Vendaje funcional

Definición

El vendaje funcional es una técnica de inmovilización parcial utilizada específicamente en lesiones de ligamentos, tendones y músculos. 

El abordaje desde la fisioterapia en las lesiones musculoesqueléticas están compuestas por la utilización de diversas técnicas y métodos que facilitan y ayudan en el proceso de recuperación de una lesión de los tejidos y en la disminución del dolor que estas producen. Los vendajes funcionales al igual que el kinesiotaping son parte de las técnicas utilizadas para ello.

"Es una técnica de inmovilización parcial utilizada específicamente en lesiones de ligamentos, tendones y músculos." 

Este vendaje se utiliza para inmovilizar los movimientos que ameritan una restricción parcial debido que agrava la lesión, pero facilita los movimientos contrarias a los restringidos. 

¿Para qué se utiliza el vendaje funcional?

El vendaje funcional es utilizado desde la fisioterapia de dos formas diferentes una de ellas es como opción preventiva es decir se utiliza antes de la lesión, esta forma de acción aplicada en el ámbito deportivo generalmente. 

Por otra parte actúa de forma terapéutica con el fin de disminuir la sintomatología de las lesiones musculoesqueléticas actuando sobre el dolor y evitando que la patología se agrava.

¿Cuáles son las indicaciones del vendaje funcional?

Los vendajes funcionales están indicados en distensiones ligamentosas de primer grado y algunas de segundo grado, también en la prevención de la laxitud articular, roturas de fibras musculares, asimismo en las elongaciones y distensiones musculares, fisuras de costillas, esguinces intercostales y neuralgias intercostales. 

Además suele utilizarse en las descargas de tendinitis y fascitis plantares, control de edemas, reeducación de deformidades y en la prevención de lesiones deportivas.

"El vendaje funcional es utilizado desde la fisioterapia."

¿Cuáles son las contraindicaciones del vendaje funcional?

Las contraindicaciones de un vendaje funcional son sumamente importantes para decidir o no la aplicación de él, por lo que las situaciones en que esta técnica está contraindicada son las lesiones que ameritan una inmovilización total y no parcial como por ejemplos las fracturas no consolidadas, roturas ligamentosas, tendinosas y de cápsula articular.

Otras situaciones que no cumplen con los requisitos para la inmovilización parcial son los desgarros musculares, las reacciones alérgicas al material de vendaje, los edemas graves, trastornos en el sistema circulatorio (varices), heridas abiertas y quemaduras.