Denervación-denervado o pérdida de inervación

Definición

La denervación es una situación generalmente patológica, que se genera como proceso contrario a la inervación. Este puede ser permanente o temporal, llegando a comprometer seriamente a la parte del organismo donde se produjo.

Los nervios son pequeñas y delgadas estructuras del sistema nervioso periférico que se encargan de inervar a todo organismo, incluyendo cara, cabeza y cuello. Este proceso fisiológico, puede ser interrumpido y es cuando se produce la denervación.

"Es una situación patológica en la cual se produce un bloqueo en la conducción nerviosa"

¿En qué consiste la denervación?

Aunque es una situación que se produce generalmente por patologías degenerativas, también puede ser generada conscientemente con el fin de aliviar algún dolor, pero ese tipo de tratamiento solo debe ser administrado por el médico tratante. Entonces, la denervación consiste en un bloqueo temporal o permanente de la conducción nerviosa.

¿Qué produce la denervación?

La denervación se puede producir por enfermedades nerviosas como la miastenia gravis y la esclerosis lateral amiotrófica, pero también puede ser producto de alguna lesión en el recorrido de algún nervio. Todas esas lesiones, dependiendo del nervio afectado van a ocasionar alteraciones sensitivas, motoras o incluso ambas.

¿Por qué es importante saber sobre la denervación?

Como ya sabemos la denervación puede ser utilizada como medio de tratamiento para tratar ciertos dolores, pero en los casos que este proceso patológico sea instaurado, es importante que las personas sepan las consecuencias y los síntomas, con el fin de evitar problemas mayores.

Entonces, los pacientes que presenten estos casos donde los nervios se encuentren alterados pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Hormigueo y adormecimiento. 
  • Pérdida de fuerza muscular progresiva.
  • Cambios bruscos en la visión, audición y el olfato. 
  • Alteraciones sensitivas.
  • Atrofia muscular.

Atención: no necesariamente la aparición de los síntomas mencionados son productos de denervación, pero si pueden ser indicativos de alteraciones nerviosas. Lo importante es que los pacientes consigan la información adecuada, mediante una cita médica.