Fractura de acetábulo

Definición

La fractura de acetábulo también llamada fractura de la cavidad cotiloidea es una lesión que afecta la cavidad cotiloidea de la pelvis donde se adapta la cabeza del fémur.

El acetábulo es una parte cóncava del hueso coxal donde la cabeza del fémur entra y se moviliza. En esta estructura de la cadera suelen presentarse varias lesiones y afecciones que alteran la funcionalidad del miembro inferior sobre todo la para la bipedestación y la marcha.

"Es una lesión que afecta la cavidad cotiloidea de la pelvis donde se adapta la cabeza del fémur."

¿Cuáles son las causas de la fractura de acetábulo?

Las fracturas de la cavidad cotiloidea frecuentemente son causadas por lesiones traumáticas por accidentes de tránsito o por caídas de altura, también suele presentarse en pacientes de la tercera edad que sufren de osteoporosis por caídas de su propia altura.

¿Cómo se clasifican las fracturas de acetábulo?

Este tipo de fracturas se dividen de acuerdo a la complejidad de la lesión; las fracturas de tipo simple son aquellas en las que existe una sola línea de fractura que afecta el pilar anterior o posterior o la ceja cotiloidea. Por su parte las fracturas de tipo complejas son aquellas en las existen más de dos líneas de fracturas, esta se subclasifican en fractura compuesta en T, fractura simultánea y fractura de la pared posterior del acetábulo. 

"Este tipo de fracturas se dividen de acuerdo a la complejidad de la lesión."

¿Cuáles son los síntomas y signos de una fractura de acetábulo?

Los síntomas y signos presentes son la imposibilidad de movilizar el miembro inferior, así mismo se evidencia un acortamiento en el miembro lesionado. Además el paciente refiere un dolor intenso en zona de la cadera y rigidez articular

¿Cuál es el tratamiento para la fractura de acetábulo?

El tratamiento de la fractura acetabular se enfoca en permitir la adecuada cohesión de la cabeza del fémur con la cavidad cotiloidea para permitir la correcta consolidación de la fractura y posterior al tiempo de inmovilización lograr una movilidad adecuada. 

En primer lugar suele utilizarse la cirugía para lograr la fijación de la fractura, mediante material de osteosíntesis, en otras ocasiones en los que la cirugía no está indicada el tratamiento se basa en la inmovilización de la zona afectada.

Posterior al tiempo de reposo e inmovilización es necesaria la intervención fisioterapéutica para recuperar la movilidad, la funcionalidad, la fuerza muscular, el trofismo muscular y la deambulación del paciente.