interno pueden verse lesionados, pero cada uno con factores desencadenantes diferentes. En el menisco externo o lateral son más comunes las lesiones producidas en las actividades deportivas, como ocurre en el fútbol debido a que es el ubicado más superficialmente. Ahora bien, el menisco interno también es lesionado, pero este se afecta por actividades y movimientos que son repetitivos.

Es decir, ambos meniscos de la rodilla pueden verse lesionados pero cada uno con causas diferentes.

El tratamiento médico para reparar la lesión ya sea del menisco interno como del lateral, va a depender de la gravedad del daño y de los síntomas asociados.

¿Por qué duelen los meniscos?

Como ya sabemos el menisco interno se ve comúnmente afectado por movimientos repetitivos, en estos casos lo que más ocurre es que el tejido fibroso no soporta el roce entre los huesos, lo que ocasiona un desgaste y por ende síntomas como dolor e incapacidad para mover la rodilla.

En cuanto al menisco externo, que se lesiona con traumatismos más directos, estos mecanismos pueden ocasionar rotura en las fibras lo que conlleva a que el paciente necesite de tratamiento médico para reparar la lesión.

"La lesión que produce rotura y dolor en el menisco externo de la rodilla es más común que las lesiones en el menisco interno"

En ambas lesiones, se producen síntomas como dolor en la rodilla que se incrementa con el movimiento y con el apoyo del pie en el suelo. Para poder disminuir el daño y fortalecer la musculatura que sostiene a la rodilla, se deben realizar ejercicios terapéuticos dados en el tratamiento de fisioterapia y rehabilitación.

Es necesario, además de seguir el tratamiento dado por el médico que el paciente detenga las actividades deportivas, que se concentre en la recuperación y disminución del dolor del menisco afectado.

Más información sobre la rotura de los meniscos