El Síndrome del techo de cristal

Publicidad
El Síndrome del techo de cristal
Promedio: 3 (24 votos)
22313
337
1
(h2) Fisiobullet
(h3) Punto grueso

Este es un problema que afecta a muchos fisioterapeutas en su trabajo clínico diario, yo mismo lo sufrí durante años. El síndrome del techo de cristal se caracteriza por su síntoma principal, que es la desesperación e impotencia que se siente cuando se aprecia que muchos pacientes con problemas de espalda, contracturas, tendinitis, no evolucionan de forma satisfactoria a pesar de aplicarles tratamientos que en teoría debieran ser resolutivos. Paradójicamente la consecuencia es la resignación, pensar que no se puede  hacer mucho más salvo insistir, obstinarse en realizar los mismos tratamientos asumiendo que no hay más posibilidades. Pero existe una solución: en realidad sí se puede hacer más de lo que tenemos, y la solución es cambiar el prisma con el que se analiza el problema.

Búsqueda de las razones, más allá de lo que vemos

Observa la siguiente imagen:

El buen fisioterapeuta debe preguntarse siempre ¿por qué? ¿Por qué hay personas con trabajos físicos intensos, como la mujer de la foto de arriba, y jamás tienen problemas de espalda graves y sin embargo vemos constantemente pacientes con problemas de espalda importantes como por ejemplo una hernia discal, una contractura dorsal y cervical cronificada, y no tienen ningún tipo de antecedente traumático, micro-traumático o postural?

Sin duda debiéramos preguntarnos porqué una joven profesora de escuela de 30 años tiene una ciática derecha por una hernia discal, o una persona diestra tiene una epicondilitis en el brazo izquierdo, o un joven de 25 años arrastra una dorsalgia derecha desde hace cinco años.  Muchos problemas de espalda tienen un origen multifactorial pero frecuentemente los fisioterapeutas analizamos  únicamente como factores causales aquellas agresiones que son evidentes, que saltan a la vista, como factores mecánicos y posturales y olvidamos otros factores que siendo menos evidentes son la auténtica causa de muchos problemas. Así nos han formado en la universidad, y en realidad pocos nos enseñan a explota la curiosidad que llevamos dentro y que nos lleva a ir más allá de lo que vemos en busca de respuestas.

Con mucha  frecuencia en los problemas de espalda, tratamos los síntomas que molestan al paciente; la contractura, la rigidez articular, los bloqueos articulares, las inflamaciones que surgen como consecuencia todo esto, pero sin embargo, esto supone tratar únicamente la consecuencia de todo el problema, y nos olvidamos de estos factores causales poco evidentes que están frecuentemente ubicados a nivel visceral. Por esto en muchas ocasiones hacemos tratamientos eficaces, bien realizados, con técnicas demostradas científicamente, más aún en personas jóvenes, y sin embargo los resultados son lentos, incompletos y con continuas recaídas.

 ¿Te has imaginado alguna vez que pasaría si en tu trabajo diario como fisioterapeuta, además de tratar los síntomas con diferentes técnicas (que sin duda son eficaces), también tratases la causa del problema?

Disfunciones viscerales: más frecuentes de lo que parecen y origen de muchos trastornos músculo-esqueléticos

Cada órgano y cada víscera tiene una zona de la espalda donde refleja su disfunción, una contractura asociada, una vértebra que se bloquea como manifestación de esa disfunción visceral. Conocer este mapa de dolores reflejos es sencillo, conocer como las cadenas articulares y musculares se alteran como consecuencia de estas disfunciones viscerales es fácilmente identificable. Sólo debes cambiar de prisma ampliando tus puntos de vista, complementando tu análisis biomecánico y obtendrás resultados que no te esperabas en patologías que hasta ahora te resultan de difícil resolución.

Infografía: cada órgano tiene su zona refleja, descubre cuales son

En éste mapa te explicamos cuáles son las zonas de la espalda en las que se refleja el mal funcionamiento de un órgano, para que los tengas presente. Haz click en la infografía para ampliar la información.

No continuemos tratando síntomas, vayamos directamente a la causa 

Por muy alocado que suene, las vísceras pueden ser parte del problema que estamos tratando. Como fisioterapeutas sabemos que todo en nuestro organismo está conectado: músculos, tendones, huesos, ligamentos, nervios, fascias, órganos, lo que sentimos, lo que vivimos, lo que expresamos, lo que nos rodea… Todo integra a la persona, todo tiene relación de una u otra manera. A la hora de que algo no funcione correctamente en el organismo, el mismo buscará la manera de alertarnos. Muchos de los trastornos músculo-esqueléticos son la manera de avisar del cuerpo de que algo anda mal, y debemos prestarle atención.

El continuar tratando síntomas nos puede salir caro: las frustraciones por no ver una evolución positiva en nuestro paciente nos hacen daño, y hacen que nos enfermemos también. No te proponemos que te olvides de todo lo que has aprendido acerca de terapia manual, estiramientos, masajes, técnicas, ejercicios, etc., sino que le des la oportunidad de integrar otros elementos al diagnóstico. Te evitará muchas frustraciones y te hará un mejor fisioterapeuta.

Conclusiones de éste artículo 

Para finalizar, te dejamos lo más resaltante del artículo. Toma nota:

  • El síndrome de techo de cristal se caracteriza por la resignación de un fisioterapeuta hacia un caso difícil, cuando el fisioterapeuta lo ha intentado todo y nada funciona ante la lesión.
  • Un fisioterapeuta no debe dejar de preguntarse por qué. Siempre se debe estar en la búsqueda del origen del problema, no del tratamiento de los síntomas. Y si el origen que se piensa no da resultado, entonces es necesario cambiar la visión desde la que se ve el problema.
  • Una de las visiones que siempre se deja de lado es la de las disfunciones viscerales. Los órganos repercuten en nuestro sistema músculo esquelético de manera particular. Incluso, existe un mapa que nos ayuda a ubicar con facilidad la disfunción en base a la lesión músculo-esquelética.
  • No olvides tus conocimientos previos, sólo integra otras visiones. Recuerda, el ser humano es el producto de muchos factores, y cualquiera de ellos puede ser el causante de una lesión; sólo es necesario encontrar cuál.

Esperamos que toda la información que te brindamos aquí te aclare un poco las dudas que puedes tener. No dejes de seguirnos, tenemos muchos artículos, videos, infografías y más acerca de éste y otros temas.

Y además:
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!
Promedio: 3 (24 votos)

comentarios (1)

Comentario

Avatar

Hola buenas tardes en la parte de mi abdomen arriba del ombligo me salió una pelota bueno en realidad paresco embarazada un bulto y duro acostada no se ve pero me levanto y se nota ese bulto?
Me hise una ecografía abdominal pero no lateral sólo fue para ver si mis órganos estaban bien me la mando hacer la doxtora la ecografista me dijo que me hiciese una ecografía lateral para ver bien que podría ser?
Angustiada y con miedo ella dice que puede que sea un tumor y bueno la ecografa me dijo que podía ser diastasis abdominal . Espero su respuesta y si fuese diastasis que por hacer para no tener esa masa en mi estomago ?

Añadir nuevo comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar