Huesos irregulares

Definición

Los huesos irregulares son estructuras compuestas de tejido óseo compacto y esponjoso, que aunque no pertenecen a la principal clasificación (planos, largos y cortos), también forman parte del esqueleto y son importantes para el desarrollo de las articulaciones móviles y no tan móviles del cuerpo.

Los huesos del cuerpo se pueden clasificar principalmente de acuerdo a su forma y tamaño en tres tipos, denominados planos, cortos y largos. Pero además existen otras estructuras óseas, llamados irregulares, debido a que no entran en las características de los mencionados anteriormente.

"Son huesos que no presentan una forma regular"

¿Qué significa huesos irregulares?

La palabra hueso se refiere a los elementos del cuerpo que forman parte del sistema óseo, y en conjunto con el término irregular, ambos significan y refieren a aquellas estructuras que no presentan una forma característica, es decir, no son largos, ni pequeños ni tampoco son planos.

¿Dónde están los huesos irregulares?

El hueso con forma irregular que más está presente en el esqueleto, son las vértebras, pero también existen otros como el lagrimal, hioides y el temporal que son parte de esta clasificación.

Entonces, los huesos que tienen estas formas se ubican en la columna vertebral, cráneo, cuello y en la cara.

¿Qué función cumplen los huesos irregulares?

Dependiendo del lugar donde se sitúa cada hueso que pertenece a este grupo, cumplirán con una función diferente. Pero en general, todos se encargan de participar en articulaciones, como las intervertebrales y la ATM, por lo que son necesarias para la anatomía y para generar movimientos en las zonas donde se localizan.

"Son parte del esqueleto óseo y sirven para formar articulaciones"

Lesiones que afectan a los huesos irregulares

Al igual que las otras estructuras del sistema óseo, el temporal del cráneo y las vértebras de la columna, pueden verse afectados por traumatismos en los cuales el hueso contacta con alguna superficie dura, en heridas penetrantes o por armas de fuego.

Entonces debido a lo anterior, estos huesos pueden terminar con lesiones como fracturas, con desgaste del cartílago articular por movimientos repetitivos o con osteoporosis por procesos metabólicos, en el caso de las columna vertebral.