Músculos múltífidos

Definición

Los multífidos son pequeños músculos que se localizan en las vértebras de todo el raquis, por lo que son tejidos encargados de controlar la posición de cada uno de los huesos que la componen. Siendo necesarios para la ejecución de todas las actividades de la vida diaria.

La columna vertebral es una región que requiere de músculos y otros tejidos, debido a que debe permanecer estable pero al mismo tiempo con ciertos movimientos. Por eso necesita de los multífidos, espinosos, romboides, oblicuo entre otros más.

"Son músculos pequeños que brindan estabilidad al raquis"

¿Cuál es el origen e inserción de los multífidos?

Tienen su origen en las apófisis de las vértebras de la columna cervical, dorsal y lumbar, mientras que en el sacro se origina en la espina ilíaca postero-superior y la cresta ilíaca. Luego se insertan en las apófisis espinosas de las mismas vértebras.

¿Qué función tienen los multífidos?

A diferencia de otros músculos que imprimen movimiento a los huesos, estos se encargan de proporcionar estabilidad a cada uno de los huesos donde se insertan, al momento de la movilización del raquis. Es decir, que cada músculo multífido funciona como un estabilizador de la columna.

¿Qué lesiones causan dolor en los multífidos?

Las lesiones musculares que se generan en estas zonas del raquis suelen ser producto de debilidad muscular por déficit y falta de entrenamiento de estos, por eso para evitar el dolor que esta entidad clínica genera se recomienda la realización de ejercicios enfocados en el fortalecimiento de cada multífido.

Ahora bien, en la población unas de las patologías más comunes son la hernia discal y la artrosis, las cuales se manifiestan con dolor de espalda y suelen ser causados por el sedentarismo, malas posturas y por movimientos repetitivos.

"Muchas lesiones pueden ser causantes de dolor de espalda"

¿Cómo fortalecer los multífidos?

Aunque son músculos muy pequeños requieren de ciertos ejercicios para poder mantenerse fortalecidos, lo mismo ocurre con los otros tejidos musculares que se localizan en la espalda, por eso se trabajan en conjunto.

Por ejemplo, entre los ejercicios de fortalecimiento se pueden incluir las siguientes secuencias:

  • Posición en cuatro puntos. Se procede a elevar un brazo y la pierna contraria al mismo tiempo. Se mantiene por unos segundos y se vuelve a la posición inicial.
  • Individuo en decúbito prono. Se ejecuta con elevación de brazos y piernas, mientras el abdomen sigue contactando con el suelo o camilla.
  • Misma posición de la anterior, pero la elevación de los miembros superiores e inferiores se acompaña de repeticiones continuas de subida y bajada (como si se estuviera nadando). Se debe mantener la cabeza alineada, con la vista fija en el suelo.

Estos ejercicios se pueden repetir de 10 a 15 veces, e ir progresando a medida del tiempo.